28 abril 2020

Todo se puede entrenar


Una frase me quedó grabada en mi cabeza: 'En esta vida hay que aprender a conjugar el verbo aguantarse. Yo me aguanto, tú te aguantas, él se aguanta...' Hoy en día, esta frase me temo que tendría poca aceptación en casi cualquier foro. Aguantarse lleva implícita la admisión de que hay cosas que son malas, poco agradables y que, además, poco se puede hacer al respecto. Malos tiempos corren para aceptar que las cosas no siempre sale bien. El estado de bienestar y comodidad al que hemos accedido nos ha beneficiado en muchos aspectos, pero también nos ha debilitado en otros porque nos ha conducido a un terreno donde impera la confusión. Hemos conseguido creer que tenemos derecho a todo, incluso a no sufrir adversidades.
La adversidad más constante a la que se ha enfrentado Rafael ha sido su formador. Yo mismo. En realidad, ha sido tan así que él tuvo que conjugar el verbo de forma un poco personalizada, hecha a medida: 'yo me aguanto, yo te aguanto...' No ha sido nada fácil.

Extracto del libro "Todo se puede entrenar". Toni Nadal, 2015. Editorial Alienta


Antes de que naciera Rafael Nadal, a la postre su sobrino y pupilo tenístico, Antonio Nadal Homar (Manacor, 1961) fue un chaval muy dado para los deportes, destacándose a nivel local y regional en ping pong, ajedrez y natación. Alrededor de los catorce años conoció el tenis y su evolución fue tan rápida que dos años después se trasladó a Barcelona para finalizar el bachillerato allí y complementar los estudios con el tenis en el Tenis Club Barcelona. Finalizado el colegio, se inscribió en la Facultad de Historia, carrera que abandonó a los dos años motivado por su padre para inscribirse en la Facultad de Derecho, licenciatura que tampoco finalizó. Sin ánimos de poder ser jugador profesional pero tampoco con remordimiento, a los veintiún años regresó a Mallorca con el título de entrenador de tenis.
Su primer contacto con Rafael no lo pilló por sorpresa ni sin experiencia en el deporte. Todo lo contrario. 'Toni' llevaba diez años como Director de la Escuela de Tenis Manacor cuando el pequeño 'Rafa' de solo tres años dio sus primeros golpes ¡coordinados! luego de la pregunta de su tío: ¿Quieres probar a ver que tal le das a la pelota de tenis? A través de las páginas de la obra, 'Toni' cuenta, desde su particular visión de las cosas y de la vida, el método que utilizó para forjar la mente del Nadal que todos admiramos por TV. No esperemos encontrar como fue evolucionando su técnica, su progreso en el raking ATP desde los quince años o su vasto historial de lesiones. Si buscan esos datos, este libro no es el indicado.
Más que un libro de tenis es un forma de afrontar la vida, basada en el respeto hacia los demás, el esfuerzo, la responsabilidad, la superación, la ilusión y la actitud ante la adversidad, algo para lo que 'Toni' preparó a su sobrino desde que empezaron a trabajar juntos. Él sostiene que de no ser familiar de 'Rafa', el resultado final no hubiera sido el mismo ya que no habría pasado el tiempo suficiente con él fuera de la pista, clave a la hora de la configuración mental de un niño. La simpleza de sus conceptos chocan con la actual complejidad con que se dicen las cosas para que tengan entidad: "Simples, a mi modo de ver, significa fáciles de entender; significa que son producto del sentido común. Que son sabiduría popular. Que toda la vida han funcionado y que están reñidos con la complicación", aclara el coach.
Sabida es la afición por la lectura de 'Toni' por lo que muchas de sus 'máximas' son adoptadas de grandes pensadores o escritores y adaptadas para su sobrino. La más trascendental y la que considera fundamental en su metodología de trabajo, es la del filósofo griego Solón, a la que le dedica un capítulo: "Sin método, orden, voluntad, esfuerzo y sacrificio no son posibles ni el genio ni el triunfo". En tiempos de inmediatez, donde no se respetan las etapas y se busca el éxito a cualquier precio, Antonio nos pone a pensar sobre los supuestos tenísticos efectivos modernos: "He intentado preservar mi marco de actuación y someterlo exclusivamente a mi propia decisión. Nunca he querido verme arrastrado por la corriente, por las modas, y mucho menos, por estrategias o tendencias formativas que alguien ajeno a pensado para mí".


"Acostumbrarse a la incomodidad, a las dificultades continuas y a la necesidad de resolverlas personalmente nos dará seguramente las herramientas que nos permiten avanzar hacia nuestros objetivos”, es la frase que resume el porqué del éxito de Rafa Nadal. 'Toni' plantea que los objetivos se persiguen gracias a la ilusión ('lo que da sentido a todo') por tener la insatisfacción ('el alimento de los objetivos a por conseguir') de que quedan cosas por hacer, por aprender o por ganar... Es una rueda que se retroalimenta día a día, torneo a torneo y año a año: ilusión, insatisfacción, objetivo y vuelta a empezar. Fernando Botella hizo en decálogo con las frases más destacadas, a su criterio, del libro de su compañero de conferencias.

Recomiendo leer y releer "Todo se puede entrenar" (2015), escrito por Toni Nadal, el artífice del Rafael Nadal tenista. Editado por Editorial Alienta, recopila en 208 páginas una cantidad de anécdotas en primera persona que muestran a las claras las intenciones a futuro del tío, entrenador y mentor del mejor deportista español de la historia que lucha por ser el mejor tenista de todos los tiempos. Sus logros y su legado son en gran parte gracias a su fortaleza mental sin igual en el deporte individual, forjada por un severo maestro que supo siempre cuando apretar y cuando no, porque sabía con la materia prima que contaba. 'Toni' tuvo éxito gracias 'Rafa' y viceversa. Sus carreras se entienden como un todo y no como individualidades, porque a pesar de que la pelota la impacte Nadal, sin el otro Nadal en el banquillo no la golpearía así.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario