Mostrando entradas con la etiqueta Cilic. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cilic. Mostrar todas las entradas

09 mayo 2017

Irregular pero efectivo


 
Marin Cilic es un caso especial dentro del circuito ATP. Dotado con un tenis excelso, de golpes ampulosos y potentes, ha logrado grandes triunfos y grandes derrotas. Irregular, el croata fue campeón del US Open sin haber siquiera ganado un ATP500. Tres años después triunfó en un Masters1000 y a fin de 2017 completó su palmares al ganar un ATP500. Esta temporada no había encadenado tres partidos ganados de forma consecutiva en los ocho torneos que disputó con una semifinal ATP gracias a un WO en cuartos de final de Acapulco. Pero en Estambul ordenó su juego y apabulló a sus rivales hasta la final.

Los dos Top10 del certamen alcanzaron la final. Milos Raonic (6°) y Marin Cilic (8°) animaron y jerarquizaron la final del ATP250 turco. En muchos torneos de esta categoría no se inscriben siquiera dos Top10 y en Estambul ambos llegaron al partido final. Es apenas la cuarta final ATP de 2017 en la que se enfrentan dos Top10. Los organizadores y el público, infinitamente agradecidos. El primer set fue parejo y se decidió en el tiebreak en el cual salió airoso el campeón de Grand Slam. En el segundo set dominó Cilic a su gusto para cerrar el encuentro 7/6 6/3 y levantar su 17° trofeo, al menos uno por año desde 2008. Regular en su irregularidad.

"Estoy en buena carrera y me siento muy bien. En estas últimas tres o cuatro semanas en arcilla, nunca es fácil, pero estoy tratando de mejorar con cada partido. Esta semana es una buena señal para lo que sigue en polvo de ladrillo. Espero poder mejorar en estos próximos tres torneos, dos Masters1000 y Roland Garros”, fueron las palabras realistas del campeón que espera que el triunfo en Turquía le sirva para alimentar su confianza y encarar la parte más importante e intensa de la gira de tierra batida de la mejor manera posible. Estambul fue su segunda copa obtenida en arcilla tras la conseguida en Umag 2012.

El canadiense transita un año diferente. Aquejado por las lesiones, solo disputó cinco torneos en 2017 y en dos de ellos no se presentó a disputar el encuentro. El más resonante fue la final de Delray Beach tras vencer a Del Potro en semifinales; el otro fue la segunda ronda de Miami. En los demás certámenes disputados antes de la final en Estambul cayó en semifinales de Brisbane (venció a Nadal en cuartos de final) ante el a la postre campeón Grigor Dimitrov y en cuartos de final del Australian Open ante Rafael Nadal (finalista). Milos necesita acumular unidades en la superficie naranja porque defiende finales de Queen's y Wimbledon apenas termine Roland Garros.

La vuelta al circuito de Raonic fue más que positiva. Sin jugar desde febrero por un desgarro en el isquiotibial de su pierna derecha, volvió en plena gira de arcilla, la que menos beneficia a su estilo de juego y llegó a la final, su primera en la superficie más lenta del mundo. 21° final ATP para el nacido en serbia (8-13) y segunda del año (0-2). Alejado de Ljubicic hace un par de temporadas eligió seguir ligado a la Academia de Ricciardo Piatti pero en compañía este año de Richard Krajicek, campeón de Wimbledon 1996 y N°4 del mundo. El fruto del trabajo mancomunado entre ambos podrá ser evaluado cuando las lesiones del jugador no le impidan jugar con normalidad.

Fue una semana especial para Marin Cilic porque el viernes llegó a la victoria ATP N°400 en su carrera, el 78° jugador en la Era Abierta en lograr esa suma y tercer croata en conseguirlo detrás de Ivan Ljubicic (429) y Goran Ivanisevic (599). La final significó la 28° como profesional (17-11) y la sexta en arcilla (2-4). El título le permitió subir un puesto en el ranking ATP y volver al 7° lugar, debajo de su mejor posición alcanzada hace unos meses atrás (6°), en noviembre del 2016. A pesar de haber vencido a un Top10 en la final, su récord frente al selecto grupo sigue siendo negativo (27-64).

Daniel Vitale Pizarro

31 octubre 2016

Cartón lleno

Era campeón de Grand Slam, de Masters1000 y de ATP250. Finalista en varios ATP500, a Marin Cilic solo le faltaba ser el mejor durante una semana en la categoría 500 para completar todos los casilleros en blanco. Basilea fue la ciudad elegida por el croata para solventar esa "deuda" que tenía, y de paso, quedar momentáneamente clasificado al Masters en la Arena O2 de Londres, torneo que disputó en 2014 y que volverá a ser parte en 2016 si finaliza Paris por delante de Berdych. Sin Federer en el camino (finalista doce veces) ausente durante el segundo semestre del 2016, el torneo quedó acéfalo y el doce del mundo lo supo aprovechar.

Campeón en Cincinnati esta temporada y finalista en Ginebra, Marin llegó a Suiza fuera de los ocho mejores de la temporada. Una derrota prematura de Berdych y su acceso a la final lo ubicaron en la última posición para clasificar al Masters gracias a la baja de Nadal (7°) por lesión. Youzhny, Carreño Busta, Granollers y el complicado Mischa Zverev fueron los rivales que sorteó para llegar a la final ante Kei Nishikori. En dos sets totalmente diferentes el nacido en Medjugorje (así se escribe, vaya a saber como se pronuncia) se llevó el partido 6/1 7/5, el título y la octava plaza para el Masters. De ahora en más depende de él su participación en Londres.

Como en la recordada final del US Open 2014, los rivales en la final de Basilea fueron los mismos y la victoria también se volvió a repetir. A pesar de que Nishikori lleva la delantera en los enfrentamientos personales (7-5), las dos finales disputadas entre sí las ganó Cilic. Esta temporada se habían enfrentado en octavos de final de Wimbledon y el japones tuvo que retirarse del encuentro cuando perdía 6/1 5/1. Finalista en cinco certámenes ATP en 2016, Nishikori solo pudo coronarse en uno (Memphis), un récord negativo curioso porque hasta 2016, sus números en finales eran muy positivos (10-5).

El japonés selló su clasificación al Masters como número cuatro del mundo hace varias semanas. Para el nacido en Shimane será la tercera vez que disputará la Copa de Maestros en la que alcanzó la semifinal en 2014, año de su debut en la "Arena O2". Semifinalista del US Open en 2016, Kei apunta alto para el final de temporada de un año que lo ubica en su mejor posición histórica en el ranking (4°). Bronce en los Juegos Olimpicos de Rio en un partido cambiante y muy demandante ante Nadal, Nishikori tuvo un 2016 muy regular, positivo en los Masters1000 con apenas una sola caída antes de los cuartos de final.

"Hoy me sentí con mucha energía, muy positivo y motivado. Todavía queda mucho para llegar a Londres, pero este partido era muy importante, y traté de estar enfocado en cada punto. Estoy muy contento y orgulloso por cómo jugué estos dos sets, y espero hacerlo igual de bien en París, que será otra semana importante para mí", la alegría del campeón que mira para adelante y es consciente de que no será fácil la obtención del último billete para Londres pero que está yendo por el camino correcto. A falta del Masters1000 de Paris para que finalice la temporada regular ATPCilic aventaja a Berdych por 210 puntos y a Goffin por 400 unidades.

El trofeo en Basilea fue el 16° en su carrera, segundo del año. En total acumula 27 finales ATP, cuatro esta temporada (2-2). Nuevamente Top10 desde el lunes, Cilic tiene en su calendario el Masters1000 de Paris, el Masters (si clasifica) y la final de Copa Davis ante Argentina, de locales. Campeones en 2005 por primera y unica vez en su historia cuando Marin era un destacado junior a nivel mundial, once años después Croacia vuelve a la situación de privilegio de una final mundial. Comandado por Cilic, el equipo croata cuenta en sus filas con Ivo Karlovic (20°) e Ivan Dodig (8° en dobles), jugadores con historia en la competición, peligrosos y sin la ensaladera en sus vitrinas.

Daniel Vitale Pizarro

22 agosto 2016

Ataque sorpresa



Un clásico de Cincinnati

No son muchos los casos en los cuales un jugador es ganador de Grand Slam pero no de Masters1000, la categoría anterior en jerarquía. Más aun, nunca había sido semifinalista en esta categoría (0-8 en CF). Kafelnikov es el caso más curioso porque no solo ganó Grand Slams (2) sino que fue N°1 del mundo. Gastón Gaudio también se coronó en un Major (Roland Garros 2004) y nunca pudo hacerlo en un Masters Series, llamados así hasta 2009. Marin Cilic pertenecía a esa lista al haber conquistado el US Open 2014 y trece torneos más, todos ATP250 (más raro aun). Pero en Cincinnati el croata iba a diferenciarse de ellos.

Marin Cilic sorprendió a todos hace dos temporadas cuando se proclamó campeón de Abierto de los Estados Unidos. Mismo resultado en Moscú semanas más tarde, nunca más volvió a demostrar ese nivel. Lesiones y rendimientos irregulares privaron a Marin de luchar por los puestos de vanguardia del ranking ATP. Exnúmero ocho del mundo y sin salir del Top15 desde que ganara el US Open, desembarcó en Cincinnati con sensaciones extrañas porque había caído prematuramente en Rio 2016 frente a Monfils tras un gran nivel demostrado en Wimbledon cuando se le escapó de los manos el partido de cuartos de final ante Roger Federer. Ese fue el partido clave.

Saque y derecha, combo letal

El camino al título no fue para nada sencillo. Troicki, Verdasco, Berdych (8°), Coric (vencedor de Nadal), Dimitrov (el búlgaro sacó 6/4 4-2) y Murray (2°). El escocés llegaba a su séptima final consecutiva y con una racha de 22 partidos ganados de forma consecutiva (Queens, Wimbledon, JJOO y Cincinatti), la más extensa desde que es profesional. Candidato principal al título por la ausencia de Djokovic, no estuvo al 100% de sus posibilidades físicas ya que el domingo era campeón en Rio 2016 y el miércoles debutó en Ohio, con lo exigente que fueron las olimpíadas. Dolores en su hombro casi lo obligan a abandonar durante los primeros días pero aguantó y llegó a la final.

“Después del primer partido, tuve problemas con mi hombro. Lo hablé con mi equipo y el fisioterapeuta confiaba en que fuera solo fatiga y no un daño estructural. Cuando supe que no iba a empeorar la situación, pensé: ‘Tratemos y ganemos la mayor cantidad de partidos posibles'. Estoy muy orgulloso de mi semana. La final no se dio como hubiera querido, pero no esperaba clasificar a la final. Ha sido muy positivo. Ahora pienso en descansar algunos días”. Así describió Andy su semana en Cincinnati, torneo que ganó en 2008 y 2011, y agregó: “Estoy jugando mi mejor tenis. No está ni cerca de lo que había hecho antes".

600 y contando...

El británico alcanzó las 600 victorias al acceder a cuartos de final y terminó el torneo con 602 triunfos ATP, cifra solo alcanzada por 23° jugadores en la 'Era Abierta'. No pudo coronar la semana con el trofeo de campeón pero el homenaje por la tremenda suma de partidos ganados fue en cancha. Noticia también fue la primera derrota del escocés bajo la conducción de Ivan Lendl. En su segunda etapa como 'coach' del N°2 del mundo solo conocía victorias pero esa senda no es interminable y se tuvo que conformar con un segundo puesto. A 1215 puntos ATP de la cima del ranking mundial, la lucha por el N°1 tras el Masters dependerá de como se distribuyan los puntos en el US Open...

Invasión de fans

La confianza del croata tras Wimbledon se combinó con la agresividad de siempre, basada en un gran servicio y en su dominante derecha lo que terminaron en su primer título de la serie mil. “Siento que esta semana jugué a un gran nivel de tenis. Es mi mejor semana de juego desde el US Open 2014. Incluso el año pasado pude disputar algunos buenos torneos, pero todavía estaba buscando mi juego. Esta semana he logrado encontrar un buen ritmo en las pistas. En las primeras rondas tuve un nivel muy bueno. El partido ante Berdych fue de gran calidad de tenis", las sensaciones de un jugador que nunca bajó los brazos y que llega de la mejor manera a Flushing Meadows.

El campeón pudo con la hegemonía del Big4 en los Masters1000. Desde 2010, es apenas el quinto jugador que logra coronarse en un M1000 a excepción de Djokovic, Nadal, Federer y Murray. 54 de los últimos 59 certámenes fueron conquistados por alguno de ellos y Cilic pudo inscribirse en esa selecta lista. Soderling (Paris 2010), Ferrer (Paris 2012), Wawrinka (Monte Carlo 2014), Tsonga (Toronto 2014) y Cilic (Cincinatti 2016), los privilegiados. 15° título ATP para el nacido en Medjuorje (Bosnia), primero de la temporada sobre tres finales disputadas con un total de 26 finales ATP desde que es profesional.

Daniel Vitale Pizarro

26 octubre 2015

Clasificados

La prematura derrota de Jo-Wilfried Tsonga en cuartos de final de Viena dilapidaron sus remotas chances de disputar el Masters. A más de 1400 puntos de Ferrer y Nishiokri, sin apuntarse en el ATP500 de Basilea y a una semana del último certamen de la temporada (Masters1000 París), las cuentas matemáticamente no le cerrarán al francés. El otro contendiente por un lugar entre los mejores ocho del año es Richard Gasquet que deberá ganar Basilea y París y esperar el milagro de que Ferrer o Nishikori no ganen ningún partido entre ambos certámenes...

Para evitar cualquier tipo de sorpresa, David Ferrer se proclamó campeón en Viena, 500 puntos que virtualmente lo clasifican a Londres. En el recategorizado ATP500, "Ferru" derrotó al estadounidense Steve Johnson que debutaba en un final ATP. “Estoy teniendo una de las mejores temporadas de mi carrera”, declaró en Austria tras cosechar su quinto título del año, misma suma que Roger Federer, cuatro menos que Novak Djokovic. Además de no perder ninguna final en la temporada, es su segundo mejor año en cantidad de trofeos ATP detrás del 2012 cuando ganó siete en ocho finales disputadas.

El actual octavo del ranking ATP nacido en Jávea alcanzó su título N°26 como profesional, el más ganador entre los tenistas que nunca triunfaron en Grand Slams en la Era Abierta, junto a Tom Okker. El argentino José Luis Clerc, semifinalista de Roland Garros, quedó en tercer lugar con 25 trofeos. Esta consagración le permitirá casi con seguridad disputar su séptimo Torneo de Maestros, en el cual fue finalista en 2007 y semifinalista en 2011. Curiosamente campeón cuatro veces en cemento (dos indoors) y una sola vez en arcilla en 2015, el calendario de David sigue y disputará Valencia, París y el Masters, siempre cargado y exigente su fin de temporada.
Otro campeón esta semana, clasificado al Masters por sexta vez consecutiva, fue Tomas Berdych. El checo conquistó su tercera corona al hilo en Estocolmo (2012, 2014-2015, no jugó en 2013), segundo título de la temporada (cinco finales), su mayor cosecha junto al 2012 y 2014. Acumula doce títulos como profesional en 29 finales disputadas, bajo porcentaje para un jugador de su calibre, Top10 y protagonista principal del circuito hace mucho años, alcanzó al menos una final ATP por temporada desde 2004. 30 años, su horizonte será Paris (campeón 2005) y la "Copa de Maestros", en la que solo en una oportunidad (2011) logró pasar el round robin. 

En Moscú también se disputaba un ATP250 y Marin Cilic, de opaca temporada en relación al 2014, retuvo la corona. Precisamente en esta ciudad había ganado su último trofeo hace doce meses ante el mismo rival, Roberto Bautista Agut, nuevamente Top25 gracias a esta definición alcanzada. El croata aprovechó la escasez de figuras en la capital de Rusia y como primer preclasificado capturó su título catorce ATP sobre 23 finales disputadas. Sin lesiones y con buen nivel desde las semifinales del US Open, el actual 13° del ranking tiene como objetivo terminar el 2015 de la mejor manera posible y comenzar en Oceanía su vuelta al Top10.

Captured 1st title of the season and second in a row at Кубок Кремля, defeating Roberto Bautista Agut (ATP 27) in...
Posted by Marin Cilic on domingo, 25 de octubre de 2015


Lesionado la primera parte del 2015, Marin Cilic inició en Indian Wells. Recién tres meses después de su vuelta jugó una semifinal ATP en Stuttgart. Otra semifinal en Washington encaminaron al campeón defensor del US Open a no defraudar. El cuadro se abrió y lo paró Djokovic en semifinales del Abierto de Estados Unidos. Elevó su nivel, perdió en semifinales en Shenzhen y en Moscú pudo jugar su primera final de la temporada, un año después. Bautista Agut, también finalista debutante en 2015, cayó por segunda vez en la final de Moscú contra Cilic, una especie de "deja vú". El español, al borde del Top10 en 2014, buscará terminar en el Top20 de acá a diciembre.

Entonces, los clasificados para la "Arena O2" de Londres 2015 son y serán: Novak Djokovic (14285), Andy Murray (7870), Roger Federer (6750), Stan Wawrinka (6140), Tomas Berdych (4440), Rafael Nadal (4330), David Ferrer (3945) y Kei Nishikori (3945). A falta de 1500 puntos para el cierre de la temporada, los suplentes al Masters serían: Jo-Wilfried Tsonga (2545) y Richard Gasquet (2535). Las diferencias con 2014 son las ausencias de Marin Cilic (11°) y Milos Raonic (14°), la vuelta al Top8 de David Ferrer (aunque como suplente disputó un partido) y la presencia de Rafael Nadal, lesionado la temporada pasada.

Daniel Vitale Pizarro

09 septiembre 2014

El campeón capicúa


ENORME

Primer match point para Marin Cilic. 6/3 6/3 5/3 40-0 y saque. Doble falta larga, muy cerca de la línea de fondo. El croata demuestra que aun jugando casi a la perfección, se puede fallar. Los nervios lo traicionan. Pero fue solo un titubeo. Al siguiente punto, un revés cruzado le dio la victoria más importante de su carrera. Se tiró al piso por la emoción, saludó a su rival y se subió a las gradas del Arthur Ashe para abrazar a su grupo de trabajo, sin antes saludar a la gente que cruzaba a su paso. No sabía siquiera lo que era levantar un ATP500 y se dio el lujo de ganar un Grand Slam, en su primera final. Apabulló a Berdych, Federer y Nishikori en fila, sin ceder sets, con un tenis de ataque impecable. Y aunque las matemáticas aun no lo certifiquen, ya casi selló su participación al Masters.

París Bercy 2013 significó la vuelta al ruedo de "Chila" (apodo puesto por sus compañeros en el circuito) tras cumplir con la suspensión por dopping de 120 días (positivo de naketamida). Meses antes de volver, contrató a Goran Ivanisevic como coach y aprovechó ese tiempo de "descanso" para mejorara la parte física y mental. "Fue un buen periodo para mí. Aproveché ese tiempo para hacerme más fuerte. Maduré un poco y pude trabajar día a día, también relajarme y disfrutar de no hacer nada. Por eso creo que me ayudó para mejorar físicamente, tuve tiempo para trabajar en nuevas partes de mi juego, lo cual me está ayudando a jugar bien ahora”, le confesaba a la prensa el croata.

Abrazo sentido con su equipo

La relación con Ivanisevic viene de hace muchos años. Cuenta Goran que mientras se recuperaba de una lesión en 2002, el campeón de Wimbledon tomó su teléfono celular y llamó a un chico croata de 14 años que le pegaba muy fuerte a la pelota, con la intención de preparar su vuelta al circuito en Croacia. Ese chico era Marin Cilic, que venía de perder la semifinal del Orange Bowl ante Juan martín Del Potro. Hoy trabajan juntos y son los únicos croatas campeones de Grand Slam.
Aclaración: Era semifinal y no final como dice el video

Cilic le tira flores a su entrenador: “Goran es todo menos aburrido. Trajo un clima relajado más allá de su extremado conocimiento sobre tenis. Siempre es entretenido. Trabajamos mucho, con entrenamientos de tres horas y media y aún así la pasamos bien. Pienso que eso es muy importante. Diría que no puede ser mejor. Eso me ayudó a divertirme más cuando estoy en la cancha y creo que disfruté de mi mejor tenis acá (US Open) y jugué el mejor nivel de mi vida". Nishikori también habló luego del partido, con una mezcla de decepción, pero conforme con lo hecho: "No esperaba nada cuando vine acá. Antes estuve lesionado y tuve pocos entrenamientos. Hay muchas cosas positivas, derrotar a Stan y a Novak de nuevo por ejemplo. Yo estaba un poco nervioso. Fue mi primera final. Incluso en semis. Estoy decepcionado por hoy, pero fueron dos buenas semanas".

Marin Cilic sumó su 12° trofeo ATP en 21 finales disputadas. Todos sus títulos son ATP250, a excepción del reciente US Open. De las nueve finales perdidas, apenas tres son en ATP500, lo que marca un salto tremendo de calidad al haber ganado su primer Grand Slam con respecto a su trayectoria. En 2014 alcanzó cuatro finales, siendo este su tercer cetro, junto a las victorias en Zagreb (Haas) y Delray Beach (Anderson) más la derrota en Rotterdam (Berdych). Su registro del año quedó 47-16, solo superado en lo que va de la temporada por Roger Federer (54-10). Además ganó su partido número 300 en su carrera.

Sus caras lo dicen todo

Hubo un cambio en "Mrnja" y fue su forma de jugar. El lo cuenta así: "Cuando empezamos a trabajar, nos sentamos y Goran me dijo 'tu juego debe ser más agresivo', así que en eso estuvimos trabajando. Tomó algunos meses aprender nuevas tácticas y pensar en un nuevo juego, esa fue la parte más difícil. Sin embargo, todo esto me ha servido enormemente". Y dentro de la cancha se notó. Agresivo cada vez que puede, meterse dentro de la cancha y aprovechar espacios a partir de su potencia son algunos de los cambios visibles. El saque, su principal arma, junto a su derecha, fueron los tiros que pulió. Regularidad en ambos golpes le hicieron ganar más puntos gratis y cortos, para no desgastar su físico. Y en lo mental dio un salto cualitativo. Hoy es mucho más fuerte.

Al igual que Del Potro, ambos ganaron su primera y única final de Grand Slam en el US Open. Y no solo son comparados por eso con el argentino, sino que ambos miden 198cm, los ganadores de Grand Slam más altos de la historia. Marin Juan Martín nacieron en septiembre de 1988, con apenas cinco días de diferencia, tienen un juego muy similar, basado en un potente saque y una temible derecha, acompañados por un revés agresivo y una movilidad llamativa para sus casi dos metros. Y para completar el combo, son amigos tras compartir muchos años en el circuito junior.
Otra similitud más entre ellos

En su camino al título en Nueva York, Cilic derrotó a cinco preclasificados, dos de ellos Top10. Ante Simon, Berdych, Federer y Nishikori, ostentaba récord negativo en enfrentamientos personales y los pudo vencer a todos, cediendo apenas tres sets, ninguno a partir de cuartos de final. La final no tuvo presencia del Big Four (Federer, Nadal, Djokovic y Murray) por primera vez en un Grand Slam desde el Australian Open 2005 (Safin vs Hewitt), rompiendo muchos años de hegemonía por parte de esos jugadores. En ese mismo período, solo tres pudieron coronarse en un Grand Slam a excepción del 'Big Four', Del Potro, Wawrinka y el propio Cilic. ¿Nueva Era?

"Hace unos cinco días todo empezó a cambiar. Empecé a jugar increíble contra Simon en el quinto set (en octavos de final) y no paré hasta hoy, ganándole a jugadores muy buenos. Todo por lo que trabajé y soñé se dio hoy. Es una gran señal para todos los jugadores que están trabajando fuerte, una gran esperanza, que si estás trabajando duro, las cosas se darán", fue el mensaje del nuevo campeón para todos los aspirantes a un "Major", en una época en la que muy pocos tienen el privilegio de meterse en la pelea.

"Me parece completamente irreal que me llamen campeón de Grand Slam"

Cuando se le preguntó por los festejos por semejante triunfo, el nacido en Bosnia-Herzegovina, con mucho humor, dijo esto: "No sé qué preparó el equipo, supongo que iremos por todo Manhattan. Lo único que espero es que no terminemos haciendo la parte 4 de Hangover”. Crack.

Daniel Vitale Pizarro

17 febrero 2014

¿Será el año de Berdych?

Un joven checo de solo veinte años recién cumplidos llamado Tomas Berdych, irrumpía en el último Masters1000 de la temporada 2005, en París Bercy, y llamaba la atención de todos por su simpleza y naturalidad para golpear la pelotita amarilla. 196cm de altura, físico portentoso y unos gemelos poco comunes en jugadores de esa talla, se cargaba a Ivan Ljubicic en la final y las especulaciones sobre su futuro comenzaban a esbozarse como el jugador a seguir. Vistoso como pocos, por su juego, el poco esfuerzo que le costaba generar potencia y su figura, ingresó a la elite del tenis profesional en 2005, sin salir del Top30 desde su título en la ciudad luz en esa temporada. La consolidación en el Top10 tardó pero llegó. Luego de unas semanas entre los diez mejores en 2007, 2008 y 2009, un año después se instalaría allí para nunca más salir de ese sector de privilegio.

Paris 2005

Rotterdam presentaba un cuadro muy competitivo. Cinco Top10 y los ocho precalsificados dentro del Top20, sin dudas es uno de los ATP500 más competitivos del circuito. Del Potro, campeón defensor, cayó en cuartos de final contra Gulbis. El argentino acusó nuevamente dolores en esa bendita muñeca. Berdych tuvo ante Janowicz el partido más duro en cuartos de final. Ante Gulbis en semifinales y Cilic en la final, hubo un solo jugador en la cancha y ese fue el checo. Muy seguro de sus atributos como jugador, arrasó con ambos tras aprovechar que el cuadro se abrió con el paso de las rondas. Tomas levantó en Holanda su noveno título como profesional en veinte finales disputadas.

Una final ATP por año al menos desde 2004, el bicampeón de la Copa Davis y dueño de un récord holgadamente positivo en la competencia por equipos, llegaba a Rotterdam 2014 como el número siete del mundo, luego de la semifinal en Australian Open perdida ante el campeón Stanislas Wawrinka. Su último grito había sido dieciséis meses atrás, en octubre de 2012 en Estocolmo, siendo el único jugador del Top10 en 2013 que no había levantado un trofeo. La corona en Suecia estaba muy lejos en el tiempo para un jugador de la talla de Berdych y en Holanda quebraba esa mala racha. Fueron tres finales perdidas desde su último trofeo, todas en 2013 y este título en el ATP 500 le devuelve la confianza que necesita para encarar un año más dentro de los mejores tenistas de la actualidad, a sus jóvenes 28 años.

El finalista Marin Cilic, de gran presente luego de ganar en Zagreb la semana pasada y con victorias en Holanda ante Tsonga y Murray, ambos Top10, nada pudo hacer. El croata fue una sombra de lo que ofreció durante los últimos catorce días de competencia, con errores y un aparente cansancio, quizás aquejado por la seguidilla de partidos. Con poco, pero más que su rival, Berdych pudo con Cilic 6/4 6/2 en una hora y quince minutos de juego.
Gracias a su forma de jugar, Berdych es un jugador que todo fanático del tenis debería disfrutar alguna vez en vivo. La aceleración de sus golpes y la limpieza que le imprime a los mismos son lamentablemente inusuales en el circuito actual. Lo coloca junto a Roger Federer y alguno más, al tope del ranking de los jugadores más vistosos. Impacta la pelotita casi sin hacer esfuerzo y da gusto verlo moverse con elegancia por una cancha a pesar de su tamaño. Comandado por Tomas Krupa, acumula semifinales en los cuatro Grand Slams y también en el Masters, más la final de Wimbledon en 2010. El mundo del tenis (y del marketing) espera que Tomas de el golpe de gracia y obtenga uno de los cuatro "Grandes" más temprano que tarde. Además, en ocho de los nueve Masters1000 accedió al menos a semifinales. Tenis no le falta. Y si pudo Wawrinka...

Y el artífice de la estabilidad de Tomas en el Top10 tiene nombre y apellido y es otro checo, Tomas Krupa. Unido a su grupo de trabajo desde 2009, su compatriota lo ha encaminado en un camino de consolidación dentro del Top10 con objetivos más ambiciosos que aumentan cada año con los resultados obtenidos. “Me cambió la forma de afrontar el tenis y mi mentalidad”, dijo alguna vez sobre su actual entrenador. Aunque tocó el número cinco en agosto pasado, tiene aun muchas metas por realizar: "Me gustaría ganar en Wimbledon por la tradición y el lugar", siendo el All England el único Major al cual accedió a la final en 2010.


Jaromír Jágr

Nacido en Valasske Mezirici (República Checa), una ciudad de 30.000 habitantes, es fanático del hockey sobre hielo (sigue a los Detroit Red Wings) y es amigo de varios jugadores checos de la NFL que fueron campeones olímpicos en 1998. Uno de sus amigos aun activos, Jaromír Jágr, es parte del equipo checo de hockey sobre hielo en los Juego Olímpicos de Sochi 2014, que se están disputando por estas semanas en Rusia.

Exnovio de la tenista checa Lucie Safarova, Tomas Berdych en 2011 empezó a salir con la bella modelo Ester Satorova, para agregarle aun más atractivo a este jugador. Un tipo completo.


Daniel Vitale Pizarro

10 febrero 2014

Está de vuelta

Cilic X4

Wimbledon 2013. Marin Cilic es notificado que durante el torneo de Munich (abril) había dado positivo en un control antidopaje por exceso de glucosa en su sangre (metabolito de niketamida, un estimulante prohibido para los deportistas). El croata debía disputar su partido de segunda ronda ante Kenny De Schepper. Alegó una lesión en su rodilla y no se presentó. Todo indicaba que su retiro fue para favorecer la investigación y no por una supuesta lesión. Marin, con la posibilidad de seguir compitiendo hasta que la contraprueba diera positivo y se ratificara el doping, eligió no competir más, esperar la resolución del TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo), apelar y volver a la competencia lo antes posible. La suspensión fue inicialmente de nueve meses, que tras una lucha con el TAS para intentar limpiar su imagen y demostrar su inocencia, le redujeron la pena, y su ausencia en las canchas pasó de nueve a cuatro meses, lo que le permitió volver en el Masters 1000 de París.

La suspensión quedó atrás y Marin Cilic arrancó el año compitiendo en todos los torneos ATP que pudo. Cuartos de final en Brisbane, octavos en Sydney y segunda ronda en el Australian Open, fue la antesala de Zagreb, ciudad donde defendía el título. En el cemento bajo techo croata, en su camino a la final solo tuvo un rival por encima del puesto 100, su compatriota Ivan Dodig (34º) en cuartos de final. En primera ronda venció a Delic (370º), en octavos a Lajovic (101º) y en semifinales a Phau (358º), todos rivales de escaso ranking y jerarquía, de cara a una complicada final ante el primer preclasificado y número doce del mundo, Tommy Haas. El alemán tuvo que batallar ante Becker en su debut en el torneo y en semifinales ante Brands, ambos partidos a tres sets. El cansancio, sumado a la lesión que lo obligó a abandonar en Australia (aunque ya está recuperado), impidieron que desplegara su mejor nivel, y el local lo supo aprovechar.
La vista fija en la pelota

Un primer set con muchos errores de ambos jugadores que se terminó llevando Cilic, inclinó la balanza para que en el segundo ajustara su juego y se llevara el trofeo. Se notaba que Tommy no estaba al 100% físicamente. En 79 minutos, el croata cerró el partido 6/3 6/4 y demostró que quiere volver a ser el jugador peligroso que nadie quiere enfrentar, más de una vez comparado con Juan Martín Del Potro por su similitud física y de juego, además de nacer apenas con cinco días de diferencia y medir ambos 1.98 metros de altura.


El tenista de 25 años de edad, declaró: "Es agradable estar aquí con el trofeo, sobre todo tras un año que fue difícil para mí. Lo he hecho muy bien durante el torneo y estoy satisfecho de mi estado de forma que es prometedor". El inoxidable alemán de apenas 35 añitos, dejó palabras para analizar: "Felicito a Marin por esta merecida victoria. Volveré a Zagreb el año que viene si sigo jugando al tenis. Me encantaría ganar una vez aquí", anunciando que su estadía en el circuito no será eterna pero que si el físico y la mente se lo permiten, estará presente en Croacia en la temporada 2015. Ojalá que nos pueda seguir regalando ese tenis vistoso que escasea.

El servicio, item mejorado

Tommy Haas sigue muy vigente en un circuito que se vuelve de a poco más longevo. A dos puestos del Top10 y a dos meses de cumplir 36 años, el nacido en Hamburgo no piensa en el retiro y sigue firme en el Top12 a la espera para ingresar al selecto grupo de los diez mejores, lugar que abandonó en 2007 y que no pudo volver a ocupar, por diferentes motivos, entre ellos varias lesiones. Esta fue su 28º final ATP y en semifinales obtuvo su victoria 550, un número que solo es superado en la actualidad por Federer, Nadal, Hewitt y Ferrer. Su sueño de jugar frente a su hija Valentina a buen nivel para que tenga recuerdos de grande de como jugaba su padre, se está haciendo realidad.


El exnúmero nueve del mundo está de nuevo y en Zagerb logró coronarse por cuarta vez (2009-10 y 2013-14). Cilic defendió la corona en su país sin ceder sets y más temprano que tarde volverá al lugar donde estuvo cuando fue sancionado (12º). El título le permitió mantener los puntos conseguidos en 2013 y no ceder posiciones en el ranking, que hoy lo tiene como el 37º del mundo, aunque su juego ofrezca varios escalones más. Curiosamente, Zagreb también fue el lugar donde consiguió su primera victoria ATP con 17 años, en 2006.


Ancic y Cilic, los finalistas en el primer Zagreb ganado de Marin (2009)


Entrenado por el campeón de Wimbledon 2001, Goran Ivanisevic, a tiempo completo, "Mrnja" (apodo que le puso un primo de chico) está en un proceso de mejorar la técnica del servicio, pulirlo y además mejorar los puntos en la red. Y quién mejor que Goran para ese trabajo. Pero Ivanisevic no es una persona más en la vida de Cilic. A los 15 años, Marin se fue de su Medjugorje natal hacia San Remo, a la Academia de Bob Brett (exentrenador de Ivanisevic y Becker, entre otros), recomendado por el hoy entrenador del croata. Así y todo, siendo colaborador hace ya varios años, recién hace unos meses (septiembre) que Bob dio un paso al costado y la responsabilidad pasó a ser 100% de Goran.


Para el nacido en Bosnia fue su título ATP número diez en dieciocho finales disputadas, al menos un trofeo en los últimos siete años de manera consecutiva, nada mal. Algo que llama la atención en su palmarés es la escasa cantidad de finales disputadas en polvo de ladrillo, solo cuatro y una sola ganada. Una rareza porque en juveniles fue campeón de Roland Garros (Nº2 del mundo), y en mayores nunca pudo superar los octavos de final. También fue semifinalista del Orange Bowl en 16 años (perdió con Del Potro).


Daniel Vitale Pizarro

18 junio 2012

Un Rey sin corona


Mala pata

¿Cómo calificar el incidente de Nalbandian este domingo en Queen's, después de escuchar variadas opiniones, serias y burlescas?

Es difícil hacer un análisis sobre lo ocurrido, abstrayéndose de la situación, de la nacionalidad, de la pasión, de las preferencias o no sobre el jugador... Lo cierto es que se aplicó el reglamento y Nalbandian fue descalificado correctamente, aunque nos duela, de la final del ATP 250 en Queen's, Londres.

Nalbandian vencía al croata Marin Cilic 7/6 3/3 y servía 0-30. Perdió el punto e hizo rebotar su raqueta contra el césped dos veces (vale aclarar que había recuperado el quiebre en el game anterior y se le estaba yendo la confirmación del mismo). Ganó el punto siguiente y luego de sacar 15-40, el cordobés no logró contrarrestar un tiro profundo de Cilic. David, que estaba corriendo en esa dirección, sin levantar nunca la cabeza, dio un par de pasos más y por la frustración de no poder mantener su saque, le pegó una patada al "box" donde estaba sentado el juez de línea, con la "mala suerte" de romperlo y que una de las placas le golpeara la pierna izquierda y le provocara un corte.

Palabras acertadas de David pero desafortunadas por el momento

Como se ve en la foto lo lastimó y la herida sangró. Automáticamente el argentino, sorprendido por la situación (quién sabe las cosas que se le pasaron por la cabeza en ese momento) intentó ayudarlo, porque por el dolor el agredido se tiró al piso. Pero fue en vano, porque el juez, luego de que le alcancen algo para limpiarse, se fue del estadio rengueando. A todo esto el público estaba pendiente de la sanción que determinaría el supervisor, que a esta altura ya estaba dialogando con Nalbandian, explicándole la decisión. Cuando el árbitro comunica a todos el DEFAULT, comenzaron los silbidos y la sorpresa de muchos que no imaginamos semejante castigo, aunque luego, en frío y analizando la situación, fue justo.

La cara de sorpresa de David, la explicación al público y la entrega de premios, atípica y muy abucheada, al punto que no dejaba que el locutor comenzara, fue lo que siguió. El finalista de Wimbledon 2002 dijo: "Le quiero pedir perdón a todo el público y en especial al juez que lastimé sin querer. A veces los jugadores jugamos con muchas presiones y si bien no está bien lo que hice y menos en una final, sería bueno que la ATP respete un poco a los jugadores", y agregó: "El libro de reglas es muy grande, y es la propia ATP la que no respeta en varias ocasiones muchas reglas". Declaraciones equivocadas por el momento, pero "entendibles", que no es lo mismo que "justificables". No.

Nalbandian, Barnes (supervisro ATP) y Kermode (director del torneo)

David Nalbandian es así, tómalo o déjalo. Reacciones como estas, aunque no con violencia, no son ajenas a él. Sin ir tan atrás en el tiempo, en enero fue multado con 8000 dólares por arrojarle agua a un empleado del Abierto de Australia, durante el quinto set de la primera ronda frente a John Isner, con insulto incluido al juez de silla en plena conferencia de prensa pospartido. También tuvo episodios difíciles con la prensa argentina y especialmente con Salatino. Los encontronazos con Tito Vázquez durante casi todo el ciclo de Modesto al frente del equipo nacional y con Del Potro durante la Copa Davis 2008 (y luego también) son algunos de los conflictos más recordados.

Este final opaca la gran semana que tuvo el nacido en Unquillo, en un cuadro de 64 jugadores. Disputó dos encuentros a tres sets el viernes, llegó a la final en gran forma y se despidió (ganando) por una imprudencia del momento, que nunca imaginó que iba pasar a mayores. Por eso aclaro que nunca levantó la cabeza antes de patear el "box". El nunca vio al juez de silla, solo quiso descargarse contra el cartel (no lo permite el reglamento) que justo era donde estaba el juez de silla, que justo estaba suelto y que justo lo lastimó. No quiero con esto justificarlo, está bien descalificado, pero claramente no tuvo la intención de agredirlo. La realidad es que lo golpeó y no puede seguir jugando luego de lesionar literalmente, por una conducta antideportiva, a un juez de línea. ¡OUT!
A pesar de todo, Nalbandian con esta final alcanzó su vigésimo tercer partido definitorio en un certamen ATP, al menos uno por año. Desde Palermo 2001 acumula con once títulos y doce finales, incluidas una en Basilea por no presentación ante Coria y esta, que fue descalificado por mala conducta. Además, llegó a su segunda final en césped luego de aquella en Wimbledon 2002. Sí, diez años después, como dice Andrés Calamaro en su canción. Todo un trotamundos inagotable, todavía con mucho tenis para dar, si es que su físico se lo permite.

El cordobés recibió una penalización de 10000 euros por el exabrupto, una denuncia por parte del juez de línea y la quita de los puntos (150) y el dinero por llegar a esa instancia (44.975 euros). 

En este link encontrarán detallada la penalización de David Nalbandian:
http://canchallena.lanacion.com.ar/1483086-tras-la-patada-a-nalbandian-lo-investiga-scotland-yard

Daniel Vitale Pizarro