Mostrando entradas con la etiqueta Andujar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Andujar. Mostrar todas las entradas

16 abril 2018

Calvario con final feliz

"Me empezó a molestar el codo a finales de 2012, principios de 2013. Seguí jugando gracias a los antinflamatorios, muchas veces infiltrado. En Gstaad noté un pinchazo muy fuerte y apenas podía sacar. Recuerdo que terminé ese set y me retiré. El 2015 estaba siendo bueno, fui finalista en Barcelona y obtuve mi mejor ranking (32°). Terminé la temporada jugando infiltrado, pero no me encontraba bien, por lo que optamos por un tratamiento conservador para evitar el quirófano. Viajé a Australia en enero de 2016 pero el codo me seguía molestando. En febrero decidí operarme y me operaron en marzo. Pasaron seis meses y volví en el Challenger de Sevilla, sin estar al 100%”.
Pablo Andujar cuenta en "Revista Elite Sport" el calvario vivido durante más de dos años por culpa de sus lesiones. En el mejor momento de su carrera, el codo derecho le jugó una (muy) mala pasada. Defensor del título en Gstaad 2015, tuvo que retirarse por fuertes dolores en su codo derecho. Comenzaba la pesadilla. Disputó seis torneos en 2016 con una sola victoria y decidió operarse. Aparentemente recuperado de la lesión, volvió al circuito en septiembre de 2016 pero nada había cambiado. El dolor seguía ahí. A los 30 años, otra vez al hospital.

“Hacía todo lo que los doctores y fisios me decían, pero no tenía sentido porque meses después de la operación y cumpliendo los plazos y procesos de recuperación establecidos, los dolores aumentaban. Contemplamos entonces la posibilidad de una segunda operación, que se produjo en noviembre. En la primera intervención se puso un clavo y un hilo para adherir el tendón al hueso, y en la segunda, además de quitar mucha fibrosis (cicatrización del tejido secundaria a una operación) del hueso, se optó por retirar ese hilo para evitar esa tensión que generaba en el tendón y dejar que por sí mismo se fuera haciendo fuerte para su adhesión al hueso”.

Pero las buenas noticias no llegaban. Cumplido el debido proceso de rehabilitación, el dolor era peor que antes y por tercera vez en dos años, Andujar volvía al quirófano con más incertidumbres que certezas: "En la tercera operación se vio que el nervio estaba muy inflamado. Se hizo una transposición del nervio e hice una rehabilitación algo diferente. No fue radicalmente distinto, pero creo que fue un acierto del médico. Con esa rehabilitación, el trabajo de mis fisioterapeutas, de mis preparadores físicos, el readaptador y toda la gente de mi alrededor, dieron en el clavo, y con tesón y fuerza lo sacamos adelante".

Al español, campeón de tres títulos ATP, se le estaba terminando la paciencia. Pero jamás se rindió. Inspirado en los regresos al circuito de Federer y Nadal pero principalmente en Juan Martín Del Potro luego de la larga y tediosa recuperación y vuelta a los primeros planos, Pablo volvió a entrenar sin dolores en diciembre de 2017 luego de dos años y medio de no poder sacar. "¡A mí cuando me molestaba era en el saque! Podía jugar a alta intensidad sin problemas, pero no podía sacar. Jugar sin dolor era mi objetivo y es hoy lo que me hace feliz", le contaba un sonriente Pablo Andujar a "El confidencial" en medio de la pretemporada para 2018, a días de cumplir 32 años de edad.
El 2018 empezaba para el conquense. En el escalafón mundial figuraba con 1 punto ATP, producto de una victoria en un Future en octubre de 2017. Si, llegó a disputar dos Futures en los cuales perdió en primera y en segunda ronda respectivamente. 1824° ATP figuraba en el escalafón mundial antes de ganar primera ronda en Rio de Janeiro gracias al ranking protegido y de retirarse ante Dominic Thiem, una vez más por una lesión pero que, para suerte de él y los suyos, no tenía nada que ver con el maltrecho codo derecho. El hombro no le permitió seguir en competencia. Pero fue, por suerte, un dolor pasajero.


Top600 ATP gracias a su victoria en primera ronda en Rio de Janeiro, Andujar fue campeón en el Challenger de Alicante y una semana después, campeón del ATP250 de Marrakech. Diez partidos consecutivos sin conocer la derrota para ubicarse 154° ATP, 1670 puestos menos que dos meses atrás, algo totalmente impensado. En Marruecos obtuvo el tercer título de sus cuatro ATP (2011, 2012 y 2018) y el restante lo consiguió en Gstaad 2015. En total acumula ocho finales ATP, todas sobre arcilla entre 2010 y 2018. “Es la recompensa al trabajo en la sombra. Ya nadie se acordaba de mí, pero yo seguía creyendo. Al final la constancia hizo que pueda olvidar lo peor". Andujar dixit.

Daniel Vitale Pizarro

27 abril 2015

Nishikori toma la posta


Andujar se vengó de todos (?)

Sin Nadal en su máxima expresión, Ferrer titubeó en semifinales y Cilic que en 2015 aun no encontró el nivel que exhibió en 2014, el otro Top10 presente en el cuadro del "Conde de Godó" se hizo cargo de su favoritismo y retuvo la corona conseguida doce meses atrás. Kei Nishikori (5°) derrotó en la final de Barcelona al local Pablo Andujar 6/4 6/4. El japonés se planta como firme candidato para el resto de la gira sobre arcilla y especialmente para Roland Garros. A esta altura del calendario, es el tercero en discordia en la lucha por el segundo Grand Slam, junto a Djokovic y Nadal, y la suerte decidirá de que lado del cuadro salga sorteado y con que ranking llega a la cita.

El ATP 500 de Barcelona presentó un cuadro muy competitivo con cuatro Top10 y varios jugadores de renombre. La caídas prematuras de los favoritos permitieron que un español (Andujar) y un japonés (Nishikori) llegaran al domingo. La final tuvo cinco quiebres y vaivenes en el resultado. No fue el mejor partido de la semana pero Kei demostró porqué es el número cinco del mundo y campeón defensor. Apoyándose en el desarrollo del partido, el nipon fue sincero: "Diría que Pablo ha jugado mejor que yo. Intenté ser agresivo y creo que esa es la razón de haber ganado los puntos importantes y el partido".

Todo el peso del cuerpo sobre la bola

Andujar fue la revelación del torneo. No había ganado dos partidos seguidos en la temporada con solo tres victorias y nueve derrotas. El torneo español lo recibió con más dudas que certezas. Pablo fue de menor a mayor, tomó confianza y no desaprovechó la oportunidad. Para sorpresa de muchos, dejó en el camino a RamosMayer (24°), Fognini (30°), Feliciano Lopez (12°) y Ferrer (8°). Los resultados y el nivel demostrado hicieron acordar al Andujar de Rio de Janeiro 2014 cuando tuvo match points ante Nadal en semifinales, en uno de los mejores partidos del año y de su carrera.

“Fue una buena final, los dos estábamos jugando genial. Nishikori resta muy bien y con los segundos saques me metía mucha presión. Quizá si hubiera jugado con más primeros… ese ha sido mi mayor defecto. Hoy Kei es más constante en su juego y casi no se desconcentra. También mejoró su primer saque y te sorprende tirando un ace a 210 km. Igualmente lo sentí muy cerca al partido y me quedo con una sensación de haber merecido algo más", declaró el conquense con un sabor agridulce tras la derrota: "Durante toda esta semana he conseguido desplegar mi mejor tenis, pero no me alcanzó".

Repleto de fans de todas las edades en cada país que visita

El mejor asiático de la historia llegó al Top10 para quedarse y confirma con resultados y buenos rendimientos el nivel fantástico expresado en 2014. Al contrario que Cilic (aquejado por lesión), pudo transformar el impacto que fue el US Open en algo positivo y potenció su carrera tras la final obtenida en Flushing Meadows. El trío Bottini-Chang-Nishikori se fortalece y los resultados están a la vista de todos. A su innata velocidad de piernas y ubicación en la pista, le agregó intensidad, agresividad y potencia en su servicio. Además aprovecha muy bien la velocidad de pelota del rival y logra mantenerse dentro de la cancha al golpear, algo que pocos pueden hacer por la velocidad con la que se juega. La dificultad reside en no dar un paso atrás durante los intensos peloteos de fondo, incluso cuando no domina el punto.

Michael tiene buena experiencia en tierra batida y aunque esta semana no estaba aquí seguíamos hablando. Me da buenos consejos y me va bien. Como no soy especialista en arcilla estoy muy orgulloso de haberlo hecho tan bien. Espero poder ganar más torneos en polvo de ladrillo", dijo un emocionado japonés, con las esperanzas puestas en Roland Garros: "Mi próximo objetivo es hacerlo bien en París. Creo que tengo razones para creer en mi después de los buenos resultados que tuve aquí. Jugar a cinco sets es muy duro, tengo que mejorar y ser más fuerte, pero creo que me estoy acercando a los mejores".

No se olvida de su país

Kei Nishikori logró su noveno título ATP en catorce finales disputadas. Barcelona significó su segundo trofeo sobre arcilla, ambos en la ciudad catalana. Junto a Memphis, el nacido en Shimane sumó su segunda corona de la temporada en tres definiciones (perdió en Acapulco ante Ferrer). Actual cinco del ranking mundial, tocó la cuarta posición hace poco más de un mes, la mejor ubicación de su carrera, puesto del que lo distancian solo 110 puntos ATP. Todo dependerá de cuantos puntos defenderá Nadal en Madrid y Roma para ver la preclasificación de ambos en Roland Garros y especular sus lugares en el cuadro principal.

Daniel Vitale Pizarro

28 julio 2014

Rio de janeiro no fue casualidad


Inyección de confianza para lo que vendrá

Semifinal del ATP 500 de Rio de Janeiro 2014. Pablo Andujar llegó a tener dos match points ante Rafael Nadal para alcanzar la final, pero a pesar de jugar quizás su mejor partido como profesional, no pudo sellar la victoria. Nadal luego fue el campeón. El promisorio año que se esperaba del español, por el nivel mostrado en febrero en Brasil, quedó en Brasil. Recién alcanzó cuartos de final la semana pasada en Hamburgo, sin poder ganar partidos consecutivos a nivel ATP desde el ya lejano Rio 2014. Diez torneos después, más una derrota en un Challenger, llegaba a Gstaad con el anhelo de hacer un buen papel, y para sorpresa hasta de él mismo, se proclamó campeón en la arcilla suiza ante Juan Mónaco.

"Nunca pensé que ganaría el título", dijo Andujar luego de levantar el trofeo. "Miré a mis padres, a mi novia y a mi hermano, quienes estaban acá, y fue fantástico porque finalicé con un ace, el único que anoté en todo el partido. Fue un sentimiento que no puedo describir porque hubo mucho trabajo antes de obtener el trofeo", una mezcla de emoción y satisfacción por lo conseguido, cuando menos se lo esperaba.


No fue suficiente, pero volvió a una final ATP

Juan Mónaco, que llegaba a una final ATP tras doce meses sin disputar esa instancia (Kitzbühel 2013), sumó otra definición a su carrera, la número diecinueve (8-11). "Pico" recuperó la confianza que había perdido durante el último año calendario, confianza que lo hizo descender hasta el puesto 105° del ranking mundial. Sin el fantasma de las lesiones (muñeca, espalda y rodilla), buscará recuperar la regularidad y el nivel que lo depositó como Top10 en 2012. Aunque a los 30 años volver a ese puesto de privilegio sería algo casi utópico para el tandilense, remotar la senda de los triunfos y el camino que lo condujo a la elite del tenis mundial, no es imposible.

Hace 28 años nacía Pablo Andujar Alba, en la ciudad de Cuenca, España. Empezó a jugar al tenis a los seis años para nunca más dejarlo. Ya como junior, "El tronco" (apodo), alcanzó los cuartos de final en Roland Garros y el título en dobles junto a Marcel Grannollers. Ese año (2004) finalizó como número siete del mundo en junior. Pero la transición al profesionalismo no fue nada fácil, algo que le sucede a muchos jóvenes cuando dan el salto al circuito ATP.

Su primer impacto fue en 2010 cuando alcanzó la final de Bucarest. Juan Ignacio Chela fue el encargado de quitarle la posibilidad de debutar como campeón ATP en ese año. Esa temporada terminó por primera vez dentro del Top100 a fin de año, posición que abandonó tan solo durante una semana durante los últimos cuatro años. Actualmente el título en Gstaad lo colocó 44° (tocó el puesto 33° en 2012) y sumó tres cetros ATP (Casablanca 2011-12 y Gstaad 2014) en seis finales disputadas, todas en ATP 250 y sobre arcilla (Bucarest 2010-11 y Stuttgart 2011).

Admirador de sus compatriotas Ferrero, Ferrer y Nadal; fanático del Valencia FC; Pablo nunca ganó dos partidos seguidos en un Grand Slam y no tiene victorias en Wimbledon, siendo las grandes citas, sus puntos más bajos como profesional. Tampoco disputó nunca una serie de Copa Davis, aunque en ese caso, la armada española tiene una férrea disputa entre compatriotas para participar en la competición más importante por equipos, por la cantidad de jugadores en el circuito y por el nivel expuesto por ellos. Andujar ha quedado relegado a la hora de las convocatorias por los diferentes capitanes de turno durante sus más de diez años como profesional. Pero el debut puede llegar en cualquier momento, y más si mantiene el nivel que mostró en Brasil y Suiza este año.

Daniel Vitale Pizarro