Mostrando entradas con la etiqueta España. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta España. Mostrar todas las entradas

25 noviembre 2019

Supernadal al rescate







Una publicación compartida de DavisCupbyRakutenMadridFinals (@daviscupfinals) el

El grito ensordecedor de más de doce mil personas luego de que Denis Shapovalov estrellara la derecha en la red no será fácil de olvidar para los presentes en 'La Caja Mágica'. Rafael Nadal ganaba su octavo partido en seis días y le daba a España su sexta Copa Davis. Sin perder sets en individuales ni sufrir roturas de servicio en ambas modalidades, vimos una versión superlativa de Nadal, de las mejores de su carrera a nivel tenístico. Es cierto que no enfrentó a ningún Top10 pero su tenis fue arrollador y el servicio, su mejor golpe. Jamás se lo vio tan agresivo y con un porcentaje tan alto de primeros saques. Khachanov, Gojo, Schwartzman, Evans y Shapovalov sufrieron la intensidad de 'Rafa' que minimizó el juego de sus rivales y los volvió obsoletos, provocando errores que no cometerían ante otro jugador.
La primera edición de la renovada Copa Davis comandada por el Grupo Kosmos, Gerard Piqué y compañía, llegó a su fin. Fueron siete días intensos, de jornadas muy largas que empezaban a las diez de la mañana y se extendían casi siempre más allá de las dos de la madrugada. La Copa del Mundo del Tenis, como bautizaron a este nuevo formato, contó con la presencia de seis Top10 y doce Top20, un número elevado al tratarse de un certamen de equipo del que no dependen de sí mismos para participar. De nada sirve ser Top10 si no cuentas con al menos un compañero Top100, como le sucedió este año a Dominic Thiem (4°) o Stefanos Tsitsipas (6°), ausentes por no haber clasificado con su país.


El sitio elegido, 'La Caja Mágica', ubicada al sur de Madrid, de fácil acceso en automóvil o medios de transporte público, contó con tres estadios cubiertos con capacidad para 12500 (Manolo Santana), 3500 (Arantxa Sanchez Vicario) y 2500 (Estadio 3) personas respectivamente, algo que pocos lugares en el mundo pueden presumir. La casa del Masters1000 Madrid cambió la tierra batida por las pistas duras bajo techo de la compañía Green Set (Javier Sanchez Vicario), la misma superficie de los torneos previos a las Finales de la Copa Davis (Amberes, Basilea, París y el Masters), con el objetivo de que los jugadores no sufran cambios bruscos de superficies en la parte final de la temporada.
Las quejas nunca faltan y de este nuevo formato se escuchan desde que se anunció que el torneo se desarrollaría en Madrid bajo condiciones totalmente diferentes a las de antaño. Los más puristas extrañarán las localías en donde el anfitrión elegía estadio, superficie y pelotas para favorecer las características de sus jugadores o para entorpecer las de su rival de turno. No iba a ser sencillo convencer a un público muy tradicionalista de cambiar por completo un torneo que se disputó por primera vez en 1900 y que sigue vigente más o menos con la misma configuración. Pero un cambio era necesario porque el torneo estaba perdiendo prestigio porque las estrellas del circuito empezaron a no asistir, básicamente por las malas fechas en el calendario y por los cambios de superficie.
El punto más flojo fue la programación de los partidos. A excepción del domingo que finalizó alrededor de las veintitrés, nunca el último partido de la jornada terminó antes de la una de la madrugada, con el récord histórico de la competencia el miércoles (4:03am), motivo por el cual las gradas, lógicamente, estaban vacías. El aforo fue otro tema en boca de todos durante la semana. Agotadas las entradas cada vez que jugaba España, el turno mañana fue el más desolado, con muy pocos espectadores durante la fase de grupos. Incluso la organización del torneo cambió el horario del primer turno a partir del viernes (11 a 10:30) y al no ser notificados personalmente los que habían comprado la entrada, el partido matutino de cuartos de final lució casi sin público.
Pero no solo los periodistas y fanáticos criticaron a la organización, los propios jugadores no estuvieron del todo conformes con determinados aspectos del certamen. Novak Djokovic, el menos perjudicado por no haber jugado nunca el turno tarde, tuvo una crítica mixta: "Apoyo el hecho de que había que hacer un cambio respecto al antiguo formato porque no generaba suficiente interés. Quizá el formato ideal está en algún punto intermedio entre éste y el antiguo. Tal vez crear un torneo de ocho selecciones o quizá tener una o dos semanas antes durante el año en las que los países puedan jugar en casa en los grupos clasificatorios previos. Lo ideal sería jugar justo después del US Open. Esa sería la mejor época del año para disputar este torneo".
Rafael Nadal tampoco se quedó callado cuando le preguntaron su opinión: "Los horarios son malos para los aficionados y para los tenistas. La gente al día siguiente trabaja. Es un problema pensando en los jugadores, en los equipos y en el público". El escocés Andy Murray solo disputó una serie por problemas en su ingle he hizo hincapié en algo que pocos remarcaron: "Las pistas de entrenamiento y de burbuja son bastante diferentes con respecto al estadio de juego. Es un hándicap que nos perjudica a todos. Apenas tienes margen de error. Los partidos son más emocionantes y más impredecibles; es obvio que para los tenistas sea algo más estresante que antes".
Es fácil criticar sin construir pero es cierto que, a simplre viste, soluciones hay varias, algunas más bruscas, otras más leves. La más sensata: estirar la competencia. Quedó demostrado que en siete días es inviable disputar esa enorme cantidad de partidos. La más simple, supertiebreak los terceros sets, al menos los dobles, como en el circuito ATP o acortar los tiempos entre partidos. La más drástica sería disminuir la cantidad de equipos participantes o sino, cambiar de sede por una con más estadios cubiertos disponibles en esa fecha del calendario. La organización ya debe tener las opciones sobre la mesa y seguramente veremos unas Finales de Copa Davis, Madrid 2020, mejor organizadas.

Daniel Vitale Pizarro desde la 'Caja Mágica'

19 noviembre 2012

Monopolio checo


"Papelitos al viento"

Berdych y Stepanek o Stepanek y Berdych, el orden es indiferente, la importancia es similar. República Checa, con estos dos jugadores todo terreno y multifacéticos, derrotó al mejor equipo del mundo y de los últimos quince años, 3-2 en la final de la Copa Davis. España, sin Nadal pero con el mejor Ferrer de todos los posibles, repitió la final de 2009 que había ganado, en ese entonces de local. Para los checos fue su segunda Ensaladera, aunque en 1980 con Iván Lendl, la obtuvieron como Checoslovaquia. Además, el país sumó varios logros en este deporte: dos títulos ATP en singles (Montpellier y Estocolmo - Berdych) y tres en dobles (Australian Open, Miami y Shanghai), más la resonante victoria de Rosol (miembro del equipo) en Wimbledon ante Nadal.

Comenzó el año y los checos representaron a su país en Australia en la antesala del Australian Open, en la Copa Hopman. Torneo exhibición que no entrega puntos para el ranking ATP, se disputa hace veinticuatro años y lleva el nombre del australiano dieciséis veces campeón de Copa Davis, Harry Hopman, fallecido en 1985. Casualmente, la primera edición celebrada en 1989, también fue ganada por República Checa (Miloslav Mecir y Helena Suková). Luego repitió en 1994 (Petr Korda y Jana Novotná) y 2015. El certamen presenta dos grupos de cuatro equipos conformados por dos jugadores (hombre y mujer) que disputan dos singles y un doble mixto (este último si es necesario). Los mejores de cada grupo van a la final y ahí se decide el campeón, que en esta edición fue República Checa con Tomas Berdych y Petra Kvitová frente a los franceses Richard Gasquet y Marion Bartoli.

El complemento perfecto.

La siguiente competencia por equipos para República Checa, luego de derrotar a italianos y serbios en Copa Davis, fue la Copa del Mundo por Equipos en Dusseldorf (Alemania), certamen considerado ATP250, que tiene el mismo formato que la Copa Hopman pero los integrantes del equipo son solo varones y pueden jugar hasta cuatro jugadores. Desarrollada sobre polvo de ladrillo, los checos presentaron a Berdych, Stepanek y Cermák. El equipo avanzó hasta la final pero cayeron frente a Serbia. Ya habría tiempo de revancha en Copa Davis, pero sobre otra superficie, más beneficiosa para los otrora locales y campeones.

Los Juegos Olímpicos no pasaron desapercibidos para los centro europeos, porque Andrea HlavackovaLucie Hradecka se colgaron la medalla de plata en el césped londinense de Wimbledon. A todo esto, el equipo de Copa Federación ya estaba en la final de la competición esperando la definición frente a Serbia. A diferencia de los varones, las mujeres son el tercer país más ganador de la competición con siete títulos, dos bajo Checoslovaquia y los restantes 2011-12 bajo República Checa, ya que en noviembre defendieron su corona. El equipo checo fue conformado por Kvitová, Safarova, Hlavackova y Hradecka, que no alcanzaron a jugar el dobles.

Juegos Olímpicos (plata) y Fed Cup (campeonas).

Pasado el duro escollo de argentina en Buenos Aires, República Checa debía consolidar todo lo bueno que hizo durante la temporada en competiciones por equipos y coronar un año casi perfecto. Y así lo hizo, ante su público y en su casa. El viernes, Ferrer (5°) derrotó a Stepanek (37°) y Berdych (6°) hizo lo propio con Almagro (11°), en un duro partido a cinco sets. El dobles fue, como en muchas ocasiones, el punto clave. Se enfrentaron la pareja checa (Berdych-Stepanek) con récord de 12-1 en Davis y la española (López-Granollers), reciente ganadora del "Torneo de Maestros" de la especialidad. El punto quedó para los locales que se fueron a dormir más aliviados el sábado a la noche.

El domingo, con un Berdych algo cansado, España puso la serie en manos de Almagro luego de que Ferrer arrasara en tres sets. En el último punto de la serie, el murciano batalló pero la actitud de Stepanek y su juego agresivo y de presión constante subiendo a la red en cuanta oportunidad tuviera, terminó con las ilusiones españolas. Radek, eufórico e incrédulo, se convirtió en el segundo jugador en la historia en ganar un quinto punto con más de 30 años (33). El anterior había sido un británico de origen irlandés James Parke, en ¡1912!, exactamente hace 100 años en la final número 100 de esta competición. Increíble.

Radek, el héroe.

Por primera vez en la historia, un país terminó un año campeón de la Copa Hopman, Copa Federación y Copa Davis, plata en Juegos Olímpicos (femenino) y segundos la Copa del Mundo por Equipos. Luego de la definición, el autor del quinto y decisivo punto dijo: “Pasé toda mi carrera esperando este momento, no puedo describir lo que siento. Almagro era favorito. Pero me sentí muy bien en el court durante todo el partido. Este éxito pertenece a todo el país”, la alegría más importante de su carrera, a punto de cumplir 34 años. Venció al 11° del mundo en el cuarto set del quinto punto de la serie, más su aporte ganador en el dobles. ¡Chapeaux! En ambos encuentros brindó una demostración de como se volea. Impecable.

Alex, David, Nico, Marcel y Marc...

Por el lado español, no pudieron dar vuelta la serie el domingo, algo que solo se había logrado en seis ocasiones. David Ferrer aumentó su palmarés en 2012 y superó a Djokovic como el jugador que no solo disputó más partidos (91) sino también el que más ganó (76). Vacaciones más que merecidas para este gladiador del circuito, que hizo su trabajo en Praga pero que no fue suficiente. El capitán español, Alex Corretja, destacó la actuación de sus elegidos y de los rivales: "Estuvimos muy cerca el viernes de tumbar la mesa y no hemos podido, luego se dio la lógica, ellos ganaron el dobles, David ha jugado uno de los mejores partidos que lo he visto en mi vida y Nico no estuvo al nivel del viernes. Tuvimos nuestras oportunidades, pero Stepanek ha jugado magníficamente en la red".

Daniel Vitale Pizarro