Mostrando entradas con la etiqueta París. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta París. Mostrar todas las entradas

04 noviembre 2019

Dudas despejadas


El número uno del mundo fue campeón en el Masters1000 París sin ceder sets pero horas después amaneció como número dos ATP. Novak Djokovic perdió la primera posición del escalafón mundial a pesar de haber ganado cuatrocientos puntos más que la temporada pasada en Bercy ya que el puntaje que otorga el Masters desaparece una semana antes del torneo junto con el último M1000. El motivo de esta quita inusual de unidades antes de 'defenderlas' es para que al certamen de final de temporada acudan los ocho mejores jugadores con los puntos conseguidos durante 2019 y no de los últimos doce meses, como ocurre en el 99% de los torneos.


Desde que el balcánico se retiró del US Open por dolores en el hombro izquierdo, la sensación en los torneos posteriores en los que participó eran de dudas por su estado de salud. Semanas después, el propio jugador se encargó de despejar esas especulaciones siendo campeón en Tokio y París, no sin antes mencionar en cada conferencia de prensa, que no estaba al 100% físicamente. La derrota en cuartos de final en Shanghai sumado al gran año de Rafael Nadal, sin perder antes de semifinales en once de sus doce torneos de 2019, hicieron que perdiese el N°1 ATP, puesto que podrá recuperar durante el Masters de Londres, pero que no depende de sí mismo para lograrlo.
El serbio sabe que no será fácil volver a la cúspide del tenis pero tiene claro que es una de sus prioridades, a día de hoy la más importante: “Obviamente terminar por sexto como N°1 ATP  es una motivación para mí, un objetivo de cada día, uno de los objetivos más importantes que puedo tener a nivel profesional, al igual que ganar tantos Grand Slams como sea posible o luchar por ser el número uno del mundo el mayor tiempo posible. Ahora no es momento de hablar de predicciones, ya que no sería real. Tengo que esperar a Londres y ver si puedo alcanzarlo”. Finalizar N°1 ATP significaría sobrepasar a Roger Federer y Jimmy Connors, ambos con cinco temporadas al tope de la lista de entradas, e igualaría a Pete Sampras, aunque la hazaña del norteamericana haya sido en años consecutivos...


Pero como sucede cada vez que un miembro del "Big3" se acerca a las instancias finales de un torneo, los estadígrafos se frotan las manos porque los récords se rompen a la orden del día. Djokovic igualó la cantidad de títulos ATP conseguidos por John McEnroe (77) y quedó a un Masters1000 de Nadal (35), en una batalla mano a mano entre serbio y español. El nacido en Belgrado superó por primera vez a sus pares en la lucha por ganar más "Grandes Torneos". Entre Grand Slams, Masters1000 y el Masters, acumula 55 cetros, uno más que sus colegas, en una frenética competición en la que no cabe lugar para otro, una década cuasi monopólica de las citas más importantes del circuito ATP.

Embed from Getty Images

Novak se tomó un tiempo para reflexionar sobre su quinto título en París y lo que significa un trofeo ATP más: “No nos olvidemos que esta victoria no debe considerarse como algo normal, común. Es un privilegio levantar grandes títulos, una de las principales razones por las que todavía sigo jugando a nivel profesional. Amo el tenis, me encanta entrenar, estar en el circuito, ser profesional, participar en los eventos importantes, todo esto te cambia la vida. Tienes que adaptar tu estilo de vida por completo para tener una pequeña oportunidad de triunfar. Hasta ahora he tenido el privilegio de contar con el apoyo de toda mi familia y mis seres queridos, porque se necesita un equilibrio tanto dentro como fuera de la pista. Necesito recordar esos preciosos momentos porque ahora soy padre y las cosas han cambiado en términos de prioridades, en lo que realmente me importa más de la vida”.

Daniel Vitale Pizarro

05 noviembre 2018

El M1000 más plural




Una publicación compartida de Karen Khachanov (@karenkhachanov) el

El Masters1000 de París es el torneo de las sorpresas. Por la posición en el calendario y la cercanía con el Masters, muchas de las mejores raquetas del mundo pasan por alto el torneo de la capital francesas por cansancio acumulado, lesiones o simplemente para descansar de cara al torneo por el cual lucharon durante todo el año para clasificar. Tal es así que en esta época cuasi monopólica del 'Big4' (2004-2018) hubo doce ganadores distintos, solo Djokovic pudo repetir (4 veces). Y algo más llamativo. A excepción de Nadal, Djokovic, Federer y Murray, cinco de esos nueve ganadores de París no ganaron otro M1000 en su carrera, ni antes ni después de ganar en Bercy.

Embed from Getty Images

En ese contexto Karen Khachanov (18°) se abría paso en el cuadro principal con victorias resonantes ante Krajinovic (finalista 2017), Ebden, Isner (9°), Zverev (5°) y Thiem (8°), antes de toparse en la final contra Djokovic (2°). Invicto en finales ATP (3-0) pero también invicto en enfrentamientos ante el Top8 ATP (0-8), la vara estaba muy alta. El serbio había recuperado el N°1 ATP (224 semanas y contando) gracias a la baja de Nadal y desde la gira sobre hierba que era casi invencible. Campeón de casi todo desde junio, la semifinal de tres horas contra Federer lo depositaba como amplio favorito al título.
Por suerte el deporte no es una ciencia exacta y nos permite ver resultados que en la teoría se antojan imposibles. Khachanov se impuso con autoridad ante Djokovic 7/5 6/4 en su primera final de Masters1000 ante la atónita mirada del público parisino que aplaudía cada tiro ganador del ruso. Potente desde el fondo de la cancha con un drive poco ortodoxo, gran saque y sobre todo fuerte mentalmente, manejó la ansiedad a la perfección y aprobó el examen más difícil de su carrera: ganarle a Djokovic en la final de un M1000, categoría en la que ostenta 32 títulos en 47 finales disputadas.

Embed from Getty Images

No solo venció a cuatro Top10 camino al título en París, sino que derrotó a Djokovic en una final sobre canchas duras, algo que solo pudo hacer un escueto grupo de tenistas: Federer, Nadal, Murray, Wawrinka y Tsonga. “Este triunfo significa el mundo entero para mí. Tener la oportunidad de acabar de esta manera la temporada, ganando el último torneo, que además es un Masters 1000, y hacerlo contra Novak Djokovic en la final, que mañana será N°1 del mundo, es increíble. No tengo palabras para explicar cómo me siento. No lloro, pero por dentro soy muy feliz ”, declaraba un emocionado Khachanov, frío por fuera pero inmensamente feliz por dentro.


Karen analiza el partido en frío: "Novak ha empezado con una gran intensidad, siempre lo hace, te mueve de izquierda a derecha sin parar. Tuve especial cuidado con mis subidas a la red, estuve preparando mucho esa faceta, acercarme con los pasos adecuados después de dejar alguna bola corta. A veces me fue bien y otras no, pero en general mi juego suele ser agresivo. He cometido varios errores, pero sentía que el partido estaba en mi mano. Con el paso de los juegos he ido incrementando el nivel de mi juego, ganando en intensidad, metiéndome más en pista y moviéndolo mucho más, sin esperar tanto a lo que él hiciera".


Tanto evolucionó el ruso que en doce meses pasó de jugar las Finales ATP #NextGen (45°) a ser el primer suplente del Masters de Londres (11°). Entre Milán 2017 y París 2018 ganó dos títulos ATP250, el segundo de su carrera en Marsella y el tercero en Moscú. Primer torneo como Top20, campeón y al borde del Top10: “Los objetivos a principio de temporada eran los mismos que el año pasado, intentar acabar el curso lo más arriba posible, seguir trabajando duro con todo mi equipo, seguir mejorando mi juego día tras día y aprender a competir contra este tipo de jugadores como Novak. En definitiva, ser más consistente en este tipo de torneos”.
Es cierto que Novak Djokovic perdió la final pero tiene muchas más cosas para festejar que para amargarse. Cuasi invencible desde Queen's, el serbio inicia el lunes otro período como N°1 ATP, la semana 224 en la cima del ranking mundial, puesto que mantendrá hasta fin de 2018 por la no participación de Nadal (2°) en el Masters y por la diferencia de puntos que le lleva a Federer (3°). Será el quinto año que 'Nole' termine una temporada en la más alto del ranking mundial, mismo hito conseguido por Federer y Connors, aunque no sea récord. Pete Sampras no solo finalizó seis años en la cumbre, sino que lo hizo en años consecutivos, una verdadera locura.
Apenado por la derrota pero feliz por el segundo semestre, Djokovic no estuvo al 100% ni física ni mentalmente tras uno de los partidos del año en semifinales: "Desgraciadamente no pude recuperarme, pero no quiero hablar de eso. Estoy satisfecho con mi temporada, por supuesto. Mañana regresaré al N°1 ATP oficialmente, es imposible no estarlo. ¿Qué más puedo pedir? Llego al final de año con mucha confianza". El serbio, además, igualó a Guilermo Vilas en cantidad de finales ATP. Ambos alcanzaron 104 definiciones con la diferencia que Novak ganó 72 de ellas y Guillermo 62 (dos de ellas no se disputaron).

Daniel Vitale Pizarro

06 noviembre 2017

Inolvidable

Una publicación compartida de Jack Sock (@jack.sock) el

Jack Sock empezó esta temporada como el 23° ATP. Finalista en tres ATP250 en 2016 y primera segunda semana en Grand Slams en US Open, 2017 debía el año del despegue como tenista de elite. Las expectativas eran altas y más aun al ser campeón en Auckland, primer torneo del año, y un mes después, nuevamente campeón en el ATP250 de Delray Beach. La semifinal de Indian Wells (Federer) y los cuartos de final en Miami (Nadal) confirmaron que el norteamericano transitaba el mejor momento de su carrera, y eso quedaba reflejado en su ranking al aparecer como 14° ATP antes del inicio de la gira de arcilla. El siguiente paso era el Top10...

Durante los siguientes cinco meses la performance del próximo estadounidense Top10 cambió considerablemente. Entre mayo y octubre apenas alcanzó una semifinal ATP en los trece torneos que disputó antes del Masters1000 de París. Sin lesiones pero menos aun confianza, llegó al último torneo de la temporada con el colchón de puntos del fantástico comienzo de año y con la remota posibilidad de ingresar al Masters solo si era campeón del certamen, pero sin depender de él mismo. Delante suyo en el ranking tenía a nueve contendientes para ocupar una plaza en Londres, sin contar las bajas por lesiones, omnipresentes en 2017, que también tenían mejor presente que el nacido en Nebraska.
Los rivales perdían y Sock avanzaba. En silencio y muy cerca de despedirse en primera ronda ante Edmund luego de estar 1-5 en el trecer set, se abrió camino en un cuadro despoblado de preclasificados. Sin Roger Federer en la parte baja ni Dominic Thiem en cuartos de final, el duelo ante Marin Cilic en semifinales era inminente. De esa inminencia se encargó Julien Benneteau, el veterano francés que nunca fue campeón ATP con el récord histórico de finales perdidas (0-10), que no permitió que ni Cilic ni Goffin ni Tsonga accedan a las instancias finales de París. Pero hasta ahí llegó su tenis. Dos Top10 en el camino fueron demasiado para su mente y su físico. Torneazo.

Sin siquiera ser finalista de un ATP500 a sus 25 años, Sock alcanzó su primera final de M1000 y ahora sí con serias chances de clasificar al torneo de Maestros. La opción dejó de ser remota para ser real y posible. Del otro lado de la red, la sorpresa del año, Filip Krajinovic. Misma edad que Jack, Filip transitó todo el año en el circuito Challenger con grandes resultados (cinco títulos) pero con apenas un solo torneo ATP disputado en Moscú hacía una semana con victoria ante Rublev en primera ronda. Ayudado por la no presentación de Rafael Nadal, Krajinovic fue sorteando rivales desde la qualy para meterse en su primera definición ATP y nada menos que en un Masters1000.
La final fue cambiante pero el ganador resultó ser el favorito, distinto al transcurso de todo del torneo en el cual los favoritos se quedaron en el camino. El resultado fue 5/7 6/4 6/1 en favor del decimosexto preclasificado del torneo. Jack Sock no solo ganó su primer Masters1000 sino que se dará el lujo de disputar por primera vez el Masters y de ingresar por primera vez en su carrera al selecto grupo de los diez mejores del mundo. Desde el lunes será el noveno mejor jugador del año, algo impensado hace algunas semanas atrás: “Tenía un viaje de golf con Isner la próxima semana en Augusta, habría sido muy especial. Pero ya le veré en su boda en un par de meses, me disculpará”.

Jack Sock, entre asombrado y orgulloso de si mismo luego de ser campeón: “En primera ronda no me sentí nada bien en términos de tenis, no tuve buenas vibraciones, pero aun así fue uno de mis mejores partidos porque logré permanecer en el partido y finalmente gané. Hoy estuve realmente emocionado, tuve problemas para dormir anoche. Cuando realmente quieres algo sacas la energía de donde sea y eso es lo que hice en el segundo set para revertir la situación. Voy a recordar esta semana para el resto de mi vida, con el tiempo me daré cuenta del impacto que llegó a tener ese partido de primera ronda, justo ahí pensé que mis vacaciones estaban a la vuelta de la esquina. Ha sido una semana perfecta".

Embed from Getty Images

El finalista Krajinovic así se explayaba tras perder la final en París, incrédulo por su presente que nunca imaginó ni en sueños: "Esta ha sido una semana inolvidable para mí, con muchas victorias importantes desde la fase previa, derrotando a jugadores con mejor ranking que el mío. Pero esto es tenis y alguien tiene que ganar, hoy no me tocó a mí. Cuando llegue a casa todo sera positivo. El camino ha sido muy duro, perdí todos mis sponsors debido a mis lesiones, le agradezco a mi familia por estar siempre ahí. También a Djokovic y a todo el equipo de Copa Davis". Deberá replantear su carrera durante la pretemporada porque los objetivos para 2018 han cambiado rotundamente.

Quizás algunos memoriosos se acuerden de la semifinal de Belgrado 2010 en arcilla a la que accedió un joven  de dieciocho años  llamado Filip Krajinovic (319°) tras ganarle a Novak Djokovic (2°) 6/4 y retiro de Novak; o más cerca en el tiempo en 2015 , cuando en Tecnópolis representó a serbia por los cuartos de final de la Copa Davis, sin pena ni gloria. Ese era Krajinovic, que no es un desconocido para el amante del tenis pero sí para el aficionado de los grandes torneos. En mayo de este año, aquejado por una lesión, tocó el puesto 294° ATP y llegó a perder todos sus sponsors. Hoy, luego de la final de París, finalizará la temporada como el 33° del ranking mundial. ¿Que tal?

Daniel Vitale Pizarro

07 noviembre 2016

El último del #Big4



El 2015 sin precedentes de Novak Djokovic lo obligaba al serbio a no fallar en sus defensa de títulos para mantener la posición de privilegio. Sin margen de error y con Murray arrasando desde su título en Wimbledon, el número uno estaba en peligro. A pesar de depender de si mismo, Novak no era el del primer semestre y a diferencia de la temporada pasada, caía en algunos encuentros decisivos contra rivales de menor fuste. Querrey en Wimbledon y Bautista Agut en Shanghai fue la antesala de la derrota ante Cilic en cuartos de final en Paris (primera vez en su carrera en diez enfrentamientos) para dejarle el camino allanado al británico hacia la cima del ranking ATP.

Andy Murray tuvo un año fantástico y desde Wimbledon solo perdió un puñado de partidos. Finalista en tres de los cuatro Grand Slams, no le alcanzaba para liderar el ranking porque Djokovic lo derrotó en las finales de Australian Open y Roland Garros. El partido de cuartos de final ante Berdych fue el último peldaño que sorteó para acceder a la cúspide ya que Raonic no se presentó en la semifinal lo que le propició ser el N°1 del mundo. Para dejar bien claro que no era el mejor de casualidad, se coronó en Paris Bercy en la final ante la sorpresa del torneo, Jhon Isner, que cayó por tercera vez en su carrera en una final de Masters1000.

Septiembre de 2014. Andy Murray era el doce del mundo, su peor posición desde 2008. Su operación en la espalda lo sacó del circuito por varios meses y el retorno no fue fácil. Alcanzó con lo justo la octava posición del ranking para disputar el Masters 2015, pero quedó solo en eso (round robin). El año siguiente era el de la transición y la vuelta a los primeros planos, pero de a poco. Ascendió en el escalafón hasta llegar, otra vez, a la segunda posición ATP. Desde ese momento hasta hoy, solo perdió el segundo puesto una semana a manos de Roger Federer, antes de su parate tras Wimbledon. Paris, la ciudad luz, lo despertó del sueño. Se hizo realidad. El N°1 es Andy Murray.

Roma, Queens, Wimbledon, los JJOO, Beijing, Shanghai, Viena y Paris, los títulos del flamante número uno del mundo en 2016. Finalista en el Australian Open, Madrid, Roland Garros y Cincinnati, acumuló doce finales ATP, récord personal por escándalo. Desde que es profesional nunca había llegado a ocho finales en una temporada y este año ocho son los títulos que ganó... Y aun resta saber quien será el campeón del Masters, certamen en el cual no suele rendir como durante el año (nunca fue finalista en siete participaciones). En total el escocés suma 43 trofeos en 64 finales disputadas, al menos una desde 2005 y al menos una ganada desde 2006.
Una foto publicada por Andy Murray (@andymurray) el

Algunas reflexiones de Murray como líder ATP: "Obviamente, es una gran sensación. Alcanzar el N°1 es uno de los grandes logros de mi carrera después de haber estado años en el segundo, tercer, cuarto puesto del ranking. Verme ahí significa mucho para mí. Le he dedicado mucha paciencia y he trabajado muy duro para alcanzar esta posición. El haber llegado hasta aquí tiene mucho que ver con los jugadores que he tenido delante de mí en el ranking: Nadal, Federer y Djokovic. Son tres de los mejores jugadores de todos los tiempos. Ha sido muy duro competir con ellos, pero también me han ayudado mucho. Gracias a ellos siempre he tenido que buscar nuevos modos de mejorar".

Sin dudas es el mejor año de la carrera de Murray en lo deportivo y también en la personal. Lo dejó claro en esta declaración: "A mi hija, le explicaría que para mí, ha sido lo mejor que me pasó este año. Estar en la pista está muy bien y lo he disfrutado mucho, pero ser padre por primera vez es lo mejor que me ha ocurrido este año, sin ninguna duda". Andy es como vos, como yo, como todos... El éxito en el deporte no cambia las prioridades de la vida.


Daniel Vitale Pizarro

09 noviembre 2015

El mejor Djokovic de todos


El 2011 quedó atrás, en el túnel del tiempo...

Paris Bercy fue el escenario elegido por Novak Djokovic para que 2015 supere a su encumbrado 2011. Ya no quedan dudas de que esta temporada es la mejor de su carrera, por títulos, finales y rendimiento. Sin energías en esta parte de la temporada hace cuatro años, este año ganó Shanghai y Paris, con el Masters como meta final para coronar la mejor temporada de la historia del tenis de la "Era Abierta". La temporada 2015 del serbio está a la altura de la 1969 de Laver, 1974 de Connors, 1984 de McEnroe o 2006 de Federer, entre otras, todos ellos muy superiores a sus rivales durante aquellos años. El tiempo lo ubicará en la posición de la historia que merece, aun por escribir.

Varios récords (propios y ajenos) superó al consagrarse en el Masters1000 de Paris. Más M1000 ganados en un año (6), más finales consecutivas en una temporada (14), más puntos ATP hace dos semanas (16785) y más victorias anuales suyas (79). A sus 28 años, dicho por él, su entorno, periodistas y especialistas, el mejor año de su carrera. Solo cinco derrotas (cuatro finales y un cuartos de final) refuerzan la premisa. Karlovic, Federer (2), Wawrinka y Murray, los privilegiados que vieron inclinado al mejor en 2015. Los 58 títulos ATP igualan la cifra de Nastase, número que superará en el corto plazo.
Djokovic domina hasta al "Ojo de Halcón".

“Este año todo se juntó. Ser esposo y padre me dio un equilibrio bonito y mucha serenidad. Mi vida privada se ve reflejada en la carrera profesional y viceversa. Pero tengo todavía la determinación de seguir mejorando, de ser mejor. Nadie es perfecto, pero si buscas la perfección puedes alcanzar la excelencia”, las sensaciones de Novak tras ser campeón en la capital francesa, casi al final de una temporada en la que ganó prácticamente todo lo que jugó. Los 26 Masters1000 cosechados en su carrera lo ubican al acecho de Rafael Nadal que suma 27, récord de la segunda categoría en importancia del circuito.

Andy Murray, finalista en Paris, no pudo con el serbio una vez más. 21-9 a favor de "Djoker" quedó el historial entre ambos, aunque con una estadística muy particular. En finales, el nacido en Belgrado apenas lo supera 7-6, algo para destacar del británico a lo largo de sus treinta enfrentamientos. Es más, este año lo derrotó en la final de Montreal, hasta ese momento igualados en el historial de finales. Cuatro coronas ATP más tres finales componen lo más importante de Andy este 2015, flamante número dos del mundo, clasificado al Masters por séptima vez, torneo que disputará por sexta ocasión (ausente por lesión en 2013).
Conforme a medias...

El escocés reflexionó sobre el campeón y sobre si mismo tras caer ante Djokovic por cuarta vez en el año: “Este 2015 su nivel ha estado increíble. Desde el principio del año pasado mis resultados ante él (Djokovic) y Roger (Federer) no han sido suficientemente buenos. Debo hacerlo mejor. Ellos son dos de los mejores tenistas de la historia, por eso no es una desgracia perder ante ellos. Tengo que mejorar para ganar este tipo de encuentros”. El 35 veces campeón de torneos ATP tuvo esta temporada a uno de los mejores Federer de la historia en la semifinal de Wimbledon y al mejor Djokovic hace unas semanas, en las semifinales de Shanghai...

Djokovic, Murray, Federer, Wawrinka, Nadal, Berdych, Ferrer y Nishikori más Gasquet  y Tsonga (suplentes), en ese orden, los clasificados que consiguieron su boleto la semana pasada pero que cambiaron sus posiciones, lo que pueden cambiar sus cruces en la "Copa de Maestros", último torneo de la temporada que agrupa a los ocho mejores del año, divididos en dos grupos de cuatro jugadores, sorteados de a dos. El número uno no puede estar en el mismo grupo que el dos, el tres tampoco en el mismo que el cuatro y así con los demás. 1500 puntos para el campeón invicto reparte el quinto torneo en importancia luego de los Grand Slams (2000), una cita que nadie se quiere perder, jugadores, sponsors ni aficionados...

Daniel Vitale Pizarro

03 noviembre 2014

Números redondos


El N°1 dijo presente en París.

Semana redonda para Novak Djokovic. Aunque la perfección no existe, el serbio la rozó. Campeón del Masters1000 de Paris sin ceder sets, 20° M1000 en su carrera, 600 triunfos como profesional, afianzado en el N°1 para fin de año y como si no fueran pocas cosas en tan pocos días, fue padre de Stefan, su primer hijo, días antes de comenzar el torneo. Su rival de la final en la capital francesa fue Milos Raonic, que nada pudo hacer ante el nivel del mejor tenista del año. El último Masters1000 de la temporada definió a los ocho clasificados al Masters de fin de año, que tendrá tres debutantes.

Todos esperaban una final entre Federer Djokovic en París, que alimentara aun más la pelea por el número uno del mundo. Novak no decepcionó pero Roger cayó antes de tiempo. Milos Raonic apareció en su camino en cuartos de final. A base de un saque letal (22 aces), al canadiense no le tembló el pulso cuando tuvo que definir ambos sets y se llevó el encuentro con autoridad, para desilusión de los fanáticos del suizo y de los organizadores. Ese triunfo lo catapultó en confianza y quedó demostrado con su victoria en semifinales ante Tomas Berdych.

El golpe con el que más daño hace.

En la final fue otro jugador al de toda la semana. Errático e impreciso, Milos no pudo presentarle batalla a un "Nole" inspirado que se plantó desde el fondo, lo atacó cada vez que pudo hasta que lo pasó por arriba 6/2 6/3 en el imponente estadio de París Bercy. "He jugado el mejor partido de toda la semana hoy, cuando más se necesita. Tuve un montón de buenas devoluciones y en general estoy muy contento con mi rendimiento", lo que dejó en claro como fue el partido y la pesadilla que pasó Raonic en la cancha.

El nacido en Serbia, nacionalizado canadiense, no tuvo más que halagos para con Djokovic: "Él me hizo la vida difícil hoy. Cada vez que puso su raqueta sobre la pelota, me hacía jugar una bola profunda. Creo que jugó un gran tenis, neutralizando bien mi servicio. Incluso cuando yo era capaz de jugarle a su revés, él ya se estaba moviendo muy bien. Novak jugó lo más profundo posible. En realidad no me dio demasiadas oportunidades. Incluso en las posibilidades de quiebre que tuve, él las jugó bien".

Contentos con sus rendimientos

En París obtuvo su 47° título ATP en 69 finales disputadas. En cuanto a Masters1000, fue su 20° tras disputar 30 definiciones en este nivel, solo superado en la historia por los 23 de Roger y los 27 de "Rafa". Fue su sexto trofeo en lo que va del año y el tercero en París (2008, 2013-14). Capturó seis títulos o más por cuarta temporada consecutiva y terminará entre los tres mejores del ranking ATP por octavo año seguido. Definitivamente el tercero en cuestión de la última década entre Federer y Nadal, que no tiene nada que envidiarle.

Líder en torneos ganados en 2014, aunque con tres finales menos disputadas que Federer, Djokovic ganó títulos en las cuatro superficies posibles (arcilla, cemento outdoor, cemento indoor y césped) y le bastará para terminar el año como número uno del mundo con ganar sus tres partidos de zona en el Masters o accediendo a la final del mismo. No podrá ganar más partidos que Roger, disputar más finales ATP ni de M1000 en esta temporada, pero el N°1 del mundo del 2015 está en sus manos, depende pura y exclusivamente de él.


Utiliza muy bien las palancas para golpear el drive desde el fondo de la cancha

Milos Raonic tuvo una brillante semana que le permitió clasificarse a la "Copa de Maestros" por primera vez en su carrera a los 23 años. El más joven de los ocho esta temporada, debía terminar por encima de David Ferrer en París para asegurarse un cupo en Londres. La victoria resonante ante Federer en cuartos de final más la derrota del español a manos del japonés Nishikori en la misma instancia, sellaron su ingreso a la "Arena O2" junto a Djokovic, Federer, Wawrinka, Nishikori, Murray, Berdych y Cilic, beneficiado por la ausencia de Nadal debido a su operación de apéndice.

El gigante de 196 centímetros llegó en Bercy a su segunda final de Masters1000 luego de caer ante Nadal en Toronto 2013. Esta definición fue la número trece en su carrera como profesional (6-7) y la tercera del año (1-2). Actual ocho del ranking ATP, tocó el sexto lugar en julio de este año tras la semifinal de Wimbledon. Acumula 49 victorias en lo que va de la temporada y más de 1000 aces por segundo año consecutivo, números que reflejan el crecimiento de un jugador que dejó de ser solo un jugador peligroso para convertirse en un protagonista del circuito.

Daniel Vitale Pizarro

04 noviembre 2013

Al acecho

¿Pesa Nole?

Hace exactamente doce meses, Novak Djokovic llegaba al Masters con el número uno ya asegurado, sin importar los resultados en Londres con un récord de 70-12 en el año y cinco títulos en diez finales ATP. Hoy, la situación es similar en cuanto a los números y al nivel, pero distinta es su posición y su probable desenlace al final del calendario. 67-9 su récord de 2013, seis trofeos en ocho definiciones y número dos del mundo, con la obligación de ser campeón y ganar sus respectivos partidos en la final de Copa Davis una semana después del torneo de fin de año para tener chances de recuperar el N°1 del mundo. Número uno que le pertenece a Rafael Nadal y que conservará si logra hilvanar dos victorias en el grupo 'A' del Masters.

La realidad le muestra al serbio que el español, sin participar en Australian Open ni Miami, ha sido el mejor de la temporada. Pero "Nole" no se rinde y mientras exista la oportunidad de luchar por esa posición de privilegio, por más mínima que sea, hará todo lo posible. Y lo está demostrando porque desde que perdió ese lugar, no conoce la derrota. Dos victorias en la semifinal de Copa Davis ante Canadá; campeón en Beijing ante Nadal por cuarta vez (torneo en el cual perdió la primera ubicación del ranking); segundo título en Shanghai y por segunda vez levantó el árbol metálico en París que significó su tercera corona consecutiva y un récord de 17-0 luego de la final perdida ante Nadal en el US Open. Y aunque usted no lo crea, no pudo recuperar el número uno del mundo. Y difícilmente lo haga hasta luego de Australian Open, torneo que defiende y en el que Nadal no restará puntos.
Figuritas repetidas
Esta temporada sucedió algo muy curioso en Paris Bercy. Los ocho cuartofinalistas del torneo fueron los ocho clasificados para la Copa de Maestros a disputarse días después. Algo inédito y a la vez fantástico para los espectadores y organizadores de un Masters 1000, que en las últimas ediciones se encontraba devaluado por las ausencias o retiros inesperadas de jugadores de renombre, producto del apretado calendario y por la cercanía de la Mastes Cup. Y las estadísticas lo reflejan al ver la nomina de los últimos campeones. En París lograron su primer y único M1000: Rusedski, Grosjean, Henman, Berdych, Tsonga, Soderling y Ferrer, acentuado en la última década, dominada por el "Big Four", que ha dejado poco para los demás en las grandes citas.

Djokovic logró en París aumentar sus números, que ya de por sí son formidables. Alcanzó el lote de los 40 títulos ganados como profesional, 16 de ellos de categoría 1000, solo superado en este ítem en la historia por Nadal (26), Federer (21) y Agassi (17). Además llegó a las 200 victorias en Masters 1000, detrás de las 209 de Andre, 265 de Rafael y 283 de Roger. Novak llega al Torneo de Maestros como máximo candidato y campeón defensor, título que no pudo defender en 2009 cuando al igual que esta temporada, llegaba siendo el campeón en Bercy.
Otra final de Masters1000 que se le escapa.

Para David Ferrer, la final en Paris fue 42° ATP en su carrera, campeón en 20 de ellas. El actual tres del mundo atraviesa un gran momento en su carrera, a pesar de un curioso récord negativo en finales durante 2013: campeón en Buenos Aires y Auckland, acumula luego de esos triunfos siete finales consecutivas sin conocer la victoria, lo que denota un gran año del español pero una baja efectividad en la estocada final. Aquí en Francia pudo derrotar a Rafael Nadal, algo que no lograba desde Australia 2011. Entre Roland Garros 2012 y ParísBercy 2013, acumula veinte triunfos y tres derrotas en la ciudad luz. Además fue la quinta final perdida de la serie Masters (0-5).

El entrenado por Marian Vajda, en París Bercy demostró que está listo para defender su corona en la gran cita del 2013. Y no la tendrá fácil en el Round Robin del "O2 Arena". Integra el Grupo 'B' junto a Del Potro, Federer y Gasquet. El Grupo 'A' lo componen: Nadal, Ferrer, Berdych y Wawrinka. Torneo que una vez más obliga a los jugadores a viajar sobre la hora a Gran Bretaña, ya que París finaliza el domingo y Londres comienza el lunes siguiente. Sí, los cerebros mágicos de la ATP programan quizá el torneo más exigente del año, por la calidad de los participantes y el lugar en el calendario, pegado a un Masters 1000, sin días de descanso. Una lástima porque no solo atenta contra el físico y el rendimiento de los jugadores, sino porque además perjudica el evento y por ende al público, que paga su entrada para ver el mejor tenis del mundo, y que muchas veces, por estas cuestiones, no queda plasmado en la cancha.
¿Numerología japonesa? (Foto ESPN)
Kei Nishikori lució en la capital francesa esta combinación de números en sus zapatillas. Muchos se habrán preguntado el significado. Muy simple, es la fecha de su título en en ATP500 de Tokio el 7/10/2012 por todo lo que significó esa consagración para el japonés. "La victoria fue impresionante. Todo el mundo estaba emocionado. Nadie en Japón creía que esto podía ser posible, menos a tan corta edad", fueron las palabras de su entrenador argentino Dante Bottini, explicando el porqué de dicha inscripción en su calzado.

Daniel Vitale Pizarro

05 noviembre 2012

David pudo con Goliath


Todos contentos

Como un chico tirado en el piso, manos en la cara y entre lágrimas, este jugador que a principio de año se contentaba con ganar Valencia y a lo sumo el Conde de Godó, en la mejor temporada de su carrera cumplió su sueño de levantar un Masters 1000. 30 años y 217 días de su vida, incluidos trece años de profesionalismo y 1h 27m de partido, fue lo que le costó a David Ferrer poder levantar su primer Masters 1000. Luego de caer tres ocasiones en esa instancia (Nadal en Roma 2010 y Montecarlo 2011 y Murray en Shanghai 2011), el español se dio el lujo de acumular varios récords con esta consagración.

Cortó una racha de 17 campeonatos levantados solo por el Top4 en la categoría 1000 y se convirtió en el primer español en ganar París Bercy. Líder en victorias y títulos en 2012 (72 alegrías y siete trofeo), sumó 123 triunfos en M1000 en su carrera. El nacido en Jávea era el jugador con la mayor cantidad de partidos ganados, sin poder ganar en este tipo de torneos. Era. Todo eso lo consiguió luego de su victoria ante el sorprendente joven de 21 años, Jerzy Janowicz, por 6/4 6/3.

Objetivo más que cumplido

El polaco, actualmente 69° en el ranking de la ATP y proveniente de la qualy, derrotó en su camino a la final a Kohlschreiber (19°), Cilic (15°), Murray (3°) y Tipsarevic (9°), para ceder ante Ferrer en la final. Inolvidable debut en M1000 para este gigante bombardero de 2,03 m de altura, que demostró estar a la altura de las circunstancias, con atributos para ser protagonista en 2013, temporada que arrancará en la ubicación número 26° del escalafón mundial.

"Es un sueño ganar un Masters 1000. Pude conseguirlo en Roma, Monte Carlo, Shanghai... Esta vez fue la buena y esto es una recompensa a la mejor temporada de mi carrera. Me he quitado una espina que tenía clavada", dijo el valenciano durante la entrega de premios. El alicantino llegó a la suma de 18 certámenes conquistados sobre 33 finales, siendo éste su séptimo en lo que va del año (récord), en ocho definiciones, solo superado por Federer (9) y Djokovic (10). Auckland 250, Buenos Aires 250, Acapulco 500, s-Hertogenbosch 250, Bastad 250, Valencia 500 y París 1000, completan su faena, más la derrota en Barcelona 500. Estos resultados le permiten ser el único en triunfar en las cuatro superficies en un año calendario, algo que ni siquiera Djokovic pudo hacer en su extraordinario 2011.

Abrazo sentido, sueño cumplido. David y su novia Marta

Durante el ATP 500 de Valencia, pegado al Masters 1000 de París, que a su vez está pegado al Masters de Londres y que por cuestiones de calendario no hubo semana de descanso previo al "Torneo de Maestros" por los Juegos Olímpicos, sucedieron dos abandonos llamativos en primera ronda. Si, así de enroscada es la situación. Tsonga dejó la cancha ante Xavier Malisse por "molestias en la espalda" y Janko Tipsarevic abandonó ante Gilles Simon por "problemas en su hombro derecho". A estas alturas, el tema no era sospechado.

Una semana después, Novak Djokovic, que no había asistido a Basilea, perdía en tres sets ante Sam Querrey luego de ir ganando 6/0 2/0. Curioso. Ya en octavos de final pasó algo aún más extraño. Andy Murray tuvo match point en el segundo set frente al ignoto polaco Jerzy Janowicz, con el cual sucumbió fácilmente en el set decisivo. En esa misma instancia, Juan Martín Del Potro perdió sin oponer resistencia ante Llodra y Tipsarevic, se retiró alegando un "golpe de cansancio" ante Janowicz, justo al saber que había clasificado al torneo de fin de año. Ronda siguiente, en cuartos de final, Tomas Berdych cayó con Simon sin mucha convicción. Todo muy extraño, mucha casualidad en un mismo torneo...

El golpe con el que dominó al polaco en una superficie incómoda para él

Contrario a esto, Tsonga y Ferrer se encontraron en cuartos de final, una final anticipada por nivel y ranking. Los únicos dos de los clasificados al Masters que dejaron todo para intentar ganar, aunque Tsonga haya necesitado llegar a esa instancia para obtener un cupo en Londres y no depender de nadie. A la postre, el mejor rankeado que no "abandonó", tuvo su recompensa. El gran ausente fue el campeón defensor y número uno del mundo hasta el domingo, Roger Federer. El suizo no "jugó" con la gente, que paga fortunas para poder obtener un asiento, y anunció su baja de París luego de perder la final de Basilea ante Del Potro. Además, el certamen sufrió la baja de Nishikori por lesión, antes de disputar su partido con Simon.

Con todas las cartas sobre la mesa, pregunto: ¿Quienes son los verdaderos culpables de los "retiros" anticipados de los jugadores en esta parte del año? ¿Los jugadores? ¿El calendario? Desde mi punto de visto, la culpa es compartida. Desde ya que el calendario viene hace años "consumiendo" a los tenistas profesionales, más aun a los mejores del ranking, que deben disputar torneos prácticamente sin descanso, con viajes por todo el mundo (con lo que eso significa) semana tras semana. Este año, se agravó aun más con los Juegos Olímpicos y esa semana de descanso entre los últimos torneos del año, pero...

Los principales afectados, agradecidos con Ferrer

¿Los jugadores tienen que demostrar su desconformidad con estas actitudes? No. No es justo para los espectadores ni para el torneo. En el peor de los casos, no deben presentarse y ahorrarse las críticas sobre su desempeño, porque el lunes, ninguno se va a retirar por algún problema similar. De hecho, ya están todos en Londres y sin chistar, muy glamorosos con sus sacos negros, posando para las fotos oficiales. Federer, en ese caso, aunque no disputó un torneo obligatorio para los Top30, hizo lo "éticamente correcto".

Indudablemente esto es un llamado de atención para la ATP, que deberá replantearse (ya) la modificación de alguna manera del calendario, porque ya no es raro que desde 2003 París tenga ganadores diferentes, en una época donde cuatro acaparan "casi todo". Una agitada temporada casi descanso y el Masters de Londres unos días después de la final parisina, "obliga" a los mejores del mundo a desertar o llegar casi sin fuerza física ni mental al último Masters1000 del año, priorizando el Masters de fin de temporada en vez de "La Ciudad Luz".

Daniel Vitale Pizarro