Mostrando entradas con la etiqueta Australian Open. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Australian Open. Mostrar todas las entradas

25 marzo 2022

La tenista íntegra

Ashleigh Barty es (era) de esas deportistas que no abundan. En un mundo vanidoso, egoísta e inescrupuloso de estrellas deportivas, la australiana destacó por su perfil bajo pero no por eso estuvo alejada de la realidad. Siempre sonriente en sus redes sociales pero sin hacer ruido en ellas, Ash nunca fue noticia por su presente fuera del deporte, hasta hoy. Barty llamaba la atención por hacer las cosas bien en un contexto donde la mayoría las hace mal. Raquetas rotas, gritos constantes, discusiones con el árbitro y el público o vaivenes emocionales, eran acciones desconocidas para ella, conductas que le hubieran hecho perder el enfoque en su trabajo diario para ser la mejor en el deporte que ama (amó).

Y si además tiene mucha facilidad para pegarle a la pelotita amarilla, se mueve por la pista casi sin hacer ruido y utiliza cada centímetro de la cancha con ángulos imposibles para las pegadoras actuales, tenemos una jugadora versátil, inteligente, veloz, con una templanza de otras épocas y una actitud competitiva arrolladora. En resumen, Ash Barty nació en 1996 pero su juego recuerda al de los años ochenta con la potencia de los años dos mil, una mezcla explosiva que la catapultó en unos años a ser N°1 WTA, ganar el Masters, una medalla olímpica y las tres finales de Grand Slam que disputó, siendo el Australian Open 2022 su último título y partido como profesional.

"Fue la manera perfecta de decir adiós. No conozco un público tan espectacular como el que me animó durante el torneo y aunque no era definitivo, sospechaba que ese iba a ser mi último torneo. Mi triunfo en Wimbledon cambió totalmente mi punto de vista y me animó a preparar bien el Open de Australia, que siempre fue otro de mis grandes sueños. Fue una sensación increíble ganarlo ante unos aficionados que siempre me han permitido ser yo misma, cometer errores, entender mi personalidad", explicaba en la entrevista que dio a conocer su retiro, muy segura de si misma pero a la vez con cierta nostalgia por abandonar el deporte que practicó toda su vida y que le permitió ser quién es.

Ayudar al otro fue el motivo principal de su anuncio, para muchos drástico, para ella necesario y mejor para la sociedad: "No estoy ocultando nada extraño. Carezco de planes fijos en otros deportes, no voy a ser madre por el momento... No hay secretos. Voy a seguir conectada al tenis. Hace 10 días estaba entrenando y seguiré haciéndolo, nunca voy a dejar de jugar a este deporte. Simplemente no lo haré de un modo egoísta buscando progresar en una carrera profesional. Me encantaría contribuir a la sociedad de diferentes maneras y una de ellas es asesorando tenísticamente a niñas y niños. También seguiré implicándome con las comunidades aborígenes y tratando de ampliar sus oportunidades de futuro".

Barty era de esas jugadoras que daba gusto verla jugar. En un circuito femenino tan volátil y exacerbado, plagado de jugadoras altas, rubias, potentes y gritonas, Ashleigh era una bocanada de aire fresco en la WTA. Aunque nos sorprendían sus cortados que parecían detener el tiempo o sus cambios de ritmo desde el fondo de la pista, su regularidad estaba basada en su fortaleza mental. Esa tranquilidad mental fue forjada por su familia, tradiciones y descansos a la largo de su carrera. Su fugaz paso por el cricket profesional australiano en 2014 o el parate obligado pandémico en 2020 fueron fundamentales para aclarar ideas, estar con los suyos, cargar energías y volver mejor de lo que estaba.

Una muestra de que los principios de Barty están por encima de todo fue su pedido de exclusión del ranking WTA a partir del cuatro de abril, al término del Miami Open. Su nombre del ranking será retirado tras haber reinado durante ciento veintiuna semanas como N°1 WTA en dos etapas, la segunda racha será de ciento catorce, cuarto récord histórico en la Era Abierta. La actual monarca del tenis femenino decidió no seguir aumentando semanas en la cima ya que considera que no es justo al estar fuera de la competición, una muestra de altruismo que refleja el porqué del título del artículo.

La sucesora en el primer puesto del escalafón mundial será la polaca Iga Swiatek, que solo tiene palabras de agradecimiento y admiración hacia la aussie: “Cuando entrenaba con Barty sentía que todavía no estaba en su lugar. Es curioso que me marcara ser N°1 como gran objetivo tras ganar en Indian Wells y unos días después se cumpla. Han sido muchas emociones las que he vivido tras su anuncio. Soy una persona muy sensible y estuve llorando un buen rato. Es un ejemplo para todas por anteponer su propia felicidad a cualquier otra cosa. La admiro y respeto mucho, ha sido una gran motivación para mí, la vamos a echar de menos. Escuchar halagos suyos hacia mi persona es muy gratificante. No sé cómo describirlo, estoy muy agradecida”.

El circuito no pierde a una jugadora más, se va una referente en la cual la WTA, empresas y demás actores involucrados en el tenis femenino podrían haber sentado las bases sobre "una jugadora modelo". Quizás el retiro prematuro de Barty diga más del deporte femenino profesional que de la propia jugadora y que si nada cambia, veremos muchos más casos como el de la australiana. Los cambios no suelen verse de un día para el otro pero el plantearse modificar el circuito, el marketing y todo lo que lo rodea para que las jugadoras no sientan tanta presión ni se vean obligadas a crear su propia marca fuera del tenis para obtener reconocimiento sería un primer paso para que el tenis sea más amigable para con las deportistas, actrices principales de todo esto.

Daniel Vitale Pizarro

31 enero 2022

Nadal es atemporal

La paridad se terminó. Los sesenta Grand Slams conseguidos por el terceto Federer, Djokovic y Nadal en partes iguales, se convirtieron en sesenta y uno. Y el encargado de superar esa barrera numérica y psicológica de los veinte no fue el suizo que tuvo su oportunidad en Wimbledon 2019 tras desperdiciar dos puntos de partido con su servicio; tampoco fue Novak Djokovic que en el US Open 2021 entre llantos y rabietas en pleno encuentro no pudo ganar el Grand Slam calendario. El que logró romper esa igualdad fue Rafael Nadal, casualmente en el Australian Open, Major que más se le resistía y donde más ha sufrido su cuerpo. La lucha maratónica por ser el más ganador de todos sigue sin tener fecha de caducidad.

Una imagen vale más que mil palabras y ver al español meter la cabeza en su raquetero para esconder las lágrimas de la emoción por acceder a una nueva final de Grand Slam dos meses después de no saber si iba a volver a competir sin dolor, habla de lo difíciles que fueron estos últimos meses desde aquella lesión en su pie izquierdo en septiembre que lo alejó de las pistas cinco meses. Acostumbrado a las lesiones prolongadas pero cansado de las mismas, 'Rafa' volvió a la competición con la misma ilusión e incertidumbre de siempre, como un joven de veinticinco años pero con la madurez de los treinta y cinco que dice su documento de identidad.

Si al principio del certamen no era candidato al título, tampoco lo era en la final contra Daniil Medvedev. Diez años menor, sin tiempo para preparar tenísticamente el torneo y ante el mejor jugador del momento, el desafío era mayúsculo aunque de Rafael Nadal se tratase. Peor aun cuando desperdició una bola de set para igualar el partido en el segundo parcial. Pero nada de eso perturbó al manacorí. Tampoco le tembló el pulso cuando tuvo que levantar tres bolas de quiebre en el tercer set, virtuales puntos de partido. Remontada en curso, quizás el peor mazazo fue perder su servicio en el quinto set para ganar el torneo. "Joder, otra vez voy a perder teniendo esta ventaja, como en 2012 y 2017", pensó en ese momento...

Pero su incasable espíritu de lucha le permitió volver a quebrar el saque de su rival y ganar el suyo con una volea de revés para el delirio de la 'Rod Laver Arena' y de todo un país que festejó el título como si fuera suyo: "La final ha tenido de todo. Hubo un momento crítico, total, ese 2-3 0-40, fue momento casi de match point. Pero también tuve muchas opciones en el segundo. Perderlo fue un mazazo. Ya estuve en esa posición varias veces en mi carrera, sobre todo aquí en Australia, con break a favor en el quinto y hoy me pasó lo mismo. Fue duro de aceptar. Lo que no podía hacer era no luchar hasta el final. Me mantuve con la cabeza fría hasta el final. La suerte también me ha acompañado en algunos momentos".

Embed from Getty Images 

Los cinco sets ante Shapovalov en cuartos de final (perdió cuatro kilos por la deshidratación) fueron la prueba de fuego para saber internamente que estaba listo para pelear por el trofeo. La final fue una muestra más del poder de la mente por sobre el físico, que los límites se los pone uno mismo y que lo mejor de uno surge ante la adversidad, siempre y cuando estés dispuesto a dar todo de ti para lograrlo. A veces la victoria está en intentarlo pero cuando ese 'intento' se refleja en un título, sabe mucho mejor. "Aguanta Rafael, aguanta", la frase de su tío que describe una carrera repleta de éxitos forjados en una palabra clave, 'aguantar'.

Aguanta una pelota más, aguanta mentalmente este tramo adverso del partido, aguanta físicamente un set más, aguanta media hora más de entrenamiento, aguanta los meses que sean necesarios para recuperarte de una lesión... A Rafael le han inculcado desde muy pequeño el sentido de la palabra aguantar y ha hecho de eso un arte: "Ha sido el título más inesperado de mi carrera. Tras lo que viví en los últimos meses, este trofeo significa mucho para mí y para los que estuvieron a mi lado en los últimos tiempos. A estas alturas de mi vida, después de todo lo que he tenido que pasar, siempre mantuve la ilusión de volver. Esa ilusión me ha llevado hasta aquí".

Ignacio Camacho describe a la perfección al Rafael Nadal competidor: "El secreto del mallorquín, lo que le hace especial en este tiempo de excusas, falta de compromiso y abuso de la autodispensa, consiste en la capacidad para encajar el sufrimiento y procesar la adversidad con inteligencia sin descargarla en culpas o circunstancias ajenas. Su éxito constituye una lección de control sobre sí mismo, de sentido del deber, de exigencia, de ética del trabajo y de responsabilidad sobre su carrera. Ha construido una leyenda de excelencia en dirección opuesta a la hegemónica cultura de la reclamación y de la queja". 

*Nadal es atemporal, título de @matchtenis.

Daniel Vitale Pizarro

23 febrero 2021

El poder de la mente


Contra todo y todos, a por todo y todos. Así pueden resumirse las dos semanas en Australia de Novak Djokovic. Privilegiado como tantos otros por no haber viajado en vuelos comerciales y no tener que estar encerrado en un hotel quince días antes del Australian Open, lesionado ante Taylor Fritz con la posibilidad de no presentarse ante Milos Raonic, salvando un partido extraño con Alexander Zverev y pasando por arriba a Aslan Karatsev y Daniil Medvedev antes de levantar el trofeo, el serbio tuvo que lidiar con la prensa, entrenadores, jugadores y opinólogos de todo tipo que juzgaban su actitud dentro y fuera de la pista. Él respondió como mejor sabe: ganando.
"Se ha sido injusto conmigo criticándome cuando no se sabían muchas cosas, pero no es la primera vez. Ganar el torneo es mi respuesta a todos los que lo han hecho", esbozaba el serbio, acostumbrado durante los últimos años a tener que luchar contra viento y marea para contentar a propios y ajenos. Djokovic no esconde su deseo de ser el mejor y esa arrogancia parece que molesta. Detrás de la falsa modestia de Roger y Rafael que en sus declaraciones parecen privilegiar otras cosas más allá de las victorias, Novak es todo lo contrario y con el objetivo de ganar a como de lugar, sin trampas de por medio, hace todo lo que esté a su alcance para superar en números a sus rivales de siempre. 

Embed from Getty Images 

"Sé que ha habido muchas especulaciones, gente que se pregunta si estoy lesionado, que cómo puedo recuperarme tan rápido o que es imposible hacerlo. Los entiendo. Todos tienen derecho a su propia opinión. Lo que hemos hecho en los últimos diez días se verá en detalle probablemente a fin de año cuando salga el documental que estamos haciendo. Filmamos muchas cosas que he estado haciendo aquí, pero también en los últimos seis meses. El dolor estaba a un nivel soportable para mí. Simplemente acepté el hecho de tener que jugar con el dolor", declaraba y aclaraba Djokovic sobre su lesión y su recuperación en pleno torneo, sin aparentes secuelas en las rondas finales. 


Recuperación que no fue tal, al conocerse los estudios médicos tras ganar su noveno Australian Open. Un desgarro abdominal que inició siendo de 17mm en el partido ante Taylor Fritz, finalizó mucho peor el último domingo alcanzando los 25mm. Se preguntarán entonces cómo pudo jugar a ese nivel durante cinco partidos en un Grand Slam... Solo basta mirar la entrega de premios del Australian Open 2012 para darse cuenta de qué están hecho estos jugadores y de cuanto pueden resistir sus cuerpos cuando la mente se sobrepone al dolor, a pesar de que éste aumente e imposibilite a cualquier ser humano convencional golpear una pelota de tenis.
Una vez más, la aceptación de la realidad y la adaptación a la misma, la capacidad de asimilar la frustración y el dolor y sobreponerse fue lo que marcó la diferencia para que el N°1 levantara su 18° Grand Slam. Novak Djokovic dio otra muestra de que la capacidad de su mente no tiene límites y que mientras más acorralado se siente, mejor sale de esa situación, como si se sintiera cómodo ante la adversidad. Se escribe fácil, se ve difícil pero en la práctica resulta imposible de imitar: "Era consciente de que si seguía jugando posiblemente me haría más daño pero decidimos, junto a mi equipo médico, arriesgar de más por ser un Grand Slam. Gracias a ellos pude lograrlo, hicieron un trabajo tremendo, estoy tremendamente agradecido".
El actual número uno del mundo superará en marzo las 310 semanas de Roger Federer en la cúspide del tenis mundial, otro récord que Novak le 'robará' a Roger. Si algo le faltaba a Djokovic para que los fanáticos de Federer lo quieran un poco menos era esto. El balcánico deberá convivir con ese 'amor-odio' de los fanáticos hasta el final de su carrera. Cada vez que supere a Federer o Nadal en alguna estadística histórica, sumará nuevos 'enemigos', ese es el precio que desde 2011 debe pagar por haber roto esa dualidad que parecía impenetrable durante una década.

 
La desastrosa experiencia del Adria Tour, la descalificación del US Open, la paliza de Rafael Nadal en Roland Garros y la caída en el Masters con el partido casi ganado ante Dominic Thiem no hicieron mella en la confianza del serbio de cara al 2021. La tónica de las críticas hacia Djokovic no mermó durante el Australian Open y su nivel de tenis tampoco, por lo que seguramente se acordará por mucho tiempo de este título, el más resiliente de su carrera, porque pudo contra todo y todos, incluso contra él mismo: "Claro que me duele ver cómo se me critica abiertamente sin saber. Tuve que desarrollar una piel gruesa durante años para hacer frente a cosas así y concentrarme en lo que más me importa".

Daniel Vitale Pizarro

03 febrero 2020

El soberano







Una publicación compartida de ESPN Tenis (@espntenis) el

El dedo indice derecho le parte la boca al medio. Ese mismo dedo se desprende de los labios y señala a su equipo de trabajo, sin esbozar una sonrisa. Se gira y alza los brazos mirando al público. Ahora sí sonríe. Novak Djokovic era campeón del Australian Open por octava vez en su carrera tras batallar durante cuatro horas ante Dominic Thiem. Hace un tiempo que sus festejos no son eufóricos ni de una descarga emocional grande, sino recordemos su último grande conquistado y su celebración, más un desafío para con el público presente que un festejo en sí. El serbio va por la historia grande de este deporte y no escatima a la hora de hablar: quiere ser el más grande de la historia. A día de hoy, nada parece que pueda detenerlo.


A contramano de sus rivales de siempre, políticamente correctos a la hora de sus aspiraciones en el deporte, anteponiendo el competir por sobre todas las cosas y la humildad a la hora de sus preocupaciones con el mundo, "Nole" no se esconde ni peca de falsedad cuando le preguntan por su razón de ser en el deporte de la raqueta. Él tiene un objetivo claro desde la temporada 2015/2016: ser el más grande de todos. Todos juegan para ganar, los grandes campeones juegan para quedar en la historia. Pero no queda bien gritarlo a los cuatro vientos, la falsa modestia tiene más adeptos en el mundo del marketing que la arrogancia, algo que Djokovic se niega a promulgar.

Embed from Getty Images

Por si quedaba alguna duda, el propio Djokovic aclara su visión: "A estas alturas de mi carrera, los Grand Slams son los títulos a los que más valor les doy. Son aquellos que priorizo. Antes de que comience la temporada, intento ajustar mi estado de forma para estos torneo, donde intento estar a mi nivel más alto de tenis, mental y físico. Los Majors son el motivo por el que principalmente sigo compitiendo y jugando una temporada completa, intentando conseguir ser el mejor de la historia. Ese es otro objetivo. Estoy en una gran posición ahora mismo y esto ajusta todo de cara al resto del año. Ganar el primer gran título del año supone una inyección de confianza. Pase lo que pase, habrá sido una temporada exitosa".
Pero volvamos al Djokovic jugador. Poco tiene esta versión 2020 a las versiones 2011 o 2015, cuando arrasaba con todo, estableciendo dos de las mejores temporadas de la Era Abierta de un tenista en particular. Desde su retorno a los primeros planos luego de su lesión en el codo y pérdida de motivación tras obtener en 2016 el Grand Slam de corrido (Wimbledon 2015 - Roland Garros 2016), el balcánico se convirtió en un jugador de grandes torneos y ya no de un año entero. La edad, la familia y el hacer historia, generaron ese cambio de enfoque que le permitió estar al 100% físico, mental y tenístico en los Grand Slams, los torneos que determinan que tan bueno eres como tenista integral y los que quedan grabados a fuego en la memoria colectiva.







Una publicación compartida de US Open (@usopen) el


Está claro que la mentalidad es el punto más fuerte de un tenista profesional, lo que hace la diferencia entre un gran campeón, un gran jugador y un Top100. Hoy en día todos son atletas, físicamente superdotados, con una potencia en sus golpes nunca antes experimentada en el deporte, producto del avance en los cuidados del cuerpo, la alimentación y la medicina. Básicamente son 'superhumanos' con una raqueta en sus manos, que golpean una pelota de tenis a 200km/h durante cuatro horas de partido a una intensidad brutal. La mayoría logra ese combo de cosas indispensables para la competencia actual, pero lo que no alcanzan es un nivel mental que les permita diferenciarse del resto.
Y ahí está la diferencia. Aguantar, esa palabrita predicada por el tío de Rafa, tan simple de pronunciar pero tan difícil de implementar, que simplifica un concepto tan complejo de realizar. El no rendirse jamás ante las adversidades (físicas, mentales o técnicas), el siempre dar algo más de lo que el mundo espera de ti y el aprender a manejar las frustraciones y transformarlas en una motivación para mejorar (en un partido, temporada o carrera deportiva). La capacidad de manejar las emociones sin permitir que nuble la vista o tiemble el pulso es un talento al alcance de muy pocos tenistas en la historia. Novak Djokovic es uno de ellos, de los que rinden bajo presión mejor que si no lo estuvieran,  de esos jugadores que veremos pocas veces en nuestras vidas.

"Ajde!" The Movie from Zuzanna Szyszak on Vimeo.

El trabajo mental de Djokovic no fue de un día para otro, ha sido una construcción personal y profesional desde pequeño, en una Serbia convulsionada por la 'Guerra de los Balcanes' y que con el correr de los años, su mente se fue fortaleciendo y forjando hasta su transigencia actual: "Yo crecí en Serbia, en un momento difícil de mi país donde teníamos que hacer cola para comprar pan, agua y cosas básicas en la vida. Ese tipo de cosas te hacen más fuerte en lo que sea que decidas hacer en tu vida. De ahí mi fundación (Novak Djokovic Foundation), porque vengo de no tener nada, en una vida difícil. Eso me hace recordar de dónde vengo, me inspira y me motiva".
La victoria en Oceanía trajo consigo una catarata de récords. Los más importantes fueron el retorno al N°1 ATP (276 semanas) y el Grand Slam N°17 a los 32 años, un año menos que Rafael Nadal y seis por debajo de Roger Federer, los protagonistas principales del circuito de los últimos quince años y con los que pelea por ser el más exitoso de siempre. El serbio es el mejor en pistas duras, el español en arcilla y el suizo en césped. Cada uno ostenta pergaminos para ser considerados como el mejor de todos, una decisión que cada fanático defenderá con argumentos válidos y que los especialistas determinarán cuando los tres hayan dejado el tenis profesional. Pero para eso falta mucho...

Daniel Vitale Pizarro

28 enero 2019

La década ganada


Cuando se analizan las épocas, se suelen comparan las décadas y los dominadores de cada una de ellas. En diciembre finalizará la década del 2010 y cuando revisemos los libros de historia veremos que el dominador de estos años ha sido Novak Djokovic. Así como Roger Federer dominó los años 2000, el nacido en Belgrado es el principal protagonista de estos diez años, a falta de uno. Novak cimentó su carrera prácticamente a partir del 2010. Copa Davis, el N°1 (cinco diciembres), catorce Grand Slams y 57 títulos ATP. Nadie ganó tanto en ese período. Nadal y Federer compartieron protagonismo pero en general, un paso por detrás, incluso en los enfrentamientos personales.

La final del Australian Open 2019 prometía mucho. Novak Djokovic y Rafael Nadal, los dos mejores tenistas de la temporada pasada, los dos mejores de ésta década, se verían las caras una vez más. El duelo más repetido de la historia (52 veces) tenía un nuevo capítulo y nada menos que en una final de Grand Slam. Ambos en un nivel fantástico de tenis, físico y mental, no cabía en la cabeza de ningún espectador ni especialista un partido corto. Incluso los entrenadores de ambos tenistas auguraban cinco sets, similares a la semifinal de Wimbledon 2018 (el mejor partido del año). Las semifinales fueron un trámite y los cinco partidos anteriores, casi que también.


Pero nada de lo presagiado por expertos y neófitos del tenis sucedió. Y el culpable fue Djokovic. Apenas dos horas y cuatro minutos de tenis le ofrecieron al público australiano, ávido de tenis y con las imágenes aun intactas de dos gladiadores sentados en sillas durante la entrega de premios del Australian Open 2012, totalmente acalambrados por disputar la final más larga de la historia de los Grand Slams (5h 53m). Este año no hubo rival. Novak literalmente pasó por arriba a 'Rafa'. Lo superó en todo, pero sobre todo mentalmente. Tácticamente perfecto, su mentalidad de acero le permitió ejecutar la táctica a la perfección.


Nadal nunca pudo ingresar al partido. Plantado sobre la linea de base, cambiando direcciones a gusto y placer, cargando el juego sobre la derecha del español y presionándolo constantemente, el serbio selló un partido que rozó la perfección. Nueve errores no forzados, en una final de Grand Slam y ante Rafael Nadal. Nada mal, ¿no? Dicen los psicólogos que cuando uno se siente superior, y el rival se sabe inferior, los jugadores responden como tales. Djokovic dictó y Nadal acató. Es cierto que el manacorí tuvo alguna que otra oportunidad de meterse en el partido y no la aprovechó, pero el partido fue un monólogo de "Nole". Nunca lo dejó respirar y el resultado fue arrollador (6/3 6/2 6/3).


Reflexivo, Nadal valoró su desempeño durante los quince días de torneo y el excelso nivel del campeón: "He hecho muchas cosas bien. Vengo de situaciones difíciles, momentos complicados que no han sido fáciles de aceptar y aun así llegué a la final jugando a un nivel muy alto, sin perder sets. Pero hoy me encontré a un rival que fue superior y eso es totalmente reconocible, uno no tiene que esconder la realidad. Hoy Djokovic era mejor jugador de lo que yo podía ser esta noche. Así se resume. Ahora hay que seguir trabajando esos aspectos que han salido bien y  mejorar los que no he podido poner en práctica, que necesito para competir al nivel que me exige un rival como el de hoy. Espero estar preparado para la próxima, trabajaré para ello".
Emocionado y con la voz entrecortada, Djokovic agradeció a todo su círculo íntimo: “Muchas gracias a mi equipo. Es un deporte individual pero siempre están conmigo. Me toleran en los malos días y me apoyan siempre. Consiguieron la fórmula del éxito. Marian, muchas muchas gracias por volver conmigo. Me gustaría decir 'hola' a mi familia, saludar a mi mujer y mis hijos que me dijeron que verían el partido desde casa. Los trofeos son más especiales cuando tienes a la gente que quieres para celebrarlos. Son las personas más importantes de mi vida junto a mis hermanos y mis padres. Quiero agradecerles el sacrificio que hacen por mí, por dejarme vivir mi sueño. Por su amor incondicional”.
Siete veces tuvo a 'Norman' en sus brazos, más que cualquier otro tenista en la historia de este certamen. Roy Emerson en el amateurismo y Roger Federer en el profesionalismo ganaron seis veces pero el balcánico subió el listón un peldaño más. Denominado 'Norman', el nombre completo del trofeo es "Norman Brookes Challenge Cup", tal como se describe en la propia Copa. Se lo llama así en honor a Norman Everard Brookes, el primer gran tenista australiano que se destacó fuera del continente oceánico, siendo el primer campeón de Wimbledon no británico en 1907 y el jugador más viejo en ganar un título de Grand Slam (dobles) a los 46 años en el Australian Open 1924. Además fue presidente de la 'Lawn Tennis Association of Australia' durante 28 años.

Daniel Vitale Pizarro