06 abril 2021

Oportunidad aprovechada


Poco a poco, como para que nos vayamos acostumbrando y el golpe no sea tan abrupto, los campeones de los torneos más importantes del mundo empiezan a no ser los mismo de siempre. El paso del tiempo empieza a pasarle factura a Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic, dominadores absolutos de los últimos quince años del profesionalismo. Y por más que sigan vigentes y en los puestos más altos del ranking ATP, comienzan a sentir sobre sus espaldas esos quince/veinte años al más alto nivel. Eso no quiere decir que no ganarán más Grand Slams o Masters1000, solo basta mirar los últimos campeones para refutar esa teoría. Lo que sí es cierto es que tendremos que acostumbrarnos, cada vez más, a ver menos en pista al 'Big3', seleccionando con precisión quirúrgica cada torneo.
Sin Indian Wells en el camino, con la posibilidad de mantener vigentes un cincuenta por ciento de los puntos de ¡Miami 2019! y con la temporada de tierra batida a la vuelta de la esquina, el Miami Open sufrió una catarata de bajas de último momento digna del 2020 pandémico. En ese contexto y sin la presencia de Roger, Rafael y Novak, el cuadro principal se abría a posibles nuevos campeones. Disputar un certamen sabiendo que no se cruzarán con ninguno de ellos en las rondas finales, es un alivio mental gigante para las nuevas generaciones, tan capacitadas física y tenísticamente para vencerlos y a la vez tan respetuosas a la hora de enfrentarlos, sin esa convicción real de que pueden ganarles.

Embed from Getty Images 

La presión de ganar sin los mejores de siempre, para los mejores del momento, a veces es mayor que si estuvieran. A la final de Miami 2021 llegaron dos jugadores fuera del Top30, algo que no sucedía en un Masters1000 desde París 2003, 'casualmente' la primera temporada de Roger Federer como campeón de Grand Slam. Una de las sensaciones del circuito, el italiano Jannik Sinner (31°) de diecinueve años se medía frente a su asiduo compañero de dobles, el peligroso polaco Hubert Hurkacz (37°) de veinticuatro años. El que lograra imponer su estilo de juego, se llevaría el título. Todo eso 'a priori', porque una final de tal importancia no se gana solo jugando bien, muchos menos aun siendo para ambos su primera definición de esa magnitud.


La final fue un encuentro opaco, en el cual reinó el nerviosismo y las malas decisiones, producto del famoso miedo a ganar, a veces consciente y muchas veces inconsciente, dependiendo de como cada uno logre sobrellevar la situación. La batalla tenística viró hacia una mental, con oportunidades desperdiciadas por ambos que supo aprovechar mejor Hubert, el nuevo campeón del Masters1000 Miami: “Que Jannik no pudiera cerrar el primer set fue un punto de inflexión, un alivio. También tuvo oportunidades de colocarse 5-5 en el segundo set, estaba en plena remontada, empezó a jugar mejor y yo me puse nervioso. Pero pude volver a subir mi nivel para ganar los puntos importantes”.


Hurkacz no sabe lo que significa perder en el Estado de Florida en 2021. Su récord de 9-0 incluye los títulos de Delray Beach y Miami: “El año pasado pasé mucho tiempo en Florida porque mi entrenador, Craig Boynton, tiene su Academia en Tampa. Estuve aquí casi la mitad del año. Trabajamos bastante duro y creo que estoy acostumbrado a las condiciones. Creo que eso ha sido parte del éxito que tuve en Florida". Su invicto en el sureste norteamericano se extiende a las finales ATP, que a pesar de haber disputado solo tres, siempre terminó con el trofeo en sus manos, como en Winston Salem 2019 en Carolina del Norte, paradójicamente un Estado muy cercano a Florida.

Embed from Getty Images 

Gran parte de su éxito se lo debe al experimentado entrenador Craig Boynton, excoach de Jim CourierMardy FishJohn IsnerSam Querrey o Steve Johnson. Antes de la final, Boynton habló con los medios sobre su pupilo: “Cuando uno consigue mantener en la mente las cosas más simples y concentrarte en ellas, es entonces cuando el trabajo comienza a salir bien de verdad. De repente notas cómo llega ese impulso, pero no llega solo, llega con muchas más cosas que te van a ayudar en el día a día. Siempre es necesario tener que sufrir y trabajar duro a través de un par de partidos, solo después de algo así puedes volver a la pista con mucha más confianza y seguridad”.
Como sucede con la mayoría de los jugadores que llegan al Top100 y quieren seguir avanzando, la parte del juego a mejorar es la mental. Romper la barrera del Top50, del Top20 o de ganar un torneo importante, requiere de un comportamiento mental dentro y fuera de la pista diferente al de un Top200 que intenta ganarse la vida tratando de ingresar al Top100, por poner un ejemplo diferente de un grupo de jugadores no tan diferentes... Las prioridades van cambiando según el ranking y a pesar de sonar así de cruel, la realidad de los tenistas se basa en salir lo más pronto posible de los Futures para no perder dinero, tener buenos resultados a nivel Challenger y asentarse en el Top100, estatus que le permitirá viajar por el mundo con todos los privilegios del circuito principal.
Hurkacz entendió su nueva situación de Top50 e hizo lo más difícil, plasmarlo dentro de una pista de tenis. Así lo cuenta su entrenador: “Un par de días antes del comienzo del torneo, me sentí con Hub y hablamos tranquilamente. ‘Simplemente, deja que las cosas pasen. Eso es todo, deja que llegue y que suceda, porque tú ya estás trabajando bien, estás en la dirección correcta’, le dije. Uno no se sienta delante de un microondas y empieza a gritarle, no le puede pedir que vaya más rápido, pues esto es lo mismo. Aquí cada cosa se cocina a su tiempo, las cosas suceden cuando deben suceder”. La tranquilidad que muestra Hubert dentro de la cancha es la misma que le traslada su entrenador desde fuera y los resultados quedaron a la vista de todos.

Daniel Vitale Pizarro