Mostrando entradas con la etiqueta Sydney. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Sydney. Mostrar todas las entradas

14 enero 2019

Puente universitario




Una publicación compartida de Tennys Sandgren (@tsandgren7) el

El tenis Universitario de Estados Unidos es el de mayor nivel del mundo. Jugadores de todo el globo emigran a las Universidades norteamericanas para jugar al tenis y estudiar, mezclando el estudio y el deporte, un combo ideal para un adolescente que no sabe si intenta convertirse en tenista profesional o se dedica al ámbito laboral tradicional luego de conseguir un título Universitario. Desarrollar una posible carrera como tenista profesional y ser un profesional en otro sector gracias al estudio tranquiliza mucha veces al joven y genera que juegue sin presiones ni tantas obligaciones como si solo golpeara una pelotita para subsistir.


En ese contexto, las Universidades reclutan a los mejores exponentes de sus Estados y becan a posibles buenos jugadores de todo el mundo. Los elegidos deben aprobar un examen de admisión (SAT y TOEFL), ser tenistas amateur y haber finalizado los estudios secundarios/bachillerato. Según el nivel de tenis del alumno y de la Universidad, disputará la División más acorde a su rendimiento. La división más alta se llama "NCAA I" y es el paso previo al circuito profesional ITF o ATP, siempre y cuando el objetivo del jugador sea dedicarse por completo al tenis. Las otra divisiones son "NCAA II", "NCAA III", "NAIA" y "Junior College".
La lista de jugadores ATP destacados que fueron jugadores Universitarios norteamericanos es extensa, lo que comprueba lo exitoso del sistema educativo/deportivo a lo largo de los años. John Isner, Kevin Anderson, Steve Johnson o los hermanos Bryan, son los máximos exponentes en activo del formato estadounidense. Menos conocidos pero ambos Top100 aparecen Tennys Sandrgren (UT 2010-11) y Cameron Norrie (TCU 2015-17). Estos dos últimos disputaron la final en Sidney, demostrando que el camino del tenis combinado con el estudio es posible y es una alternativa superadora a la dedicación exclusiva a un deporte en particular.
Rivales en el circuito Challenger, nunca se habían enfrentado a nivel ATP. “Creo que Cam me ha ganado 18 veces seguidas”, bromeaba Tennys sobre su historial (2-4) frente a Cameron antes de la final en Australia perdiendo las últimas tres veces que lo enfrentó, incluyendo la final en 2017 del Challenger en Tiburón, California (USA). Sandgren conocía lo que era disputar una final ATP (Houston 2018) pero Norrie nunca había llegado a una definición por el título y el norteamericano sacó provecho de la derrota en abril de la temporada pasada sobre arcilla y ante otro universitario récord, Steve Johnson.
Cameron Norrie, nacido en Johanesburgo (Sudáfrica), criado en Auckland (Nueva Zelanda), nacionalizado británico (padre escocés, madre galesa) y jugador Universitario norteamericano en la Universidad Cristiana de Texas es entrenado por Facundo Lugones, excompañero en la Universidad con el que forjó una amistad que va más allá de la relación entrenador-jugador. Gracias a Lugones, "Noz" ha entrenado en Argentina con Juan Martín Del Potro, Diego Schwartzman y Leonardo Mayer, incluso formó parte del equipo de Interclubes del Buenos Aires Lawn Tennis Club en 2017, año en el que hizo la pretemporada en Argentina.

Sandgren contó sus sensaciones pospartido. El lunes aparecerá como 41° ATP, su posición histórica más alta: "Este título significa mucho, me esforcé mucho estos meses preparando la temporada y recibir el premio tan pronto es algo muy gratificante. Tener cierta experiencia adicional me ayudó en la final, intenté mantenerme estable mentalmente y empezar con un poco más de energía. He sacado muy bien durante toda la semana y la derecha ha funcionado como quería, siento que me estoy moviendo realmente bien, aunque mi objetivo sigue siendo permanecer dentro del top100. Estoy tratando de mejorar y ver hasta donde puedo llegar, no tengo miedo de apuntar alto".

Daniel Vitale Pizarro

15 enero 2018

La juventud ataca

Embed from Getty Images

Los torneos previos a los Grand Slams siempre dan que hablar. Sin los mejores jugadores del circuito que se preservan para competir unos días después a cinco sets, es común que los protagonistas sean desconocidos o poco populares para el aficionado televisivo. Alex de Miñaur y Daniil Medvedev fueron los destacados de la semana al alcanzar la final del ATP250 australiano. Para Medvedev (ruso) era la segunda final ATP a los veintiún años tras la perdida un año atrás en Chennai; para De Miñaur (australiano, residente en España de padre uruguayo y madre española) era su debut como finalista en el circuito principal con tan solo dieciocho años de edad.

Proveniente de la qualy Daniil y directo en el cuadro principal Alex gracias a un Special Exempt por alcanzar semifinales en Brisbane y no poder disputar la clasificación en Sydney, llegaron a la final La final más joven de la Era Abierta (39 años entre ambos), superando por meses a la disputada por Nadal y Djokovic en Indian Wells 2007. En ambas precoces definiciones por el título el ganador fue el mayor. El "Oso" Medvedev derrotó al #NextGen De Miñaur 1/6 6/4 7/5 en un partido parejo y luchado, un lindo espectáculo para el público presente con dos jóvenes que nunca se rindieron a pesar de su edad y de las adversidades cotidianas de un partido de tal magnitud.

Una publicación compartida de Medvedev Daniil (@medwed33) el 

Curiosa la historia de Medvedev (84° ATP) y su participación en Australia a último momento. El propio jugador cuenta porque decidió jugar en Sydney: "Quería ir a Auckland porque mi novia tenía un visado para Nueva Zelanda, pero nadie se dio de baja del torneo. Luego hubo cuatro ausencias pero ya no podía ir. Tuve que superar esta fase previa y al final he ganado el torneo. Ha sido extraordinario". El joven ruso destaca por sobre todas las cosas su evolución mental: "No he roto una sola raqueta ni he perdido el control. Tanto en las semifinales como en la final he tenido situaciones muy adversas y no dije ni una palabra. Eso se debe al gran trabajo que hice en pretemporada".

Daniil irrumpió en el circuito ATP hace apenas un año atrás al perder la final del ATP250 Chennai. En Wimbledon sorprendió a propios y extraños al derrotar en primera ronda a Stan Wawrinka (3°), su primera victoria ante un Top10. Al siguiente certamen en Washington venció a Dimitrov (11°) en octavos de final. Junto a buenos resultados en Challengers ingresó al Masters #NextGen disputado en Milán en el cual finalizó tercero. Su nombre estaba en la tapa de todos los diarios deportivos. Sin parentesco con el ucraniano Andrei Medvedev (finalista de Roland Garros 1999), el nacido en Moscú vive el mejor momento de su carrera, y va por más.


Del otro lado de la red, la sorpresa mayor. Alex De Miñaur y una historia muy particular. Nacido en Sydney, a los cinco años emigró junto a su familia a España. Dotado de un talento singular, fue N°1 español en la categoría Sub10. Destacado en las categorías menores pero sin recursos para poder costear su formación tenística, su madre concurrió a la Federación Valenciana de Tenis a pedir ayuda económica para el desarrollo tenístico de su hijo y la respuesta fue un rotundo "No", que no contaban con los recursos para otorgarle ni siquiera una beca básica. Sin oportunidades, la familia regresó a Australia, país que ni lento ni perezoso, vieron las condiciones de Alex y le brindaron todo lo necesario para crecer como jugador de tenis.

Y los frutos no tardaron en llegar. A los quince años fue semifinalista del US Open y finalista del Eddie Herr. A los dieciséis fue campeón del Australian Open en dobles y semifinalista en singles, y además finalista de Wimbledon. N°2 del mundo en junior, prometía mucho. 2017 fue el año de su ingreso al circuito ATP disputando la gira australiana con dos victorias en tres torneos, incluida una en el Australian Open, debut absoluto en Grand Slam con triunfo incluido. El prodigio australiano que dejó escapar España se hacía realidad. Menor de edad, no volvió a ganar un partido ATP esa temporada pero si se fogueó entre qualys ATP, Challengers y Futures antes de explotar en 2018.


Aguerrido, potente, agresivo y sin miedo ante los mejores, Alex aprovechó las invitaciones en Brisbane y Sydney siendo semifinalista y finalista respectivamente con seis victorias ante jugadores Top50, algo que ni siquiera soñaba para esta altura de la temporada. En su país y en su lugar de nacimiento, su tenis fluyó y los resultados se fueron dando a su gusto. Wild Card en el Australian Open más que merecido, llega al primer Grand Slam del año en su mejor momento tenístico y de ranking (127°) y aspira alto: "Quiero ser N°1 del mundo y ganar más Grand Slams que Federer". Ambiciosa e incrédula frase, el tiempo dirá para que está De Miñaur en el circuito ATP.

Daniel Vitale Pizarro

16 enero 2017

Felicidad completa



Primera ronda de Sydney, semana inaugural del circuito ATP 2017. Alexandr Dolgopolov desperdició un match point ante Gilles Muller. El luxemburgúes, 34° ATP (mejor ranking histórico), avanzó en el cuadro del torneo hasta llegar a la final. En el camino BartonCuevas Troicki (campeón defensor). La final lo encontraba con Daniel Evans, debutante en finales de esta categoría. El veterano de 33 años llegaba a una definición ATP por sexta vez en su carrera, sin poder ser campeón en ninguna de las anteriores. Washington 2004, Los Ángeles 2005, Atlanta 2012 y Hertogenbosh y Newport en 2016, los subcampeonatos del nacido en Leudelange.

Jugador ofensivo por naturaleza, de la vieja escuela (saque y volea), es de los pocos en el circuito que mantiene ese estilo de juego, dilapidado por la homogeneización de superficies y por la velocidad de la devoluciones. Gilles Muller buscaba en la gira oceánica cortar la racha negativa de finales luego de haber caído en el debut en Brisbane a manos de Jared  Donaldson. Superado el susto de la primera ronda, Gilles se encargó de ahuyentar los fantasmas de las anteriores derrotas y pudo gritar campeón por primera vez en su carrera a los 33 años, un año menos que Estrella Burgos, el jugador más longevo en debutar como campeón ATP.

Lágrimas en los ojos, mil imágenes en su cabeza. Muller, desbordante de alegría, no pudo contener la emoción. Micrófono y trofeo en mano entregado por ROD LAVER, junto a sus hijos en la premiación, Gilles se quebró y dijo cosas como estas: "Cuando llegué aquí no podía imaginar que acabaría llegando a la final, mucho menos ganando el título. Esto significa mucho para mi. Como pueden ver, estaba bastante emocionado en la pista. Todo lo que ha pasado esta noche ha sido como una película: Rod Laver, mis hijos... todo. Ahora quiero disfrutar de este momento y convertirme en el mejor jugador que pueda llegar a ser".

Zurdo, revés a dos manos, 193cm de altura y profesional desde 2001, Gilles Muller es dueño de un estilo de juego casi en extinción, que incomoda a cualquier rival porque no da ritmo y presiona constantemente. No conforme con finalizar dentro del Top35 por primera vez en su carrera en 2016, su mejor año en cuanto a nivel, resultados y ranking, empezó 2017 mucho mejor. Campeón en Sydney y 28° ATP (su ranking más alto). “Llevaba mucho tiempo soñando con levantar mi primer trofeo, había sido mi objetivo en los últimos tres años. Estaba asustado y preocupado de ser uno de esos jugadores que nunca ganaron un título. Ahora lo tengo y me siento muy bien".
El finalista Daniel Evans disputaba en Sydney su primera final ATP. El británico subió dieciséis puestos para quedar en las puertas del Top50 (51°), su mejor ubicación histórica. 26 años y con más partidos perdidos que ganados a nivel ATP (25-35), Evans sorprendió con su desempeño en Sydney y sobre todo por su victoria ante Dominic Thiem (8°) en cuartos de final (Todos los encuentros hasta la final fueron a tres sets). Sin casi experiencia ATP, mucho menos en finales, y más cansado que su contrincante, Daniel hizo lo que pudo para debutar como campeón pero no le alcanzó.

Para los memoriosos o fanáticos de este deporte, Muller es de los pocos que derrotó a Nadal (3°) en Wimbledon. En 2005 el de Luxemburgo venció al español en segunda ronda a fuerza de saques y voleas punzantes. Luego "Rafa" encadenó tres finales consecutivas, cinco en total y dos títulos, mientras que "Mulles" solo alcanzó la tercera ronda en el All England como mejor actuación. A lo largo de su carrera una sola vez disputó los cuartos de final de un Grand Slam. Además de ganarle a Rafael, derrotó ocho veces más a algún miembro del Top10 en 45 enfrentamientos a lo largo de su extensa carrera que parece no tener fecha de vencimiento.

Daniel Vitale Pizarro

18 enero 2015

Recupera terreno


"Esto pone punto y final a mis sueños de ser un jugador de élite". Esta frase ya quedó sepultada 18 meses atrás...

Los últimos 18 meses de Viktor Troicki no fueron para nada fáciles. Ni normales. Durante el Masters 1000 de Monte Carlo 2013, el serbio fue seleccionado al azar para someterse a un control de orina y sangre. Entregó la muestra de orina pero se negó a la extracción de sangre alegando no sentirse del todo bien. Según cuenta Viktor, con el permiso de la oficial de turno para postergar el examen al día siguiente. En los tribunales, la oficial niega la versión del jugador y Troicki es sancionado por negarse al control antidoping.

El TAS había resuelto la suspensión del jugador por 18 meses. Luego de la apelación le redujeron la pena a 12 meses, con este comunicado que argumentaba su decisión: "El TAS reconoce que la oficial antidopaje debería haber informado en términos más claros de los riesgos que comportaba no someterse al control sanguíneo pero, a pesar del malentendido entre el jugador y el oficial de control, nada sugiere que Mr. Troicki intentase evitar la detección de una sustancia prohibida en su organismo". Las quejas del propio sancionado y de varios tenistas, entre ellos su amigo Djokovic, no tardaron en llegar.

Revancha

La fecha de regreso era el 15 de julio de 2014. Una semana después, gracias a un "wild card" de Gstaad, volvió al circuito ATP y no defraudó. Alcanzó los cuartos de final con victorias ante Thiem (47°) y Golubev (59°) hasta que lo frenó Verdasco (38°). Semifinal desde la qualy y cuartos de final en dos Challengers, desembocaron en su primer título desde su vuelta. En Como (Italia) desde la clasificación se coronó campeón en el Challenger de esa ciudad. Otro cuartos de final en el siguiente torneo de la categoría para ser nuevamente campeón en el Challenger de Banja Luka (Bosnia). Todo iba sobre rieles.

El ranking ya le permitía disputar las clasificaciones de los torneos ATP y en Shenzhen y Viena las superó pero perdió en cuartos y semifinal respectivamente. Terminó el año como el 101° del mundo, con muchas probabilidades de ingresar al primer Grand Slam de forma directa. Los seis puntos cosechados en la qulay de Brisbane le sirvieron para ubicarse en la posición 94° e ingresar al "main draw" del Australian Open. Premio al esfuerzo. En seis meses avanzó casi 800 puestos. Pero el premio mayor estaba esperándolo.

¡Prendé la TV, soy el campeón!

Sydney contaba con Fabio Fognini como único Top20 en el cuadro. Un torneo abierto, como la mayoría de los certámenes previos a los Grand Slams, en los cuales no se presentan los mejores del circuito para preservar sus físicos. En ese contexto, Viktor Troicki pasó la qualy. Sorteó las rondas con victorias ante Klizan (34°), Andujar (40°), Bolelli (51°) y Muller (45°). En la final se encontró con Mikhail Kukushkin (66°), proveniente de la clasificación como él. Primera final ATP en la historia que dos "qualys" accedían al partido final. Y en esta ocasión, ambos con un solo título en su palmarés.

La final no fue lo que prometía. El kazajo venía de derrotar a Del Potro y Mayer con una racha de catorce sets consecutivos desde la clasificación. En el partido decisivo, ni lo inquietó al serbio que lo paseó por toda la cancha. 6/2 6/3 para Viktor que gracias a su segundo trofeo ATP, subió 38 puestos y alcanzo la posición 54° en el ranking ATP. "Ha sido un camino duro, mucho trabajo, y ha tenido la recompensa con un estupendo título. si miro hacia atrás donde estaba hace cinco o seis meses, es increíble haber ganado un título. Así que es un momento muy bueno para mí y para todo mi equipo. Es muy emotivo". Merecido campeón.

Casi completa una semana de ensueño...

Kukushkin fue objetivo con sus declaraciones tras la final alcanzada en la antesala del Australian Open y entre alegría y decepción, dijo palabras como estas: “Una final en un torneo ATP es importante. Por supuesto que es algo especial y por supuesto que ha estado bien para mí porque gané siete partidos. Empezar la temporada de este modo, ganando tantos partidos y mucha confianza, es muy importante. Me llevo algo positivo de eso. Pero está claro que ha sido una final decepcionante para mí. Viktor ha jugado mejor hoy”.

El atractivo principal del torneo oceánico era sin dudas Juan Martín Del Potro, por varias aristas. Era el campeón defensor, volvía al circuito luego de casi once meses de inactividad y por supuesto por toda su trayectoria y recorrido hasta hoy. Empuñando un prototipo Wilson en su mano hábil (estaba utilizando las 'K' Factor desde 2009 y le quedaban "sanas" solo tres), derrotó a en primera ronda a Stakhovsky y a Fognini (18°) en octavos de final antes de caer con el ruso nacionalizado kazajo en cuartos de final.

Otra vez a esperar...

El argentino demostró estar muy bien físicamente, espléndido con su servicio, inestable pero hiriente con su drive (normal si ponemos en la balanza cuanto se invirtió para esquivar su revés) pero muy lejos de golpear el revés con naturalidad y lastimar con ese golpe. El uso y abuso del slice por dolor y falta de confianza en su maltrecha muñeca izquierda, no le permitió moverse con comodidad por la cancha. Al evitar el revés deja muchos espacios por el lado del drive y toma decisiones al golpear que no las tomaría si su muñeca le respondiera como antes y eso se notó esta semana. La vuelta a la elite tras tanto tiempo sin competir no será sencilla...

Importante para su motivación es volver a la competencia y tomar ritmo, disputar partidos, sentirse otra vez parte del circuito. Tras casi un año inactivo, eso es lo positivo. ¿Su futuro? Incierto. Lo vivió con su muñeca derecha cuando regresó en 2011 y lo está sufriendo en 2015 con la izquierda. Ya anunció que no jugará el Australian Open para preservar su muñeca y evitar agravar la lesión. Desde Australia, en conferencia de prensa, Juan Martín comunicó su baja del torneo y su sensación tras la decisión: "Pienso en mi carrera. Fue una decisión difícil, pero es lo más inteligente. No es lo ideal, aunque es parte de mi presente". Solo queda esperar.

Daniel Vitale Pizarro

12 enero 2014

A la caza del Top3




La gloria australiana Ken Roswall entregó el pesado trofeo

Al igual que cuatro años atrás, Juan Martín Del Potro (5°) se consagró campeón de un ATP250 antes de debutar en el Australian Open, primer Grand Slam de la temporada. El argentino, en aquel encumbrado 2009, fue el mejor en Auckland (Nueva Zelanda) y este año hizo lo propio en Sydney (Australia), con un nivel superlativo en la final. Mejor imposible la preparación de "La Torre de Tandil" de cara al primer gran desafío de la temporada, donde apenas defiende tercera ronda, muy pocos puntos que defender, lo que significan grandes posibilidades de subir en el escalafón mundial.


El rendimiento de Juan Martín en el torneo oceánico fue creciendo a medida que pasaron las rondas. Tres sets primera y segunda ronda, con alguna que otra duda en su juego, producto de la incipiente pretemporada, le dieron la confianza suficiente para arrasar en semifinales a Tursunov y en la final, frente al campeón defensor y local, Bernard Tomic. Desplegó un tenis sin fisuras, sin errores, sin dudas, y con variantes, algo que se le pide desde afuera. Castigó desde cualquier punto de la cancha y no dejó nunca que su rival tomara la iniciativa. Sabía muy dentro de él que era el favorito pero que ante jugadores talentosos y peligrosos como Tomic no se puede desconcentrar ni dar ninguna ventaja.


Sus golpes rozaron la perfección

Nada pudo hacer el australiano, nacido en Alemania, que felicitó al actual número cinco del ranking mundial: "Juan jugó demasiado bien. Hoy demostró porqué tiene tanta calidad. No hay nada que pude haber hecho. Intenté mantenerle el ritmo, pero el siguió jugando de esa manera. Nunca vi a un tipo jugar un segundo set así. Fue demasiado bueno". Así de claro fueron las palabras de admiración y respeto del joven finalista, promesa mundial que no tardará en tomar los puestos de vanguardia del ranking mundial.


Del Potro logró en Sydney su título número dieciocho en su vigésima quinta final ATP. Una definición más que las alcanzadas por David Nalbandian (11-13), solo superado por los argentinos Clerc (25-10) y Vilas (62-40). Significó para Argentina el trofeo número 208 sobre un total de 399 finales alcanzadas. Una cantidad para nada despreciable en la historia del país que tiene como abanderado y máximo referente a Guillermo Vilas. El tandilense logró consagrarse por quinta vez consecutiva como campeón de un certamen que lo tuvo como primer cabeza de serie, cumpliendo con la lógica, sin titubear ante rivales hipotéticamente inferiores. Una preparación de cara a Melbourne que lo coloca como firme candidato, con poco que envidiarle a Nadal, Djokovic y compañía.




Muy contento por haber ganado el torneo de Sydney! Fue un lindo regalo para el cumpleaños de Franco. Gracias por el...
Posted by Juan Martín del Potro on sábado, 11 de enero de 2014





El equipo de siempre: Davin, Del Potro y Orazi


"Las finales nunca son fáciles pero me sorprendió mi nivel esta noche. Creo que jugué excelente. Mi derecha funcionó perfectamente, hice muchos tiros ganadores, muchos aces, realicé buenos slice. Gané todos los puntos largos, lo cual ayuda a mi confianza durante el juego", les decía a los periodistas, un Del Potro contento por su nivel y a la vez sorprendido por su rendimiento, agregaba: "Jugué en la noche, en la mañana, al mediodía, con distintas condiciones, lo cual es muy bueno para mi adaptación antes del Grand Slam. Ahora tengo un par de días para descansar mi cuerpo y llegar 100% al gran desafío que se viene".

Un dato no menor del argentino son sus raquetas. Aunque suene raro, Juan Martín solo cuenta en su bolso con cuatro raquetas Wilson 'K' Factor (modelo 2009) de las cuales una está fisurada. Las mismas con las que disputó el US Open 2009, que cuida como si fueran sus hijas y que no quiere cambiar mientras resistan sus golpes, golpes y golpes. El problema principal es que la marca de la "W", descatalogó ese modelo hace varios años y Del Potro se niega a utilizar los nuevos modelos. ¿Por qué? Porque atribuye su lesión en la muñeca, esa molestia que lo alejó de las canchas casi un año, al intento del cambio de modelo de raqueta que probó antes del Australian Open 2010. 





Esta es la Wilson 'K' Factor que utiliza Juan Martín Del Potro, descatalogada


Por ese motivo las raquetas del campeón del US Open 2009 se ven gastadas, con marcas y muchos partidos encima, incluso relegando hace años un contrato suculento con esa marca, que solo le provee por ahora las cuerdas, bolsos y accesorios. Será solo cuestión de tiempo ver hasta cuando aguantan esas raquetas, y que "Delpo" se decida a cambiar sus herramientas de trabajo, que tantas satisfacciones le dieron pero que ya no están a la altura de su juego y de la exigencia del circuito. Si quiere pelear bien arriba, necesita raquetas acorde a esa posición, no porque las que tenga sean inferiores, sino porque no están en condiciones por los años de uso.

Con un ojo en su juego y el otro en el ranking, Juan Martín Del Potro comenzará el Australian Open 2014 como preclasificado número cinco, al acecho del Top3. Andy Murray (4°) defiende final y David Ferrer (3°) semifinal. Por el contrario, Del Potro (5°) solo alcanzó la tercera ronda en 2013 y una buena actuación puede acercarlo a esos puestos e incluso superarlos, según los resultados de los tres tenistas en cuestión. En un juego de predicciones, si Juan Martín alcanzara semifinales, desplazaría a Murray sin importar lo que haga el escocés, instancia en la cual podrían enfrentarse estos dos jugadores. Ferrer debería perder rápido para que el oriundo de Tandil pueda pasarlo.



Daniel Vitale Pizarro