Mostrando entradas con la etiqueta Basilea. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Basilea. Mostrar todas las entradas

28 octubre 2019

El patio de su casa







Una publicación compartida de Roger Federer (@rogerfederer) el

A Roger Federer no solo lo une a Basilea el haber nacido en la homónima ciudad suiza del cantón alemán. Su primer contacto con el evento tenístico fue en 1993 (doce años) cuando lo eligieron para ser recogepelotas. En 1997, el helvético de dieciséis años debutaba como tenista profesional en el ATP Basilea, gracias a una invitación por parte de la organización para disputar la clasificación. Veintitrés ediciones después desde su debut en Suiza, las quince finales alcanzadas en su ciudad natal lo convirtieron en el hombre récord de la Era Abierta en disputar definiciones en un mismo certamen y los diez títulos conseguidos allí, récord personal de más trofeos en un mismo torneo junto con Halle. Quizás por eso las lágrimas luego del triunfo en medio de una ovación que parecía interminable.
"La gente piensa que solo estoy ahí, obteniendo el título, pero hay mucho más que eso. Manejar a cuatro niños es todo un desafío, un lindo reto. Y cuando estoy allí y recuerdo todo eso en mi cabeza, me llega y no puedo controlar mis emociones. Con la música de fondo y los niños entrando en la pista... todo suma. Estas victorias significan mucho para mí. Al principio me resultaba incómodo mostrar mis emociones en público pero ahora es parte de mi carrera. No pretendo llorar, pero me viene de forma natural". Amado en todo el mundo por su forma de jugar pero sobre todo por su forma de ser más que por sus resultados inalcanzables, Federer no esconde sus emociones porque no puede, y eso lo hace aun más querible para el público.
El número tres del mundo, sincero sobre sus posibilidades de ganarnunca imaginó este presente: "Tengo sensaciones encontradas. Al inicio de mi carrera, luego de perder dos finales seguidas en Basilea (2000-01), creía que nunca iba a poder ganar aquí. Hoy pienso que en algún momento esta racha ganadora (cinco títulos) se tiene que terminar; lo pensé el año pasado y esta temporada también lo hice. Para mis fans es lógico que juegue semifinales o finales aquí, pero para mí no lo es. Cuando se acercan a mí, me dicen: 'nos vemos el domingo, ya tengo las entradas'. Antes del torneo tuve la sensación de que caería antes de la final. Soy muy realista y sé que el margen de error aquí es muy pequeño. Por eso estoy muy sorprendido de haberlo logrado otra vez".
Primer título con 38 años y cuarto de la temporada, el longevo jugador se acerca a las cuatro décadas con un nivel de tenis asombroso. Rápido de piernas, infalible con su servicio, dominante con sus golpes de fondo y cerrando muchos puntos en la red cual doblista experimentado, Roger parece no envejecer. Al contrario, su juego rejuvenece. Desde Wimbledon que no se mostraba tan fino con sus golpes, una derrota que le costó digerir pero que pudo hacerlo antes de fin de temporada, otra muestra de lo fuerte mentalmente que se hizo con los años. "La experiencia te ayuda en los momentos oscuros", dijo tras ganar en Suiza, haciendo alusión a la durísima derrota en el All England, la más dolorosa de su carrera que 'por suerte' le llegó con 37 años y no siendo un adolescente...

Embed from Getty Images

En Basilea la tradición se respeta y como todos los años, como cuando el propio Federer fue recogepelotas, el campeón de turno les entrega una medalla a cada niño y pizza para todos, una celebración que a Roger le recuerda lindos momentos. Sin París en su calendario 2019 ni las 'Finales de Copa Davis' en Madrid, su temporada finalizará en Londres luego de disputar su decimoséptima 'Copa de Maestros' en donde acumula seis títulos en diez finales disputadas (récords históricos). El suizo emprenderá luego del Masters una gira por Latinoamérica en la que, de no ocurrir cancelaciones de último momento, visitará México, Colombia, Ecuador, Chile y Argentina. No será una gira de despedida porque sabemos que, si el físico lo acompaña, competirá durante todo 2020.


Daniel Vitale Pizarro

30 octubre 2017

Tenista del año

La primera vez que Roger Federer formó parte del torneo de Basilea (ciudad donde nació), que se disputa sobre superficie dura bajo techo, fue a los doce años como recogepelotas (ball boy) en 1993 en la final entre Michael Stich y Stefan Edberg. Roger recuerda como si fuera hoy aquellos días de su infancia: "Recuerdo todo sobre aquel día, sobre todo cuando recibí la medalla. Al torneo iba en bicicleta. Son recuerdos que nunca olvidaré". Como profesional debutó en su ciudad natal en 1998 gracias a una invitación. Andre Agassi se encargó de aguar su presentación oficial en Basilea, pero ese día empezó el apego por el torneo más importante de su país.


Ausente en 2016 por lesión, 2017 era el retorno del siete veces campeón y doce veces finalista del certamen, récord absoluto de la historia en cantidad de finales en un mismo torneo. No conforme con esos números despampanantes, el helvético alcanzó una nueva final en la ciudad que lo vio crecer. Los récords de más finales ATP en un mismo lugar los tienen Federer en Halle y Wimbledon y Nadal en Monte Carlo (11), pero trece finales en Basilea destruye cualquier posibilidad de igualar esa cantidad en el corto plazo. Eso si, los diez trofeos de "Rafa" en Roland Garros, Monte Carlo y Barcelona siguen siendo récord histórico, uno más que los nueve de Roger en Halle.

Pero volvamos a Basilea. La final era de lujo. Juan Martín Del Potro, campeón en 2012-2013 venciendo en la final a Federer, se enfrentaba por cuarta vez en el torneo (2-1) ante Roger. El argentino desde el US Open es otro jugador. 27° en la 'Carrera a Londres' en agosto, noviembre lo encuentra a 190 puntos del octavo clasificado al Masters en un sprint de fin de año memorable. Sin el karma del revés y las lesiones, y con un equipo de trabajo establecido desde la contratación de Sebastián Prieto, "La Torre de Tandil" apunta alto y por razones más que suficientes. El partido ponía muchas cosas en juego, de un lado y del otro de la red.

Embed from Getty Images

Más allá de los récords que Federer se encarga de pulverizar a cada paso que da, el N°1 del mundo estaba en juego para el suizo y el ingreso al Masters para el argentino. Los 1960 puntos se reducirían a 1460 en relación a Nadal (1°) y Del Potro superaría a Carreño Busta (8° Carrera a Londres) por 10 puntos con vistas al torneo de fin de año. Todo eso en una final de un ATP500. Mucho en juego para un partido de tenis. El récord entre ellos en finales ATP no tiene nada que ver al que mantienen en cualquier otra instancia. Mientras que en finales Juan Martín lo domina 3-1, en el total "RF" supera ampliamente a "JMDP" 17-6, con el partido más importante entre ambos en US Open 2009.

A tono con el nivel de 2017 el ganador fue el local y favorito del público, Roger Federer. Dejó escapar el primer set pero se reivindicó con su tenis y sacó adelante un partido harto complicado ante un rival que le trae más problemas que soluciones. 6/7 6/4 6/3 fue el resultado final para el suizo más trascendente del deporte mundial, que emocionado como niño recibió su octava corona en Basilea, misma cantidad de trofeos que en Wimbledon, ambos récords logrados en este 2017 de ensueño. A los 36 años y sin disputar la gira de arcilla, Cincinnati ni París (semana entrante), "Su Majestad" es N°2 del mundo y máximo candidato para el Masters. De locos.
Los protagonistas del domingo tuvieron palabras de elogio entre ellos durante la entrega de premios, habitual en el tenis moderno de "amistades" fuera de la cancha pero que adentro de la misma distan de serlo. "Llevas jugando a un excelente nivel desde el US Open, incluso antes, así que estoy muy contento de verte jugando tan bien de nuevo y, sobre todo, de poder verte jugar todas las semanas. Eso es algo que a mí me gustaría poder hacer nuevamente pero que la edad ya no me permite", le expresó Federer al finalista, a lo que Del Potro le contestó: “Felicidades Roger. Simplemente, me encantaría jugar como tú cuando tenga tu edad, pero no creo que eso suceda”.

49-4 en 2017 es su récord antes de disputar el Masters, la última parada del año. Dentro de esas victorias se encuentran siete títulos y una final sobre doce torneos disputados, un barbaridad. Pero las cuatro derrotas dicen mucho más que las casi cincuenta victorias. Solo en 2005 llegó al Masters con tres partidos perdidos en el año, temporada que finalizó con la final perdida ante David Nalbandian (81-4). Ni siquiera en 2006, el mejor año de su carrera, llegó al "Torneo de Maestros" con cuatro partidos perdidos (92-5). 2017 es el cuarto año con +90% de victorias desde que es profesional, eso dice mucho del presente de Roger Federer, número dos del mundo pero "el tenista del año".

Daniel Vitale Pizarro

31 octubre 2016

Cartón lleno

Era campeón de Grand Slam, de Masters1000 y de ATP250. Finalista en varios ATP500, a Marin Cilic solo le faltaba ser el mejor durante una semana en la categoría 500 para completar todos los casilleros en blanco. Basilea fue la ciudad elegida por el croata para solventar esa "deuda" que tenía, y de paso, quedar momentáneamente clasificado al Masters en la Arena O2 de Londres, torneo que disputó en 2014 y que volverá a ser parte en 2016 si finaliza Paris por delante de Berdych. Sin Federer en el camino (finalista doce veces) ausente durante el segundo semestre del 2016, el torneo quedó acéfalo y el doce del mundo lo supo aprovechar.

Campeón en Cincinnati esta temporada y finalista en Ginebra, Marin llegó a Suiza fuera de los ocho mejores de la temporada. Una derrota prematura de Berdych y su acceso a la final lo ubicaron en la última posición para clasificar al Masters gracias a la baja de Nadal (7°) por lesión. Youzhny, Carreño Busta, Granollers y el complicado Mischa Zverev fueron los rivales que sorteó para llegar a la final ante Kei Nishikori. En dos sets totalmente diferentes el nacido en Medjugorje (así se escribe, vaya a saber como se pronuncia) se llevó el partido 6/1 7/5, el título y la octava plaza para el Masters. De ahora en más depende de él su participación en Londres.

Como en la recordada final del US Open 2014, los rivales en la final de Basilea fueron los mismos y la victoria también se volvió a repetir. A pesar de que Nishikori lleva la delantera en los enfrentamientos personales (7-5), las dos finales disputadas entre sí las ganó Cilic. Esta temporada se habían enfrentado en octavos de final de Wimbledon y el japones tuvo que retirarse del encuentro cuando perdía 6/1 5/1. Finalista en cinco certámenes ATP en 2016, Nishikori solo pudo coronarse en uno (Memphis), un récord negativo curioso porque hasta 2016, sus números en finales eran muy positivos (10-5).

El japonés selló su clasificación al Masters como número cuatro del mundo hace varias semanas. Para el nacido en Shimane será la tercera vez que disputará la Copa de Maestros en la que alcanzó la semifinal en 2014, año de su debut en la "Arena O2". Semifinalista del US Open en 2016, Kei apunta alto para el final de temporada de un año que lo ubica en su mejor posición histórica en el ranking (4°). Bronce en los Juegos Olimpicos de Rio en un partido cambiante y muy demandante ante Nadal, Nishikori tuvo un 2016 muy regular, positivo en los Masters1000 con apenas una sola caída antes de los cuartos de final.

"Hoy me sentí con mucha energía, muy positivo y motivado. Todavía queda mucho para llegar a Londres, pero este partido era muy importante, y traté de estar enfocado en cada punto. Estoy muy contento y orgulloso por cómo jugué estos dos sets, y espero hacerlo igual de bien en París, que será otra semana importante para mí", la alegría del campeón que mira para adelante y es consciente de que no será fácil la obtención del último billete para Londres pero que está yendo por el camino correcto. A falta del Masters1000 de Paris para que finalice la temporada regular ATPCilic aventaja a Berdych por 210 puntos y a Goffin por 400 unidades.

El trofeo en Basilea fue el 16° en su carrera, segundo del año. En total acumula 27 finales ATP, cuatro esta temporada (2-2). Nuevamente Top10 desde el lunes, Cilic tiene en su calendario el Masters1000 de Paris, el Masters (si clasifica) y la final de Copa Davis ante Argentina, de locales. Campeones en 2005 por primera y unica vez en su historia cuando Marin era un destacado junior a nivel mundial, once años después Croacia vuelve a la situación de privilegio de una final mundial. Comandado por Cilic, el equipo croata cuenta en sus filas con Ivo Karlovic (20°) e Ivan Dodig (8° en dobles), jugadores con historia en la competición, peligrosos y sin la ensaladera en sus vitrinas.

Daniel Vitale Pizarro

02 noviembre 2015

Insaciable


En su casa no defrauda y agradece a sus fans con besos al aire...

Semifinal de Indian Wells 2012. Roger Federer derrotaba a Rafael Nadal 6/3 6/4 y acortaba la distancia entre ambos en enfrentamientos personales (10-18). El suizo fue campeón al vencer en la final a John Isner, año que recuperó en número uno del mundo luego de la consagración en Wimbledon. Esa fue la última victoria del helvético ante su rival más difícil de su carrera hasta ayer en Basilea. El triunfo en su ciudad natal cortó una racha de cinco partidos consecutivos sin poder ganarle y casi dos años sin enfrentarse, desde las semifinales del Australian Open 2014. Pasaron casi cuatro años para que se revirtiera la tendencia española.

Doce meses después de Indian Wells 2012, en el mismo certamen, se volvieron a cruzar pero en cuartos de final y el vencedor fue el español 6/2 6/4. Casualmente, "Rafa" fue campeón en California ante Juan Martín Del Potro, en una temporada que fue notorio el desarrollo de ambos. Federer tocó el número ocho del ranking y Rafael terminó N°1 del mundo con varios récords. La final de Roma fue el escenario siguiente en el cual se vieron las caras. Finalista en Monte Carlo y campeón en Barcelona, se encontró con un rival que apenas había ganado un partido en Madrid. Paliza del mejor sobre arcilla 6/1 6/3.

Indian Wells 2012 y 2013, una victoria por lado.
Roma y Cincinnati 2013, ambas victorias para el español.

Campeón en MontrealNadal chocaba en cuartos de final de Cincinnati nuevamente con Federer. A pesar de ofrecer resistencia en el primer set, fue solo una amenaza para el futuro ganador del Grand Slam sobre cemento (MontrealCincinnati y US Open). El resultado fue 5/7 6/4 6/3, lejos de su nivel Roger, que recién encaminó su tenis y volvió a acercarse a su nivel en el Masters de fin de año. En aquel torneo, se enfrentaron en semifinales y una vez más, el de Manacor fue más que el de Basilea 7/5 6/3. El historial quedaba 22-10 al finalizar el 2013, mucha diferencia para las carreras de ambos, curioso pero real.

El 2014 los volvió a poner frente a frente en semifinales del Australian Open. Quizás el mejor Nadal sobre canchas duras ante una nueva versión de Federer, con Edberg en su equipo de trabajo, nueva táctica dentro de la cancha y raqueta diferente, aun en prototipo. Nada cambió. España a Suiza 7/6 6/3 6/3 y a la final en la que los países invirtieron sus resultados ya que Wawrinka se vengó de Nadal y debutó como campeón de Grand Slam, lesión de por medio del derrotado y nivel estratosférico del vencedor. No se cruzaron más en 2014. Recién en la final de Basilea 2015 repitieron el duelo que cambió el tenis en el nuevo milenio.

El Masters 2013 y Australian Open 2014, las últimas victorias de Nadal sobre Federer.

Tres años, siete meses y diez días esperaron los fans para que Roger Federer pueda ganarle a Rafael Nadal. Y fue en el patio de su casa, en Basilea. Siempre dominador el suizo pero con el respeto que siempre le tuvo, titubeó en el segundo set pero a base de primeros saques, idas a la red y agresividad desde el fondo, se llevó el partido, el título y nuevamente el número dos del mundo. Nadal luchó como siempre, incomodó pero no le alcanzó. No llega como antes a los ataques y esos microsegundos que le permitían devolver una bola más y poner a la defensiva a sus rivales, ya no los tiene, y lo sufre en los partidos apretados.

"Estoy muy contento de cómo jugué. Ha sido un día muy especial y una de las mejores semanas mías en Basilea, considerando todo lo que he pasado aquí”, dijo Federer luego de recibir su séptimo título en Basilea, el sexto trofeo ATP del año y el N°88 en lo que va de su carrera. Achicó el historial de finales entre ellos (7-14) y de enfrentamientos personales totales (11-23). Los siete títulos en Suiza igualan la cosecha que ostenta en Wimbledon, Cincinnati y Dubai, debajo de los ocho conseguidos en Halle. En cuanto a finales, las doce en Basilea son inalcanzables para cualquier jugador en cualquier torneo. Los más cercanos: Vilas en Buenos Aires (10) y él mismo en Wimbledon y Halle (10).

El campeón muestra su trofeo y el subcampeón sostiene su plato.

Federer ganó al menos seis títulos en una temporada por séptima vez, misma suma que en 2012. Brisbane, Dubai, Estambul, Halle, Cincinnati y Basilea, más las finales en Indian Wells, Roma, Wimbledon y US Open, llegó a la cifra de diez definiciones ATP al igual que en 2012. Es el séptimo año que llega al menos a diez finales del circuito en año calendario, lo que muestra la vigencia y el alto nivel sostenido a lo largo de su carrera. Top6 ATP entre 2002-2015 (6° dos años, 3° un año, 2° cinco años y 1° cinco años) tiene asegurado el Top4 en 2015, otra marca más.

“Quiero felicitarlo por la victoria. He perdido la final ante Federer en una superficie en la que solo le había ganado una vez en mi carrera y él está teniendo un año fantástico. Aquí jugaba en sus condiciones favoritas y además en casa, aun así he perdido en tres sets por unos detalles. He estado muy bien durante toda la semana, con muchos aspectos positivos de mi juego y de mi mentalidad”, se sinceró "Rafa" tras su 98° final ATP en su carrera (67-31), sexta del año (3-3). Seis del mundo, sin lesiones, sus apenas cuatro victorias ante el Top10 resaltan en su palmarés, un triunfo menos que en 2005. Además acumula 18 derrotas, su peor registro anual desde que es profesional.

@DanielViPiTenis
Daniel Vitale Pizarro

27 octubre 2014

Amo y señor de Basilea


Los hombros levantados de Goffin resumen el partido

Roger Federer. Si, otra vez hablando de él. Incansable rompedor de récords. A sus 33 años, dos meses y veintiún días, el suizo obtuvo su 82° título ATP en Basilea, su ciudad natal. ¡82! El belga David Goffin no ofreció resistencia al dueño de casa que lo trituró 6/2 6/2 en apenas 52 minutos. El buen nivel que mostró el belga durante la semana en Suiza fue opacado por el helvético que se paseó por la pista sin dificultades, muy cómodo con cada uno de sus tiros. Sin fisuras con el servicio (no cedió oportunidades de quiebre, solo cinco puntos), lanzado al ataque, con pocos errores no forzados e infalible en la red, fue demasiado para su admirador, que no estuvo a la altura.

Declarado fanático del ganador de 17 Grand Slams, "La Goff" fue claro con el rendimiento de ambos: "Fue un partido muy duro, por supuesto. Aquí, en su ciudad natal y estando en gran forma, fue demasiado superior a mí hoy. Al principio del partido estaba un poco nervioso, sobre todo una final contra Roger. No es fácil devolver su saque. Es por eso que fue una pesadilla para mí. Me hizo cometer un montón de errores pero ha sido una buena semana para mí".
Federer besa los trofeos, Nadal los muerde...

Como en 2006 (Gonzalez), 2007 (Nieminen), 2008 (Nalbandian), 2010 (Djokovic) y 2011 (Nishikori), Federer fue campeón en su país. ¡Y otras cinco veces perdió en la final! Desde 2006, disputó el torneo en nueve ocasiones y en todas ellas llegó al último partido. La marca de once finales en un mismo torneo es récord en el tenis profesional. Superó las diez alcanzadas por Guillermo Vilas en Buenos Aires, hasta estos días, el récord era compartido. Agregó Basilea a su lista de torneos que ganó seis o más veces. Dubai, Basilea, Cincinnati y el Masters los obtuvo en seis ocasiones y Halle y Wimbledon los capturó siete veces.

El año de Federer está a la altura de sus mejores, salvo por la cosecha de Grand Slams, por lo que no es número uno del mundo. Lidera casi todos los rubros de la temporada: cinco títulos (junto a Djokovic), diez finales (Nadal siete), cinco finales de Masters 1000 (Djokovic y Nadal tres), 66 triunfos (Murray 56) y finalista de la Copa Davis. Por todo esto es que llega a París con chances de recuperar el número uno del mundo. 490 puntos son los que lo separan de Djokovic con 2500 unidades en juego (París y el Masters) con el aditivo de que Roger además puede sumar 225 puntos más si gana sus dos partidos de la Davis y Suiza obtiene la Ensaladera.

Su servicio, hoy, la base de su juego

Con posibilidades reales de recuperar el trono de la ATP, Roger, entusiasmado, sorprendido y calmo a la vez, expresó su deseo de ser N°1 del mundo una vez más: "Sería muy especial conseguir el N°1. El N°1 del mundo es todo lo que anhelamos como jugadores. Con el año que he tenido y la cantidad de finales que he jugado, el nivel de tenis que he jugado, me complace ver que tengo una oportunidad. Sin embargo, tener una oportunidad y estar allí son dos cosas diferentes. Estoy seguro de que Novak va a estar muy motivado, justo después de tener un bebé".
Ni la novia de Goffin quiso perderse la foto con Federer

David Goffin, en otra escala a la de Federer, está teniendo el mejor año de su corta carrera, más aun en el segundo semestre. Desde su derrota en Wimbledon ante Andy Murray, conquistó tres Challengers consecutivos más su primer ATP, en su primera final. Fueron 24 partidos al hilo hasta su caída en cuartos de final de Winston Salem. Tercera ronda en US Open y nuevamente una racha de triunfos. Victorias en Copa Davis, campeón en Metz (segundo trofeo ATP) y en el Challenger de Mons (Bélgica), concluyeron con la final en el ATP500 de Basilea.

Fueron 17 partidos seguidos sin conocer la derrota lo que deja un total de 41 partidos ganados y tres perdidos en sus últimos ocho torneos disputados, más una eliminatoria de Copa Davis. Este magnífico presente lo colocó, a falta del Masters 1000 de París, como el número 22 del ranking a los 23 años de edad, puesto más alto desde que es profesional. Bélgica puede estar tranquila que tiene un jugador de elite para rato...

Daniel Vitale Pizarro

28 octubre 2013

Déjà Vu



Su clásico saludo al cielo

"Esta final fue muy intensa, de rallies muy largos y muy psicológica. Fue muy parecida a la de 2012". Y no se equivocó el bicampeón de Basilea cuando declaró sus sensaciones de la final, luego de la victoria ante Roger Federer, en la ciudad natal del suizo. Juan Martín Del Potro derrotó a "Federer Express" 7/6 2/6 6/4, parafraseando a "Delpo", en un partido intenso, muy parejo y de gran nivel tenístico. El helvético estuvo muy por encima de la versión desmejorada que vino mostrando desde su derrota en Wimbledon ante Stakhovsky y dejó bien claro que el retiro está en un horizonte aun lejano.

Al igual que en 2012, los protagonistas fueron los mismos, el resultado en números fue similar y el nivel demostrado también muy parejo, con reminiscencias de la definición de la temporada pasada doce meses atrás. Aunque el presente de ambos lo reflejan sus rankings, la final dejó en claro que ambos serán firmes candidatos en París y el Masters, cita a la cual el argentino está clasificado y el suizo casi: clasificará si gana en su debut en Francia. De ingresar, sería su duodécima participación consecutiva en el torneo que reúne a los ocho mejores de la temporada, igualando a Ivan Lendl en presencias y a solo una presentación del récord de Andre Agassi. Leyenda viviente.


2012 y 2013, la historia se repite

El final de temporada de Del Potro roza la perfección. Tras caer en segunda ronda del US Open ante Hewitt, fue campeón en Tokio, finalista en Shanghai y campeón en Basilea. Tres finales y dos títulos; catorce victorias, una derrota y un notable avance en cuanto a lo físico y tenístico, plasmado en victorias ante Nadal (invicto en cemento y 1° ATP), Almagro en semanas consecutivas, Raonic (verdugo en Montreal y 11°) y Federer (6°), entre otros. Los números 48-13 en la temporada, con cuatro títulos en seis finales, marcan un año sumamente positivo, con París y el Masters como final del recorrido.

El título en Basilea significó el número 17 para su cuenta personal, en 24 definiciones ATP. Igual cantidad cosechó David Nalbandian (11-13), retirado hace unos meses del circuito profesional. Lejos pero no imposible, se encuentra José Luis Clerc, que llegó a 35 partidos por el título y es el segundo en la lista de los argentinos, todos detrás del inalcanzable Guillermo Vilas que cuenta con 103 finales ATP. Sí, 103, número actualizado recientemente por la ATP tras convalidar el trofeo de Montecarlo '81, final vs Connors suspendida por lluvia cuando iban 5/5 en el primer set y nunca más reanudada. Volviendo a Juan Martín, en Suiza obtuvo su segundo título en este país y el cuarto del año, siendo la tercera vez que consiguió defender un certamen en su carrera. Las anteriores: Washington (2008/09) y Estoril (2011/12).





El revés, bastión fundamental de su juego


La victoria sobre Federer no fue una más en la carrera del nacido en Tandil. Fue la tercera consecutiva sobre el maestro suizo, al que parece haberle agarrado la mano como se dice de forma coloquial. Además, ese triunfo fue el 302 en la carrera de Juan Martín, que lo posicionó por encima de Martín Jaite entre los argentinos con más triunfos ATP, muy cerca de las 326 de Juan Ignacio Chela, algo distante pero a la vez cercano de las 375 de Clerc y las 383 de Nalbandian y demasiado lejos de las 929 de Vilas, como de casi todos sus récords. Además, Guillermo es el tercero en la historia del tenis mundial, solo superado por Lendl (1071) y Connors (1253). ¡Grande Willy!

La final en Basilea para Roger Federer no tuvo final feliz, pero su tenis volvió a renacer, a tomar vuelo. Junto a Guillermo Vilas, son los únicos dos tenistas en el profesionalismo en alcanzar diez finales en un certamen, Vilas en Buenos Aires (8-2) y Federer en Basilea (5-5), paradójicamente ambos en sus lugares de nacimiento. Con 32 años y un palmarés que pocos en la historia pueden discutirle, Roger reescribe los libros de estadísticas de este deporte constantemente. Para el actual número seis del mundo, fue la tercera final de 2013, un número escaso para su costumbre, solo levantando el trofeo en Halle.

No solo Nike y Wilson los unen...

"Soy un tipo ganador, no tomo mucho la confianza si pierdo partidos. Estoy contento con mi nivel de juego, que es cada vez mejor, pero no es en las derrotas dónde encuentro mi confianza, sino en las victorias. Creo que los cuatro partidos anteriores me dieron más que el partido de hoy", declaró Federer tras la final número 113 en su carrera, un número que impacta cada vez que revisamos sus estadísticas.


Del Potro: "Tenemos una muy buena relación. Yo sé lo que se siente cuando uno juega este tipo de partidos y terminas perdiendo. Normalmente me tocaba a mí esa sensación (risas), como en los Juegos Olímpicos. Hoy la suerte estuvo conmigo y jugué mejor en los momentos importantes". La buena actitud los ha puesto junto a Ferrer y Nadal como los candidatos a recibir el premio Stefan Edberg al "Espíritu deportivo", condecoración que Federer obtuvo en ocho ocasiones y "Rafa" una vez.



Daniel Vitale Pizarro

29 octubre 2012

La Torre de Tandil cada vez es más alta

Palpitando el #12D

"Nadie me gana ocho veces seguidas", parece haberse dicho a si mismo antes de comenzar el partido. Juan Martín Del Potro, después de caer seis veces durante el 2012 ante el mismo rival (siete desde su última victoria en 2009) más la fresca frustración de haber perdido en los JJOO en el partido más largo de la historia disputado a tres sets, el tandilense pudo con Roger Federer. Tuvo que jugar casi a la perfección durante gran parte del encuentro. Durante todo el encuentro, "RF" tuvo que rendirse ante los disparos incesantes que salían de esa derecha encendida y de un saque que le funcionó en gran forma al campeón del US Open 2009. Fue 6/4 6/7 7/6 por el altísimo nivel de Del Potro y por la entrega de Federer, que no jugó un tenis brillante pero  pudo haberse llevado el partido.

El encuentro prometía ser fantástico. Federer número uno por 301 semanas (serán 302 y luego lo perderá hasta nuevo aviso) y Del Potro ganador en Viena, ocho partidos al hilo. El historial daba como favorito al suizo por ganar trece de los quince enfrentamientos previos, seis este año y siete consecutivos, incluyendo una final a principio de temporada bajo techo en Rotterdam. Pero quizás lo más importante en la previa, a pesar de las ocho finales de Federer en Basilea (ganó cinco) era el partido en el "All England" durante los Juegos Olímpicos. Aquella "exhibición" que nos obligó a levantarnos bien temprano, que para los amantes del tenis fue la final anticipada, que se decidió luego de cuatro horas y veintiséis minutos 19/17 en el tercer set. El partido más emocionante del año, a la par quizás de la final del Australian Open entre Djokovic y Nadal (¡Asombroso!). Las lágrimas del suizo después del triunfo demostraron el esfuerzo que fue para él derrotar al argentino. Ese partido que podría haber sido para cualquiera de los dos era la antesala de este otro, que Juan Martín esta vez no iba a dejar pasar.

Incontrolable desde el fondo.

Empezó muy sólido desde la base, efectivo con su saque y su drive durante todo el primer set hasta el tie-break del segundo, momento en el cual Federer capturó un mini quiebre, suficiente para llevarse el set y poner en aprietos al dominador del encuentro. En el segundo set, Federer empezó a dar vuelta la historia con varias oportunidades de quiebre que no pudo concretar, mientras que sostenía el suyo con relativa comodidad. Llegó el tie-break. Todo lo que venía haciendo bien el defensor del título hasta ese juego en ese set, se desvaneció en el tie-break. Al igual que en el segundo set, el dominador cayó en errores en la muerte súbita. Cinco errores de Roger sobre siete puntos posibles le dieron a Del Potro la victoria en Basilea, luego de que una derecha invertida cruzada del número uno se fuera ancha, corroborada por el "Ojo de Halcón". El argentino festejó su ATP número trece, cuarto del año.

"Lo mereciste. Este año tuviste dos derrotas difíciles conmigo y realmente me alegro por ti", le dijo Federer al argentino durante la entrega de premios. Al tocarle el turno al vencedor, declaró: "Gracias por todo Roger, fue una final increíble. El partido fue muy cerrado y me mantuve luchando todo el tiempo. Tuve suerte al final, pero siento que jugué un muy buen partido". Y concluyó: "Te espero en Buenos Aires", por la exhibición que los tendrá cara a cara en Tigre el 12 y 13 de diciembre, con entradas agotadas y que romperá el récord de asistentes a un partido de tenis en Argentina (#12D).

Aferrado a la Copa

Del Potro, clasificado al Masters por su victoria en Viena más la baja de Nadal, impidió que Roger Federer pueda repetir lo hecho en 2011 y que por más que gane París y el Masters, no termine el año como líder en el ranking (anunció que no jugará París Bercy). La lucha por el N°1 entre Djokovic, Federer y Murray volverá a verse recién en el Australian Open 2013. "Su Majestad" no pudo defender el bicampeonato y cayó por cuarta vez en una definición en Basilea (ganó cinco). Además, al no presentarse en París, la pelea por el N°2 será la principal atracción en cuanto al ranking que ofrecerá Londres 2012. En Basilea, "RF" alcanzó las 875 victorias a nivel ATP, cifra que ostenta John McEnroe en la cuarta ubicación de los más ganadores, por detrás de Vilas (929), Lendl (1071) y Connors (1253). Lo que no pudo alcanzar fue la suma de 77 trofeos de "SuperMac" en el tercer puesto histórico, detrás de Lendl (94) y Connors (109). Cuestión de tiempo...

Los números de este año de ambos son verdaderamente fabulosos. El suizo, en solo dos torneos no llegó a semifinales de los dieciséis que disputó (Miami R32 y US Open CF. Absurdo). Acumula 68 victorias (no lograba ese cantidad desde 2007). A esta altura, el récord de victorias es solo superado por las temporadas 2003, 2004, 2005 y 2006, y empatada con el 2007 a falta de un torneo, demostrando que a los 31 años, está al nivel de sus mejores temporadas, tanto física como tenísticamente. Seis títulos en nueve finales, incluido Wimbledon, tres Masters1000 y la medalla plateada en los JJOO los principales logros en 2012.

Stephanie Demner. La novia del campeón estuvo en Suiza

El argentino lleva 62 triunfos (récord personal) y cuatro títulos, solo superado por David Ferrer (67 victorias y seis copas), Roger Federer (68 triunfos y seis títulos) y Novak Djokovic (70 victorias y cinco trofeos). Un dato no menor de Del Potro ante Federer: dos de las tres victorias fueron en finales (US Open y Basilea), mientras que el helvético solo lo pudo derrotar en una sola final de las trece victorias acumuladas ante el nacido en Tandil, precisamente este año en Rotterdam.

Un dato para tener en cuenta: El capitán argentino de Copa Davis, Martín Jaite, estaría dispuesto a ofrecerle a Juan Martín jugar sobre cemento la serie de primera ronda ante Alemania en el Parque Roca, con tal de contar con su presencia. Habrá que esperar a que pasen los meses para saber en que queda esta estrategia de Jaite y compañía, para que el número uno argentino vuelva a una primera rueda de Copa Davis, instancia que no disputa desde aquel debut en 2007 ante Austria de visitante. Optimismo y esperanza.

Daniel Vitale Pizarro