Mostrando entradas con la etiqueta Auckland. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Auckland. Mostrar todas las entradas

19 enero 2020

Recambio francés


El Top500 ATP dice que Francia cuenta con diez jugadores menores de 22 años. Entre ellos, el mejor rankeado es uno de los que menos se esperaba. Ugo Humbert (18° ITF Junior) no tuvo el palmarés como Juvenil de Hugo Gaston (1°), Geoffrey Blancaneaux (5°) o Corentin Moutet (7°) ni a la prensa francesa detrás de él, algo muchas veces contraproducente para un tenista en formación. El actual 43° ATP, quinta raqueta francesa, irrumpió en el circuito ATP en 2019 con tres semifinales ATP250 a lo largo de la temporada pero por sobre todas las cosas, el mundo del tenis lo conoció al enfrentarse en octavos de final de Wimbledon con Novak Djokovic en su primera participación en un certamen de césped del circuito principal.
La semifinal en Marsella 2019 (Kukushkin) fue su primer resultado resonante como profesional, en su país y bajo techo. Luego llegó la segunda semana en Wimbledon (Djokovic) y otras dos semifinales en Newport (Isner) y Amberes (Murray). Además de los buenos resultados en el circuito mayor, fue campeón en los Challengers de Cherbourg, Estambul y Brest. Top50 a los veintiún años recién cumplidos, Humbert dejaba por completo el nivel Challenger para asentarse en los ATP, evitando incluso las clasificaciones. El zurdo con revés a dos manos nacido en Metz ingresó al Masters #NextGen 2019 en las últimas semanas y se llevó un triunfo en la zona de grupos ante el campeón Jannik Sinner.


La progresión del francés era muy buena y los objetivos para 2020 habían cambiado con respecto a enero de 2019, temporada que había iniciado fuera del Top100 (102°). Con la mente puesta en el Australian Open, se inscribió en dos torneos previos al primer Grand Slam del año: el Challenger de Canberra (trasladado a Bendigo por el humo de los incendios australianos) y el ATP250 en Auckland (Nueva Zelanda). En el primero cayó en octavos de final y en el segundo fue campeón. Sí, contra todo pronóstico y tras trastabillar ante Denis Kudla (115°) en sets corridos unos días atrás, en Auckland venció a tres Top25 (ShapovalovIsner Paire) para ser el mejor de la semana en su primera definición ATP.


"Trabajo duro. Estoy muy concentrado. Solo trato de continuar y tratar conmigo mismo. Es más importante centrarme en mi propia carrera en lugar de mirar a mi alrededor”, declaraba Humbert meses atrás en Milán, mientras disputaba las finales para menores de veintiún años. Tan emocionado como feliz, Ugo recibió el trofeo noezelandés y entre nervios y agradecimientos, tuvo tiempo para bromear por sus victorias: “Es un torneo de revancha porque había perdido contra cuatro de los cinco jugadores con los que jugué esta semana (risas). Es un gran logro para mí y no podía soñar con un inicio de temporada mejor".


Alto (188cm), con golpes francos y no tan liftados como sus compañeros de generación gracias a sus empuñaduras no tan cerradas, su servicio variado y por encima de los 210km le responde con suficiencia, pero lo más importante es su mentalidad. Sin un tenis explosivo ni potente por naturaleza, su actitud positiva en todo momento y su búsqueda del tiro ganador sin desesperación lo convierte en un jugador difícil de batir, principalmente en superficies rápidas gracias a sus golpes planos que le quitan tiempo a sus rivales. Su condición de zurdo no es un dato menor en un circuito que cuenta con apenas un 14% de jugadores Top100 que empuñan la raqueta con la mano izquierda.

Daniel Vitale Pizarro

18 enero 2016

Todoterreno



Llegó su hora

Los memoriosos deberán acordarse de la irrupción de Roberto Bautista Agut en el circuito cuando alcanzó la final de Chennai en 2013, victoria incluida ante Tomas Berdych en cuartos de final. Un año después, asentado en el Top100, derrotó a Juan Martín Del Potro (5°) en el Australian Open 2014 para caer de forma ajustada en octavos de final contra Grigor Dimitrov. Desde allí su presente cambió. Semifinal en Madrid y campeón en Hertogenbosch (césped) y Stuttgart (arcilla), la final en Moscú perdida con Marin Cilic le permitió tocar el 14° del mundo, su posición más alta en el ranking ATP hasta hoy. Un año y medio después de su último título, en Auckland (cemento) el español volvió a levantar un trofeo, en la superficie que le faltaba.

En Auckland tuvo una semana de lujo. A pesar de ser un ATP250, tuvo que lidiar y superar a cinco Top50 durante la semana. Jugadores como Isner (11°) y Tsonga (10°) en cuartos de final y semifinal fueron escollos duros de pasar, antes del sabor agridulce de la final ganada por abandono de Jack Sock cuando ganaba 6/1 1/0. Su victoria ante el francés (salvó un match point) fue la cuarta ante un Top10 en su carrera (4-23 vs Top10). Sock venía de ganarle a David Ferrer (7°), el campeón defensor, pero su físico no aguantó y agotado por el calor australiano, no resistió y se retiró del encuentro, arrastrando los pies y con lágrimas en sus ojos.

Una derecha de los '80 que hace mella en cualquier época

Agut se mostró contento por el triunfo y a la vez reconoció a su rival: "Estoy muy feliz. Creo que tuve una semana fantástica. He tenido muy buenas victorias jugando un tenis precioso. Me sabe mal por Jack (Sock). Quiero darle la enhorabuena porque tuvo un gran año en 2015 y le deseo toda la suerte del mundo para este 2016". El nacido en Castellón de la Plana hace 27 años quedó empatado con Sock en enfrentamientos personales (2-2) tras encontrarse con la victoria en 28 minutos porque el estadounidense apenas pudo moverse por el cansancio acumulado en la semana y el agobiante calor imperante en estas latitudes.

Jack Sock (26°) llegó exhausto a la final de Auckland pero eso no opacó la gran semana que tuvo. A sus 23 años acumula un título (Houston 2015) en tres finales disputadas (Estocolmo 2015 y Auckland 2016). Heredero de Andy Roddick por la similar forma de jugar, no técnicamente pero si tácticamente, su juego se basa en la potencia de todos sus tiros, buscando winners cada vez que puede. Muchas veces le imprime demasiada velocidad a sus tiros, difíciles de controlar para él y para sus adversarios. Está en su esencia. Oriundo de Nebraska (otra coincidencia con A-Rod), gracias a esta final alcanzó su mejor puesto histórico en el escalafón mundial (22°).

La decepción de Jack...

Líder en porcentaje de primeros saques en 2013 (71%) y elegido por la ATP como el jugador con mayor progresión en 2014, Bautista es un jugador muy consistente desde la línea de base, agresivo gracias a sus golpes planos (especialmente su derecha) y versátil para moverse bien sobre cualquier superficie. Su dominante drive es su principal arma, en la que basa su juego de ataque. Junto a Nadal y Ferrer son los únicos tres españoles en activo en ganar títulos ATP en las tres superficies posibles (césped, arcilla y cemento) y el cuarto español en la Era Abierta junto a Andrés Gimeno. Solo le falta un trofeo en indoor para igualar a esos tres que si obtuvieron certámenes bajo techo, aunque Gimeno nunca triunfó en cemento outdoor.

"Bauti", como le dicen desde pequeño, empuñó por primera vez una raqueta a los cinco años gracias a su madre que jugaba ocasionalmente. Hijo de Joaquín, exfutbolista profesional, Roberto no destacó internacionalmente como junior (47° ITF) pero si lo hizo en su país, siendo una promesa a la que le costó insertarse en el profesionalismo. Recién a los 24 años ingresó al Top100. A partir del 2012 sus rankings de final de temporada fueron en ascenso hasta su salida del Top20 en 2015. Finalizó 80° en 2012, 58° en 2013, 14° en 2014 y 25° en 2015. Campeón en Auckland, es el actual 21° ATP y apenas defiende segunda ronda en el Australian Open, lo que lo ubica nuevamente como virtual Top20.

Daniel Vitale Pizarro