Mostrando entradas con la etiqueta Querrey. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Querrey. Mostrar todas las entradas

07 agosto 2017

México le sienta bien

Desde 2016, México cuenta con dos torneos en el circuito ATP: el ATP500 de Acapulco y el ATP250 de Los Cabos. Sam Querrey planificó su temporada con ambos torneos dentro de su calendario. Ubicados sobre las costas del Pacífico a 1200km de distancia, ofrecen a jugadores y espectadores paisajes y playas paradisíacas. En ese contexto, un jugador sobresalió por encima de todos en ambos certámenes en febrero y agosto respectivamente. Querrey fue el único campeón que tuvo México este 2017 ganando en los Estados de Guerrero y Baja California Sur. Semifinalista en Wimbledon hace semanas, está viviendo una de las mejores temporadas de su carrera.

Acapulco fue el torneo de su vida. Su primer ATP500 ganado y con victorias ante Goffin (11°), Thiem (9°), Kyrgios (17°) y Nadal (6°), generó que la prensa hablara seriamente de él. Ex N°17° ATP en 2011 luego de cuatro títulos en 2010, el nacido en San Francisco nunca más había vuelto al Top20 tras su salida en 2013. Sin la regularidad para ser un jugador de temer, no tuvo grandes resultados luego de su gran triunfo en México, hasta que llegó Wimbledon. En 2016 había logrado el triunfo del año al derrotar a Novak Djokovic, bicampeón reinante y vigente campeón de los cuatro torneos de Grand Slam. Pero eso ya era parte del pasado.
Tsonga (10°) en tercera ronda y Anderson en octavos anunciaban que lo del año pasado no había sido casualidad. Y vaya si no fue casualidad que en cuartos de final volvió a derrotar al N°1 del mundo y campeón vigente de Wimbledon, Andy Murray. Junto a Soderling son los únicos en la Era Abiera en derrotar a un N°1 y campeón vigente en años consecutivos en un mismo Grand Slam. Sin estar al 100% físicamente cayó ante Marin Cilic en la Central del All England. Y la semifinal no le cortó el impulso ganador. Se tomó unas semanas de descanso y volvió en el ATP250 de Los Cabos, una vez más en México. Allí volvió a rendir al máximo.

Sin rivales de fuste en su camino a la final del Abierto de Los Cabos, apenas un Top100, tuvo del otro lado de la red al prometedor Thanasi Kokkinakis. El australiano estuvo alejado de las canchas un largo tiempo por una lesión en su hombro que le llevó más tiempo de lo normal. Sin disputar un partido ATP en singles desde octubre de 2015 (a excepción de los JJOO en Rio), volvió al circuito sin ranking en mayo de 2017 en Lyon. Su primera victoria luego del largo parate fue en Hertogenbosch y la segunda en Queen's, nada menos que ante Milos Raonic (6° ATP). Dos partidos ganados en cinco torneos acumulaba "Kokki" en 2017 antes de llegar a México como el 454° del mundo.

La victoria de Kokkinakis a Berdych en semifinales puso en suspenso la final contra Querrey por los rivales de la semana del estadounidense y el aparente nivel recuperado del australiano. Fueron tres sets los que decidieron al campeón en los cuales hubo claros dominadores. El de mejor presente fue el que se llevó el trofeo a su casa 6/3 3/6 6/2. Invicto en México esta temporada con un récord de 9-0, ya piensa en el resto del verano norteamericano: “Llegaré al US Open en un buen momento. Antes estaré en Montreal y Cincinnatti y espero concluir bien esta gira en lo que es quizás mi mejor temporada”. Enfocado en lo que viene Sam, sin tiempo para festejar su 10° título ATP (17 finales).

La estrella #NextGen subirá 235 puestos en el ranking ATP para ubicarse en el escalón 219° del escalafón mundial. En el otro ranking, que puntúa solo a los menores de 21 años y que finaliza con un Masters en Milán, escaló al Top20 (19°) con chances de quedar entre los siete para disputar el certamen que debuta en 2017. Sorprendente campeón esta temporada en dobles de Brisbane, sin estar recuperado del hombro, junto a Jordan Thompson con victorias ante Herbert/Mahut (1°) y Nestor/Roger-VasselinThanasi tendrá como objetivo volver lo más rápido posible al Top100 para no depender más de invitaciones o clasificaciones para disputar el circuito ATP.

Daniel Vitale Pizarro

29 junio 2015

Uzbekistán tiene a su campeón


La tercera fue la vencida

Para algunos es un desconocido. Para otros, un viejo conocido. Denis Istomin tiene 28 años, nació en Orenburg (Rusia) pero se nacionalizó uzbeko. A los dieciséis años (2001), en un viaje a Tashkent (capital Uzbekistán) para disputar un Future, sufrió un accidente automovilístico. Una de sus piernas quedó atrapada entre los asientos y gracias a la rápida llamada y aparición de una ambulancia es que hoy tiene ambas extremidades inferiores. Producto del choque, estuvo tres meses internado con 80 puntos de sutura en la pierna afectada y una larga rehabilitación de dos años. "Nunca pensé que volvería a jugar al tenis", fueron las palabras del actual 62° del ranking mundial.

Recuperado, en abril de 2003 volvió a empuñar una raqueta. Entrenado por su madre Klaudiya Istomina, comenzó el proceso de reinserción al tenis. Un año después se produjo lo que muchos, incluido él, pensaban que no sucedería: su debut como profesional. En 2006 recibió un wildcard para disputar su primer Grand Slam en el Australian Open y tuvo la buena suerte/mala suerte de enfrentar a Roger Federer, número uno del mundo. Varios años entre Futures y Challengers más algún ATP ente medio, lo depositaron recién en 2009 en el Top100 por primera vez. Un año después se estabilizó entre los cien mejores y nunca más abandonó esa ubicación de privilegio.

Su mejor tiro

Entre 2009 y 2014 accedió a dos finales ATP, New Haven (2010) y San José (2012), en las que cayó ante Sergiy Stakhovsky y Milos Raonic respectivamente. 2015 no estaba siendo un gran año para "Deni" que solo acumulaba seis triunfos ATP en catorce torneos disputados. Incluso había tenido malos resultados en la gira sobre pasto (primera ronda en s-Hertogenbosch y segunda ronda de la qualy en Queen's), la única superficie en la que ostenta récord positivo de victorias/derrotas, mejorado tras Nottingham (34-23). Pero la semana previa a Wimbledon sería la mejor de su carrera.

Ganó la misma cantidad de partidos en Nottingham que en seis meses de competencia para debutar como campeón en el circuito ATP, en la superficie en la que más cómodo se siente. Su rival en la final fue el siempre peligroso Sam Querrey, campeón en Queen's 2010 y finalista de Newport 2009, también de números positivos en césped (39-25). El encuentro fue muy parejo con momentos de tensión e incertidumbre. 7/6 7/6 para el señor de las gafas que sirvió 5-2 y 5-4 en el segundo set. El miedo a ganar lo llevó al tie-break en el que estuvo 1-5, pero todo fue para Istomin desde ese momento. Lo pudo remontar y cerrar 8-6.
A punto para Wimbledon

“Estoy feliz porque lo pude hacer, por mí y también por mi madre. Representar a mi país es muy bueno. Mucha gente me apoya desde mi país y quizás para una generación más joven, éste sea un gran paso. Ellos creerán que también pueden hacerlo. Para el tenis en Uzbekistán es muy importante. Por supuesto ganar un torneo era una de mis metas pero la máxima, como el 100% de los jugadores, es ser número uno del mundo y ganar un Grand Slam. Haré todo lo que pueda para estar cada vez mejor”, declaró el primer uzbeko campeón en la historia de la ATP, el mejor tenista en la historia de su país.

Denis Istomin no solo se dedicó a jugar al tenis. Combinó su andar en el circuito ATP con estudios de educación física, los que finalizó en 2011. Graduado y maduro, desde esta semana se da el lujo de tener cuatro títulos en su haber: dos en dobles (Moscú 2013 y Montepellier 2014), uno en singles (Nottingham 2015) y uno universitario (Profesor de Educación Física). Top50 a fin de año en 2010, 2012, 2013 y 2014, su mejor ranking fue la posición 33° en 2012. Tras doce años como profesional, su récord en partidos ATP es negativo (174-178), números que revertirá si mantiene el nivel que demostró en Inglaterra.

La decepción de haber estado cerca...

Sam Querrey llegó a Nottingham con dos finales sobre hierba en su palmarés, más partidos ganados en la superficie verde que su rival, mejor ranking y récord positivo en el historial entre ambos (4-2). Todos los números indicaban el favoritismo del norteamericano. Pero por suerte el tenis no es una ciencia exacta y los partidos hay que disputarlos. Sam cayó por séptima vez en una definición ATP. Sus siete títulos los obtuvo en cuatro temporadas distintas, el último en 2012. Esta final fue la segunda en 2015 (Houston) y en ambas no pudo gritar campeón. 36° del mundo, se encuentra lejos de su mejor posición histórica (17°) pero no alcanzaba al menos dos finales en una temporada desde 2010, lo que deja en claro su levantada tenística a sus 27 años de edad.

Daniel Vitale Pizarro
@DanielViPiTenis

13 abril 2015

Esperanza estadounidense

La retirada de Andy Roddick del circuito ATP dejó acéfalo al tenis estadounidense en 2012. Ganador de un Grand Slam, número uno del mundo y demás logros, fue el último que puso al tenis de Norteamérica en lo más alto. Desde su adiós, John Isner fue y es la carta fuerte. Mardy Fish parecía mantener la presencia en el Top20 pero sus problemas físicos se lo impidieron. Isner, Querrey, Johnson, Sock y Young fueron los que terminaron en el Top100 en 2014, poco caudal para el país más laureado de la historia de este deporte, con estrellas en todas las épocas. La transición está costando. Los millones de dólares dedicados al deporte blanco aportados por la USTA no están reflejándose en el circuito, pero esta semana algo cambió.

Jack Sock y Sam Querrey, dos tenistas nacidos en Estados Unidos, alcanzaron la final en Houston (USA), algo que no pasaba desde que Roddick y Fish disputaran la final de Atlanta en 2011, lo que refleja la "crisis" del país de las barras y las estrellas. Crisis, entre comillas, por la comparación con su historia. El ganador del encuentro fue, para bien del país, el más joven. Jack Sock (22 años y 46° ATP) debutó en una final, fue campeón en su país (7/6 7/6 a Querrey), ante un compatriota y además alcanzó el mejor ranking de su carrera (36°). Una semana redonda.

Conferencia de prensa de su debut en un Grand Slam: US Open 2011

"Showtime" o "J-Sizzle", como apodan al joven, en primera ronda derrotó a Souza (69°) en tres sets para luego no ceder nunca más un parcial. Victorias en sets corridos ante Bautista Agut (15°), Giraldo (32°), Anderson (16°) y Querrey (42°), todos rivales con ranking superiores al suyo. Decidido a atacar en todo momento, su juego se basa en una derecha descomunal que acelera con mucha facilidad y un potente saque, tiro que arriesgó tanto que finalizó el certamen con 34 doble faltas, demasiados errores pero que terminaron con final feliz.

Lo promisorio del encuentro fue el mini renacer del tenis norteamericano, con un joven  de 22 años levantando el trofeo. La camada de juveniles comandada por Donaldson (18 años y 179°) no está aun preparada para dar el salto de calidad y los jugadores de la generación de Sock no están a la altura como Kudla (150°), Fratangelo (166°) y Novikov (194°), o están volviendo a retomar su nivel como Ryan Harrison (126° y 22 años), promesa que está en proceso de recuperación.

En Houston, Jack Sock disputó su tercer torneo de la temporada y ostenta en 2015 un récord de 10-2, derrotado solo por Federer y Thiem, en Indian Wells y Miami respectivamente. El comienzo tardío de Jack fue por una lesión que sufrió en enero en su pelvis por la que tuvo que ser operado y obligado a posponer el inicio de su año competitivo. Mientras se recuperaba en Kansas, le comunicaron que su hermano mayor Eric contrajo una enfermedad muy rara llamada "Síndrome de Lemierre", en ocasiones fatal. Recuperado, Eric lo acompañó en los Masters 1000 de Estados Unidos y Jack dijo: "Esto que ha ocurrido es un buen recordatorio de que hay que poner las cosas en perspectiva. En ocasiones juegas por algo más que solo el tenis", mientras llevaba esta frase en sus zapatillas: “For you, Eric”.

Lo curioso de Jack Sock fue su andar en el circuito desde que se convirtió en profesional. Ganó 18 torneos de la USTA National como junior para coronar todo eso siendo campeón del US Open 2010 en juveniles. Además marcó un récord en su Instituto al implantar un récord de 80-0 y campeón cuatro veces consecutivas del campeonato interestatal. Prometía por presente, potencia y determinación. Se convirtió en profesional en 2011 luego de graduarse en "Blue Valley North High School" (Kansas) en mayo.

Sock debutó en un Grand Slam gracias a una invitación al US Open y vaya si la aprovechó. En dobles mixtos junto a Melanie Oudin, derrotaron a la pareja argentina Schwank/Dulko y se adjudicó su primer "Major" en su debut. El dobles comenzaba a caerle bien. En 2013 pudo ingresar al Top100 tanto en en singles como en dobles por primera vez. Esa temporada alcanzó dos finales ATP en dobles masculino junto a James Blake con resultados opuestos: campeón en Delray Beach y finalista en Memphis.

El 2014 fue el año de la consolidación en el Top100, los torneos ATP y del despegue como tenista Top en dobles junto a Vasek Pospisil. Campeón en Wimbledon (primer torneo junto a Vasek y ante los hermanos Bryan) y Atlanta y finalista en Cincinnati y Estocolmo (jugó con Huey), junto a Pospisil no pudieron clasificar al Masters de Londres por escasos puntos tras terminar décimos con apenas siete torneos jugados. Pero la pareja seguiría cosechando logros. En 2015 fue campeona en Indian Wells y finalista en Miami, lo que los ubica actualmente novenos en el ranking de la especialidad, la mejor ubicación de su carrera, en sintonía con el puesto 36° que logró Sock en individuales tras coronarse en Houston. El mejor momento de su carrera.

Sam Austin Querrey, finalista en la edición 2010 y 2015 de Houston, sumó a su palmarés la 13° final ATP de su carrera (7-6). 27 años de edad y 41° ATP, no levanta un trofeo desde 2012 en Los Angeles. El chico de 198 centímetros de altura, que supo ser el 17° del ranking, recuperó en la arcilla de Texas algo de lo que mostró entre 2009 y 2010, años en los que alcanzó diez finales ATP. Su remontada comenzó en septiembre del 2014 cuando triunfó en tres Challengers consecutivos lo que le permitió disputar el Masters 1000 de París y todos certámenes ATP en este 2015. Los Estados Unidos de Norteamérica miran con buenos ojos esta final entre compatriotas de cara al repechaje que disputarán en la Copa Davis.

Daniel Vitale Pizarro