Mostrando entradas con la etiqueta Mónaco. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mónaco. Mostrar todas las entradas

11 abril 2016

Argentina es noticia

Veintidós meses pasaron desde el último título argentino ATP en singles. En aquella oportunidad, Leonardo Mayer se había consagrado en Hamburgo. A falta de festejos, no solo se cortó la sequía, sino que se festejó por triplicado. Máximo González y Guillermo Duran rompieron el hielo el sábado cuando se consagraron campeones del dobles en Marrakech. El domingo en Marruecos, Federico Delbonis derrotó a Borna Coric 6/2 6/4. Unas horas más tarde, del otro lado del Atlántico, Juan Mónaco venció a Jack Sock 3/6 6/3 7/5 y triunfó en Houston por segunda vez en su carrera (2012 a Jhon Isner). Tres títulos en la misma semana de competencia, como en los viejos tiempos...

La última vez que dos singlistas argentinos fueron campeones en la misma semana fue en 2009, hace 2639 días (18/1/09 al 10/4/16). En aquella oportunidad, Juan Martín Del Potro fue el mejor en Auckland y David Nalbandian hizo lo propio en Sydney. A lo largo de la historia argentina, seis veces coincidieron campeones durante el mismo fin de semana. La primera vez fue en 1978 cuando Guillermo Vilas se consagró en Hamburgo y José Luis Clerc en Florencia. Cinco años más tarde, en 1983, nuevamente Vilas y Clerc fueron campeones al unísono. Gillermo triunfó en Kitzbuhel y José Luis en Washington.

Las otras dos victorias en conjunto fueron ambas en 2005. Primero lo hicieron David Nalbandian en Munich y Gaston Gaudio en Estoril y tres meses después, Gaudio repitió 'tandem' siendo campeón en Kitzbuhel junto a Coria en Umag. Sin la calidad de "La Legión" ni la jerarquía de Vilas-Clerc, Mónaco y Delbonis volvieron a poner a Argentina en la tapa de todos los medios especializados en tenis del mundo. El triunfo del dobles González-Duran decoró mucho mejor la postal argenta. 75% de los trofeos masculinos ATP en juego fueron obtenidos por argentinos, algo poco común, para destacar en un momento oscilante del tenis argentino.

Marruecos fue copado por argentinos. Máximo Gonazález obtuvo su tercer título en la especialidad (Valencia 2008 y Umag 2015) y Guillermo Duran el segundo (Quito 2016). Federico Delbonis, en singles, conquistó el segundo ATP de su carrera (San Pablo 2014) en su cuarta final en esta categoría (Hamburgo 2013 y Niza 2014). 100% de efectividad. Marrakech, nueva sede del Abierto de Marruecos tras años en Casablanca, volvió a tener campeones argentinos. Guillermo Perez Roldan lo ganó en 1992-1993, Guillermo Cañas en 2001 y Mariano Puerta en 2005. En dobles Horacio de la Peña fue campeón junto al mexicano Jorge Lozano en 1992
Para Delbonis significó ser el número uno argentino en el ranking mundial (36°) muy cerca de su mejor posición histórica (34° en 2014), al borde de quedar preclasificado en Roland Garros, meta a corto plazo que le permitirá sortear grandes rivales en las primera rondas. Para Mónaco es la vuelta al Top100 (86°). 148° ATP la semana pasada, subió 62 puestos, lo que le permitió ingresar al cuadro principal de Roland Garros y probablemente al de Wimbledon, algo fundamental para un jugador laureado como "Pico", a sus 32 años de edad. Recordemos que las lista de entradas (entry list) de los certámenes ATP cierran seis semanas antes de su inicio.

La vuelta de Juan Mónaco al Top100 agrega a un tenista argentino más a la lista. Este lunes figuran siete en el ranking mundial. Federico Delbonis (36°), Leonardo Mayer (45°), Guido Pella (47°), Juan Mónaco (86°), Diego Schwartzman (87°), Facundo Bagnis (89°) y Horacio Zeballos (93°). En cantidad de jugadores Top100, Argentina se encuentra cuarto detrás de España (14), Francia (11) y Estados Unidos (8), potencia mundial en generación de jugadores de elite sin contar con los millonarios presupuestos de los países en cuestión ni la infraestructura tenística pertinente, la lejanía del grueso del circuito, la situación económica y demás vicisitudes...

Estoy muy contento de volver a levantar una copa y agradecido de que mi vuelta al circuito se haya dado...
Posted by Juan Monaco on domingo, 10 de abril de 2016


El título ATP de Juan Mónaco en Houston es el 213 para el tenis argentino y el noveno en su cuenta personal, misma suma que Guillermo Coria y Guillermo Perez Roldan, con el aliciente de que "Pico" alcanzó una final más que ambos coterráneos (21). Superan al oriundo de Tandil en cetros ATPVilas (62), Clerc (25), Del Potro (18), Jaite (12) y Nalbandian (11). Gaudio (8) y Cañas (7) completan el Top10 de los argentinos más ganadores en este nivel de competencia. Además, Juan superó en Estados Unidos a Juan Ignacio Chela en cantidad de victorias ATP (332), cuarto en la historia argentina, detrás de Vilas (929), Nalbandian (383) y Clerc (375).

Durante la semana el tandilense arrastró una molestia en su espalda por la cual fue atendido en medio de la final. “Lo veníamos controlando con pastillas, pero por ahí, los nervios de jugar una final fueron más fuertes y por eso llamé al trainer cuando perdí el primer set, me hizo un tratamiento de dos o tres minutos, tome un par de pastillas más para tratar de calmar el dolor y aguante todo lo que pude", el campeón contó su versión de los hechos. Mónaco viajará a Argentina para descansar y tratar su lesión: "Trataré de ver como está mi espalda, que siento que tengo una pequeña lesión, porque es bastante intenso el dolor. Cuando esté bien de salud, partiré para Europa y competiré".

Daniel Vitale Pizarro

28 julio 2014

Rio de janeiro no fue casualidad


Inyección de confianza para lo que vendrá

Semifinal del ATP 500 de Rio de Janeiro 2014. Pablo Andujar llegó a tener dos match points ante Rafael Nadal para alcanzar la final, pero a pesar de jugar quizás su mejor partido como profesional, no pudo sellar la victoria. Nadal luego fue el campeón. El promisorio año que se esperaba del español, por el nivel mostrado en febrero en Brasil, quedó en Brasil. Recién alcanzó cuartos de final la semana pasada en Hamburgo, sin poder ganar partidos consecutivos a nivel ATP desde el ya lejano Rio 2014. Diez torneos después, más una derrota en un Challenger, llegaba a Gstaad con el anhelo de hacer un buen papel, y para sorpresa hasta de él mismo, se proclamó campeón en la arcilla suiza ante Juan Mónaco.

"Nunca pensé que ganaría el título", dijo Andujar luego de levantar el trofeo. "Miré a mis padres, a mi novia y a mi hermano, quienes estaban acá, y fue fantástico porque finalicé con un ace, el único que anoté en todo el partido. Fue un sentimiento que no puedo describir porque hubo mucho trabajo antes de obtener el trofeo", una mezcla de emoción y satisfacción por lo conseguido, cuando menos se lo esperaba.


No fue suficiente, pero volvió a una final ATP

Juan Mónaco, que llegaba a una final ATP tras doce meses sin disputar esa instancia (Kitzbühel 2013), sumó otra definición a su carrera, la número diecinueve (8-11). "Pico" recuperó la confianza que había perdido durante el último año calendario, confianza que lo hizo descender hasta el puesto 105° del ranking mundial. Sin el fantasma de las lesiones (muñeca, espalda y rodilla), buscará recuperar la regularidad y el nivel que lo depositó como Top10 en 2012. Aunque a los 30 años volver a ese puesto de privilegio sería algo casi utópico para el tandilense, remotar la senda de los triunfos y el camino que lo condujo a la elite del tenis mundial, no es imposible.

Hace 28 años nacía Pablo Andujar Alba, en la ciudad de Cuenca, España. Empezó a jugar al tenis a los seis años para nunca más dejarlo. Ya como junior, "El tronco" (apodo), alcanzó los cuartos de final en Roland Garros y el título en dobles junto a Marcel Grannollers. Ese año (2004) finalizó como número siete del mundo en junior. Pero la transición al profesionalismo no fue nada fácil, algo que le sucede a muchos jóvenes cuando dan el salto al circuito ATP.

Su primer impacto fue en 2010 cuando alcanzó la final de Bucarest. Juan Ignacio Chela fue el encargado de quitarle la posibilidad de debutar como campeón ATP en ese año. Esa temporada terminó por primera vez dentro del Top100 a fin de año, posición que abandonó tan solo durante una semana durante los últimos cuatro años. Actualmente el título en Gstaad lo colocó 44° (tocó el puesto 33° en 2012) y sumó tres cetros ATP (Casablanca 2011-12 y Gstaad 2014) en seis finales disputadas, todas en ATP 250 y sobre arcilla (Bucarest 2010-11 y Stuttgart 2011).

Admirador de sus compatriotas Ferrero, Ferrer y Nadal; fanático del Valencia FC; Pablo nunca ganó dos partidos seguidos en un Grand Slam y no tiene victorias en Wimbledon, siendo las grandes citas, sus puntos más bajos como profesional. Tampoco disputó nunca una serie de Copa Davis, aunque en ese caso, la armada española tiene una férrea disputa entre compatriotas para participar en la competición más importante por equipos, por la cantidad de jugadores en el circuito y por el nivel expuesto por ellos. Andujar ha quedado relegado a la hora de las convocatorias por los diferentes capitanes de turno durante sus más de diez años como profesional. Pero el debut puede llegar en cualquier momento, y más si mantiene el nivel que mostró en Brasil y Suiza este año.

Daniel Vitale Pizarro

26 mayo 2013

Distinta denominación, mismo protagonista


Título 2010 y final 2011 como equipo. Título individual 2013.

La tercera edición de la Copa Mundial por Equipos en Dusseldorf, Alemania (1980), sobre arcilla, se desarrolló en dos zonas de cuatro países (dos singles y un dobles) y los primeros de cada grupo se enfrentaban en la final. Argentina, un año antes de perder la recordada final de Copa Davis ante Estados Unidos, se consagró campeón del certamen preparatorio para el Grand Slam parisino, Roland Garros. El equipo de entonces, conformado por Guillermo Vilas, José Luis Clerc y Carlos Gattiker, derrotó en la final a Italia 3-0. Vilas a Barazzutti, Clerc a Panetta y Vilas-Clerc a Panetta-Bertolucci.

Así comenzó la rica historia de nuestro país en este torneo, que a partir de esta temporada dejó de ser la Copa de las Naciones tradicional, para ser un ATP250. Nueve años más tarde, el equipo argentino volvió a la definición por el título pero cayó ante los locales 2-1. Los elegidos fueron Guillermo Pérez Roldán, Martín Jaite, Gustavo Luza y Javier Frana. Becker derrotó a Pérez Roldan, Jaite venció a Steeb y el dobles Becker-Jelen selló la serie ante Frana-Luza. Trece años después (2002), un joven equipo albiceleste conformado por José Acassuso, Guillermo Cañas y los doblistas Lucas Arnold y Gastón Etlis, lograron levantar el título que se negaba desde 1980. El rival fue Rusia. Acassuso a Safin, Cañas a Kafelnikov y Arnold-Etlis Cherkasov-Kafelnikov pusieron el 3-0, lo que significó la segunda "Copa" para el país de América del Sur.



Campeones 2010

Los 2000 fueron años productivos en este certamen para Argentina ya que en cuatro ediciones se llegó al partido final. En 2005, Guillermo CoriaJuan Ignacio ChelaGastón Gaudio y Guillermo Cañas, llegaron a la final en Dusseldorf y al igual que en 1989, Alemania fue el verdugo que los derrotó 2-1. Coria MayerHaas a Gaudio Haas-Waske Coria-Gaudio. Pero el trago amargo solo duró dos años porque en 2007, Juan Ignacio ChelaJosé Acassuso (segundo título), Agustín Calleri y Sebastián Prieto, ganaron el tercer título ante República Checa 2-1. Berdych ChelaCalleri Hajek Calleri-Acassuso Berdych-Damm.

Un equipo completamente nuevo al de ediciones anteriores integrado por Juan Mónaco, Horacio Zeballos, Eduardo Schwank y Diego Veronelli (retirado e invitado por "Pico" su amigo, por la negativa de Nalbandian), derrotó a Estados Unidos 2-1 y se adjudicó la cuarta victoria en esta Copa del Mundo por Equipos. Mónaco a Querrey, Zeballos a Ginepri y Bryan-Bryan a Veronelli-Schwank. Al año siguiente, con Mónaco nuevamente a la cabeza del equipo, llegaron a la final y una vez más, el campeón fue Alemania. Tres de sus cinco coronas las obtuvo ante Argentina. La final fue 2-1: Mayer Mónaco, Chela a Kohlschreiber Kohlschreiber-Petzschner a Chela-González.

Ganadores de la competición (1978-2012): Alemania 5; Argentina, Estados Unidos, España y Suecia 4; Australia y Serbia 3, Checoslovaquia y Chile 2; y Francia, Suiza, Eslovaquia y Croacia 1.

Semifinal en Houston y cuartos de final en Barcelona eran sus mejores resultados en la antesala de Dusseldorf. Diez partidos ganados y once perdidos eran números demasiado bajos para un miembro del Top20, con la salvedad de haber rendido en Copa Davis (3-1 en singles). Victorias sobre GhemKamke Pella lo ubicaron en la final ante Jarkko Nieminen, al cual derrotó 6/4 6/3. El nacido en Tandil pudo gritar campeón por primera vez en el año y por octava vez en su carrera, en diecisiete finales disputadas.

Juan Mónaco (19° ATP), durante su etapa de preparación, disputó Interclubes dos años, justamente para el club donde se juega el actual ATP250 de Dusseldorf, mismo club de la ex Copa de las Naciones. Sensaciones encontradas. Campeón con el equipo argentino en 2010, finalista en 2011 y campeón de la primera edición del ATP250, todo en el mismo club. "Tiene que haber algo especial en este club para mí, me siento muy cómodo. Jugué dos años Interclubes para este club, conozco mucho a la gente, a los organizadores y hasta al presidente. Después tuve una gran experiencia jugando la Copa del Mundo, ganándola una vez y siendo finalista en otra oportunidad", declaró Mónaco.

Primer campeón individual del certamen

Gracias al triunfo en tierras teutonas, Juan subió dos puestos en el ranking ATP para colocarse en la posición 17°. Revirtió el récord negativo que acumulaba en la temporada (14-11) y llegará a Roland Garros con una inyección anímica importante, ya que defiende octavos de final, instancia en la que cayó ante Rafael Nadal en la edición pasada. Una curiosidad que se dio esta semana en el circuito ATP. Tres de los cuatro finalistas en Niza y Dusseldorf, tienen récord negativo en finales: Juan Mónaco (8-9), Gael Monfils (4-14) y Jarkko Nieminen (2-11). Albert Montañés, campeón en Francia, ostenta un récord de 6-5, la excepción del fin de semana.

Daniel Vitale Pizarro

01 octubre 2012

El número 7


Mónaco logró su séptimo título ATP en Kuala Lumpur al derrotar en la final al francés Julien Benneteau 7/5 4/6 6/3. Ese resultado (solo le bastaba con ganar un partido) lo volvió a ubicar en el Top10. Quedó a 395 puntos de Tipsarevic en la "Carrera a Londres", que por la supuesta baja de Nadal, sería el octavo clasificado para el Masters, a disputarse del 16-18 de noviembre en la Arena O2 de Londres. El argentino se convirtió en el cuarto jugador de su país en ganar un certamen en Asia junto a Guillermo Vilas (Teherán 1974 y 1977), Guillermo Cañas (Chennai 2002 y Shanghai 2004) y  David Nalbandian (Masters Cup Shanghai 2005). A su vez es el séptimo argentino en obtener al menos cuatro títulos en una temporada, los otros son Vilas (1974-80 y 1982), Clerc (1980-83), Jaite (1989), Coria (2003), Gaudio (2005) y Del Potro (2008).

Julien Benneteau es ese tipo de jugadores molestos, que uno prefiere no enfrentar en las primeras rondas de un torneo. De buen primer saque, con tiros agresivos y una gran volea, este francés tiene un record negativo muy raro para su nivel de tenis y su ranking, a lo largo de sus trece años como profesional. La final ante el tandilense fue la séptima en su carrera ante siete rivales diferentes: nunca pudo gritar campeón. A pesar de llegar al partido definitivo en los últimos cinco años, al menos una vez, ser el número 26° del ranking ATP y desde el 2006, solo estuvo seis semanas fuera del top 100, el récord es realmente extraño.

El extraño caso de Julien Benneteau

No solo llegó a once finales en dobles de las cuales ganó seis (este año consiguió junto a Gasquet la medalla de bronce para Francia) sino que derrotó a los tres dueños de la ATP de los últimos años (Nadal 2004, Djokovic 2006 y Federer 2009) en una ocasión a cada uno y tuvo en jaque a "Rafa" con match point en Cincinnati 2012 y a Roger dos sets a cero en Wimbledon 2012. Este año, luego de alcanzar su mejor ranking, sufrió una lesión en el tobillo y codo, tras una mala caída en Montecarlo que lo alejó de las canchas. Mucha mala suerte. Pero se repuso y con el espíritu de un joven veinteañero teniendo ya 31 años, volvió al circuito, logró la medalla en los JJOO y llegó a esta final en el continente asiático.

"Bennet" es un caso raro, porque son muchos los triunfos que tiene ante el Top10 (siete), cuatro de ellos entre los cinco, pero siempre en rueda preliminares para luego perder en cuatro de siete ocasiones, la final en tres sets. Es verdad que es un jugador bastante irregular en el circuito y que pueden pasar semanas sin escuchar victorias suyas, en muchos casos accesibles para su juego. Como ejemplo más cercano tenemos la semifinal en Kuala Lumpur: venció a Ferrer en dos sets cómodos y luego perdió la final ante Mónaco, especialista en polvo de ladrillo, que nunca había ganado un título sobre cemento, menos en indoor. Ess el jugador con más finales, que nunca levantó un título.
En Bangkok (Tailandia), el exquisito Richard Gasquet demolió en la final 100% francesa a Gilles Simón 6/2 6/1 y se adjudicó su séptimo título ATP. El talentoso Richard está teniendo un muy buen año, siendo uno de los cinco tenistas que han alcanzado como mínimo la segunda semana en los cuatro Grand Slams (Federer, Djokovic, Murray y Del Potro). Además del título, llegó a otra dos definiciones, ante Del Potro en Estoril y frente a Djokovic en Toronto, para ubicarse catorce en el ranking y once en la "Carrera a Londres", con la misma puntuación que Mónaco, en la pelea por un lugar en el Masters, que ya disputó en 2007.

Gasquet, nacido en Beziers (Francia)tocó el lugar número siete del ranking en 2007 luego de alcanzar las semifinales de Wimbledon, su mejor actuación en un Grand Slam. En los demás "Majors" nunca superó la cuarta ronda. En Masters1000 tuvo la mala suerte de disputar tres finales ante Federer (Hamburgo 2005 y Toronto 2006) y Djokovic (Toronto 2012). Con las sospechas por dopaje a principios de temporada en el olvido (cocaína), con una pena que bajó de un año de suspensión a dos meses y quince días por probar su inocencia, es uno de sus mejores años, que completará como el mejor si clasifica al Torneo de Maestros. Siete semanas son las que faltan para el último torneo del año y ya comienzan las especulaciones. ¡A ver quién acierta más!

Daniel Vitale Pizarro

23 julio 2012

¡Muy bien 10!


La vista fija en la pelota luego del golpe, concentrado al 100%

Juan Mónaco lo logró. Llegó al lugar que soñó, ese lugar que se le había negado en 2008 por culpa de un tropiezo con la silla de un juez de línea antes de la final, cuando estaba 14° del mundo. Ese lugar al que se propuso llegar y por el que luchó desde principio de año. "Es asombroso, es un sueño hecho realidad. Siempre recordaré esta gran semana porque es muy importante para mí y mi equipo. Era un gran objetivo que teníamos en la pretemporada, donde entrenamos muy duro", declaró el oriundo de Tandil, luego de conseguir el objetivo por duplicado, levantar el ATP500 en Hamburgo y llegar al Top10. Meritorio por donde se lo mire.

Luego de Wimbledon y con los JJOO en un futuro cercano como objetivo para la mayoría de los tenistas, Mónaco decidió dejar a un lado la preparación en césped y dedicarse a sumar puntos en las semanas anteriores a Londres 2012. Y verdaderamente fue una gran elección. Final en Stuttgart y campeón en Hamburgo, para conseguir su sexto título en su final ATP número quince. El preclasificado número tres "cayó" en la parte superior del cuadro y por ranking y nivel de juego, la semifinal debería ser Almagro-Mónaco de no suceder una sorpresa. Y eso pasó. Fue el partido del torneo, donde el argentino logró la confianza y el envión para luego derrotar a Haas en la final. El español era el favorito del encuentro que dominó hasta el 4-2 en el tercero, resultado que no pudo mantener. "Pico" quebró el saque del murciano y cerró el encuentro a fuerza de garra, actitud, regularidad y estado físico, luego de más de dos horas de batalla.

Autocorrecciones subidas de tono en pleno partido

La final mostró un gran nivel por parte de ambos tenistas. Se vio un Mónaco consistente y más agresivo, subiendo a la red para cerrar los puntos más de lo habitual y presionando al alemán que intentó todo el partido, con su talento innato, desestabilizar al argentino. Eso no sucedió, aunque dejó varias "pinceladas" de su exquisito tenis, poco frecuente en el circuito ATP. El exnúmero dos del mundo sigue sorprendiendo al mundo del tenis con 34 años. Llegó a su segunda final del año, luego de vencer a Roger Federer en la definición de Halle. Si lo hecho por Mónaco es fantástico, lo de Haas no se queda muy atrás.

Este título, el tercero de la temporada, iguala lo hecho en 2007, aunque ese año fueron todos ATP250. El reciente trofeo de Hamburgo significó su primer ATP500 cosechado, lo que le permitió unirse a la elite del tenis argentino. Se transformó en el undécimo jugador albiceleste en ingresar al Top10, luego de Guillermo Vilas (2°), Jose-Luis Clerc (4°), Alberto Mancini (8°), Martin Jaite (10°), Guillermo Coria (3°), Gaston Gaudio (5°), Guillermo Cañas (8°), Mariano Puerta (9°), David Nalbandian (3°) y Juan Martin del Potro (4°).

Semifinal de Miami 2012, la mejor performance del argentino.

Un año impecable en cuanto a resultados, solo perjudicado por la lesión sufrida en la primera ronda de Montecarlo que lo obligó a retirarse del torneo y ausentarse del Master 1000 de Madrid. "Pico" levantó el trofeo de campeón en Viña del Mar y Houston, llegó a semifinales en Miami (vs Djokovic), octavos de final en Roland Garros (vs Nadal), tercera ronda en Wimbledon por primera vez, final en Stuttgart (vs Tipsarevic) y el triunfo frente a Haas en el polvo de ladrillo alemán. Una temporada que sumado a la final del ATP500 de Valencia y resultados favorables al final de 2011, lo ubican como el flamante número diez del circuito mundial, diez años después de su debut en el circuito ATP.

El argentino descansará esta semana, viajará a España unos días y luego se instalará en la Villa Olímpica para disputar los JJOOSobre la adaptación al césped en tan poco tiempo dijo: "No será fácil para mí, pero tengo cinco días para entrenar y estar con los muchachos allá. Veremos cómo va. Este torneo me dará confianza y me siento genial, sin lesiones. Trataré de hacer lo mejor en Londres". Además de Mónaco, disputarán las Juegos Olímpicos en singles Del Potro, Berlocq y Nalbandian, en dobles lo hará Nalbandian- Schwank (invitado), en dobles mixto Del Potro-Dulko y en dobles femenino Dulko-Suárez, con la ilusión de conseguir la cuarta medalla Olímpica para el tenis argentino, después de Sabatini (Plata en Seúl 1988), Frana-Miniussi (Bronce en Barcelona 1992) y Suárez-Tarabini (Bronce en Atenas 2004).

Ver la nota "Es solo una cuestión de actitud..." que anticipaba su trabajo y su arribo al top ten.

Daniel Vitale Pizarro

16 abril 2012

Es solo una cuestión de actitud...


Hola a todos!!! Siento una alegría enorme!! Había llegado cansado después de Miami y la Copa Davis, pero partido a...
Posted by Juan Monaco on domingo, 15 de abril de 2012
Juan Mónaco empezó su "odisea Top10" en 2011. Comenzó a prepararse física y mentalmente para dar el salto de calidad que le faltaba y pasar de ser un deambulador Top40, para meterse en el Top20 y aspirar al Top10. Sabía el esfuerzo y sacrificio que significaba todo ese proceso, pero asumió los riesgos. Aunque quizás por diferentes razones podría no llegar a su meta, porque el tenis no es matemático, tendría la conciencia tranquila de al menos haberlo intentado. Y todos esos esfuerzos comenzaron a dar sus frutos a fin de año, con la final en el ATP500 de Valencia (bajo techo) y los cuartos de final del Masters1000 de París, también indoor.

Comenzó 2012 campeón en Viña del Mar. Meses después accedió a la semifinal en el Masters 1000 de Miami y disputó la serie de Copa Davis frente a Croacia, con un triunfo con la serie ya definida. Semejante envión anímico más las mejoras en su juego, concluyeron en el título que no se hizo esperar. Juan se alzó con un nuevo trofeo tras vencer a John Isner en la final del ATP250 de Houston, el segundo de 2012 y el quinto que tendrá en sus vitrinas, seguramente en Tandil. "Pico", con 28 años, en perfectas condiciones físicas y con la experiencia de casi diez temporadas completas en el circuito, levanta la mano y afirma que está más presente que nunca.

Photo Jim Rydell
Posted by Juan Monaco on martes, 7 de febrero de 2012


Campeón en Viña del Mar ante Berlocq

Gracias a la victoria, alcanzó el puesto 14° en el escalafón mundial, igualando su mejor ubicación conseguida en 2008. Y esta vez parece que no habrá silla de ningún estadio en su camino para impedir que llegue al Top10 y quien sabe, al selecto grupo de los ocho para aspirar por un lugar en el Masters de fin de año. En Viña del Mar 2008, durante la final del dobles, se tropezó con la silla de un juez de línea y se tuvo que bajar de la gira sudamericana y la Copa Davis.

"Pico" no solo maduró en la parte mental, sino también en su juego. Más consistente y agresivo desde el fondo de cancha, devoluciones más punzantes y la garra y convicción de siempre, hicieron de Mónaco un jugador temible no solo en polvo de ladrillo, aunque todos sus títulos fueron en arcilla. En los últimos años se volvió un jugador más versátil. Se dio el lujo de incursionar en las definiciones de los torneos más importantes del mundo en cemento, como las semifinales en Miami 2012 y en Shangai 2010 (ambos M1000), como las más destacadas actuaciones en asfalto. Definitivamente ya no es sólo un jugador de tierra batida y el ranking así lo refleja.
La desgracia de 2008
Con su grupo de trabajo definido, su coach Gustavo Marcaccio a la cabeza y su novia Zaira Nara en las gradas de muchos torneos del circuito, el tandilense apunta todos sus cañones al Top10 y en cada torneo demuestra que no es imposible acercarse a esos puestos. Sabe que este es el camino para llegar y definitivamente está decidido a intentar meterse en el lote de los mejores del mundo.

Esta temporada se presenta con los Juegos Olímpicos en Wimbledon, dos semanas después del Grand Slam londinense. Justamente el césped es una superficie con la que Mónaco nunca se llevó bien pero que tendrá que agachar la cabeza (y las rodillas) para golpear la pelotita lo mejor posible porque gracias a sus actuaciones en el circuito, su clasificación a los JJOO ya está asegurada. Deberá defender los colores argentinos en un certamen que reparte más puntos para el ranking que un ATP 500 (750 para el ganador y 450 para el finalista), con el plus de representar a su país e intentar alzarse con una medalla que todo tenista se quisiera colgar, mientras el himno argentino se eleva al unísono con la bandera celeste y blanca.

Daniel Vitale Pizarro