Mostrando entradas con la etiqueta Raonic. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Raonic. Mostrar todas las entradas

09 mayo 2017

Irregular pero efectivo


 
Marin Cilic es un caso especial dentro del circuito ATP. Dotado con un tenis excelso, de golpes ampulosos y potentes, ha logrado grandes triunfos y grandes derrotas. Irregular, el croata fue campeón del US Open sin haber siquiera ganado un ATP500. Tres años después triunfó en un Masters1000 y a fin de 2017 completó su palmares al ganar un ATP500. Esta temporada no había encadenado tres partidos ganados de forma consecutiva en los ocho torneos que disputó con una semifinal ATP gracias a un WO en cuartos de final de Acapulco. Pero en Estambul ordenó su juego y apabulló a sus rivales hasta la final.

Los dos Top10 del certamen alcanzaron la final. Milos Raonic (6°) y Marin Cilic (8°) animaron y jerarquizaron la final del ATP250 turco. En muchos torneos de esta categoría no se inscriben siquiera dos Top10 y en Estambul ambos llegaron al partido final. Es apenas la cuarta final ATP de 2017 en la que se enfrentan dos Top10. Los organizadores y el público, infinitamente agradecidos. El primer set fue parejo y se decidió en el tiebreak en el cual salió airoso el campeón de Grand Slam. En el segundo set dominó Cilic a su gusto para cerrar el encuentro 7/6 6/3 y levantar su 17° trofeo, al menos uno por año desde 2008. Regular en su irregularidad.

"Estoy en buena carrera y me siento muy bien. En estas últimas tres o cuatro semanas en arcilla, nunca es fácil, pero estoy tratando de mejorar con cada partido. Esta semana es una buena señal para lo que sigue en polvo de ladrillo. Espero poder mejorar en estos próximos tres torneos, dos Masters1000 y Roland Garros”, fueron las palabras realistas del campeón que espera que el triunfo en Turquía le sirva para alimentar su confianza y encarar la parte más importante e intensa de la gira de tierra batida de la mejor manera posible. Estambul fue su segunda copa obtenida en arcilla tras la conseguida en Umag 2012.

El canadiense transita un año diferente. Aquejado por las lesiones, solo disputó cinco torneos en 2017 y en dos de ellos no se presentó a disputar el encuentro. El más resonante fue la final de Delray Beach tras vencer a Del Potro en semifinales; el otro fue la segunda ronda de Miami. En los demás certámenes disputados antes de la final en Estambul cayó en semifinales de Brisbane (venció a Nadal en cuartos de final) ante el a la postre campeón Grigor Dimitrov y en cuartos de final del Australian Open ante Rafael Nadal (finalista). Milos necesita acumular unidades en la superficie naranja porque defiende finales de Queen's y Wimbledon apenas termine Roland Garros.

La vuelta al circuito de Raonic fue más que positiva. Sin jugar desde febrero por un desgarro en el isquiotibial de su pierna derecha, volvió en plena gira de arcilla, la que menos beneficia a su estilo de juego y llegó a la final, su primera en la superficie más lenta del mundo. 21° final ATP para el nacido en serbia (8-13) y segunda del año (0-2). Alejado de Ljubicic hace un par de temporadas eligió seguir ligado a la Academia de Ricciardo Piatti pero en compañía este año de Richard Krajicek, campeón de Wimbledon 1996 y N°4 del mundo. El fruto del trabajo mancomunado entre ambos podrá ser evaluado cuando las lesiones del jugador no le impidan jugar con normalidad.

Fue una semana especial para Marin Cilic porque el viernes llegó a la victoria ATP N°400 en su carrera, el 78° jugador en la Era Abierta en lograr esa suma y tercer croata en conseguirlo detrás de Ivan Ljubicic (429) y Goran Ivanisevic (599). La final significó la 28° como profesional (17-11) y la sexta en arcilla (2-4). El título le permitió subir un puesto en el ranking ATP y volver al 7° lugar, debajo de su mejor posición alcanzada hace unos meses atrás (6°), en noviembre del 2016. A pesar de haber vencido a un Top10 en la final, su récord frente al selecto grupo sigue siendo negativo (27-64).

Daniel Vitale Pizarro

21 marzo 2016

La hegemonía continúa



#SelfieTime

Diez finales consecutivas de Masters1000. Ese es el récord que ostenta Novak Djokovic desde su título en Paris 2014 hasta Indian Wells 2016 (ausente en Madrid 2015). Campeón en ocho de esas diez finales, el serbio acumula 27 trofeos de esta categoría, la misma cantidad que Rafael Nadal (récord compartido). Un problema ocular lo obligó a abandonar en Dubai, lo que cortó una racha de 17 certámenes sin caer antes de la final, uno menos que el récord de Ivan Lendl. En Indian Wells dejó claro que su mayor rival hoy, es él mismo. Ni siquiera el buen nivel de Nadal en semifinales le pudo arrebatar un set.

Las primeras rondas las sufrió. Fratangelo le quitó un set. Kohlschreiber y Tsonga lo exigieron más allá del décimo game en los cuatro parciales. Y Nadal lo tuvo en aprietos durante el primer set, el mejor parcial del torneo. Pero hasta ahí el nivel del serbio fue oscilante. El segundo set con Rafa y la final con Raonic fue una aplanadora. Desde ese momento, cedió solo cuatro games en los siguientes tres sets. Una máquina. El bueno de Milos, ausente desde las semifinales del Australian Open por una lesión en el abductor, llegó a la final con algunas molestias que aun no se sabe si es una recaída de la vieja lesión o es producto de la exigencia luego de casi dos meses fuera del circuito.

No hubo rival

“No estoy seguro, tengo que ver a mi equipo médico y hablarlo con ellos. Solo espero que no tenga nada que ver con lo que pasé. Espero estar bien físicamente, sin lesiones, para estar mejor cada día”, Raonic en alusión a sus molestias durante la final de Indian Wells. Pero Milos no se quedó solo con lo sucedido el domingo: “Hay muchas cosas positivas. Ahora mismo estoy decepcionado, pero hasta hace dos semanas no podía hacer ningún movimiento de lado a lado ni podía jugar un solo punto. Tengo que trabajar más fuerte y que ejecutar mejor los tiros, ser más afectivo. Necesito poner todas las cosas juntas en el momento preciso”.

El curioso récord de Milos Raonic en finales de Masters1000. Disputó tres y promedia menos de cuatro games ganados entre todas. 2/6 2/6 en Montreal 2013 ante Nadal, 2/6 3/6 en Paris 2014 contra Djokovic y 2/6 0/6 en Indian Wells 2016 frente a Djokovic. En su última final, solo obtuvo un 10% de los puntos ganados con su segundo servicio (3 de 30) contra el 67% de su rival. Además cometió 27 errores no forzados en contraposición a los cuatro del serbio, cifras que reflejan por sí solas el resultado final. El campeón, además de los 27 títulos de la categoría 1000, llegó a doce finales más, lo que lo coloca por detrás de Nadal (41) y Federer (42), el Top3 en Masters1000.

Su devolución volvió a hacer estragos

La derrota de Andy Murray en segunda ronda le permitió a Djokovic despegarse aun más del británico en el ranking, casi el doble de puntos, una verdadera atrocidad. El título en Indian Wells le permitió igualar a Guillermo Vilas (62), octavo entre los más ganadores de la Era Abierta. En cuanto a finales, Djokovic igualó a Pete Sampras y Bjorn Borg con 88 definiciones ATP, noveno lugar histórico. Quinto en semanas como número uno del mundo (191) y doceavo en cantidad de victorias ATP (708), Novak va camino a ser uno de los mejores de la historia, si ya no lo es. A este ritmo se meterá en la pelea del mejor de la historia...

El quinto Indian Wells lo ubica en la historia como el único tenista que ganó tantas veces en el desierto norteamericano y se siente orgulloso por eso: "Ganar este torneo en cinco ocasiones es un logro fantástico para mi equipo y para mí. Esto es un esfuerzo de todo el equipo, ellos toleran un montón de cosas. Son gente espectacular. Muchas gracias a todos”, dijo Djokovic en conferencia de prensa, y le tiró flores al torneo: "Aquí los jugadores somos bienvenidos. Los espectadores comparten su pasión y su amor por el deporte con nosotros, y este tipo de ambiente te inspira para dar todo lo que llevas dentro. Creo que este torneo merece un nivel más. Se podría crear algo…”.

Daniel Vitale Pizarro

03 noviembre 2014

Números redondos


El N°1 dijo presente en París.

Semana redonda para Novak Djokovic. Aunque la perfección no existe, el serbio la rozó. Campeón del Masters1000 de Paris sin ceder sets, 20° M1000 en su carrera, 600 triunfos como profesional, afianzado en el N°1 para fin de año y como si no fueran pocas cosas en tan pocos días, fue padre de Stefan, su primer hijo, días antes de comenzar el torneo. Su rival de la final en la capital francesa fue Milos Raonic, que nada pudo hacer ante el nivel del mejor tenista del año. El último Masters1000 de la temporada definió a los ocho clasificados al Masters de fin de año, que tendrá tres debutantes.

Todos esperaban una final entre Federer Djokovic en París, que alimentara aun más la pelea por el número uno del mundo. Novak no decepcionó pero Roger cayó antes de tiempo. Milos Raonic apareció en su camino en cuartos de final. A base de un saque letal (22 aces), al canadiense no le tembló el pulso cuando tuvo que definir ambos sets y se llevó el encuentro con autoridad, para desilusión de los fanáticos del suizo y de los organizadores. Ese triunfo lo catapultó en confianza y quedó demostrado con su victoria en semifinales ante Tomas Berdych.

El golpe con el que más daño hace.

En la final fue otro jugador al de toda la semana. Errático e impreciso, Milos no pudo presentarle batalla a un "Nole" inspirado que se plantó desde el fondo, lo atacó cada vez que pudo hasta que lo pasó por arriba 6/2 6/3 en el imponente estadio de París Bercy. "He jugado el mejor partido de toda la semana hoy, cuando más se necesita. Tuve un montón de buenas devoluciones y en general estoy muy contento con mi rendimiento", lo que dejó en claro como fue el partido y la pesadilla que pasó Raonic en la cancha.

El nacido en Serbia, nacionalizado canadiense, no tuvo más que halagos para con Djokovic: "Él me hizo la vida difícil hoy. Cada vez que puso su raqueta sobre la pelota, me hacía jugar una bola profunda. Creo que jugó un gran tenis, neutralizando bien mi servicio. Incluso cuando yo era capaz de jugarle a su revés, él ya se estaba moviendo muy bien. Novak jugó lo más profundo posible. En realidad no me dio demasiadas oportunidades. Incluso en las posibilidades de quiebre que tuve, él las jugó bien".

Contentos con sus rendimientos

En París obtuvo su 47° título ATP en 69 finales disputadas. En cuanto a Masters1000, fue su 20° tras disputar 30 definiciones en este nivel, solo superado en la historia por los 23 de Roger y los 27 de "Rafa". Fue su sexto trofeo en lo que va del año y el tercero en París (2008, 2013-14). Capturó seis títulos o más por cuarta temporada consecutiva y terminará entre los tres mejores del ranking ATP por octavo año seguido. Definitivamente el tercero en cuestión de la última década entre Federer y Nadal, que no tiene nada que envidiarle.

Líder en torneos ganados en 2014, aunque con tres finales menos disputadas que Federer, Djokovic ganó títulos en las cuatro superficies posibles (arcilla, cemento outdoor, cemento indoor y césped) y le bastará para terminar el año como número uno del mundo con ganar sus tres partidos de zona en el Masters o accediendo a la final del mismo. No podrá ganar más partidos que Roger, disputar más finales ATP ni de M1000 en esta temporada, pero el N°1 del mundo del 2015 está en sus manos, depende pura y exclusivamente de él.


Utiliza muy bien las palancas para golpear el drive desde el fondo de la cancha

Milos Raonic tuvo una brillante semana que le permitió clasificarse a la "Copa de Maestros" por primera vez en su carrera a los 23 años. El más joven de los ocho esta temporada, debía terminar por encima de David Ferrer en París para asegurarse un cupo en Londres. La victoria resonante ante Federer en cuartos de final más la derrota del español a manos del japonés Nishikori en la misma instancia, sellaron su ingreso a la "Arena O2" junto a Djokovic, Federer, Wawrinka, Nishikori, Murray, Berdych y Cilic, beneficiado por la ausencia de Nadal debido a su operación de apéndice.

El gigante de 196 centímetros llegó en Bercy a su segunda final de Masters1000 luego de caer ante Nadal en Toronto 2013. Esta definición fue la número trece en su carrera como profesional (6-7) y la tercera del año (1-2). Actual ocho del ranking ATP, tocó el sexto lugar en julio de este año tras la semifinal de Wimbledon. Acumula 49 victorias en lo que va de la temporada y más de 1000 aces por segundo año consecutivo, números que reflejan el crecimiento de un jugador que dejó de ser solo un jugador peligroso para convertirse en un protagonista del circuito.

Daniel Vitale Pizarro

06 octubre 2014

Recambio


Kei Nishikori gives a hug to the daughter of Coach Michael Chang after winning his fourth title of the year at the...
Posted by IMG Tennis on Domingo, 5 de octubre de 2014
Hasta la hija de Michael Chang lo felicita.

Sin dudas 2014 es el año de los "nuevos" protagonistas. Nos acostumbramos a un circuito estático, con pocos cambios en el ranking y con los Grand Slam repartidos entre cuatro jugadores. El recambio tenía que llegar. Y llegó. Wawrinka en Australian Open y Monte Carlo, Cilic y Nishikori en US Open, Dimitrov, Gulbis y Raonic fueron o son Top10. Estos jugadores obtuvieron en lo que va del año 16 títulos sobre 20 finales. Recambio tardío pero recambio al fin. El más joven de esta "nueva" camada de jugadores TOP tiene 23 años, edad a la que por ejemplo, Federer y Nadal ya atesoraban varios Grand Slams. Aunque el podio lo sigan ocupando los mismos (Djokovic, Nadal y Federer), el oligopolio que habían creado ellos junto a Murray, de a poco, comienza a disolverse...

De todos ellos, Kei Nishikori es el jugador del momento. Desde que perdiera la final del US Open ante Cilic, el asiático no perdió más. Campeón la semana pasada en Kuala Lumpur, el nacido en Shimane derrotó a Raonic en la final del ATP 500 de Tokio, para coronarse por segunda vez en ese certamen. En su país dio un paso gigante para clasificarse al Masters, certamen de fin de año que alberga a los ocho mejores tenistas del año, al que nunca ingresó un jugador asiático desde su creación en 1970, justamente disputado en Tokio por primera y única vez. 

Campeón la semana pasada en Kuala Lumpur

Kei admitió durante el torneo que se encontraba con molestias y que no estaba al cien por cien fisicamente. Sin escusas, dejó todo en la cancha ante su público y pudo terminar con una sonrisa más 500 puntos para el ranking ATP. "Es la primera vez que gano títulos en dos semanas seguidas. Tras el US Open fue duro mantenerme motivado, especialmente esta semana cuando no me sentía al cien por cien", confesaba "Nishikolín" (apodo) a la prensa.

Evidente es la mejoría del japonés desde la llegada a su banco de Michael Chang, para aportar su cuota en los entrenamientos, bajo la atenta mirada de su coach principal, el argentino Dante Bottini. Mayor agresividad en todos sus tiros, mejorar el servicio y fortalecer la parte física, son los principales puntos en los que se nota la mejoría del actual número seis del mundo. "Michael ha subido mi nivel. Hemos practicado más en la pista y también en el trabajo físico. Batir a unos cuantos Top 10 en los últimos años me ha ayudado en mi confianza", dijo el campeón cuando se le preguntó por Chang y su trabajo junto a él.
2012 y 2014, todo sigue igual...

Para Nishikori este título fue el séptimo en su carrera tras haber disputado once finales. Esta temporada alcanzó más definiciones que en toda su carrera. A sus 24 años, en 2014 obtuvo cuatro trofeos ATP en seis finales jugadas, y llegó a la definición por el trofeo en todas las categorías (250, 500, 1000 y 2000). Número seis ATP y quinto en la "Carrera a Londres", se perfila como candidato para clasificar al "Torneo de Maestros" con 515 puntos de ventaja sobre el octavo.

Milos Raonic cayó por tercera vez consecutiva en la final de Tokio y al igual que en 2012, ante el mismo rival. "Ha sido una decepción perder en mi tercera final consecutiva en Tokio. Para ser sinceros, a diferencia de el primer año (2012), siento que he creado mis oportunidades. Sentía que había estado más cerca en los dos últimos años, por lo que diría que hace dos años fue más decepcionante", declaró frustrado Milos que gracias a la final subió un puesto en el escalafón mundial y se ubicó octavo en la "Carrera a Londres", por ahora dentro del Masters.

Equipo completo

El canadiense nacido en Montenegro acumula doce finales ATP (6-6), dos en esta temporada (1-1), ambas en los ATP500 de Washington y Tokio. Número ocho en el ranking mundial y misma ubicación en la "Carrera a Londres", Milos Raonic (23 años) fue noveno (suplente) la temporada pasada en la "Arena O2" de Londres y hoy le lleva 200 puntos a Murray (9°) con cuatro semanas por delante antes del gran evento en Gran Bretaña. ¿Le alcanzará?

2750 puntos son los que quedan para que se determinen los ocho clasificados a la "Copa Masters" (6 al 16 de noviembre) que se disputará en Londres. Salvo una heroica de Tsonga o Gulbis, difícilmente alguno del puesto 12° para abajo logre clasificar, pero mientras las matemáticas cierren, el Top16 cuenta con chances. Además de Djokovic, Federer y Nadal, Wawrinka y Cilic están virtualmente clasificados por ser campeones de Grand Slam. Para que ingresen ambos, Stan o Marin debe quedar entre los siete primeros y el restante entre los 20, sino, clasificará solo el mejor de los dos que quede fuera de los ocho.

Daniel Vitale Pizarro

04 agosto 2014

Tenis canadiense de altura


Canadá en su máxima expresión tenística

El impacto lo dio hace exactamente un año. En Montreal, el país que lo alberga desde muy joven, alcanzó la final del Masters 1000 de Canadá. Nadal fue demasiado para él. Luego "Rafa" encadenó Cincinnati y US Open, quizá su gesta más importante. Aquel día, tras la final perdida, tocó el Top10, aunque solo duró una semana dentro de los diez mejores, puesto que recuperó cinco meses más tarde y que ahora lo tiene no solo dentro, sino como protagonista y ostentando su mejor ranking histórico (6°). Doce meses después, Milos Raonic es campeón del ATP 500 de Washington, en una final histórica para su país.

Preclasificado número dos en Washington, Raonic sorteó a sus rivales sin perder sets, aunque con varios tiebreaks (cinco TB sobre diez sets disputados). La prematura caída de Berdych (preclasificado N°1) dejó acéfalo al cuadro principal y el rival de Milos fue otro canadiense, Vasek Pospisil. Un año mayor que Raonic (24 años), su rival fue su compañero de Copa Davis y lo derrotó como en la semifinal de Montreal 2013 para ingresar al Top10. Esta vez significó volver al Top6 y fue la primera final 100% canadiense en la historia de la ATP. El título quedó para el gigante de 196 centímetros de altura, trofeo que significó su primero de la serie 500. 

No es solo un saque potente

Pospisil, que no se queda atrás en temas de altura (193cm), subió nueve puestos (27°) para quedar a dos lugares de su mejor ubicación. Para Vasek fue su primera final ATP. Además, esta temporada fue campeón en Atlanta y Wimbledon en dobles, junto a Jack Sock. Con la confianza en alto, fue el encargado de doblegar a Berdych (5°) en octavos de final y a Gasquet (14°) en semifinales. Aun con más partidos perdidos que ganados a nivel ATP (41-53), apunta, por ahora, a mantenerse estable en el Top30. Junto a la final en Washington, en 2014 acumula una semifinal en Chennai y cuatro cuartos de final (o mejor) en sus últimos cinco certámenes disputados.

Raonic, desbordado de confianza, expresó sus sensaciones tras la coronación en la capital norteamericana: "No podría haber pedido una mejor manera de llegar a la parte más importante del año. Creo que estoy jugando a un nivel alto. Creo que el número al lado de mi nombre no es casualidad y no creo que sea una casualidad si sigue bajando. Se trata de mejorar cada semana y encontrar una manera de ganar partidos".

Las banderas canadienses, omnipresentes en el estadio

A pesar de representar a Canadá, Milos Raonic nació el 27 de diciembre de 1990 en Podgorica, Montenegro. A los tres años de edad se mudó con su familia (ambos padres ingenieros) a Canadá y recién comenzó a jugar al tenis a los ocho años. Admirador de Pete Sampras, llegó a decir que había grabado todos sus partidos televisados. En 2010 debutó en Copa Davis ante Colombia (perdió ante Giraldo y Cabal los singles pero ganó el dobles junto a Nestor) y en 2011 fue distinguido como el jugador revelación ATP, luego de ascender del puesto 156° al 31° durante esa temporada.

El 2012 fue el año de su estabilización en el ranking y los resultados empezaron a llegar. Dos títulos, dos finales y su primera segunda semana en un Grand Slam (US Open). La temporada siguiente significó su consolidación como protagonista en cada torneo al que iba. Cuatro finales más alcanzadas (2-2), final de un Masters 1000 (Montreal) y segunda semana en Australian Open y US Open. También formó parte del Top10 durante una semana y alcanzó la semifinal de la Copa Davis, instancia a la que Canadá había llegado solo una vez en su historia, en ¡1913! Milos Raonic ya era el mejor jugador que había jugado al tenis representando al país más al norte de América.


Ljubicic y Piatti, los entrenadores de Raonic, observándolo en Roland Garros.

Cuartofinalista en Indian Wells, MiamiMonte Carlo y Roland Garros, y semifinalista en Roma y Wimbledon 2014, permitieron que Raonic volviera al Top10, principalmente por sus destacadas actuaciones en ambos Grand Slams. Escaló posiciones dentro del selecto grupo y se estableció como probable Top8 y participante del Masters en Londres, salvo que alguna lesión le impida competir durante la parte final de la temporada. A todo eso, le sumó el trofeo de Washington, su primer ATP 500 y la primera corona del 2014. Acumula seis títulos como profesional en once finales disputadas.

Convencido de que tenía muchas cosas por mejorar, Milos Raonic decidió darle un salto de calidad a su juego y a su portentoso físico, y contrató en 2013 al exnúmero tres del mundo Ivan Ljubicic, más la ayuda de Ricardo Piatti, con el que ya venía trabajando. Y los resultados están a la vista de todos. Toronto, Cincinnati y US Open, la parte en la que mejor se desempeña del año, son el futuro próximo de este gigante sacador que ya no solo saca bien...

Daniel Vitale Pizarro

07 octubre 2013

Objetivos casi cumplidos



¿Copa Libertadores?


Iniciaba el verano en Argentina en 2012. Juan Martín Del Potro, en medio de un alboroto por los rumores de su negativa a la Copa Davis 2013 por cuestiones que no vamos a analizar hoy aquí, anunciaba en una conferencia de prensa (improvisada) que durante la temporada 2013, no iba a representar a su país en el certamen por equipos, alegando una "mayor dedicación al circuito ATP, con el objetivo de dar el 100% en los grandes torneos y pelear por el Top5". Hoy, a casi un año de esa declaración y con solo cuatro torneos para que concluya el año tenístico, alcanzó el número cinco del ranking mundial...


De menor a mayor durante la semana, el tandilense se consagró campeón del ATP500 de Tokio tras derrotar en la final al complicado canadiense Milos Raonic 7/6 7/5. Tan solo una doble falta determinó que se llevara el primer set y un 0-30 en el final del segundo set, bastaron para que el argentino pegue en los momentos justos y se lleve el título, el tercero (todos categoría 500) en su cuarta final en 2013 (final de Indian Wells vs Nadal).


Declaraciones: Muñeca y revés OK
Pero para llegar a la final, Juan Martín tuvo que sufrir ante Baghdatis Dolgopolov en primera ronda y cuartos de final respectivamente, partidos ambos a tres sets. Recién demostró solidez en semifinales contra Almagro, partido muy intenso y parecido a la final, que supo sacar adelante con mucha actitud. La victoria le permitió ascender dos puestos en el ranking ATP y volver al número 5° del mundo, luego de tres años de ausencia en ese selecto grupo.

El trofeo en Tokio significó el tercero del año para Del Potro y el número 16 en su carrera, con un récord ampliamente positivo de 16-6 en finales. Junto a Vilas, Clerc, Jaite, De la Peña y Arguello, son los únicos argentinos con récord positivo en finales ATP, de un total de 26 ganadores distintos en la "Era profesional". Además, pudo con Raonic que lo había eliminado de Montreal meses atrás, luego de la polémica "tocada de red" de Milos que posteriormente aceptó en rueda de prensa.

Dejó de ser un "saquedependiente" pero...


Raonic emparejó su récord en finales ATP (5-5) en su cuarta definición de 2013 (2-2). El nacido en Podgorica (Montenegro), pero que representa a Canadá, quedó décimo en la "Carrera a Londres", a un puesto de la clasificación al Masters por la baja de Andy Muray (3°), y número 11° en el ranking ATP, demostrando una regularidad que hasta hoy no había sostenido. Luego de la final en Tokio, dijo: "No hay mucho por lo que estar triste. Tuve mis chances y dejando de lado una doble falta y un par de puntos, no pude hacerlo mejor". Simple como su servicio.

Por su parte, el campeón tuvo palabras para su rival: "El juego de Raonic ha mejorado muchísimo desde que llegó a la final en Montreal. El partido de hoy fue realmente muy parejo y se podía definir para cualquiera de los dos en muy pocos puntos. En el último juego pude jugar buenos puntos y puede cerrar el partido ahí, porque sino iba a ser mucho más complicado".


Sabor agridulce


En Beijing (China), Rafael Nadal logró lo que vino insinuando desde su regreso triunfal, allá en febrero en San Pablo ante David Nalbandian: volver al número uno del mundo. En la final cayó ante Novak Djokovic y perdió su invicto en canchas duras en 2013. "Rafa" debía llegar a la final para no depender de nadie y recuperar la cima del escalafón mundial. Y eso fue lo que hizo. Djokovic aumentó su récord a 19-0 en Beijing, campeón las cuatro veces que se presentó en la capital china (2009-10 y 2012-13). El serbio no derrotaba al español desde la final de Montecarlo, tras perder en los últimos tres enfrentamientos entre sí.



Daniel Vitale Pizarro

12 agosto 2013

Toro en rodeo ajeno


Festejo de alguien que lo ganó todo.

Wimbledon 2013 lo vio caer en primera ronda, abrumado por un ignoto Steve Darcis que jugó el partido de su vida y lo mandó a casa por primera vez en su carrera en un Grand Slam en su presentación. A pesar de ganar prácticamente todo lo que jugó en lo que va de la temporada, el español llegaba con dudas a Montreal por ausentarse del circuito siete semanas, por precaución de esa bendita rodilla. Desembarcar en un Masters 1000 en esas condiciones no era para nada sencillo. Dos veces campeón en Canadá (2005 y 2008), en 2013 campeón en siete torneos y finalista en otros dos, llegó a Montreal con solo una derrota. El mejor tenista del año, pero el número cuatro en el ranking por perderse la mitad de 2012 por lesión, sin vendaje en su rodilla ni molestias, dio una muestra de superación y alto vuelo tenístico para llevarse el trofeo para España.

Novak Djokovic, actual número uno del mundo y tricampeón del certamen (2007, 2011 y 2012), era el rival a vencer. Sin Federer que no se presentó por lesión y las prematuras caídas de FerrerMurray Del Potro, todos los ojos apuntaban a la final anticipada entre Djokovic-Nadal en una hipotética semifinal, que finalmente ocurrió. Por vigésima primera vez en treinta y seis encuentros, el español se llevó el encuentro 7/6 en el tercero, en una verdadera batalla tenística. La final sería un trámite para "Rafa", que despachó al local Raonic 6/2 6/2 para quedarse por tercera vez con el trofeo canadiense.

El golpe que mejoró y mucho.

Como era de esperarse, la prensa menospreció el partido decisivo ante el local canadiense Milos Raonic y adjudicó como final anticipada la semifinal ante Djokovic, a lo que "Rafa" respondió de manera tajante: “La final es la de hoy. Ayer fue una semifinal complicada, con ambos jugadores a un nivel muy alto y muy disputado. Un partido muy bonito que uno lo disfruta mucho más cuando gana y acabó de la mejor manera posible”.

El finalista Milos Raonic aprovechó la localía y el calor de la gente, se hizo fuerte en su servicio y logró acceder al partido decisivo, aunque poco pudo hacer ante una topadora como lo fue Rafael Nadal. El tenista de 22 años alcanzó por primera vez la final en un Masters 1000, igualando a Robert Bedard, último finalista canadiense en su país en 1958. Desde este lunes figurará como nuevo Top10 en el escalafón mundial. Se convirtió en el primer canadiense en llegar a esa posición en la "Era Abierta". Esta final fue la octava de Raonic, con saldo de cuatro victorias y cuatro derrotas.

El mejor canadiense de la "Era Abierta".

El título en Montreal significó para el balear el número 58 en su carrera como profesional, el 25 de la categoría Masters 1000 (cuarto del año) y el octavo del año, con un récord de 48-3. !Y con la rodilla que no le permite jugar más torneos! ¡Ni al cien por cien según sus declaraciones! Así y todo, la semana entrante jugará en Cincinnati, descansará una semana y afrontará el US Open, último Grand Slam de la temporada, torneo en el cual podría alcanzar el número uno del mundo, si llega con Cincinnati bajo el brazo y gana en Flushing Meadows ante un rival que no sea Novak Djokovic, que alcanzando la final se aseguraría el  número uno.

Ante la pregunta sobre si se siente capaz de ser el número uno al final de la temporada, Rafael respondió: “Hay que tener en cuenta la cantidad de puntos que necesito para ser N° 1. Creo que no lo voy a ser si tengo menos de diez mil puntos al final de la temporada. Hoy tengo ocho mil. Necesito mínimo dos mil más. Eso es muy difícil en esta parte de la temporada, pero lo intentaremos”, y agregaba: “Aún quedan tres Masters1000, un Grand Slam y la Copa Masters, en una superficie que es más favorable para él (Djokovic) que para mí. Así que estamos hablando de 6.500 puntos”.

Camino a la cima

Los ocho títulos que cosechó durante esta temporada, igualan los ocho conseguidos en 2008, solo por detrás de los once de 2005, sus tres mejores años en cantidad de títulos. Los siguientes torneos determinarán si Nadal, que no defiende unidades hasta fin de año, logra la cantidad suficiente para superar a Novak Djokovic. O quizá terminará como escolta del serbio, y porqué no de Murray, aunque los dos mejores del ranking defienden una cantidad de puntos importantes de acá a diciembre. Solo es cuestión de sentarse y admirar como estos jugadores pelean por la gloria y por la historia de este deporte.

Daniel Vitale Pizarro

08 octubre 2012

El mejor japonés de la historia


Amado e idolatrado

El 17 de febrero de 2008 en Derlay Beach, apenas seis meses después de debutar en al circuito ATP en Los Ángeles, un japonés llamado Kei Nishikori, ubicado 244° del ranking mundial, pasó la clasificación del certamen y venció sorpresivamente en la final a James Blake, 12° del mundo. Era su primera final ATP. Dos meses después obtuvo su primer Challenger en Bermuda, algo curioso porque primero ganó un ATP y luego un Challenger. Pasaron los meses, disputó los Juegos Olímpicos para su país y culminó el año con octavos de final en el US Open para que el mundo del tenis comenzara a hablar de él. La ATP lo nombró "Jugador revelación 2008".

Las expectativas del 2009 eran altas. Alcanzó el Top60 pero una lesión en el hombro lo obligó a parar por el resto de la temporada. "Me tomó cuatro o cinco meses decidirme por la operación ya que estaba muy nervioso de hacerlo. Fue una decisión complicada", admitía Nishikori sobre su operación ante la prensa. Empezó 2010 en el puesto 417°. Rápidamente dejó atrás ese ranking al conseguir cuatro Challengers (Savannah, Sarasota, Binghamton y Knoxville). Disputó los tres Grand Slams más importantes aunque sin buenos resultados y finalizó el año en el Top100. Todo apuntaba al despegue hacia la elite mundial.

US Open 2008

Tercera ronda en Australian Open y final en Houston durante los primeros meses del 2011 le permitió mantener el ranking entre los 60 mejores y evitar las clasificaciones en la gira europea de cemento. Allí Nishikori mostró su mejor versión. Semifinales del Masters1000 de Shanghai (victorias ante Tsonga y Dolgopolov) y final en Basilea (triunfo ante Novak Djokovic, cuarta derrota en la temporada del serbio), lo catapultaron al Top25, veintiún puestos más arriba que el máximo exponente hasta hoy de su país, Shuzo Matsuoka (46° ATP en 1992). Además fue el primer japonés en la historia en derrotar a un vigente N°1 del mundo.

Los cuartos de final del Australian Open 2012 demostraron que Kei pedía pista entre los mejores del mundo. Desde aquel certamen hasta hoy, no bajó del Top20. Pero lo mejor en su carrera estaba por llegar. En una temporada muy regular en cuanto a resultados, el ATP500 de Tokio se le presentó como la oportunidad de consagrarse ante su gente, su público. El cuadro era durísimo: Murray (campeón defensor), BerdychTipsarevicMónacoAlmagro Raonic. Pasaban los partidos y el local avanzaba a paso firme.

Balance y coordinación del cuerpo

Derrotó a Berdych en cuartos y a Baghdatis en semifinales. La final fue ante Milos Raonic, el jugador con mayor promedio de aces y primeros saques en lo que va del año y que había derrotado a Murray. Panorama complicado. El partido fue 7/6 3/6 ¡6/0! El japonés de 178cm venció al canadiense de 198cm 6/0 en el tercer set y se convirtió en el primero en triunfar en condición de local e ingresar al Top15. Gracias al triunfo, se sumó a la pelea por un lugar en el Masters de Londres que reunirá a los ocho mejores de la temporada y que tiene solo cuatro plazas disponibles (cinco si se confirma la baja de Nadal).

La juventud se impuso en tierras japonesas.

Hijo de un ingeniero y una maestra de piano, nació en Shimane (Japón) el 29 de diciembre de 1989. A los cinco años ya empuñaba una raqueta. A los catorce, junto a un grupo de jugadores japoneses patrocinados por el CEO de Sony, Mr. Morita, se mudó a Estados Unidos sin saber una sola palabra en inglés. Desembarcó en la Academia de Nick Bollettieri en Florida, famosa por formar jugadores que fueron números uno del mundo como Agassi, Becker, Courier, Hingis, Jankovic, Ríos, Seles, Sharapova y Venus y Serena Williams, además de Haas, Kournikova, Arias y Vaidisova, entre otros. A los dieciséis años ganó su primer torneo profesional, un Future en México, y terminó el año como número siete del mundo en junior. Ya más aplomado en Estados Unidos, dominó el idioma y sin extrañar tanto su tierra, incursionó en el circuito ATP al año siguiente.

Hoy en día es entrenado por el argentino Dante Bottini. Nick Bolletieri, el legendario entrenador de 81 años, dijo del argentino: “Su entrenador Dante es fantástico, porque no habla demasiado con Kei. A Kei, mientras más le dices, más lo complicas. Es casi como cuando trabajé con Boris Becker”, y agregó del japonés: "La clave es no dirigirlo todo el tiempo. Él es el capitán del barco. Tiene el potencial de conseguir buenos resultados en torneos grandes". Tommy Haas, amigo de Kei, que lo conoce de la Academia desde muy joven: "Lo conozco desde que era muy pequeño. Es un chico muy bueno, muy tímido, pero muy cariñoso y trabajador. Es un jugador muy peligroso. Tiene el ‘estilo Bollettieri’ con una potente derecha y piernas rápidas. Está muy deseoso por mejorar y lo ha logrado. Me hace feliz ver su éxito".

Daniel Vitale Pizarro