Mostrando entradas con la etiqueta Antalya. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Antalya. Mostrar todas las entradas

01 julio 2019

Sonego se une a la fiesta

 


El éxito del tenis italiano en ésta década, pero sobre todo del último lustro, no es algo casual. La infraestructura tenística del país sembró las bases años atrás para que hoy se puedan ver los resultados. Fabio Fognini (10°) y Matteo Berrettini (20°) son sus mayores exponentes y Lorenzo Sonego el destacado más reciente, pero la lista de campeones ATP, Top100 (6) y Top200 (10) es vasta. Italia apostó por el tenis a mediano/largo plazo y ganó. El compromiso ha sido y es de todos los actores del juego, un trabajo mancomunado para que Italia vuelva a ser potencia mundial. Cuarenta años después, Italia vuelve a ser protagonista en el tenis y lo que viene puede ser aun mejor.


Empecemos por el cambio estructural. La Federación Italiana de Tenis fue incrementando la cantidad de torneos Futures y Challengers. En 2019 se organizarán veinticuatro certámenes ITF y diecinueve Challengers, el país con mayor cantidad de torneos internacionales profesionales de toda Europa. Con una población de sesenta millones de habitantes, los resultados tarde o temprano llegarían. Estas competiciones son la base de un proyecto tenístico ambicioso que facilita enormemente el crecimiento de los jóvenes profesionales que no deben viajar lejos de su casa para dar sus primeros pasos. Menos traslados, menos dinero desembolsado, más oportunidades de competir, más invitaciones a promesas y un incentivo gigante para que los niños comiencen a practicar el deporte.
A las cuarenta y tres competiciones "menores" se le suma un Masters1000, el Masters #NextGen y el Masters Finals a partir de 2021. Un total de cuarenta y cinco torneos del circuito masculino que pertenecen al circuito ATP, una cantidad récord a pesar de que solo Roma pertenezca al circuito principal, una deuda pendiente que comenzará a saldarse en 2021. Y la gente responde en las gradas. El Masters1000 Roma esta temporada batió récords de audiencia en vivo y en TV, en parte por la presencia de Roger Federer y en parte por esta ola de tenistas italianos protagonistas durante todo el año y en todas las superficies. La muestra de ello son los veinte torneos ATP ganados durante 2010-2019, solo superado por la época dorada del tenis italiano con 22 trofeos conseguidos entre 1970-1979.
Pero el éxito generalizado se debe a un conjunto de cosas, que incluye también lo extra deportivo. El canal de TV italiano "SuperTennis" transmite 24 horas de tenis durante los 365 días del año, sin necesidad de pagar un abono extra como sucede con otros deportes. A excepción de los Grand Slams, transmite en directo casi todo el circuito masculino y femenino ATP/WTA. Y no solo tenis en vivo. La programación abarca programas regionales, coberturas de torneos menores, el circuito amateur, beach tennis, pádel, informes sobre actualidad tenística y entrevistas a jugadores o promesas ATP/WTA. La población respira tenis y se siente atraída por este deporte al poder disfrutarlo gracias a la TV, a los torneos disputados a lo largo del país y a los jugadores que cada vez son más.
Otra parte importante del crecimiento del tenis en Italia son los entrenadores. La Federación Italiana de Tenis ha invertido mucho tiempo y dinero en programas de capacitación para mejorar las bases del tenis y por la creciente demanda de practicar la actividad. A eso le sumó, desde 2016, el aporte de Craig O'Shannessy, el gurú de los números aplicados al tenis. El australiano colabora con la FIT dando conferencias y cursos en centros deportivos para ayudar a los entrenadores a desarrollar métodos de entrenamiento más productivos que los tradicionales, que ayudan a la evolución de los tenistas desde pequeños, basado principalmente en las estadísticas, análisis de videos y puntos fuertes/débiles de propios y rivales. Nada es dejado al azar y el resultado final beneficia a todos.
Una población con cultura tenística, una Federación de Tenis Nacional involucrada en un proyecto a largo plazo, clubes que forman parte de ese proyecto, jugadores y entrenadores comprometidos con el deporte, torneos prácticamente cada semana, medios de comunicación especializados y empresarios inversores en el tenis, los actores principales del gran presente del tenis italiano que permite que el fanático extranjero se pregunte el porqué de Italia como potencia tenística mundial. Todo tiene un porqué, casi nada sucede por casualidad e Italia es el ejemplo cabal de que se puede tener éxito en un deporte con un trabajo serio, coherente y a conciencia.
En ese contexto, durante la gira de hierba previa a Wimbledon se destacaron dos jugadores nacidos en Italia: Mateo Berrettini y Lorenzo SonegoBerrettini fue campeón en Stuttgart (Alemania) y Sonego en Antalya (Turquía), siendo para ambos su primer título sobre césped y en el caso de Lorenzo, su primer trofeo como profesional. Nacido en Turín hace veinticuatro años, Lorenzo Sonego explotó tarde. Campeón de dos Challengers y tres Futures solo había ganado cinco partidos a nivel ATP hasta 2019 y a partir desde el lunes será 46° ATP (107° ATP en enero). El trofeo en Antalya no será una más para el tenia italiano ya que solo Andreas Seppi en 2011, Matteo Berrettini y Lonrezo Sonego ganaron un título ATP en pasto en toda la historia.

Daniel Vitale Pizarro

03 julio 2017

Nishikori no está solo



Llega la semana previa de un Grand Slam y como es costumbre, los mejores del ranking deciden descansar para llegar al 100% a una de las cuatro citas más importantes del año. ATP250 con cuadros más accesibles que durante el resto del año, se disputó Eastbourne con Novak Djokovic en sus filas y Antalya con Dominic Thiem. Quizás por ser el césped una gira acotada o por nulos resultados previos, ambas estrellas del circuito decidieron disputar dichos torneos. El actual número cuatro del mundo fue campeón en Inglaterra y el octavo ATP fue sorprendido en primera ronda en Turquía por el 222° del mundo. Precisamente del torneo debut turco vamos a hablar.

Disputado sobre la paradisíaca costa de Belek, en la provincia de Antalya en Turquía, el nuevo certamen ATP hacía su debut en el circuito principal con un ATP250 sobre hierba en la víspera del Grand Slam más tradicional. Lamentablemente para el aforo la convocatoria fue escasa en calidad de jugadores con Thiem (8°) como único Top30. Verdasco, Ferrer y Baghdatis eran los únicos ex Top10 que disputaron el cuadro principal que lejos están hoy de ese nivel. Ninguno de los cuatro llegó a la final, solo el chipriota alcanzó semifinales. A la definición llegaron Yuichi Sugita y Adrian Mannarino, ambos sin títulos ATP en su haber.

El japonés había derrotado a Ferrer en segunda ronda y a Baghdatis en semifinales mientras que el francés había vencido a Verdasco en cuartos de final y a Seppi en semis. No era la final soñada por organizadores y espectadores para un torneo debut pero eran los dos mejores competidores de la semana. El campeón, debutante como el torneo, fue Yuichi Sugita 6/1 7/6, solido desde el fondo de la cancha que supo neutralizar el juego agresivo de su rival y sus embates característicos hacia la red. En su primera final ATP logró coronarse como el mejor luego de caer en primeras rondas en Hertogenbosch y Halle.

Pero sus buenas sensaciones en el césped no empezaron en Antalya unos dias atrás. Sugita inició la gira sobre pasto durante la segunda semana de competición de Roland Garros al caer en primera ronda en París en cinco sets ante Steve Johnson. Inscripto en el Challenger de Surbiton fue campeón con triunfos ante tres Top100, muestra de gran nivel del main draw. Caída prematura en Hertogenbosch ante Tipsarevic no impidió que pasara la clasificación en Halle y perdiera en el debut ante un tal Roger Federer. Campeón en Antalya, Sugita se convirtió en el primer jugador en ser campeón en un certamen en hierba a nivel Challenger y otro a nivel ATP en la misma temporada.
Top50 por primera vez en su carrera (44°), Yuichi Sugita es el tercer japonés en ser campeón ATP en la Era Abierta luego de Shuzo Matsuoka y Kei Nishokori, el mejor jugador asiático de la historia. A sus 28 años de edad, es el cuarto campeón debutante de la temporada 2017 junto a Gilles Muller, Borna Coric y Ryan Harrison. A pesar de ser profesional desde 2006, apenas tiene un puñado de partidos ganados a nivel ATP. Antes de disputar Wimbledon, en su ficha figuran 25 partidos ganados y 39 perdidos, sin victorias en Grand Slams en cuatro apariciones. A nivel Challenger su palmarés es bien distinto con nueve títulos en la categoría.

"Estoy muy feliz por ser el primer campeón de Antalya. Es el momento más emocionante de mi carrera. He ganado muchos títulos Futures y Challenger, pero nunca un gran torneo como éste. Es fantástico. No puedo creerlo". El japonés, asiduo jugador del circuito Challenger (9 títulos) se mostró contento y sorprendido por el título conseguido en tierras turcas por la poca experiencia ATP en su carrera. Muy buena imagen había dejado el nipón en Barcelona accediendo a sus segundos cuartos de final ATP desde la qualy pero lejos estaba de soñar con un título ATP sin siquiera haber alcanzado una semifinal en la máxima categoría del circuito.

Daniel Vitale Pizarro