23 febrero 2021

El poder de la mente


Contra todo y todos, a por todo y todos. Así pueden resumirse las dos semanas en Australia de Novak Djokovic. Privilegiado como tantos otros por no haber viajado en vuelos comerciales y no tener que estar encerrado en un hotel quince días antes del Australian Open, lesionado ante Taylor Fritz con la posibilidad de no presentarse ante Milos Raonic, salvando un partido extraño con Alexander Zverev y pasando por arriba a Aslan Karatsev y Daniil Medvedev antes de levantar el trofeo, el serbio tuvo que lidiar con la prensa, entrenadores, jugadores y opinólogos de todo tipo que juzgaban su actitud dentro y fuera de la pista. Él respondió como mejor sabe: ganando.
"Se ha sido injusto conmigo criticándome cuando no se sabían muchas cosas, pero no es la primera vez. Ganar el torneo es mi respuesta a todos los que lo han hecho", esbozaba el serbio, acostumbrado durante los últimos años a tener que luchar contra viento y marea para contentar a propios y ajenos. Djokovic no esconde su deseo de ser el mejor y esa arrogancia parece que molesta. Detrás de la falsa modestia de Roger y Rafael que en sus declaraciones parecen privilegiar otras cosas más allá de las victorias, Novak es todo lo contrario y con el objetivo de ganar a como de lugar, sin trampas de por medio, hace todo lo que esté a su alcance para superar en números a sus rivales de siempre. 

Embed from Getty Images 

"Sé que ha habido muchas especulaciones, gente que se pregunta si estoy lesionado, que cómo puedo recuperarme tan rápido o que es imposible hacerlo. Los entiendo. Todos tienen derecho a su propia opinión. Lo que hemos hecho en los últimos diez días se verá en detalle probablemente a fin de año cuando salga el documental que estamos haciendo. Filmamos muchas cosas que he estado haciendo aquí, pero también en los últimos seis meses. El dolor estaba a un nivel soportable para mí. Simplemente acepté el hecho de tener que jugar con el dolor", declaraba y aclaraba Djokovic sobre su lesión y su recuperación en pleno torneo, sin aparentes secuelas en las rondas finales. 


Recuperación que no fue tal, al conocerse los estudios médicos tras ganar su noveno Australian Open. Un desgarro abdominal que inició siendo de 17mm en el partido ante Taylor Fritz, finalizó mucho peor el último domingo alcanzando los 25mm. Se preguntarán entonces cómo pudo jugar a ese nivel durante cinco partidos en un Grand Slam... Solo basta mirar la entrega de premios del Australian Open 2012 para darse cuenta de qué están hecho estos jugadores y de cuanto pueden resistir sus cuerpos cuando la mente se sobrepone al dolor, a pesar de que éste aumente e imposibilite a cualquier ser humano convencional golpear una pelota de tenis.
Una vez más, la aceptación de la realidad y la adaptación a la misma, la capacidad de asimilar la frustración y el dolor y sobreponerse fue lo que marcó la diferencia para que el N°1 levantara su 18° Grand Slam. Novak Djokovic dio otra muestra de que la capacidad de su mente no tiene límites y que mientras más acorralado se siente, mejor sale de esa situación, como si se sintiera cómodo ante la adversidad. Se escribe fácil, se ve difícil pero en la práctica resulta imposible de imitar: "Era consciente de que si seguía jugando posiblemente me haría más daño pero decidimos, junto a mi equipo médico, arriesgar de más por ser un Grand Slam. Gracias a ellos pude lograrlo, hicieron un trabajo tremendo, estoy tremendamente agradecido".
El actual número uno del mundo superará en marzo las 310 semanas de Roger Federer en la cúspide del tenis mundial, otro récord que Novak le 'robará' a Roger. Si algo le faltaba a Djokovic para que los fanáticos de Federer lo quieran un poco menos era esto. El balcánico deberá convivir con ese 'amor-odio' de los fanáticos hasta el final de su carrera. Cada vez que supere a Federer o Nadal en alguna estadística histórica, sumará nuevos 'enemigos', ese es el precio que desde 2011 debe pagar por haber roto esa dualidad que parecía impenetrable durante una década.

 
La desastrosa experiencia del Adria Tour, la descalificación del US Open, la paliza de Rafael Nadal en Roland Garros y la caída en el Masters con el partido casi ganado ante Dominic Thiem no hicieron mella en la confianza del serbio de cara al 2021. La tónica de las críticas hacia Djokovic no mermó durante el Australian Open y su nivel de tenis tampoco, por lo que seguramente se acordará por mucho tiempo de este título, el más resiliente de su carrera, porque pudo contra todo y todos, incluso contra él mismo: "Claro que me duele ver cómo se me critica abiertamente sin saber. Tuve que desarrollar una piel gruesa durante años para hacer frente a cosas así y concentrarme en lo que más me importa".

Daniel Vitale Pizarro

22 febrero 2021

Repaso Australian Open

Podcast 'Golden Slam', episodio 02x03


 

Daniel Vitale Pizarro 

09 febrero 2021

Dan, mejor que Daniel


Daniel Evans se convirtió en tenista profesional en 2006. Un año después fue campeón del Banana Bowl en singles y dobles como Junior, alcanzando el Top10 de la categoría. Campeón de trece Futures y cinco Challengers, el nacido en  Birmingham (Gran Bretaña) en 1990 alcanzó en abril de 2017 su mejor ranking ATP (43°). Días después, mientras disputaba el ATP500 Barcelona, sucedió algo que le cambiaría la carrera y la vida. La prueba de un control antidoping rutinario del circuito ATP había resultado positiva por consumo de cocaína. La noticia, comunicada por el propio jugador antes que la ITF, se conoció dos meses después, imposibilitando su participación en Wimbledon.
Parte del equipo campeón de Copa Davis 2015 con Gran Bretaña (disputó las semifinales), finalista del ATP250 Sidney 2016 y  octavofinalista en el Australian Open 2017, la suspensión de doce meses por parte de ITF fue un baldazo de agua helada. “He cometido un error y ahora debo hacerle frente. Siento que he defraudado a mucha gente: a mi familia, a mi entrenador, a mi equipo, a mis patrocinadores, al tenis británico y a mis fans. A todos ellos me gustaría pedirles disculpas desde lo más profundo de mi corazón. Para mí esto ha sido una experiencia triste y humillante", declaraba un angustiado Evans tras anunciarlo a mediados de 2017.
La vida del inglés cambió por completo tras la suspensión. Arrepentido por su estilo de vida fuera de una pista de tenis, "Evo" pasó por varios estados emocionales: abandonó las redes sociales para alejarse de los comentarios negativos, sufrió depresión y hasta llegó a plantearse no volver a jugar más al tenis. "La cocaína es una droga muy dura y no sólo en el deporte, es terrible también en la vida. Arruina vidas. Es lo peor que he hecho en la vida. Si vieran las ruinas que dejé atrás, estarían bastante seguros de que no volveré a tomar esa droga. Gracias a lo que me sucedió, tengo una mejor perspectiva de la vida. Mi actitud ha sido realmente buena para mi tenis", se sinceraba Evans ante la prensa inglesa.
Dan no se cansa de destacar la importancia de su novia durante ese largo proceso de inactividad, sobre todo en el aspecto psicológico: "Ahora sé lo que quiero de la vida. Es difícil cuando eres más joven, pensé que me estaba perdiendo todo si no salía de fiesta. Ahora sé que realmente no me estoy perdiendo nada y prefiero pasar la noche con mi novia". El jugador que volvió al circuito en mayo de 2018 fue otro. Hasta decidió acortar su nombre. El nuevo "Dan Evans" nació en 2018 con la experiencia de haber sido Top50 y la sapiencia de los errores cometidos. Lo peor había pasado y sin nada que perder, se aventuró a su segunda vida tenística. Más fuerte mentalmente y con sed de revancha personal, tardó apenas diez meses en volver al Top100 y quince meses para instalarse como Top50.

Embed from Getty Images 

Pero sus buenos resultados no fueron fruto de la casualidad. Su trabajo junto a David Felgate, exentrenador de Tim Henman, y a un psicólogo deportivo, fue lo que le permitió dejar atrás los malos momentos y transformarlos en motivación: "Aún hoy en día a veces me doy cuenta de lo estúpido que fui, pero he aprendido a no mirar atrás. El problema es que durante el año que estuve suspendido fui incapaz de aceptarlo y me odiaba a mí mismo. Hice las cosas muy mal durante la sanción, fui incapaz de controlar mis emociones y seguí comportándome como un estúpido. Cuando me senté con un psicólogo deportivo, me dijo que era la persona que más rabia acumulada había visto en su vida y eso me hizo reflexionar. Aquellas sesiones no tuvieron precio".


Finalista en Delray Beach y campeón de dos Challengers consecutivos sobre césped (Surbiton y Nothingham) en 2019, 2020 lo encontró con tres semifinales ATP, al borde del Top30, demostrando que el parate de casi seis meses no le afectó tanto como a otros. Enfocado en la gira australiana 2021, decidió no disputar los primeros torneos del año en enero. Y los resultados de esa planificación quedaron plasmados en su primer título ATP en el Murray River Open. El diestro de revés a una mano, amigo de los efectos y de las subidas a la red, a sus treinta años no solo debutó como campeón ATP, será 26° del mundo, su mejor posición histórica. ¿Alguien hubiera pronosticado este presente en mayo de 2018 cuando no figuraba en el ranking ATP?

Daniel Vitale Pizarro

15 enero 2021

El pájaro loco Jr.


Confirmado el calendario tentativo para el primer cuatrimestre del 2021, la nueva temporada ATP inició con los ATP250 Antalya (Turquía) y Delray Beach (Estados Unidos), dos torneos ATP habituados a disputarse en otras fechas pero que ante la incertidumbre de lo que sucederá en los meses venideros, tomaron el riesgo de organizar los primeros certámenes ATP del año con la particularidad de iniciar un jueves y finalizar el jueves siguiente. Mientras tanto, en Doha se disputaba la clasificación para el Australian Open. Sí, tres semanas antes del inicio del primer Grand Slam del año, a doce mil kilómetros de distancia, hombres y mujeres peleaban en Catar por un puesto entre los ciento veintiocho mejores tenistas del mundo.
Como se preveía, las sorpresas fueron la tónica en ambos certámenes. En Delray Beach, el octavo preclasificado era Frances Tiafoe (62°) y la semifinal la disputaron Christian Harrison (789°), Sebastian Korda (119°), Cameron Norrie (74°) y Hubert Hurkacz (35°). El polaco, único preclasificado en semifinales, "aprovechó" el cuadro benévolo del torneo para ganar su segundo título ATP sin vencer a ningún Top100. Pero la noticia de la semana no fue la victoria de Hurkacz, sino el desempeño de Sebastian Korda, hijo del 'pájaro loco' Petr Korda, campeón del Australian Open 1999. Sebastian alcanzó la final dejando en el camino a John Isner en cuartos de final, un referente para todo Estados Unidos.


Sebastian Korda nació en Bradenton, Florida (USA), ciudad elegida por sus padres Petr (2° ATP) y Rajchrtova (26° WTA) al emigrar de República Checa en 1999 tras el positivo de nandrolona de su padre. Padres tenistas profesionales y hermanas golfistas profesionales, al menor de los Korda no le quedaba otra opción: ser deportista profesional. Entrenado por Petr desde los ocho años en la IMG Tennis Academy, "Sebi" se destacó como menor de edad en el tenis. Primero fue finalista de un Future en Houston 2017, luego campeón Junior del Australian Open 2018 y como consecuencia de eso, número uno del mundo Juvenil. A mitad de 2018 se volcó definitivamente al circuito profesional.

Más allá de las comparaciones con su padre por sus triunfos en Australia y su gran desempeño entre los menores de edad, su popularidad explotó en Roland Garros 2020. Bajo protocolos pandémicos franceses, Korda pasó la clasificación en París y se instaló en octavos de final, instancia en la cual enfrentó a Rafael Nadal, el ídolo de su infancia: "Llamé a mi gato ‘Rafa’ por él, así tenéis una idea de cuánto lo admiro". Sus seis partidos ganados en el 'Bois de Boulogne' lo catapultaron como la nueva estrella norteamericana . La prensa, ni lerda ni perezosa, atiborró la sala de prensa posterior a su encuentro con el español y los pedidos de entrevistas personales sobrepasaron los físicamente posibles para un día.
"Definitivamente fue el mejor momento de mi vida, uno que nunca olvidaré. Fue asombroso. Después del partido le pedí una camiseta firmada. Desde que era niño estaba enamorado de él y sabía todo sobre él. No importa quien era su rival o en qué torneo estaba jugando, era todo para mí. Clasifiqué a mi primer Grand Slam, gané mi primer partido aquí, y jugué contra Rafa en la Chatrier en cuarta ronda de un Grand Slam. Fue una bendición", declaraba, emocionado, Sebastian Korda en conferencia de prensa meses atrás. El atípico 2020 siguió y terminaría con su primer título como profesional en el Challenger Eckental (Alemania) para cortar una racha de ocho finales perdidas entre Futures (6) y Challengers (2).


Los sueños de Korda se cumplieron tan rápido en los últimos meses que cuesta ponerse en su lugar. Entre septiembre 2020 y enero 2021 se enfrentó a Rafael Nadal en Roland Garros, ganó su primer Challenger y trabajó junto a Andre Agassi y Steffi Graf a modo colaborativo durante la pretemporada. Así lo cuenta el propio jugador, como un fanático más: "Hemos estado en contacto diario durante los últimos cuatro meses, Agassi es una persona fabulosa para tener a mi lado, le estoy muy agradecido. Pasamos dos semanas entrenando y el último día pensé: 'Tengo que sacar una foto, esto es increíble'. Estaba jugando un dos contra uno contra mi padre y Steffi... y a mi lado tenía a André. Pensé que aquello no podía ser real".
No se alcanzan finales ATP todas las semanas por lo que Korda está satisfecho con su rendimiento durante la semana, más allá de los resultados: "Cuando estoy en la cancha mi máximo objetivo es mantener la mente clara, ser positivo pase lo que pase, porque soy consciente de que solo así puedo ofrecer lo mejor de mí mismo. En muy pocas ocasiones me verás perder los nervios, e incluso mostrar mis emociones. Considero que es negativo para mi juego y he trabajado durante mucho tiempo el aspecto emocional para dominar mis nervios y el lenguaje corporal en pista. Todo es un proceso y para mí, todavía tengo 20 años, así que este año todavía se trata de aprender y trabajar duro".
Los objetivos del tándem Korda-Korda son claros. Sebastian anhela "ganar dos Grand Slams, uno más que mi padre', mientras que Petr pretende "ser conocido como el padre de Sebastian Korda".

Daniel Vitale Pizarro

14 enero 2021

Torneos parche

 Podcast 'Golden Slam', episodio 02x02


 


Daniel Vitale Pizarro

08 enero 2021

De vuelta

Podcast 'Golden Slam', episodio 02x01

 

 Daniel Vitale Pizarro

08 diciembre 2020

Un apellido ligado al tenis

Mientras ATP inició su repaso de fin de temporada con los mejores partidos, remontadas y estadísticas anuales, el circuito Challenger siguió su curso. Más extenso que el calendario ATP pero menos que el ITF, el mundo Challenger dio su estocada final en portugués con los torneos en Maia (Portugal) y Campinas (Brasil). Sin actividad desde el dieciséis de marzo hasta el diecisiete de agosto por la pandemia, el ATP Challenger Tour se las arregló para organizar cincuenta y siete torneos en 2020, casi un tercio si lo comparamos con los disputados en 2019 (158). Entre cancelaciones de último momento, cuarentenas, protocolos, mascarillas y demás acciones anti Covid, los jugadores tuvieron que hacer de todo para poder volver a pegarle a una pelota de tenis.

La 43° edición de "la segunda división del tenis" se divide en seis categorías que, según su nomenclatura, reparten esa cantidad de puntos para el ranking ATP: Challenger125, Challenger110, Challenger100, Challenger90, Challenger80 y Challenger50. A mayor reparto de puntos, más dinero en premios (35 000 euros - 165 000 euros), estructuralmente similar a lo que ocurre en el circuito principal con los ATP250, ATP500, M1000 y Grand Slams. Esta atípica temporada se pudieron organizaron diez Challenger125, diez Challenger100, dos Challenger90 y treinta y cinco Challenger80, quedando huérfanas las categorías CH110 y CH50.

A pesar de los escasos torneos alrededor del mundo con poca coordinación entre ellos debido a las restricciones sanitarias de cada país, de las complicaciones con los viajes, cuarentenas obligatorias y testeos cotidianos de salud, los tenistas argentinos se destacaron, un año más, en este nivel de certámenes. Los cinco títulos albicelestes parecen pocos al lado de los veintiuno cosechados por Estados Unidos pero si desglosamos los números, nos encontramos con que Francisco Cerundolo finalizó con tres títulos y veintidós triunfos, líder de la categoría pospandemia. Si sumamos los torneos ganados por Facundo Bagnis y Andrés Molteni, Argentina se ubica como el octavo país con más trofeos Challenger en todo 2020 (4° en singles), una posición más arriba que la temporada pasada.

El año de Argentina iba camino a ser uno de los peores de la década en cuanto a cantidad de títulos Challenger pero el mayor de los hermanos Cerundolo se encargó de mantener al país entre los primeros puestos mundiales con sus tres títulos pospandemia, uno por mes entre octubre y diciembre. Hijo de Alejandro (309° ATP) y hermano de Juan Manuel (341° ATP), Francisco finalizará el año dentro del Top150 ATP (139° ATP), su mejor posición histórica a los veintidós años luego de iniciar la temporada 248° ATP. El gran presente de los Cerundolo, principalmente del mayor, no es casualidad, se debe a varios factores: esfuerzo personal, familiar y al 'Grand Slam Development Fund'.

La 'GSDF' son becas que entrega anualmente la ITF desde 2017 a los mejores jóvenes del mundo que cumplan una serie de requisitos. Para obtener la 'Player Grand Slam Grant', nombre oficial de la beca, se establece un ranking mínimo a alcanzar a fin de temporada, según el año de nacimiento. Los mejores de cada región reciben 25 000 dólares para el año siguiente, en tres pagos, que deben 'rendir' ante ITF presentando recibos y tickets que acrediten en que se gastó ese dinero. Francisco (1998) tenía que finalizar 2019 Top250 (terminó 248°) y con mejor ranking que cualquier otro sudamericano nacido en 1998; a Juan Manuel le bastó con ser el mejor suramericano menor de dieciocho años (392°).

Un año después de recibir la beca, Francisco Cerundolo analizó su importancia: "Cuando comencé a competir en Futures, viajaba solo o con algún amigo y nos ayudábamos mutuamente. Pero enseguida pegué el salto a los Challengers y ahí me di cuenta de que la mayoría viajaba con su entrenador. A partir de la mitad de 2019, me acompaña mi entrenador Walter Grinovero a casi todos los torneos. Siempre bancándome todo yo, con la ayuda de mis papás y ahora, de la ITF". Juan Manuel Cerundolo, tres años menor, destacó las ayudas que recibe para poder jugar al tenis por el mundo: "A mí me ayuda desde muy chiquito Gabriela, una amiga de la familia. Ella me cubre casi todos los gastos. Es increíble que lo haga, porque si no, la verdad, creo que no podría jugar".

Además, contaron los chicos, esta temporada la ATP los ayudó con nueve mil dólares por el parate que sufrió el circuito producto de la pandemia, dinero necesario para los jugadores fuera del Top200 ATP. Sobre las ayudas a los jugadores y el fondo económico 'GSDF' habló David Haggerty, presidente de la ITF: "Invertir en el desarrollo del tenis hoy es más importante que nunca para asegurarnos de que los jugadores de todo el mundo puedan competir en el más alto nivel de nuestro deporte. Esto es crucial para el crecimiento del tenis, en especial en este tiempo de incertidumbre. Para muchos jugadores, esta ayuda es clave para poder disfrutar luego de largas y exitosas carreras".
El recorrido de Francisco en el tenis profesional es corto, intenso y fructífero. Al no haber disputado el circuito Junior, los torneos profesionales nacionales fueron su primera competencia seria, antes de saltar a los ITF World Tennis Tour. 2019 fue su primera temporada completa compitiendo profesionalmente ya que durante el primer semestre de 2018 se instaló en Estados Unidos, compaginando sus estudios en economía con el tenis universitario en la Universidad de Carolina del Sur. A su vuelta al país, haciendo base en la Academia de sus padres en el Club Ciudad de Buenos Aires, emprendió su camino de lleno al profesionalismo. Su evolución fue tan rápida que los objetivos planteados a principios de cada temporada cambiaban mes a mes, obteniendo resultados por encima de lo esperado.
A la espera de qué hará ATP con la gira oceánica, las metas de Francisco Cerundolo para 2021 seguirán siendo optimistas y, por su presente, no debería porqué no ser así. Pero "Fran" no tiene pensado dejar los estudios en Economía que retomó en la UBA desde su vuelta de Estados Unidos, aunque sabe que mientras más mejore su tenis, menos tiempo tendrá para dedicarle a los libros: "Sigo estudiando, pero se me hace cada vez más difícil, porque mejora el ranking, eso implica más viajes, mejores torneo. En los tiempos libre leo, estudio, copio algo, y no me atraso tanto. Cuando estoy en Argentina trato de ir a rendir. Si me va mal no me enojo porque no es mi única prioridad”.

Daniel Vitale Pizarro

23 noviembre 2020

Londres dice adiós en ruso

El torneo de fin de año que reúne a los mejores ocho jugadores de la temporada está dejando de ser el bastión de los ganadores de Grand Slam. Veinticuatro tenistas han podido levantar el trofeo entre 1970-2020 y apenas siete no ganaron un título de Grand Slam a lo largo de sus carreras y, casualmente, cuatro de ellos son los últimos ganadores de la Copa de Maestros. Alex Corretja 1998, David Nalbandian 2005, Nikolay Davydenko 2009, Grigor Dimitrov 2017, Alexander Zverev 2018, Stefanos Tsitsipas 2019 y Daniil Medvedev 2020 son los 'maestros' sin corona de Grand Slam. Lo exigente del calendario, la maduración de los jóvenes y la creciente edad del Big3 son algunos de los factores determinantes para que el trío ganador de prácticamente todo, no domine este certamen desde 2015.

Campeón en París la semana pasada, Daniil Medvedev disputaba su segunda Masters Cup doce meses después dehaber perdido sus tres encuentros en la edición 2019. El ruso se erigía como candidato al título por su presente y lo confirmó cuando en su grupo derrotó en sets corridos a Novak Djokovic. Primero en su zona, las semifinales ante Rafael Nadal eran la segunda prueba de fuego que Medvedev debía superar. A fuerza de tiros inexplicables tanto técnica como tácticamente, desarboló al español que durante todo el partido se encontró incómodo con el juego indescifrable de su rival. A pesar de eso, el español sacó para partido 6/3 5-4...

Embed from Getty Images 

El último escollo era el otro jugador que también había derrotado en el certamen a Djokovic y Nadal: Dominic Thiem. El austriaco dominó la final hasta el 2-0 de la muerte súbita del segundo set. A partir de allí, la tendencia del partido cambió. El cansancio mental de Thiem por la exigencia de sus partidos previos repercutió en su físico lo que le impidió desplegar todo su arsenal de tiros agresivos durante la totalidad del partido, potencia que fue mermando al transcurrir el tercer set. Medvedev se adaptó al juego más pasivo del finalista de 2019, consiguió el quiebre y el partido terminó de inclinarse para él. Daniil administró sus energías y sus tiros para cerrar el encuentro 4/6 7/6 6/4 y ser campeón de la última edición del Masters en Londres, previo a su desembarco en Turín.

"Ha sido una de mis mejores victorias como tenista profesional. Dos horas y cuarenta y dos minutos ante un tenista increíble. Hay que felicitar a Dominic por su gran torneo y sobre todo por el fantástico año que ha hecho. Su nombre ya está en la historia del tenis. Él consiguió ganar su primer Grand Slam y a día de hoy es uno de los jugadores a batir dentro del circuito. Estoy seguro de que tendremos muchas más batallas en el futuro", declaraba el tenista invcito en noviembre, halagando a su contrincante y prolongando su invicto a diez partidos sin conocer la derrota entre París y Londres.

Pero el nivel del ruso no viene de estos último días. Sabida su mala relación con la tierra batida, sus malos resultados en Hamburgo y Roland Garros no hicieron mella en la confianza del número cuatro del mundo en su transición del polvo de ladrillo a la temporada bajo techo: "Los torneos que jugué antes de París-Bercy no fueron malos. Perdí en San Petersburgo ante Opelka, un jugador que en este tipo de superficies se desenvuelve a las mil maravillas, lo mismo me pasó en Viena con Anderson. Sabía que si mantenía ese nivel de juego podría tener mis opciones en los siguientes torneos. Finalmente llegó París, donde jugué bien desde el primer momento y merecí el título. La clave de todo está en la confianza que tiene uno en su juego".

Y es que la confianza en Medvedev lo es todo. Y la muestra de ello está en sus grandes rachas de partidos y títulos ganados entre agosto-octubre 2019 y noviembre 2020. En esos cuatro meses acumula cinco títulos y tres finales en diez torneos disputados, números de absoluto escándalo. Quizás le falte eso que solo tienen los grandes campeones: ganar jugando mal. Esa fortaleza mental que demuestra cuando su tenis fluye, sin importar el rival que tenga enfrente, no es la misma que cuando sus tiros planos y profundos dejan de serlo, teniendo rachas prolongadas de resultados negativos. Sin ir muy lejos en el tiempo, previo a sus títulos en Francia e Inglaterra acumulaba tres victorias y tres derrotas, y antes de la semifinal en el US Open su récord era de diez triunfos y cinco caídas.
Pero el paso adelante que ha dado Daniil durante estas dos semanas sin perder, ha sido mental más que tenístico. Ganarle a Djokovic como lo hizo (6/3 6/3), remontarle a Nadal al que no había podido derrotar en sus tres enfrentamientos previos y vencer a Thiem tras perder el primer set, habla de un jugador con el temple necesario ante las adversidades y la capacidad de dar vuelta resultados adversos, su 'talón de Aquiles' contra los mejores doce meses atrás. Pero el trabajo da sus frutos y su coach Gilles Cervara lo sabe: "Mentalmente no me sorprendió su desempeño porque conozco a Daniil y sé que es capaz de todo, para bien o para mal. Precisamente en eso trabajamos mucho, en cuando las cosas no salen y aparecen los enfados infantiles que le hacen perder partidos".

Daniel Vitale Pizarro