Mostrando entradas con la etiqueta Winston Salem. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Winston Salem. Mostrar todas las entradas

26 agosto 2019

Amenaza polaca


Primera semifinal ATP, primera final ATP, primer título ATP. Hubert Hurkacz (41°), de apellido difícil de pronunciar, consiguió todo eso en Winston Salem. A los veintidós años no titubeó en sus primeras instancias finales del circuito mayor y se consagró campeón del único ATP250 de 48 jugadores del tour y que no comparte semana con ningún otro certamen ATP. El polaco será 35° ATP desde el lunes, su mejor posición histórica, y llegará al US Open con la confianza necesaria para intentar alcanzar la segunda semana, algo que todavía no logró en un Grand Slam en seis participaciones (tercera ronda Wimbledon 2019).


Su triunfo en Estados Unidos no surgió como por arte de magia. Hurkacz fue noticia en 2018 al debutar como Top100, disputar tres de los cuatro Grand Slams y clasificar al Masters #NextGen en Milán. Los argentinos lo conocimos un par de años antes, en 2016. Hubert tenía 19 años recién cumplidos y era el 602º ATP. El capitán de Copa Davis polaco lo seleccionó para enfrentar a Argentina en primera ronda. Potente pero errático, gran saque pero poca movilidad, sobretodo hacia los laterales, fue lo que mostró el grandote de 196 cm de altura en Gdansk (Polonia). Poco pudo hacer ante Leonardo Mayer en el segundo punto de la serie, que con la eliminatoria ya definida derrotó a Renzo Olivo para decorar el resultado final (3-2).
Argentina ganaba la Copa Davis 2016 y Hurkacz daba sus primeros pasos como profesional en Futures y Challengers. Nacido en Breslavia (Polonia) en 1997, no ganaría su primer partido ATP hasta 2018, el año de su irrupción en el circuito principal. Entre 2015 y 2018 su trabajo fue preparar su físico para la exigencia del circuito ATP. En 2019 su tenis explotó y según cuenta el propio jugador, su mejoría se debió, en gran parte, a su trabajo mental de los últimos dos años con Pawel Stadniczenko y desde 2019 con Craig Boynton: "Pawel me ha ayudado mentalmente para mantener una actitud positiva, ser más sólido durante los partidos y no tener tantos altibajos. Craig me ayudó mucho mentalmente, con mis planes de juego y en qué tácticas debía centrarme".
Los cuartos de final en Indian Wells fueron el punto de partida para que sus rivales comiencen a respetarlo y para tomar confianza, saber que puede pelear por cosas importantes. El título en Winston Salem fue la concreción de que está transitando el camino correcto, que la promesa ya es una realidad. Su ascenso en el ranking fue abrupto. En enero de 2018 era 238° ATP y veinte meses después, se ubica en la posición 35° ATP. En el medio fue campeón de tres Challengers y del reciente ATP250. Campeón debutante, no es el único que levanta un trofeo ATP por primera vez en 2019. A lo largo de ocho meses de competición, catorce tenistas inauguraron su palmares con la primera copa en sus vitrinas.
Para saber quien fue el último campeón ATP nacido en Polonia, hay que remontarse a la temporada 1982 cuando Wojtek Fibak era el mejor de todos en el WCT Chicago. Hurkacz conoce la historia tenistica de su país y con una sonrisa, expresa sus sensaciones ante la prensa: "Había pasado mucho tiempo sin un campeón polaco, esto significa mucho para mi. Espero que más chicos se unan en el futuro y que yo pueda ganar más trofeos. Fue una enorme victoria para mí ante un gran jugador como es Benoit Paire. Tuve que luchar mucho por eso estoy tan emocionado de haber ganado un certamen ATP".

Embed from Getty Images

Diez veces enfrentó a un Top10 entre 2018-2019 y en cuatro oportunidades salió victorioso, todas durante esta temporada. Kei Nishikori en Dubai (6°) e Indian Wells (7°), Dominic Thiem (4°) en MiamiStefanos Tsitsipas (5°) en Montreal fueron sus victimas, siempre sobre canchas duras, su superficie predilecta y la que mejor se adapta a su juego. Escaso es su bagaje en el circuito ATP por lo que acumula más derrotas que victorias (31-36), pero altísima su efectividad en semifinales y finales (100%). Uno de esos diez encuentros fue ante Roger Federer, su ídolo y al que espera derrotar en algún momento: "Siempre soñé con vencerlo y aún no he tenido esta oportunidad. De Federer puedes aprender mucho, no solo cuando del juego o el enfoque del tenis, sino también de la vida. Me impresiona mucho".

Daniel Vitale Pizarro

28 agosto 2018

El ATP250 más grande


Winston Salem se disputa desde 2011 en el Estado norteamericano de Carolina del Norte durante la semana previa al US Open, perteneciente a la US Open Series. Entre 2005-2010 se celebró en New Heaven y entre 1990-2004 el torneo se jugaba en Long Island. Único ATP250 del calendario ATP con cuadro de 48 jugadores (16 preclasificados adelantados), es la oportunidad para jugadores de bajo ranking de poder ingresar al cuadro principal de un torneo ATP por el tamaño del cuadro y por la ubicación del certamen, como decimos siempre, pegado a un Grand Slam.
El calor del verano en el hemisferio norte siempre se hace sentir durante la gira norteamericana y Winston Salem no iba a ser la excepción. El ruso Daniil Medvedev fue el campeón de la edición 2018 sin perder sets, líder en aces y el más efectivo al resto. "Desde principio de semana me vi muy afectado por el calor y la humedad. Pensé que sería imposible ganar el torneo en esas condiciones, comencé muy lento pero conseguí ir entrando en ritmo y he ganado. Es increíble, una locura", se manifestaba Daniil en conferencia de prensa, sorprendido por como se desenvolvió bajo condiciones incómodas para practicar cualquier deporte al aire libre.

Embed from Getty Images

13° ITF como junior, no tuvo una destacada carrera como menor de edad sin grandes resultados en los Grand Slams. En el profesionalismo ingresó al Top100 a fines de 2016 gracias a sus destacadas actuaciones en los Challengers. Finalista ATP en 2017 y campeón por duplicado en 2018 (Sidney y Winston Salem) será por primera vez en su carrera Top40 (36°) a la edad de 22 años. Ex #NextGen, bronce en el Masters de su edad, no encadenaba tres triunfos consecutivos desde la gira previa al Australian Open y en Estados Unidos consiguió el doble de victorias en fila para ser campeón del ATP250 más largo de todos.
El finalista Steve Johnson, campeón esta temporada en Houston (arcilla) y Newport (césped), no pudo en Winston Salem ganar sobre la superficie que le faltaba. El mejor universitario de los últimos años atraviesa un gran momento como profesional a pesar de estar diez puestos debajo de su mejor marca (21°). Tres de sus seis finales ATP las disputó en 2018 lo que indica que es su año más prolífico desde que dejó el tenis Universitario para dedicarse por completo al circuito ATP. “Antes del torneo pensaba en si debería jugar o practicar una semana para el US Open. Ahora claro que no me arrepiento de mi decisión", decía entre risas el nacido en Orange, California.

Daniel Vitale Pizarro

29 agosto 2017

Revancha personal

Doce meses atrás, Roberto Bautista Agut tuvo el título en sus mano al disponer de su servicio para ser campeón en Winston Salem. Los nervios le jugaron una mala pasada y el trofeo se lo llevó su coterráneo Pablo Carreño Busta. En 2017 no iba a dejar que suceda lo mismo. En una nueva final en Carolina del Norte, el español aprendió de los errores del pasado y dejó sin chances al bosnio Damir Dzumhur 6/4 6/4, incluso no tuvo que acudir a su saque para coronarse: "El año pasado serví para el partido y no lo pude cerrar. Lo recordé en ese momento cuando perdí el servicio. Pero hoy seguí concentrado en la devolución y pude definir para ganar 6-4".

Enhorabuena para el nacido en Castellón que se tomó revancha del 2016, no cedió sets en todo el certamen (ningún partido superó los 90 minutos) y quedará con grandes chances de ser Top10 por las ausencias de Djokovic, Wawrinka, Nishikori y probablemente Murray hasta 2018. Trece del mundo desde el lunes, Bautista volverá a su mejor posición ATP que obtuvo en octubre del año pasado gracias a la final en el Masters1000 de Shanghai. A los 29 años está disfrutando su mejor momento tenístico. En Winston Salem no solo fue campeón por primera vez sino que también logró su victoria N°200 ATP desde que es profesional en el circuito ATP.

“Fue una final difícil, Damir jugó muy inteligente, cambiando el ritmo y muy agresivo estando abajo en el marcador. Pero estoy feliz de ganar. Ha sido una semana fantástica para mí. Esta termina siendo una gran preparación para el US Open. La próxima semana va a ser una gran oportunidad para mí para seguir sumando puntos. Me siento bien, luego de disfrutar de este título, me voy a concentrar lo que más pueda. Tendré más tiempo que el año pasado para recuperarme, pues a diferencia del 2016 que debuté el lunes, esta vez lo haré el martes en Nueva York”, palabras del nuevo campeón de Winston Salem, el segundo español en hacerlo y en año consecutivos.

El trofeo en Estados Unidos a días del US Open fue el segundo del año en su cuenta personal luego del conquistado en enero en Chennai y el sexto en su carrera en un total de doce finales ATP disputadas, al menos una por año desde 2013. Su mejor temporada fue 2016 con cuatro definiciones alcanzadas y dos títulos conseguidos, incluida su única final de M1000. Mismo ranking que el año pasado y con tres segundas semanas en Grand Slams (1° vez en su carrera), sumado a las bajas del Top10 hasta 2018, puede ser su mejor año e incluso, por qué no, soñar con ser Top10. Para eso deberá disputar un gran US Open y defender la semifinal de Shanghai.

Embed from Getty Images

Su rival en la final fue Damir Dzumhur. 67° ATP y sin definiciones en el circuito grande, el bosnio vive su mejor momento como profesional tanto en el ranking como tenisticamente. 56° ATP desde el lunes, Damir vivió un mes de agosto fantástico. Segunda semifinal ATP en su carrera en Los Cabos, finalista en el Challenger de Santo Domingo y primera final ATP en Winston Salem. Que no ser campeón no opaque el mejor mes de su vida tenística. A los 25 años el nacido en Sarajevo aun ostenta récord negativo ATP (60-61) lo que marca el poco rodaje que tiene en la máxima categoría del tenis mundial en la que estará presente al menos en los próximos largos meses.

Junior prometedor (3° ITF), tardó en insertarse al profesionalismo. Dzumhur logró su primera victoria en el circuito ATP en el Australian Open 2014 alcanzando la tercera ronda desde la clasificación, pero no se hizo popularmente conocido hasta 2016. En Miami derrotó a Rafael Nadal (5°) 2/6 6/4 3/0 retiro del español y en Monte Carlo venció a Tomas Berdych (7°), demostrando que no fue casualidad el rendimiento del bosnio. Su tercera victoria ante un Top10 la consiguió esta temporada, ya como Top100, ante Stan Wawrinka (3°) en Dubai. Nacido en un país sin referentes tenísticos, Damir es el primer finalista ATP nacido en Bosnia.

Daniel Vitale Pizarro

29 agosto 2016

España invadió USA



Sin figuras de renombre entre los participantes por estar pegado al US Open, Winston Salem presentaba en su cuadro principal de 64 jugadores (más grande que los habituales ATP250) a muchos ex Top10. Lo favoritos quedaron en el camino y arribaron a la final Roberto Bautista Agut y Pablo Carreño Busta. Los españoles de doble apellido se fueron abriendo camino hasta llegar a la definición para enfrentarse por segunda vez en su carrera en el circuito principal. En el US Open 2015 el ganador fue Roberto y en Winston Salem 2016 el vencedor fue Pablo, y este último fue el que se llevó el premio mayor, un título ATP, el primero de su carrera.

“Ganar mi primer título en el circuito profesional de la ATP es un sueño. Trabajé realmente duro para estar aquí y ahora puedo disfrutar de este momento. La sensación es increíble. Para batir a Roberto (Bautista Agut) tienes que luchar porque es un rival muy duro. Es español como yo y no es fácil competir contra otro jugador español”, le comentaba Carreño a la Agencia EFE tras ser campeón en el torneo previo al US Open, certamen que este año inaugurará el techo retráctil del 'Arthur Ashe' (estadio exclusivo de tenis más grande del mundo) y presentará el nuevo 'Grandstand', tercer estadio en importancia de Flashing Meadows.
Típico jugador de la escuela española, desde el fondo de la cancha, veloz, consistente, sin grandes tiros pero buscando el drive para dominar, Carreño Busta dio el salto de calidad necesario para establecerse en la elite del tenis mundial. Exnúmero seis del mundo junior, como a muchos, no le fue fácil la transición al profesionalismo. Pero todo llega. A los 25 años, su actitud dentro de la cancha es otro y acompañado por los resultados, está disfrutando del circuito ATP. A los triunfos en singles le suma las victorias en dobles. Durante la gira sudamericana obtuvo un título en tres finales disputadas, un habitué de la especialidad en la arcilla del sur del continente americano.

Pablo Carreño Busta era un jugador hasta 2016 y otro totalmente distinto durante 2016. Profesional desde 2009, acumulaba apenas 34 partidos ganados en el circuito ATP, sin finales en singles ni en dobles. Asiduo jugador de Challengers (9 títulos) y Top100 desde 2013, nunca había ingresado al Top40. Pero 2016 no sería un año más en la carrera del español, sino todo lo contrario. Final en San Pablo, final en Estoril y campeón en Winston Salem. 30 partidos ganados en lo que va de la temporada lo depositaron por primera vez entre los cuarenta mejores del mundo (39°) en agosto. Pablo maduró.

De otra época

Si Pablo está teniendo su mejor año como profesional, Roberto está muy cerca de superar lo hecho en 2014. 17° ATP, dos títulos y una final son los número del castellonense esta temporada, recorrido similar al 2014, su mejor año, salvo por la semifinal en un M1000 de Madrid y por haber sido el 14° ATP, su mejor posición hasta hoy. El US Open y los dos meses siguientes de competencia determinarán si el 2016 será el mejor año de su carrera o se quedará en las puertas de serlo. Regular, inteligente, combativo y dueño de una de las derechas más planas de circuito, Buatista Agut finalizará Top25 por tercera temporada consecutiva salvo una catástrofe tenística.

Pablo Carreño Busta, séptimo español campeón ATP este año y el más joven del Top100, debutó como campeón ATP en 2016 (Winston Salem) y se convirtió en el sexto jugador en lograrlo, misma cantidad que en todo 2015. Admirador de Juan Carlos Ferrero, hoy entrena en su Academia, una especie de sueño cumplido. "Cuando estuve allí hace unos días coincidí con él, lo vi y entrenamos. Él (Ferrero) sabe que es mi ídolo, se lo dije varias veces, le he enseñado recuerdos en casa como una foto que tengo con él cuando era N°1. Es muy especial todo lo que estoy viviendo", en declaraciones al portal web de la ATP.

Daniel Vitale Pizarro

30 agosto 2015

Amenaza latente


La octava fue la vencida

El último torneo de la gira norteamericana previa al US Open decidió a su campeón. En Winston Salem, único torneo de la semana, disputaban la final Kevin Anderson ante el debutante Pierre-Hugues Herbert. Era la 11° final ATP del sudafricano, con una racha negativa de siete caídas consecutivas en definiciones por el trofeo. El francés debutó como cuartofinalista en un ATP y no se quedó en eso, se dio el gusto de llegar a su primera final, instancia nueva para el 140° del ranking que estuvo a la altura de las circunstancias. Aunque no le alcanzó, opuso resistencia y coraje en el partido por el "extraño" trofeo que brindaba el torneo.

Sorprendido, aliviado, satisfecho... algunas de las sensaciones de Kevin Anderson al sentirse el mejor de la semana. No era campeón a nivel ATP desde 2012, una sensación extraña para un jugador que no sale del Top20 desde mediados del 2013. Siendo uno de los jugadores más regulares del circuito, no logra dar el salto para ingresar al Top10 o derrotar con mayor asiduidad a los miembros de ese selecto grupo. Apenas le ganó a un TopTen en ocho ocasiones de los 53 partidos que disputó ante ellos. En Winston Salem cortó la mala racha y conquistó su tercer trofeo como profesional en su tercera final del año (Memphis y Queens). Además volvió a ser el 14° ATP, su mejor posición en el ranking.

Su arma y la base de su juego

"Es una gran sensación. Venía muy nervioso a este partido después de varias finales perdidas, así que estoy muy satisfecho con este resultado", dijo Anderson en conferencia de prensa pos campeonato. Y no se olvidó de destacar la actuación de su rival: "No muchos pueden encadenar ocho partidos con victoria en estas condiciones tan cálidas. Debes estar muy orgulloso de esta gran semana que has firmado. Sin duda, un sensacional resultado". Kevin se hizo fuerte desde su poderoso servicio y su derecha para manejar las riendas del partido. 203cm de altura le permiten gozar de uno de los mejores saques del circuito, golpe con el que casi no cedió terreno durante el certamen: fue quebrado apenas una vez, en primera ronda.

Su golpe predilecto

Herbert, finalista que provino de la qualy, tuvo que ganar ocho partidos para llegar a la definición, una cantidad enorme de encuentros para un ATP 250, lo que hubiera sido récord si ganaba el torneo. A los 24 años, el francés sorprende con su estilo casi extinto de saque y volea, slice y red, agresivo y con un muy buen servicio. Las variantes le permiten acercarse a la malla incluso con segundos saques como factor sorpresa, apoyado en una aplomada volea. 140° ATP, Pierre subirá varios escalones y quedará 92° en el escalafón mundial, su mejor posición histórica. En Winston Salem ganó cinco partidos en el cuadro principal, dos menos que la cantidad total de partidos ATP que lleva ganados desde que es profesional.

Cuando se le preguntó hace algunos años sobre su golpe favorito, curiosamente respondió que era su volea de revés. Campeón esta temporada en Queens y finalista del Australian Open y Hertogenbosch en dobles, Herbert sabe lo que es ser campeón de Grand Slam en la especialidad ya que ganó Wimbledon como juvenil en 2009, año en el que fue semifinalista del US Open y número nueve ITF en singles entre los menores de edad. Fanático de Pete Sampras, Guillermo Coria y Roger Federer, elige Roland Garros como su torneo favorito. Graduado en Alemania con el sistema "Abibac" (co-creado por Francia y Alemania), habla con fluidez cuatro idiomas: francés, alemán, inglés y español.

Los peculiares trofeos del certamen

Anderson nació en Johannesburgo hace 29 años. De adolescente, partió a Estados Unidos a la Universidad de Illinois para estudiar y jugar al tenis. Compitió tres años entre 2005-07, fue campeón universitario en dobles y elegido el mejor jugador de la Universidad. En 2007 decidió ser profesional y al año siguiente, en su segundo torneo ATP disputado, alcanzó su primera final en Las Vegas. A pesar de ser un jugador muy peligroso y estable Top20, nunca accedió a cuartos de final de un Grand Slam ni a semifinales de Masters1000, sus deudas pendientes. En 2008 ingresó al Top100 por tres semanas y en 2010 volvió a ese lote en el cual fue ascendiendo progresivamente hasta su estabilización en el Top20 desde 2013 hasta hoy.

Llama la atención su alto ranking por la ausencia de grandes resultados. Sus puntos se basan en una gran cantidad de finales, semifinales y cuartos de final en torneos no tan importantes y segundas semanas en Grand Slams, lo que le permiten mantenerse en esa posición sin defender gran cantidad de unidades al año siguiente. En las puertas del US Open, Anderson defiende tercera ronda, lo que le permitirá poder sumar en el último Grand Slam del año con la mira puesta en el Top10 ante de fin de año y por qué no, pensar en una clasificación al Masters como el octavo mejor tenista del 2015 ya que se encuentra 11° en la "Carrera a Londres", que contabiliza solo los puntos del año calendario.

Daniel Vitale Pizarro

24 agosto 2014

Todo fue color de rosa


¡Para brindar!

El que le ganó a Nadal en Wimbledon, el bicampeón de Copa Davis, el campeón de Bucarest 2013... Lukas Rosol ya se ganó un lugar dentro de los conocidos del tour y no solo por esporádicos resultados o determinados batacazos. El checo se adjudicó su segundo ATP en Winston Salem ante Jerzy Janowicz, en la previa del US Open. En su tercera final disputada en lo que va del año (cuarta en su carrera), pudo festejar tras haber perdido las de Bucarest y Stuttgart. Los buenos resultados le permitieron subier en el ranking hasta el puesto 27°, su ubicación más alta desde que es profesional. A los 29 años, en un circuito cada vez más longevo, Lukas pasa por su mejor momento tenístico, justo antes del último Grand Slam del año y de la semifinal de Copa Davis ante Suiza, que lo tendrá una vez más entre los convocados.

Preclasificado número siete en Winston Salem, Rosol aprovechó la prematura caída de Robredo y el abandono de Isner, su rival en semifinales para meterse en la final. Del otro lado de la red lo esperaba Jerzy Janowicz (el hombre de las gafas) que acumulaba en 2014 diez primeras rondas y apenas una sola semifinal ATP en Montpellier, en febrero. El polaco tuvo que remontar los dos partidos previos a la final en los que había perdido el primer set: Goffin en cuartos de final y Querrey en semifinal. Además le cortó al belga Goffin la racha de veinticinco partidos consecutivos sin perder. A pesar de ir ganando durante casi toda la final, la victoria y el trofeo no fueron para él.

399cm de altura...

Rosol (196cm) vs Janowicz (203cm) se dirimían el título en Winston Salem. Ambos con estilos de juego muy parecidos: "bombas" desde cualquier posición de la cancha, potentes servicios y "planazos" de derecha. Puntos cortos, muchos winners y errores no forzados, fueron el patrón de la final (como el de sus carreras). Parejos hasta en el resultado, Jerzy dejó escapar un 0-40 en el 3-4 al servicio de Lukas y luego dos match points cuando el checo sacó 4-5. Tras las oportunidades desaprovechadas, la balanza comenzó a inclinarse en contra suyo. Salvadas las situaciones de riesgo, el nacido en Brno, Checoslovaquia, quebró el servicio de su rival en el siguiente juego y cerró el partido 3/6 7/6 7/5.

Rosol expresó su satisfacción por el rendimiento de su servicio a lo largo del partido: "La clave del partido estuvo en la gran concentración que mantuve en mis juegos, especialmente con mi saque. Lo importante es que esta no sea la primera ni la última que dispute", y explicó otra de las claves para que el partido se volcara a su favor: "Esperé con paciencia para ver si me daba una chance con su saque, y lo hizo. No empecé bien, pero terminé bien".


Además de su natural potencia, es tirador compulsivo de drops

Janowicz pudo acumular cinco partidos al hilo en el circuito, algo que no conseguía desde la semifinal en Wimbledon 2013, una irregularidad que lo empujó desde el puesto 14° que supo tener hasta el 52° (43° tras esta final). Gracias a las cuatro victorias, igualó su récord de partidos en el año (20-20) y sumó su segunda final ATP, ambas perdidas (París 2012 y Winston Salem 2014). Admirador de Pete Sampras, con 23 años y mucho potencial, sobre todo en su saque y su derecha, deberá madurar mentalmente si quiere volver al Top20 y mantenerse allí para intentar dar el salto al Top10.

Dato curioso: Lukas Rosol ganó diez puntos menos que Jerzy Janowicz (98 a 108) durante las dos horas y once minutos que duró el partido e igualmente pudo ganar el encuentro.
Destino: Nueva York

Amante de la carne argentina y de la comida italiana, Lukas Rosol comenzó a jugar hockey sobre hielo a los cuatro años y a los seis agarró por primera vez una raqueta para jugar con sus padres. Lukas es hijo de Emil, dueño de un comercio de artículos para los autos, y de Diana, profesora de esquí, que también trabaja con su marido en el negocio. Entre sus pasatiempos está esquiar (empezó a esquiar a los cinco años con su madre) y jugar al fútbol, actividades no complementarias con el tenis, que practica cuando se lo permite la raqueta y la pelotita amarilla. A pesar de no destacarse como junior, su carrera hacia el Top100 fue larga. Recién ingresó en 2011 con 26 años. Y hasta hoy, solo salió de la "elite" seis semanas en 2012, justo antes de derrotar a Nadal en Wimbledon, cuando todo empezó a cambiar...

Daniel Vitale Pizarro

25 agosto 2013

Melzer se llevó el quinto

Nuevo corte de pelo, nuevo título

Federer triunfaba en Wimbledon 2003. Una semana después, un austriaco casi desconocido en el circuito ATP, con apenas un puñado de triunfos y en el puesto 96° del ranking, alcanzaba su primera final en el césped norteamericano de Newport. Su nombre era Jurgen Melzer, un zurdo talentoso, con facilidad para adaptarse a cualquier superficie, que prometía y mucho. 183cm de altura, con un tenis dúctil y agresivo, de la camada de Federer, Hewitt, Roddick, etc., Jurgen tardó en explotar y nunca pudo afirmarse entre los mejores del mundo. Así como llegó al Top10, se fue, sin dejar de ser un rival muy peligroso que puede ganarle a cualquier jugador sobre cualquier superficie.

Tres años pasaron desde aquella primera final para que el nacido en Viena pueda conquistar su primer título ATP. Y fue en arcilla, en Bucarest 2006. Esa fue su temporada más caudalosa en cuanto a finales ATP alcanzadas (1-2) aunque solo triunfó en Rumania. Su tercera corona se hizo esperar nuevamente tres años, y la logró en su Viena natal, título que repitió al año siguiente. En ese 2010 empezaron sus mejores resultados. Victoria ante Djokovic en cuartos de final de Roland Garros para ceder ante Nadal, los octavos de final en Wimbledon y US Open, en ambas ocasiones cayendo ante Roger Federer, la victoria sobre Rafael Nadal siendo número uno del mundo en Shanghai, el título ya mencionado en Austria en octubre y la final en Hamburgo, lo catapultaron en el ranking.

Semifinal de Roland Garros 2010

Comenzó 2011 como el número once del mundo, con el Top10 como objetivo a corto plazo para confirmar lo hecho la temporada pasada. Los octavos de final en Australian Open ante Andy Murray y la semifinal en  Montecarlo, colocaron al austríaco como el 8° del ranking ATP. La semifinal de Roland Garros que defendía marcó el comienzo de su descenso en el escalafón mundial y en diciembre, el ranking lo ubicó 22 puestos por detrás que en enero. Finalizó el año siendo el número 33° del mundo. Campeón en Memphis en febrero de 2012 y semifinalista en Valencia en octubre fueron sus mejores actuaciones lo que marcaron que terminaba entre en el Top30 a fin de año.

Inició la temporada 2013 irregular, una constante en su carrera. En Zagreb llegó a una nueva final y cayó ante Marin Cilic. Luego sucumbió en tres primeras rondas consecutivas para desembocar en un challenger, el cual ganó, pero la confianza no era la suficiente para apuntar a pelear nuevamente en los ATP. Segunda semana de Wimbledon como lo más destacado, llegó a la gira norteamericana con pocos partidos bajo el brazo. Tres primeras rondas consecutivas otra vez no ayudaron al austríaco, pero en Winston-Salem, una semana antes de arribar a Nueva York, cambió todo. Campeón tras dieciocho meses de sequía.

Buena postal del campeón

Jurgen Melzer logró su quinto título sobre trece finales disputadas. Es el jugador número catorce en lo de va del año en ser campeón con más de 30 años, una postal cada vez más usual durante esta temporada. El finalista, el francés Gael Monfils, que se retiró de la final por una molestia en la cadera, hundió más su récord negativo en finales ATP (4-15). Sí, así como leen, un registro poco habitual en el circuito. Además perdió por primera vez en cinco enfrentamientos ante Melzer. Esta fue su segunda final del año, al igual que Jurgen. "La pantera" volverá al Top40, una escalada pronunciada si nos remontamos a febrero, cuando ocupaba la posición 108° del ranking mundial.

Octavos de final en Wimbledon, US Open y Australian Open al menos una vez en cada Grand Slam y semifinalista en Roland Garros, denotan su facilidad antes mencionada para adaptarse a todas las superficies, con títulos o finales en césped, arcilla, cemento indoor y outdoor. Versátil y de gran volea, a sus 32 años sigue dando batalla y llega al US Open 2013 de la mejor manera, siendo campeón en Winston-Salem dos días antes de su debut en Flushing Meadows.

Siempre presente en Copa Davis

Campeón de Wimbledon junior en 1999, de Wimbledon 2010 y US Open 2011 en dobles y también de Wimbledon 2011 en doble mixto, a lo largo de su carrera tenística se ha destacado más como doblista que como singlista. Sin despreciar lo logrado en singles, tocó la 8° posición del ranking ATP y fue semifinalista de Roland Garros. En dobles alcanzó la 6° posición y disputó dos Masters de fin de temporada, con 12 títulos y otras 14 finales más. En Copa Davis ha disputado 27 series, con un récord de 18-25 en singles y 9-9 en dobles, lo que demuestra un compromiso con su país y un nivel constante para ser convocado ininterrumpidamente desde 1999 hasta 2013 inclusive.

Hincha del Bayern Munich en Alemania y del Austria Wien en Austria, le gusta jugar al golf y en sus tiempos de ocio, el cine es una de sus actividades favoritas. Domina tres idiomas: inglés, alemán y francés. Stefan Edberg, Michael Stich y Patrick Rafter fueron los ídolos de su infancia y su tiro favorito es el drop shot de revés, aunque nosotros creamos que la volea es lo mejor de su repertorio. Un jugador digno de ir a ver, que esperemos que alargue su carrera unos cuantos años más para el deleite de los espectadores de paladar negro.

Daniel Vitale Pizarro

27 agosto 2012

¡Cuidado, gigante suelto!



El servicio, su arma

Mide 2.06 m. y pesa 111 kg. Parece ser un típico jugador de Básquetbol o Voleibol, pero nada más alejado de la realidad. Este domingo, por cuarta vez en el año, John Isner llegó al último partido de un torneo y por segunda ocasión levantó el trofeo. En el ATP250 de Winston Salem derrotó al checo Tomas Berdych (6°) 3/6 6/4 7/6, luego de salvar tres match points. Además de defender el título logrado el año anterior, mantuvo el décimo lugar en el ranking y sumó su quinto ATP sobre doce finales jugadas en su carrera. Es la segunda vez en la temporada que Isner revalida lo hecho en 2011 (Newport a Hewitt). El "Gigante norteamericano" está teniendo su mejor año en el circuito.

Desde aquel histórico partido en Wimbledon ante Mahut (sí, el de las más de once horas) cuando conocimos a un verdadero gladiador, Isner no pudo, luego de semejante envión anímico, dejar de ser uno más del montón, un Top40, Top30, no mucho más. Tuvo que pasar más de un año para que en el US Open 2011 empezáramos a hablar seriamente de aquel John Isner de Wimbledon 2010. "¿Te acordás de aquel jugador que jugó más de once horas? ¿Cuál, el norteamericano que hizo más de 100 aces? Si ese ¿te acordás? Si, ¿qué pasó? Bueno, está en cuartos de final del US Open". Tranquilamente podría haber sido una charla entre dos aficionado al deporte blanco, hace exactamente un año atrás, antes de que cayera ante Andy Murray en cuatro sets.

2011 y 2012, solo cambió la forma de usar la gorra

Aquel torneo fue bisagra. Allí empezó su camino al Top10, lugar en el cual acumula 13 semanas (9° durante una semana). Luego de dejar su huella en Flashing Meadows, en el Masters1000 de París alcanzó su primera semifinal en un certamen de esa categoría. Ese resultado le permitió entrar al Top20 para no dejarlo más. Comenzó 2012 y el nacido en Greensboro, Carolina del Norte, cayó en la tercera rueda del Australian Open, luego de un maratónico y polémico partido en primera ronda ante David Nalbandian, con errores por parte del árbitro que inclinaron la balanza para Isner. En la siguiente ronda, el cansancio le jugó en contra.

En la serie contra Suiza por Copa Davis volvió a ser ese que finalizó el 2011, o mejor. Con la serie 1-0 (Fish Wawrinka en cinco sets), Isner derrotó a Roger Federer, en su casa y sobre arcilla, para poner 2-0 a Estados Unidos, serie que los hermanos Bryan se encargaron de liquidar el sábado. A fuerza de saques, rebosante de confianza, se "coló" nuevamente en una semifinal de Masters1000 en Indian Wells, segunda consecutiva, pero esta vez no dejó pasar la oportunidad y dio el batacazo. Derrotó al campeón defensor y número uno del mundo Novak Djokovic. La victoria sobre Federer no había sido casualidad. Al día siguiente, el propio Federer lo despachó en su primera final de M1000.

Isner pudo con todos

Candidato en Miami, Florian Mayer lo frenó en tercera ronda. En los cuartos de final de la Copa Davis, nuevamente fue el protagonista. Venció a Simon el viernes y a Tsonga el domingo, otra vez sobre tierra batida y de visitante. Brillante. Dos semanas más tarde, en el comienzo de la gira de polvo de ladrillo, una vez más apareció en escena John Isner en una final, que por segunda vez en el año perdió, esta vez ante Juan Mónaco en Houston. Luego de semejante inicio de temporada, la gira de canchas lentas no le dio muchos resultados positivos, algo esperado si ponemos sobre el mostrador todos sus golpes y su tipo de juego. A pesar de eso, disputó el segundo partido más largo de la historia en Roland Garros ante Paul-Henri Mathieu, aunque no logró la victoria (5h 41m).

Pero en el césped, "Iron Man" (apodo luego de Wimbledon 2010) volvió a los primeros planos. En Newport, luego de perder en primera ronda en el All England ante Alejandro Falla, para variar en cinco sets, obtuvo su primer título del año en su tercera final. Coronaba una parte de la temporada en la cual fue más protagonista que muchos de los mejores del ranking. Los cuartos de final en los Juegos Olímpicos y la tercera semifinal de su carrera en Toronto, dejaron más que claro que este es el año de John Isner. Y para llegar al US Open (torneo favorito) de la mejor manera, campeón en Winston Salem con victorias ante dos Top10 en un certamen ubicado en Carolina del Norte, donde nació. A pura potencia y velocidad de pelota, derrotó a Tsonga en semifinales y a Berdych en la final. Hoy más que nunca es una seria amenaza en el US Open. ¡Cuidado!

Daniel Vitale Pizarro