20 abril 2021

¿El nuevo país modelo?

Mejorar la planificación, pulir la organización, fomentar la capacitación, aumentar la difusión, captar auspiciantes y luchar contra las mafias de las apuestas es una tarea titánica que puede llevar años y que en la mayoría de los casos, nunca se cumplen al unísono. A pesar de eso, en el último lustro la Real Federación Española de Tenis ha iniciado un proceso de reforma estructural, manteniendo lo que siempre se hizo bien y mejorando o incorporando cosas que estaban en falta. Los cambios, aunque no pueden verse materializados en el corto plazo, están empezando a verse reflejados en varias divisiones de las que se encarga de regular y coordinar la RFET.
Empecemos por el punto fuerte. La competencia. España siempre ha contado con una amplia red de torneos federados para todas las edades con los circuitos RPT Marca, Rafa Nadal Tour, Warriors Tour, Mutua Madrid OpenChampions Bowl o la Liga Juvenil para los menores de edad y los torneos Nacionales organizados por cada Federación Regional más la Liga por Equipos y los IBP Tennis Series para la categoría Absoluta, todo desarrollado en los más de mil doscientos clubes alrededor del país. También a nivel profesional organiza hace muchos años una gran cantidad ITF World Tennis Tour (ex Futures). Durante 2019 se desarrollaron treinta y cinco ITF M15/M25 en territorio español, fundamental para el desarrollo del futuro tenista español.
Subimos un escalón en la categoría de torneos. Los Challengers estaban olvidados, ya sea por falta de dinero, patrocinadores o interés. Desde 2017, un año después de que Miguel Diaz asumiera la presidencia de la RFET, la cantidad de Challengers fue en ascenso hasta llegar a la suma récord de 2021. Los once Challengers que se disputarán esta temporada nada tienen que ver con los dos que se desarrollaron en 2017, una suma tan absurda como irrisoria. Lo mismo sucedió con los ITF Juniors. Tomando como referencia 2017, España pasó de organizar siete eventos a albergar contra los diecisiete programadas para 2021, otro récord en la historia española.


También en el circuito principal se están haciendo mejor las cosas. Al tradicional Conde de Godó en Barcelona y al Masters1000 en Madrid, en 2019 se agregaron al calendario las Finales de Copa Davis en Madrid y en 2021 se sumaron dos ATP250 en Marbella (arcilla) y Mallorca (césped), con la intención de organizar un quinto ATP en 2022, un cambio radical en cantidad y calidad de eventos prácticamente en todas las categorías ITF-ATP. La deuda pendiente de la RFET será intentar tener más participación en los costos-beneficios del M1000 Madrid (propiedad de Ion Tiriac) y en la Copa Davis (propiedad de Gerard Piqué) ya que lo recaudado recae casi en su totalidad en manos privadas.


Miguel Díaz Román, Presidente de la RFETexplicaba el objetivo principal del aumento de torneos en el país: "Muchos jugadores y jugadoras de entre 15 y 18 años no podían competir internacionalmente para mejorar su nivel. Los pocos que podían tenían que hacerlo en el extranjero con el coste que supone. Competían prematuramente a un nivel que no les correspondía y eso les generaba una gran frustración. Daremos oportunidades a los que quieren ser profesionales para que empiecen su carrera en España. Para nuestros mejores jugadores la fórmula siempre ha sido la misma: proporcionar un ambiente de tranquilidad para que ellos solo se ocupen de competir”.
Pero de nada sirve incentivar solo al profesionalismo. Todo jugador deberá pasar por una etapa previa formativa, social, de club, en la cual el trabajo a mediano/largo plazo y sus condiciones personales determinarán si iniciará o no el escabroso camino hacia el profesionalismo. Pensando en la formación de los nuevos tenistas, en 2019 la RFET lanzó el programa 'tenisXetapas', "el primer Plan de Desarrollo del Jugador/a de Tenis elaborado en España con el objetivo de unificar criterios de enseñanza. Dividido en siete etapas (4 a 18 años), aborda aspectos de técnica y táctica, preparación física, prevención de lesiones, nutrición, materiales y psicología. El programa incide en valores como la educación, el respeto, el esfuerzo, la superación, el compañerismo, la humildad o la ilusión por el deporte".
El Programa 'tenisXetapas' (Javier Soler y David Sanz) tuvo muy buena recepción por lo que se incluyó tanto en las capacitaciones que dicta la RFET como en las que imparte cada Federación de Tenis regional en sus cursos nacionales de Monitor, Entrenador y Profesor y también en los diferentes Congresos que imparte o participa la Real Federación Española de Tenis. Capacitar y mejorar a los profesores es fundamental para que el entrenador tenga los conceptos claros a la hora de impartirlos y las herramientas necesarias para desenvolverse tanto dentro como fuera de una pista de tenis, por eso la importancia de la Federación Nacional, las Regionales y del Registro Profesional de Tenis.


Este cambio de paradigma debe ir acompañado con una mejor difusión del deporte y por ende, una mayor cobertura de los torneos tanto Amateur como Profesional y en eso los medios de comunicación españoles no están a la altura. Las transmisiones por TV abierta son escasas y muchas veces se transmiten por diferido en horarios de medianoche. Salvo lo medios especializados o partidos excepcionales, el tenis como producto no cubre muchos minutos en TV, hojas en medios gráficos o líneas en los sitios de los medios importantes en la web. En Italia, por citar un ejemplo conocido y exitoso, funciona 'SuperTennis', una canal de TV abierto exclusivamente de tenis.


España también es conocida por sus Academias de referencia en Europa y el mundo entero, exportando sus métodos exitosos de entrenamiento. Barcelona es históricamente el epicentro del tenis español pero durante los últimos quince o veinte años, exjugadores fundaron centros de alto rendimiento en Valencia, Alicante o Mallorca, lugares climáticamente idóneos para la práctica del tenis al aire libre durante todo el año. Ser referente también conlleva a que muchas promesas o profesionales de otros países se trasladen a España durante momentos específicos del año o directamente para hacer base durante las giras por Europa, elevando el nivel de las Academias y por consecuencia, atrayendo a otras. Es un círculo que se retroalimenta e incentiva a los jóvenes españoles a mezclarse con ellos.


Pero no todo nace del ámbito privado. El Centro de Alto Rendimiento ubicado en San Cugat (Barcelona) desde 1990 funciona financiando y albergando a los mejores deportistas del país, como cuenta Miguel Diaz: "Cada chico de 17 años en el Centro de Alto Rendimiento de San Cugat nos cuesta 50.000 euros al año, y hemos dado la vuelta al concepto. Preferimos apoyarles en sus ciudades de origen, controlando su entorno y su programa, a tenerlos en Barcelona". Allí se preparan los equipos que van a competir al exterior, se arman grupos de entrenamiento durante determinadas semanas al año y se comparte el día a día con otros deportistas. Se respira y transpira deporte, una experiencia única para los deportistas de elite pero sobre todo para los menores de edad.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario