27 de octubre de 2014

Amo y señor de Basilea


Los hombros levantados de Goffin resumen el partido

Roger Federer. Si, otra vez hablando de él. Incansable rompedor de récords. A sus 33 años, dos meses y veintiún días, el suizo obtuvo su 82° título ATP en Basilea, su ciudad natal. ¡82! El belga David Goffin no ofreció resistencia al dueño de casa que lo trituró 6/2 6/2 en apenas 52 minutos. El buen nivel que mostró el belga durante la semana en Suiza fue opacado por el helvético que se paseó por la pista sin dificultades, muy cómodo con cada uno de sus tiros. Sin fisuras con el servicio (no cedió oportunidades de quiebre, solo cinco puntos), lanzado al ataque, con pocos errores no forzados e infalible en la red, fue demasiado para su admirador, que no estuvo a la altura.

Declarado fanático del ganador de 17 Grand Slams, "La Goff" fue claro con el rendimiento de ambos: "Fue un partido muy duro, por supuesto. Aquí, en su ciudad natal y estando en gran forma, fue demasiado superior a mí hoy. Al principio del partido estaba un poco nervioso, sobre todo una final contra Roger. No es fácil devolver su saque. Es por eso que fue una pesadilla para mí. Me hizo cometer un montón de errores pero ha sido una buena semana para mí".
Federer besa los trofeos, Nadal los muerde...

Como en 2006 (Gonzalez), 2007 (Nieminen), 2008 (Nalbandian), 2010 (Djokovic) y 2011 (Nishikori), Federer fue campeón en su país. ¡Y otras cinco veces perdió en la final! Desde 2006, disputó el torneo en nueve ocasiones y en todas ellas llegó al último partido. La marca de once finales en un mismo torneo es récord en el tenis profesional. Superó las diez alcanzadas por Guillermo Vilas en Buenos Aires, hasta estos días, el récord era compartido. Agregó Basilea a su lista de torneos que ganó seis o más veces. Dubai, Basilea, Cincinnati y el Masters los obtuvo en seis ocasiones y Halle y Wimbledon los capturó siete veces.

El año de Federer está a la altura de sus mejores, salvo por la cosecha de Grand Slams, por lo que no es número uno del mundo. Lidera casi todos los rubros de la temporada: cinco títulos (junto a Djokovic), diez finales (Nadal siete), cinco finales de Masters 1000 (Djokovic y Nadal tres), 66 triunfos (Murray 56) y finalista de la Copa Davis. Por todo esto es que llega a París con chances de recuperar el número uno del mundo. 490 puntos son los que lo separan de Djokovic con 2500 unidades en juego (París y el Masters) con el aditivo de que Roger además puede sumar 225 puntos más si gana sus dos partidos de la Davis y Suiza obtiene la Ensaladera.

Su servicio, hoy, la base de su juego

Con posibilidades reales de recuperar el trono de la ATP, Roger, entusiasmado, sorprendido y calmo a la vez, expresó su deseo de ser N°1 del mundo una vez más: "Sería muy especial conseguir el N°1. El N°1 del mundo es todo lo que anhelamos como jugadores. Con el año que he tenido y la cantidad de finales que he jugado, el nivel de tenis que he jugado, me complace ver que tengo una oportunidad. Sin embargo, tener una oportunidad y estar allí son dos cosas diferentes. Estoy seguro de que Novak va a estar muy motivado, justo después de tener un bebé".
Ni la novia de Goffin quiso perderse la foto con Federer

David Goffin, en otra escala a la de Federer, está teniendo el mejor año de su corta carrera, más aun en el segundo semestre. Desde su derrota en Wimbledon ante Andy Murray, conquistó tres Challengers consecutivos más su primer ATP, en su primera final. Fueron 24 partidos al hilo hasta su caída en cuartos de final de Winston Salem. Tercera ronda en US Open y nuevamente una racha de triunfos. Victorias en Copa Davis, campeón en Metz (segundo trofeo ATP) y en el Challenger de Mons (Bélgica), concluyeron con la final en el ATP500 de Basilea.

Fueron 17 partidos seguidos sin conocer la derrota lo que deja un total de 41 partidos ganados y tres perdidos en sus últimos ocho torneos disputados, más una eliminatoria de Copa Davis. Este magnífico presente lo colocó, a falta del Masters 1000 de París, como el número 22 del ranking a los 23 años de edad, puesto más alto desde que es profesional. Bélgica puede estar tranquila que tiene un jugador de elite para rato...

Daniel Vitale Pizarro

20 de octubre de 2014

Un paso más hacia Londres



Segundo título para Murray en 2014

La "Carrera a Londres" está al rojo vivo. Todos quieren estar en el torneo de fin de año que reúne a los ocho mejores del año y los beneficiados son los torneos de final de temporada. Impensado sería ver a tanto Top10 jugando los ATP 250 de Viena, Estocolmo y Moscú si no fuera que muchos de los mejores del mundo necesitan puntos. En la misma semana, pero en ciudades diferentes, Cilic, Berdych, Murray, Ferrer, Raonic y Dimitrov disputaron estos torneos para sumar unidades que pueden llegar a ser importantes tras el Masters1000 de París, corte para el Masters. Cinco de ellos llegaron a las finales, un lujo para los organizadores y espectadores, algo que pocas veces sucede durante una misma semana de competencia.

Mientras en Moscú Marin Cilic (clasificado al Masters) derrotaba a Bautista Agut y volvía al triunfo tras su debut como campeón de Grand Slam, en Austria y Suecia disputaban la final cuatro contendientes a Londres. David Ferrer ante Andy Murray en Viena y Tomas Berdych ante Grigor Dimitrov en Estocolmo. El único de los nombrados que no llegó a instancias decisivas fue Milos Raonic que fue sorprendido en primera ronda de Moscú y cayó del octavo puesto en la "Carrera a Londres" al décimo, desplazado por Andy y David.

Servicio y derecha, sus principales armas

Tomas Berdych, el mejor ubicado en el ranking de cara al "Torneo de Maestros" (7°), enfrentaba a Grigor Dimitrov, el más lejano (11°). Campeones de las ediciones anteriores (Berdych 2012 y Dimitrov 2013). El checo impuso su estilo de juego agresivo, mejoró su saque a partir del segundo set y despachó al búlgaro 5/7 6/4 6/4. Grigor, de gran semana en Suecia, no le alcanzó con sus buenos rendimientos previos para defender la corona en su primera presentación en un certamen en el cual defendía el título. Tomas obtuvo el décimo título de su carrera en 24 finales disputadas. Este fue su segundo del año (segundo en Estocolmo) y el cuarto personal consecutivo en cemento indoor (Montpellier 2012, Estocolmo 2012 y Rotterdam 2014), todo un especialista en este tipo de superficies, más aun si agregamos su único Masters1000 en París 2005, también bajo techo.

Berdych opinó sobre su presente y el de sus compañeros, que como él luchan por un lugar entre los ocho del ranking: “Estamos en el mismo tren y nos movemos hacia Londres. Algunos de nosotros nos quedaremos cerca. Estoy intentando jugar bien y esa es la mejor sensación. La batalla está activa y vamos a luchar por ello hasta el final del año. Necesito estar listo y preparado e ir a por ello de nuevo".
Grigor se llevó el "tiro" del año

También Dimitrov levantó la voz sobre sus opciones, tras caer en la final de Estocolmo. 11° en lo que va del año, está a 330 puntos de Murray (8°). Grigor participará en Basilea y París y espera tener chances de clasificar por primera vez a la Masters Cup: “Sé que tras mi derrota hoy, mis opciones se hacen más cortas, pero nunca se sabe. Un Masters 1000 puede cambiar todo para tí. Cinco han clasificado hasta el momento y hay tres puesto más por cerrar”.

En Viena (Austria), también luchaban por acercarse a Londres Murray y Ferrer, en una final muy disputada como casi todos sus partidos. Andy derrotó a David 5/7 6/2 7/5 (H2H 8-6 para el británico)"Ferru" estuvo 5-3 en el tercer set y saque, pero no alcanzó. Como en Miami 2013 ante el mismo rival, el campeón olímpico dio vuelta un partido casi perdido y se llevó el título. Esta vez no levantó match points como si lo hizo en Key Biscayne 2013 ni como hace semanas en Shenzhen ante Robredo, pero estuvo cerca de caer en la definición. El escocés no está en su mejor nivel pero demuestra temple y decisión en los momentos importantes, dignos de un campeón.

No le alcanzó

David Ferrer (5°) perdió una final más en su carrera, la tercera del año (1-3 en 2014). Tiene un récord negativo en finales ATP pero envidiable por cualquier tenista profesional (21-25), más 597 victorias como profesional, una barbaridad. El español habló luego de la derrota: "He alcanzado la final, así que es positivo, pero me siento dolido. Lo tuve muy cerca y sabíamos tanto Andy como yo lo que nos jugábamos. Él jugó más agresivo que yo en los momentos cruciales y se merece la victoria. Aún quedan dos torneos y muchos puntos en juego. Lo intentaré".

El triunfo significó su título número 30 en lo que va de su carrera en 44 finales ATP. Quince meses tuvo que esperar Murray para gritar campeón otra vez y ahora lo hizo dos veces en un mes. Buen presente que lo coloca octavo en la "Carrera a Londres" con 1500 puntos en juego (Valencia/Basilea y el Masters) y muchas chances de ingresar como participante a la "Arena O2 de Londres", más aun si Nadal confirma su baja por la posible operación de apendicitis programada para esa semana.

Daniel Vitale Pizarro

13 de octubre de 2014

No está muerto quien aún pelea


La cima no está tan lejos...

Roger Federer sigue desafiando al tiempo y a sus detractores. A esta altura del año nadie dirá que está más para el retiro que para seguir dando batalla, como se animaron a decir muchos durante el 2013 y principios del 2014. El suizo se reinventa una y otra vez, como si los años no pasaran. Un talento sin precedentes, un físico privilegiado y un amor por el deporte que va más allá del de un deportista de elite (sino miren como festeja su título 81, ¡admirable!). 33 años y casi sin récords por quebrar, este ser humano (aunque no parezca) competirá una vez más por recuperar el N°1 del mundo, puesto que mantuvo 302 semanas (récord absoluto).

Las comparaciones de Roger con los mejores de la historia se escuchan y leen a diario. Mientras siga jugando, se lo va a comparar, y mientras siga ganando, más aun. Muchos creen que es "el mejor de la historia", otros "uno de los mejores", varios afirman que sin Nadal hubiera ganado más de 20 Grand Slams y llegado a la cifra de Connors en cantidad de títulos ATP (109). Pero nada de esto sucedió y no sucederá. Los grandes triunfan en todas las épocas, sin importar quien esté junto a ellos. Más meritorio aun ganar todo lo que ganó con monstruos del deporte como Nadal y Djokovic.
Drive a la carrera con un balance sin igual
Hilando fino y queriéndole encontrar el pelo al huevo o la quinta pata al gato, Roger Federer, a pesar de compartir Era con Djokovic, Nadal y Murray, debería haber ganado varios títulos más. Por citar solo algunos ejemplos: final de Roma 2006 ante Nadal; dos semifinales de US Open ante Djokovic, ambas con match point; semifinal de Australian Open 2005 ante Safin con match point incluido; dos sets a cero ante Nalbandian en la final del Masters 2005 (5/4 30-0 en el quinto set) y podríamos seguir enumerando partidos importantes que los tenía ganados. Es verdad que el rival juega y no solo depende del suizo, pero las oportunidades las tuvo y las generó él y muchas fueron las chances que dejó escapar siendo él el favorito en los muchos encuentros clave.

Federer es el tenista más completo de la historia, eso casi nadie lo discute. ¿El mejor? Quizás. ¿Nadal le impidió serlo? Es una posibilidad. Roger tuvo muchos partidos ante "Rafa" (su talón de aquiles) con chances claras de derrotarlo y no sucedió, se le escapó de las manos una y otra vez. Está claro que el deporte no es una ciencia exacta e influyen miles de factores que impiden la ansiada victoria, no solo tenísticos. Superficie, pelotas, clima, estado físico, fuerza mental, problemas personales, familiares, presiones por los contratos, etc., etc. Además no existe el empate, lo que implica ganar o despedirse del certamen.

Las "entradas", lo único que denota la edad en Federer.

Esta semana Federer no era el candidato a llevarse el octavo Masters1000 (Shanghai). Djokovic acumulaba un invicto en el país asiático de 28 partidos consecutivos con cinco títulos en el ATP500 de Beijing, dos en el Masters1000 de Shanghai y un Masters en Shanghai 2008. Además Novak, número uno del mundo desde Wimbledon, venía de disputar la mejor final de su carrera ante Berdych 6/0 6/2 con match point en el 6/0 5/0, lo que hubiera sido la primera final con ese score. Contra todo eso se enfrentaba Roger Federer en la semifinal china.

71% de primeros saques, lanzado al ataque y con voleas para todos los gustos, firmó un 6/4 6/4 sin chances para "Nole" que nunca le encontró la vuelta al partido. El serbio dijo sobre "RF": "Es de seguro uno de los mejores partidos que (Federer) ha disputado ante mí, eso es seguro. Está jugando mejor que nunca". La final era ante Gilles Simon, peligroso contragolpeador que ya había disputado una final de Masters1000 en Madrid 2008, un año antes de que Shanghai lo reemplazara en el calendario. El francés tuvo sets points en ambos sets pero el que se llevó los parciales en sendos tiebreak no fue él, sino su rival. Y pensar que en segunda ronda Federer levantó cinco match points contra Leonardo Mayer y la red no quiso que el argentino pasara a octavos de final. El destino...
Leonardo Mayer, el campeón moral (?)

Campeón en Shanghai por primera vez, el helvético hizo hincapié en su estado físico: "La preocupación más grande era estar sano este año. El duro trabajo del año pasado está dando sus frutos. Además, me siento bien. No estoy medio destruido como fue el año pasado. Me estoy divirtiendo en la cancha de tenis. Estoy jugando de la manera en que esperaba poder volver a jugar. Todo está en su lugar. Estoy jugando muy sólido. Es una temporada muy consistente".

"No he tenido un calambre desde 1999. Esa fue mi única vez, en una Copa Davis, cuando sentía pánico. Era joven. Nunca perdí por el estado físico, especialmente al final de mi carrera donde he trabajado duro. Yo hice eso. He sido muy afortunado e inteligente al entender cómo tengo que trabajar y cuándo tengo que trabajar. Así que estoy muy contento de haber estado libre de lesiones durante tanto tiempo. Espero poder mantenerme unos buenos años en el circuito". Un ejemplo de pies a cabeza, dentro y fuera de la cancha. Roger Federer en estado puro.

Silencio, "Su Majestad" al micrófono.

Roger Federer aumenta sus números como si fuera algo normal de un tenista convencional. Presten atención: 81 títulos en 122 finales (4-5 en 2014) y 39 definiciones de Masters1000 (23-16). 984 partidos ATP ganados, 309 en M1000 y 61 en el año. Es líder esta temporada en encuentros ganados y finales alcanzadas, con el plus de haber recuperado el número dos del mundo tras mas de 18 meses. Todo esto con 33 años, trece años después de su primer título ATP en Milán (Italia). ¿Nada mal no?

Gilles Simon, a otra escala, hace su trabajo. Alcanzó al menos una final ATP en años consecutivos desde 2006. El exnúmero seis del mundo perdió por segunda vez una final de Masters1000 y este rendimiento lo postula para integrar el competitivo equipo francés que disputará la final de Copa Davis ante Suiza. A sus 29 años, "Gilou" llegó a 16 finales ATP (11-5), la primera en 2014 y ocupará el puesto 18° en el ranking ATP, once puestos más.

Daniel Vitale Pizarro

6 de octubre de 2014

Recambio


Kei Nishikori gives a hug to the daughter of Coach Michael Chang after winning his fourth title of the year at the...
Posted by IMG Tennis on Domingo, 5 de octubre de 2014
Hasta la hija de Michael Chang lo felicita.

Sin dudas 2014 es el año de los "nuevos" protagonistas. Nos acostumbramos a un circuito estático, con pocos cambios en el ranking y con los Grand Slam repartidos entre cuatro jugadores. El recambio tenía que llegar. Y llegó. Wawrinka en Australian Open y Monte Carlo, Cilic y Nishikori en US Open, Dimitrov, Gulbis y Raonic fueron o son Top10. Estos jugadores obtuvieron en lo que va del año 16 títulos sobre 20 finales. Recambio tardío pero recambio al fin. El más joven de esta "nueva" camada de jugadores TOP tiene 23 años, edad a la que por ejemplo, Federer y Nadal ya atesoraban varios Grand Slams. Aunque el podio lo sigan ocupando los mismos (Djokovic, Nadal y Federer), el oligopolio que habían creado ellos junto a Murray, de a poco, comienza a disolverse...

De todos ellos, Kei Nishikori es el jugador del momento. Desde que perdiera la final del US Open ante Cilic, el asiático no perdió más. Campeón la semana pasada en Kuala Lumpur, el nacido en Shimane derrotó a Raonic en la final del ATP 500 de Tokio, para coronarse por segunda vez en ese certamen. En su país dio un paso gigante para clasificarse al Masters, certamen de fin de año que alberga a los ocho mejores tenistas del año, al que nunca ingresó un jugador asiático desde su creación en 1970, justamente disputado en Tokio por primera y única vez. 

Campeón la semana pasada en Kuala Lumpur

Kei admitió durante el torneo que se encontraba con molestias y que no estaba al cien por cien fisicamente. Sin escusas, dejó todo en la cancha ante su público y pudo terminar con una sonrisa más 500 puntos para el ranking ATP. "Es la primera vez que gano títulos en dos semanas seguidas. Tras el US Open fue duro mantenerme motivado, especialmente esta semana cuando no me sentía al cien por cien", confesaba "Nishikolín" (apodo) a la prensa.

Evidente es la mejoría del japonés desde la llegada a su banco de Michael Chang, para aportar su cuota en los entrenamientos, bajo la atenta mirada de su coach principal, el argentino Dante Bottini. Mayor agresividad en todos sus tiros, mejorar el servicio y fortalecer la parte física, son los principales puntos en los que se nota la mejoría del actual número seis del mundo. "Michael ha subido mi nivel. Hemos practicado más en la pista y también en el trabajo físico. Batir a unos cuantos Top 10 en los últimos años me ha ayudado en mi confianza", dijo el campeón cuando se le preguntó por Chang y su trabajo junto a él.
2012 y 2014, todo sigue igual...

Para Nishikori este título fue el séptimo en su carrera tras haber disputado once finales. Esta temporada alcanzó más definiciones que en toda su carrera. A sus 24 años, en 2014 obtuvo cuatro trofeos ATP en seis finales jugadas, y llegó a la definición por el trofeo en todas las categorías (250, 500, 1000 y 2000). Número seis ATP y quinto en la "Carrera a Londres", se perfila como candidato para clasificar al "Torneo de Maestros" con 515 puntos de ventaja sobre el octavo.

Milos Raonic cayó por tercera vez consecutiva en la final de Tokio y al igual que en 2012, ante el mismo rival. "Ha sido una decepción perder en mi tercera final consecutiva en Tokio. Para ser sinceros, a diferencia de el primer año (2012), siento que he creado mis oportunidades. Sentía que había estado más cerca en los dos últimos años, por lo que diría que hace dos años fue más decepcionante", declaró frustrado Milos que gracias a la final subió un puesto en el escalafón mundial y se ubicó octavo en la "Carrera a Londres", por ahora dentro del Masters.

Equipo completo

El canadiense nacido en Montenegro acumula doce finales ATP (6-6), dos en esta temporada (1-1), ambas en los ATP500 de Washington y Tokio. Número ocho en el ranking mundial y misma ubicación en la "Carrera a Londres", Milos Raonic (23 años) fue noveno (suplente) la temporada pasada en la "Arena O2" de Londres y hoy le lleva 200 puntos a Murray (9°) con cuatro semanas por delante antes del gran evento en Gran Bretaña. ¿Le alcanzará?

2750 puntos son los que quedan para que se determinen los ocho clasificados a la "Copa Masters" (6 al 16 de noviembre) que se disputará en Londres. Salvo una heroica de Tsonga o Gulbis, difícilmente alguno del puesto 12° para abajo logre clasificar, pero mientras las matemáticas cierren, el Top16 cuenta con chances. Además de Djokovic, Federer y Nadal, Wawrinka y Cilic están virtualmente clasificados por ser campeones de Grand Slam. Para que ingresen ambos, Stan o Marin debe quedar entre los siete primeros y el restante entre los 20, sino, clasificará solo el mejor de los dos que quede fuera de los ocho.

Daniel Vitale Pizarro