02 septiembre 2020

A por todo y todos

Tuvieron que pasar más de cinco meses para que se reanudara el tenis profesional. Luego de varios calendarios provisorios cancelados, en Nueva York llegó el tan esperado día por jugadores y fanáticos del deporte. Bajo una 'burbuja' con protocolos estrictos y sin público para evitar el contagio del Coronavirus, se desarrolló el Masters1000 Cincinnati en Flashing Meadows, las mismas instalaciones en las que se disputará el US Open. El campeón aun no conoce la derrota durante esta atípica temporada que aunque se hayan disputado solo tres meses de competencia, no es para sencillo acumular veintitrés victorias consecutivas, veintiséis si contamos desde la Copa Davis a fines de noviembre 2019. Hablamos del número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic.

Campeón de Copa Davis en Madrid la temporada pasada y de la inaugural ATP Cup en enero con Serbia; del Australian Open y Dubai, Djokovic llegaba a Cincinnati invicto pero con ciertas dudas tras el largo parate y luego del bochornoso 'Adria Tour', exhibición organizada por él y su equipo que no pudo completar su gira por los Balcanes ya que se sucedieron varios casos positivos de Covid-19, incluyéndose él y su mujer. Vapuleado por los medios de comunicación, las dudas de si podía mantener esa seguidilla de victorias se acrecentaron en Cincinnati luego de no disputar el dobles por dolores en el cuello y tomaron más fuerza aun a medida que pasaban los partidos con asiduos llamados al 'trainer' para tratar de apaciguar esos dolores. Pero Djokovic está hecho de otra cosa, aun no sabemos de qué.

Como si nada de eso le afectase en lo mental, se sobrepuso a todos sus rivales en Nueva York, incluso cuando fue superado tenísticamente. El balcánico encontró la manera de sacar adelante partidos comprometidos como ante Roberto Bautista Agut en semifinales (el español sacó 6/5 en el tercer set) y Milos Raonic en la final (el canadiense le arrebató el primer set 6/1). Nada fue suficiente para cortar su invicto. Tenísticamente cumplió. Físicamente no se mostró en gran forma con muchos 'medical time out' a lo largo de la semana por molestias en su cuello. Pero lo más importante, su fortaleza mental, le funcionó a la perfección, como casi a lo largo de toda su carrera. "Nole" no necesita jugar bien al tenis para ganar partidos o incluso títulos ATP, una de las grandes diferencias entre el Big3 y el resto.

Invicto desde noviembre 2019 y con la confianza por las nubes, apenas finalizado Cincinnati y a un día del inicio del US Open, el serbio lanzó una organización paralela a ATP e ITF llamada PTPA (Professional Tennis Players Association). Este nuevo organismo, apoyado por John IsnerVasek Pospisil y la gran mayoría de los participantes de Cincinnati fue creado con el objetivo de mejorar las condiciones de los tenistas, sobre todo del Top500. La falta de comunicación con los jugadores, la desproporcionada cantidad de dinero entre el campeón y el perdedor en primera ronda, un calendario interminable y obligatorio y la creación de la ATP Cup (enero) apenas modificada la Copa Davis (noviembre), son los principales motivos por los cuales Djokovic y compañía alzan su voz.

A pesar de ser el centro de atención durante estos meses, Djokovic sigue centrado en romper todo récord que se le presente. Hace rato que Novak se mantiene enfocado solo en los grandes eventos y la prueba de ellos está en que no gana un ATP250 desde junio 2017 (Eastbourne): “Solo intento disfrutarlo y abrazar el proceso. Cuánto tiempo va a durar este viaje y qué tipo de legado voy a dejar atrás… eso depende de otra persona, que lo juzgue realmente. Pero estoy tratando de hacer mi mejor esfuerzo. Obviamente, con los objetivos y ambiciones que tengo en la pista, quiero jugar mi mejor tenis en eventos de Grand Slams y Masters1000. Eso es en lo que me estoy concentrando ahora. Y también fuera de la pista, tratando de aprovechar al máximo la energía que he conservado”.

Daniel Vitale Pizarro
@DanivipiTenis

31 agosto 2020

Otra Doble Falta en la burbuja

Podcast Golden Slam, episodio 01x06



23 agosto 2020

La nueva normalidad

Podcast Golden Slam, episodio 01x05




Daniel Vitale Pizarro

08 agosto 2020

¿Hay futuro después del Big3?


Sí. Estamos viviendo una época dorada del tenis, la mejor de la Era Abierta (1968-2020). De eso no caben dudas. Para encontrar una gesta similar hay que remontarse más de cincuenta años, cuando durante los años '50 y '60 convivieron Pancho González, Rod Laver y Ken Rosewall. Dominadores de aquellos años, primero como Amateurs y luego como Profesionales, entre los tres ganaron 21 Grand Slams y 23 Grand Slams Pro (Rosewall 23, Laver 19 y Gonzalez 14) entre 1948 y 1971 (23 temporadas), siendo imposible disputar ambos circuitos paralelos ni pasar de uno al otro. O eras Amateur o eras Profesional. Hoy, el famoso Big3 integrado por Roger Federer (20), Rafael Nadal (19) y Novak Djokovic (17), superó esa marca y, aun vigentes, acumulan 46 Grand Slams desde 2003 hasta 2020 (17 años).
Hecha esta breve comparación, podemos decir que Federer tomó el mando del tenis en 2003 al que se acopló rápidamente Nadal en 2005, siendo lo opuesto del suizo en cuanto a juego y personalidad, una mezcla explosivamente marketinera. En 2008, la rivalidad entre suizo y español se transformó en una pelea de tres, elevando el nivel de tenis y diferenciándose de los líderes del circuito en imagen y estilo de juego. Djokovic apareció como el tercero en discordia en la batalla por el más grande de todos en cuanto a cantidad y calidad de trofeos obtenidos. Una vez más, los dueños de los auspiciantes se frotaban las manos...
Está claro que la repercusión en los medios de comunicación de FedererNadal y Djokovic ha sido mucho más alta que la de cualquier tenista que haya empuñado una raqueta. Más allá del nivel tenistico alcanzado y de haber ganado prácticamente todos los torneos del circuito ATP durante casi 20 años, su notoriedad y reconocimiento mundial se debe principalmente a que nacieron en ésta época, dominada por la espectacularización de hechos no cotidianos en determinado ámbito. Es cierto también que sus estilos de juego tan diferentes como efectivos han llamado la atención de los aficionados al tener más de un modelo (exitoso) en quien reflejarse, pero sin el boom del marketing, iniciado en los años '90 y explotado en los '00, nada de esto hubiera ocurrido.
Federer, el más ganador de los tres (103 títulos ATP), el de más fanáticos alrededor del mundo (favorito del público 2003-19) y el modelo a seguir por todo aquel que gusta del tenis tradicional, acaba de cumplir 39 años. Su retiro, más temprano que tarde, será un golpe muy duro para el mundo del tenis. Si a eso le sumamos que a Nadal (35 años) y Djokovic (34 años) le quedarán, siendo benevolente, 3/4 años de buen nivel, el tenis se vislumbra acéfalo en un futuro a corto/mediano plazo. Las nuevas generaciones no apuntan a consolidarse como referentes del deporte. Los valores que transmite el Big3, muy difícilmente serán emulados por los números uno que vendrán. 
Vivir por y para el tenis, sin distracciones de cualquier índole que impidan focalizar todas sus energías en el deporte, en la época de las redes sociales y donde prima la 'ley del menor esfuerzo', será algo muy difícil de encontrar en los perfiles de las nuevas estrellas venideras. Porque la diferencia no es tenistica, ni mucho menos física. Lo que ha hecho de RogerRafael y Novak mejores que el resto ha sido el apartado mental. Su dedicación 100% al tenis, su vida ordenada fuera de la pista y su profesionalismo con la prensa y los fanáticos (además de sus magníficas cualidades tenísticas) fueron, son y serán los pilares de su éxito.


¿Cuántas veces vieron a Federer subir fotos a Facebook de sus comidas o bebidas favoritas? ¿Han visto a Nadal de fiesta en Instagram? ¿Y a Djokovic comprando algo costoso en Twitter? Ninguno de ellos utiliza sus redes sociales para mostrar el día a día de sus lujosas vidas ni para presumir los lugares que visitan, ni siquiera para vanagloriarse de su interminable cantidad de títulos cosechados. Para ellos, las redes sociales sirven para comunicar cosas relevantes sobre su carrera profesional o para que sus fanáticos conozcan un poco más a su ídolo, no para que el aficionado sepa hasta cuando va al baño... El uso y abuso de la comunicación es una cuerda muy fina que se puede cortar muy facilmente o se puede mantener tensa sin necesidad de que se corte.
La gran cantidad de distracciones actuales no ayuda a los jóvenes a enfocarse 100% en el tenis. Cuando un tenista Top pierde, antes de reflexionar sobre la derrota, lo publica en sus redes sociales. En la era de la inmediatez, querer todo rápido es perjudicial y eso se ve reflejado en su rendimiento dentro de la pista. Acostumbrados a obtener todo con relativa facilidad, cuando enfrentan a los grandes campeones en los grandes torneos, su paciencia es limitada al igual que su espíritu de lucha. Y si a eso le sumamos la poca experiencia lógica de su edad, el resultado no será el esperado por su entorno. Incluso hoy con los líderes del ranking ATP promediando 36 años. El relevo en los puestos de vanguardia llegará más temprano que tarde por el inexorable paso del tiempo pero una cosa es segura: el Big3 perderá por viejo, no por malo.

Daniel Vitale Pizarro

26 julio 2020

El tenis amateur también es mental

Está claro que el tenis profesional es un deporte preponderantemente mental, pero ¿y el tenis amateur? ¿La mente juega el mismo rol? Los invito a que hagan este rápido ejercicio mental. Teniendo en cuenta que los cuatro aspectos más importantes del tenis son el técnico, el táctico, el físico y el mental, la pregunta es: ¿Cuánto tiempo específico le dedican semanalmente a cada uno? Sin conocerlos, la respuesta será, en la mayoría de los casos, la siguiente: mucho al técnico, algo al táctico, poco al físico (según la edad del jugador o si compite) y casi nada a lo mental. ¿He adivinado? No descubro nada con esta descripción y lo puedo afirmar por mi experiencia como jugador de tenis en competencia (2001-actualidad) y profesor de tenis (2011-actualidad) en diferentes clubes de Buenos Aires (Argentina) y Madrid (España).

Ser deportista profesional es el anhelo de muchas de las personas que alguna vez practicaron un deporte en su juventud y que comenzaron a destacarse, ya sea a nivel club, regional, provincial, nacional o internacional. Inevitablemente, en el proceso de formación de dicho deportista, en nuestro caso hablaremos de 'tenistas', los profesionales son el ejemplo a seguir. El deportista amateur, exitoso o no pero amateur al fin, trata de imitar a su 'ídolo' o 'referente', casi siempre no de la mejor manera posible, ya sea por desconocimiento propio o de su entrenador de turno, por falta de tiempo, de interés o porque simplemente no quiere. En líneas generales y no absolutas porque en todos los órdenes de la vida existen las excepciones, el tenista amateur hace la fácil: compra la ropa de Roger Federer o la raqueta de Rafael Nadal, se comporta en la pista como Nick Kyrgios y pretende pegarle a la pelota con la facilidad que lo hace Fabio Fognini. Además, cuando gana un partido o un torneo, es la persona más feliz del mundo y lo publica en todas sus redes sociales, pero cuando pierde, la culpa es del entrenador, de la 'mala suerte', del viento o de ………. (inserte la excusa que más le apetezca sobre la línea de puntos), imponderables que le sirven de alivio para quitarse la culpa de perder, no aceptando, como debería, la derrota como tal. El tenista amateur no es consciente de que practica un deporte en el que debe convivir con los errores y, peor aún, con la derrota. Nuca se debe olvidar que solo uno gana cada torneo…

La capacidad emocional de saber sobrellevar las emociones en los momentos importantes de un partido, hará la diferencia entre ganar o perder. Es cierto que los mejores elementos para practicar el tenis ayudan a un mejor rendimiento, pero eso no quiere decir que ganarás por tener la raqueta más cara o las zapatillas más vendidas del año. La diferencia tampoco estará en la derecha paralela o en el revés cortado. La verdadera diferencia su ubica por encima de los hombros: la cabeza. Dicho esto, no está de más aclarar que una fortaleza mental no ganará partidos si no es acompañada por una técnica correcta, una táctica aplicable y un estado físico apto para practicar el deporte. El tenis es un combo de cosas, un cúmulo de aptitudes entre las que resalta la actitud por sobre cualquier otra virtud, justamente el ítem que menos entrena el jugador amateur o en formación. Reitero esto para que no se genere confusión: la mente no gana partidos por sí sola.




Sabemos que o tênis é um esporte que exige muito do aspecto mental. Mesmo os jogadores mais iniciantes devem se ligar nisso. E uma coisa que percebo bastante é que alguns jogadores se perdem mentalmente durante um jogo justamente por não darem a devida atenção ao mental durante os treinos. Se a parte mental não é treinada, não tem como ela funcionar bem na hora de um jogo. Um exemplo que dou é: vc é aquele jogador que sempre bateu um backhand de 2 mãos e na hora do jogo vc muda pra 1 mão. Vai funcionar? Claro que não, pois vc treinou a vida toda com 2 mãos e não é de uma hora pra outra durante um jogo que dá pra fazer essa mudança. Na parte mental é uma situação bem parecida. Se seu cérebro não é treinado no dia a dia, nos seus treinos em quadra e na física, não vai ser na hora de um jogo que ele vai trabalhar bem. Então pratique o controle mental nos seus treinos. Analise a performance e os aspectos a serem melhorados nos drills, nos controles de bola, nos exercícios de alvos etc. Assim seu cérebro estará sendo exercitado para que em situações difíceis de um jogo importante, vc saiba o que fazer! #tenismental #mental #treinamento
Una publicación compartida por Bernardo Savassi (@bernardo.savassi) el


Volviendo a la comparación con los tenistas que salen en TV, la realidad del aficionado es completamente distinta. Imitar superficialmente a un profesional no hace ganar partidos, solo generará una mayor visibilidad ante los demás por emular a otros, pero no por ser uno mismo. Lo que no hace el jugador amateur es imitar el entrenamiento de un profesional (doble o triple turno), su alimentación (dieta balanceada) o sus descansos obligatorios. En definitiva, lo que marca la diferencia entre ellos y el resto de los que empuñamos una raqueta, el jugador ocasional ni lo considera. ¿A qué voy con esto? A que el tenista amateur subestima el entrenamiento y sobre todo el entrenamiento mental, el aspecto más importante de los cuatro mencionados al inicio. Digamos que dos jugadores tienen niveles físicos, técnicos y tácticos más o menos similares, con fortalezas y debilidades, pero sin diferencias notorias que inclinen la balanza para un lado de la pista. Como no existe el empate en el tenis, lo que determinará quién vencerá será la mente. Incluso sucede muchas veces que el aparentemente más débil tenísticamente hablando, es derrotado ya que su fortaleza mental no condice con su nivel de juego.

De ninguna manera cuestiono al jugador amateur que demasiados problemas cotidianos debe resolver en su vida y que utiliza al tenis como escape para disfrutar un momento del día o del fin de semana, solo digo que debería actuar en consecuencia luego de un partido de tenis, frustrándose o alegrándose según el trabajo previo realizado, siendo más realista. Es irreal pretender ser el mejor de tu club si solo practicas el deporte una vez por semana, sin intensidad, y encima, al momento de la competencia, llega al partido sobre la hora sin siquiera saber quién es su rival. Ese es un simple ejemplo dentro de los miles que hay dentro del mundo amateur. La humildad tanto en la victoria como en la derrota es fundamental para disfrutar del deporte y mejorar tenística y mentalmente.

¿Cuántas veces llegaste temprano a tu entrenamiento e hiciste frontón esperando que iniciara tu clase? ¿Y cuantas veces te quedaste después de hora jugando con un compañero tratando de mejorar lo que no te salió durante la sesión de entrenamiento? ¿Ayudaste a recoger las pelotas luego de cada cesto? ¿Y a hacer la pista luego de cada entreno, si nos toca en tierra batida? ¿Le reprochaste más de una vez algún ejercicio al profesor solo por ser cansador o liviano, sin preguntarte o preguntarle el por qué? ¿Alguna vez poner excusas te ayudó a ganar un partido? ¿Y enfadarte luego de cada fallo? Seguramente has pasado por estas situaciones a lo largo de tu etapa como jugador, todas negativas mentalmente que no ayudan a fortalecer tu mentalidad, sino todo lo contrario, colaboran a ser más débil frente a situaciones límite en un futuro encuentro tenístico. Obtener todo relativamente fácil, sin obstáculos que atravesar no es la mejor receta para triunfar. El poder enfrentar adversidades y salir airoso de ellas, por más mínimas que sean, te ayudará a resolver futuras situaciones no habituales que sucederán dentro de una cancha de tenis. Sea el nivel que fuera, tu rival no será tu profesor de confianza ni ninguno de tus sobreprotectores padres, la persona que estará del otro lado de la red querrá ganar igual o más que tú a él. Y para eso debes estar preparado.
Todo lo que facilita en exceso, debilita (Toni Nadal). ¿Recuerdas las preguntas sobre recoger bolas, hacer frontón, ayudar en la pista o enfadarte sin sentido? Bueno, allí es donde empieza la mente a endurecerse, cuando haces tareas que no te gustan o no estás acostumbrado a realizar. En el tenis, ningún objetivo es sencillo de conseguir sin correr, transpirar, gestionar emociones negativas, luchar contra tu rival y contra uno mismo, muchas cosas que no se cumplen pero que se sabe que son necesarias para mejorar como tenista y ganar, ese verbo que persigue a todo deportista. Una mente fuerte no se forja solo con sesiones de entrenamiento mental específico o invirtiendo dinero en especialistas, la dureza mental se va alimentado día a día, entrenamiento tras entrenamiento, con actitudes correctas dentro de una pista, sin querer pasar por encima de tu entrenador, porque dentro del campo de juego, te guste o no, él es el jefe y debes confiar en lo que te dice. Debes ser humilde y receptivo, de todos se pueden aprender cosas e insisto, confía en tu entrenador, él es el único que siempre te apoyará y el que más te conoce dentro de una cancha. Si no te gustan sus formas, su método de enseñanza o simplemente no tienen feeling, nadie te obliga a entrenar con una persona en particular, pero ojo, si cambias de entrenador como de ropa, muy probablemente el problema no sea el profesor.

Artículo participante del concurso glopez.es

07 julio 2020

Guía de medios

El ATP (2015) se encuentra en su quinta década como el organismo rector líder en el tenis profesional. La organización se formó en 1972 cuando un puñado de los mejores jugadores del mundo se reunieron en una escalera aislada en el US Open para discutir sobre la necesidad de una asociación de jugadores. Bajo el liderazgo del recién elegido director ejecutivo Jack Kramer y el presidente Cliff Drysdale, la Asociación Tenistas Profesionales (ATP) cobró vida con el objetivo de cambiar el juego para mejor.

Extracto de la 'Guía de Medios ATP/WTA', edición 2015.
La Guía de Medios ATP/WTA es un libro de más de 500 páginas que se edita todos los años y que sirve como referencia oficial a la hora de cotejar información tanto para jugadores, medios de comunicación, periodistas o fanáticos del deporte que la adquieren en los torneos ATP o por internet. Es un material muy útil que aporta datos estadísticos anuales e históricos del deporte de la raqueta, necesarios para entender el porqué de muchas cosas que suceden en una cancha de tenis. Biografías de jugadores actuales e históricos, datos relevantes de los todos los torneos del año, estadísticas de los Grand Slams, del Masters y de la Copa Davis, rankings de la Era Abierta e infinidad de datos que cuesta encontrarlos en internet y que están todos en un mismo libro.
Estructurado más o menos igual a través de los años, dependiendo de la temporada el libro fue mixto (ATP/WTA) o individual, con los cambios propios de cada época ya sea de logos, tipografía, formato del libro, etc. Ilustrado a color, las imágenes de los jugadores ayudan a conocer a los profesionales que pocas veces son transmitidos por las cadenas de televisión, centradas casi exclusivamente en los grandes campeones o en los mediáticos del momento. No solo ofrece información sobre los protagonistas, sino sobre las personas que hay detrás de los eventos u organismos más importantes del mundo tenístico. Directores de torneos, dirigentes ATP/WTA y sponsors son detallados en las primeras páginas.
Recomiendo la 'Guía de Medios ATP/WTA', un libro que no puede faltar en la biblioteca de cualquier persona que haya empuñado alguna vez una raqueta de tenis y que no le haya aburrido el deporte. Repleto de datos interesantes que ayudan a comprender mejor el pasado, presente y futuro del tenis, tener en la mano una 'Media Guide ATP/WTA', sin importar el año, es tener una especie de diccionario tenístico profesional. La mezcla de ambas Guías, históricamente separadas, ayuda a conocer el circuito femenino, tan poco divulgado en los medios de comunicación, una idea acertada para impulsar la WTA (Asociación Femenina de Tenis).

Artículo participante del concurso de glopez.es

24 junio 2020

La tribu del tenis

Un jugador sólo puede golpear a la bola en juego si la lleva sujeta en la mano. No hay restricciones en cuanto a la manera de agarrarla. El jugador podría incluso golpear a la bola con el mango, si tuviese una habilidad especial para imprimirle a la bola un efecto diabólico que nadie entendiese,(aunque todavía no se ha dado el caso, no descartemos que algún día se pueda hacer, pues hay gente que tiene mucho tiempo libre para inventar). Sin embargo, las reglas no permiten lanzar la raqueta con la intención de golpear a la bola. Por si acaso, que uno ha visto casi de todo, añadiremos que sólo se puede jugar con una raqueta al mismo tiempo. Y por último, recuerda que los jugadores profesionales no pueden comenzar un punto con las cuerdas de su raqueta rotas.

Extracto del libro "La Tribu del tenis. 555 casos y decisiones para comprender mejor el tenis" de Victor Gasó Vidal (Punto Rojo Libros, 2016).
Victor Gasó Vidal (Játiva, Comunidad Valenciana) fue un apasionado tenista amateur en sus años de juventud. Licenciado en Filología Inglesa en la 'Universitat Jaume I' (1998), en 2002 su pasión mutó hacia el arbitraje y se convirtió en árbitro internacional de tenis, trabajando alrededor del mundo en certámenes ITF, ATP y WTA. Director del Área de Competición de la Federación Valenciana de Tenis, en 2006 se mudó a Madrid para ejercer la docencia en la Real Federación Española de Tenis en el 'Área de Formación de Arbitraje' de la RFET. "La Tribu del tenis. 555 casos y decisiones para comprender mejor el tenis", editado por 'Punto Rojo Libros', fue publicado en 2016 luego quince años como árbitro internacional y de diez temporadas capacitando a los nuevos árbitros de España.



A pesar de ser un libro que habla sobre las reglas del tenis, mucho más técnico que elaborado por cuestiones lógicas de la temática del ejemplar, Gasó Vidal quiso no aburrir al lector transcribiendo puramente las reglas oficiales del tenis y plasmarlas en un libro de reglamentación más. A través de sus 304 páginas y 555 casos reglamentarios, cada capítulo inicia con un 'Calentamiento', una breve introducción al tema en cuestión (la Pista, las Bolas, la Raqueta, etc.) con situaciones cotidianas o experiencias personales, una idea original de aproximarse a los datos duros de la Federación Internacional del Tenis, interpretados de la manera más clara posible por un árbitro internacional.
"Nos educan para golpear de derecha y de revés, un poco de saque y volea. Sin embargo para competir hace falta mucho más, entre otras cosas, manejar nuestras emociones, ser consciente de que te enfrentas a otra persona y que el respeto debe estar por encima de todo", es una de las primeras líneas del libro, haciendo hincapié en la realidad del tenista promedio y en la necesidad de divulgar el reglamento del tenis desde edades tempranas, de una forma que no aburra y que los motive, a medida que van creciendo, a interesarse por saber los límites y las obligaciones que deben respetarse dentro y fuera de una cancha de tenis.
"Según un proverbio africano, para educar a un niño hace falta la tribu entera", es la frase que eligió Victor para titular su primer libro y que encaja como anillo al dedo para el mensaje que quiere transmitir, el de educar al jugador de tenis, sin importar edad, sexo o nivel del practicante o aficionado. Recomiendo leer "La Tribu del Tenis. 555 casos y decisiones para comprender mejor el tenis", un manual que intenta aclarar las dudas reglamentarias que pueden aparecer mientras disputamos un partido de tenis. El detallado índice al final del libro permite ir directamente al capítulo deseado para solventar una duda específica o simplemente pasar página e ir descubriendo reglas desconocidas u olvidadas.

Daniel Vitale Pizarro

11 junio 2020

Ganar al tenis

Si su estilo es agresivo, necesitará una mentalidad fuerte, capaz de soportar los altibajos emocionales que resultan de ganar y perder puntos en rápida sucesión. Deberá ser capaz de asumir riesgos y aceptar las consecuencias, sin perder la claridad mental ni la capacidad de tomar decisiones acertadas. Esto será especialmente necesario en el caso del jugador agresivo de fondo de pista y el jugador de red.
El jugador todoterreno contará con muchas opciones tácticas. Podrá optar por quedarse atrás, aproximarse o incluso atraer a su oponente hacia la red, y contará igualmente con varios golpes entre los que elegir. Por tanto, si se decanta por este estilo de juego, tendrá que contar con suficiente inteligencia táctica como para decidir rápidamente y con acierto entre sus numerosas opciones.

Extracto del libro 'Ganar al tenis. Guía para el jugador inteligente' de Rob Antoun (Editorial Blume, 2013).

Robert Antoun (Gran Bretaña) fue 655° ATP en dobles en 1987. Tras su retiro se dedicó por completo a la enseñanza del deporte que tanto practicó. Certificado con la más alta calificación de la Lawn Tennis Association (LTA), ha entrenado a una gran cantidad de destacados Juniors y Seniors. Actualmente es profesor de entrenadores en Tennis Europe y en la LTA, además de ser responsable de la calificación 'Master Level Coach Qualification'. Su primer libro fue '101 Youth Tennis Drills' (2010), luego editó 'Women's Tennis Tactics. Winning today's game' (2011) y en 2013 escribió el libro del que hablaremos a continuación: 'Ganar al tenis. Guía para el jugador inteligente' (Editorial Blume).
La obra del reconocido entrenador británico destaca por lo visual. 144 páginas a color con un diseño atractivo y muchas imágenes representativas que buscan simplificar el entendimiento de las situaciones de juego explicadas. Empuñaduras, posiciones de golpeo, situaciones de partido o estilos de juego son algunas de las ilustraciones con lujo de detalle que muestra el libro. Dividido en siete capítulos, cada página cuenta con información precisa acompañada de su respectiva imagen de una manera muy didáctica. El formato podría ser adaptado prácticamente sin modificaciones a una página web, con la posibilidad de volverlo interactivo. Un acierto del diseñador y de los editores.


La utilización de ejemplos de jugadores amateurs, acompañado de fotos de aficionados realizando los movimientos, acerca al lector y lo hace partícipe de las diferentes jugadas explicadas. Incluir en ocasiones no solo imágenes de jugadoras como ejemplo sino un lenguaje femenino, abarca a un público generalmente apartado de las explicaciones generalizadas, casi en su totalidad masculinizadas. La inclusión de un glosario al final del libro con todas los términos considerados tenísticos al mejor estilo 'diccionario' ayuda al lector a familiarizarse con la terminología específica del deporte que practica y que quizás no está acostumbrado a utilizar.
Recomiendo leer "Ganar al tenis. Guía para el jugador inteligente", un producto muy bien logrado entre diseño, información e imágenes. Sobresale la calidad del material tanto al tacto como al hojearlo. A pesar de la cantidad de información ofrecida, no cansa su lectura gracias a los datos complementarios y las explicaciones concisas sobre cada tema en cuestión. Si estás buscando un manual para aprender a leer a tu oponente y detectar sus intenciones, a través de estas páginas aprenderás a entender hacia donde se dirige la pelota y porqué, para anticiparse a los movimientos de tu rival y poder devolver la bola con un tiro mejor que el recibido.

Daniel Vitale Pizarro

04 junio 2020

Entrevista a @otradoblefalta

Podcast 'Golden Slam'

 

Daniel Vitale Pizarro

24 mayo 2020

Il numero 1

Todos estos temas se profundizarán más adelante, pero lo que distingue a Sampras de los otros grandes campeones, es el hecho de que tuvo un gran oponente y que siempre lo ha superado sustancialmente, ya sea cuanto al ranking ATP, al éxito en los torneos y lo más importante, en enfrentamientos personales. Esto, en comparación con todos los demás, es sin duda un punto a favor de Sampras, que no puede subestimarse. En pocas palabras, Pete siempre ha sido el número 1 a lo largo de su carrera en la imaginación colectiva de los fanáticos: un caso único en la historia de las grandes rivalidades del tenis.

Extracto del libro "Il Numero 1. Pete Sampras. Il migliore di sempre", Marco Di Nardo, 2016. Editorial Amazon Fulfillment (idioma italiano).
Marco Di Nardo nació en Roma (Italia) en 1992. 'Periodista' y Licenciado en 'Ciencias de la Alimentación', este fanático de las estadísticas y los números tenísticos ha escrito a lo largo de su corta trayectoria varios libros sobre el deporte de la raqueta. De Nebraska al Everest (2013), Bella Battuta (2015), 'La matemática del tenis' (2016, 2018 y 2020) y 'Récords y estadísticas de la Era Abierta' (2016) se suman al ejemplar que reseñaremos a continuación, una 'oda' a Pete Sampras. Haberse enfocado en 2016 sobre 'Pistol Pete' como 'El mejor de siempre', en una época en la que todo el mundo habla (y escribe) sobre Roger Federer, Rafael Nadal o Novak Djokovic, atrae al ávido lector tenístico incluso antes de saber el contenido del mismo.


Es un libro relativamente breve (60 páginas) pero conciso, sin vueltas en lo que quiere comunicar. Argumentar que un jugador es el mejor de la historia sin el consenso mundial, como puede ser el caso de otros deportistas en sus respectivos deportes, no es una tarea fácil. Es cierto que Sampras tiene elementos para ser considerado el mejor de todos pero los números del Big3 no engañan y mientras más pasa el tiempo, más difícil se hace defender esa postura. A pesar de eso, Di Nardo expone su idea y deja en claro los puntos a favor y en contra del estadounidense en relación con los demás contendientes a ser el GOAT.


Sampras vs Tilden, Sampras vs Laver, Sampras vs Borg, Sampras vs Agassi y Sampras vs Federer son los jugadores que eligió el autor para contraponer la figura de Pete con la de los grandes dominadores de las diferentes épocas, cada uno con varios Grand Slams y récords particulares en su haber. Es cierto que en 2016, cuando fue editada su obra, solo Roger Federer (17) ostentaba más Grand Slams ganados, una realidad muy distinta a la actual con Roger (20), Rafa (19) y Novak (17) por encima del norteamericano. A pesar de la desventaja en 'Majors' que con el tiempo se fue ampliando, lo más determinante a la hora de elegir al mejor de siempre, la evidencia expuesta a través de las páginas sigue siendo firme y convincente.
Recomiendo leer 'Il Número 1. Pete Sampras. Il migliore di sempre', una visión diferente de quien fue considerado en los años noventa el mejor tenista de la historia y que Marco Di Nardo trata de sostener, en 2016, esa creencia que veinte años atrás era irrefutable. De lectura rápida por su escasa cantidad de páginas, el único problema es el idioma ya que no está traducido al español y solo se consigue en su lengua original (italiano). Para los fanáticos del tenis que vivieron los años noventa y dos mil como espectadores, este ejemplar les traerá a la memoria momentos que parecían olvidados luego de las hazañas conseguidas año tras año por el Big3. Si al finalizar la lectura, se hacen la pregunta del escritor "Pete Sampras, è lui il GOAT?", el libro cumplió su función.

Daniel Vitale Pizarro