4 de abril de 2020

Pasión por el tenis

Andrés se fue directo al hotel. Estaba agotado pero le costó dormirse. Las emociones se acumulaban en su cabeza al contemplar la pequeña copa de plata, de apenas 10 centímetros de altura, que le habían entregado por ganar Roland Garros. Era una reproducción de la Copa Pierre Gillou, el trofeo en honor del capitán del equipo francés que ganó seis veces la Copa Davis en la época de René Lacoste, Jean Borotra, Henry Cochet y Jacques Brugnon, los llamados Cuatro Mosqueteros del tenis francés, por cuyos éxitos se construyó el Stade Roand Garros. Años más tarde este trofeo se cambiaría por la Copa de los Mosqueteros, que aun se entrega en la actualidad. Gimeno sonreía a solas en la habitación recordando como apenas tuvo tiempo de tocar la copa y hacerse una foto con ella; la dejó sobre el banco del vestuario y, mientras él estaba en la ducha, un empleado del estadio se la cambió por una reproducción diminuta.

Extracto del libro "Andrés Gimeno. Pasión por el tenis". Manel Serras y Jaume Pujol-Galceran, 2013 (Turpial).


Andrés Gimeno fue el pionero del tenis español. Primero en ganar el Conde de Godó, en ser profesional, en ganar Roland Garros (Junior y Profesional) y en ingresar al Salón de la Fama. Gimeno le mostró a España que el tenis de elite no era propiedad de australianos y estadounidenses. Sus viajes a Australia, su amistad con varios de los mejores jugadores de siempre, su vida sentimental y sus malos manejos económicos, todo está reflejado en "sus memorias", como decía Andrés sobre el libro, un compilado de anécdotas sobre los inicios del tenis como lo conocemos hoy, abierto al todo el que tenga el nivel para hacerlo. Los experimentados periodistas Manel Serra y Jaume Pujol-Galceran narran con lujo de detalles la novelesca trayectoria del catalán, una vida dedicada 100% al tenis, su pasión
Dividido en cinco capítulos con saltos en la línea temporal, los autores cuentan los pormenores de la vida de Andrés Gimeno desde que era un niño correteando por el Real Club de Tenis Barcelona. Sus amistades, sus travesuras, sus amoríos, sus victorias y sus derrotas, la vida de Gimeno fue atravesada por la etapa más convulsa del tenis, los sesenta. El final de la década supuso el inicio de la Era Abierta, la unión entre aficionados y profesionales, y Andrés fue parte de esa transformación desde dentro, en ocasiones como representante europeo. La incidencia del promotor Jack Kramer, la persona más influyente en la historia del tenis, y su lucha con la Federación Internacional de Tenis solo pueden ser contadas por alguien que lo haya vivido 'in situ' como 'Andreu'.

Embed from Getty Images

Las historias en tierras australianas a fines de la década del cincuentas no tienen desperdicio. Por aquellos años, el contraste entre España y Australia era abismal y junto a José Luis Arilla, Junior prometedor, vivieron momentos inolvidables que forjaron su carácter para siempre. Gimeno evolucionó como tenista y el tenis pasó a ser prioridad en su vida. Campeón del Godó y de Queen's en 1960 como Amateur, fue convocado por Jack Kramer para ser profesional por 50 000 dólares durante tres años, lo que cambió su vida por completo. Giras agotadoras por todo el mundo junto a Rod Laver, Ken Rosewall, Pancho Gonzales o Pancho Segura en aviones precarios o automóviles en los que trasladaban una lona de caucho que utilizaban como cancha, eran situaciones cotidianas de aquella 'troupe de Kramer' de jugadores/amigos.
Su victoria en Roland Garros 1972 (34 años) ocupa todo el primer capítulo y su vida después del tenis figura en la quinta parte del ejemplar. Si el libro solo tuviera esos dos capítulos, valdría la pena su lectura. El nerviosismo y la convicción de Gimeno durante las horas previas a la final en París contrastan con la vida de pareja junto a Cristina Carulla. Nieta del Marqués de Carulla, Cristina lo siguió por el mundo mientras pudo pero el distanciamiento por los interminables viajes y por los constantes problemas económicos luego del tenis fueron desgastando la relación. "A medida que han pasado los años me he ido desenamorando de Andrés, al contrario que él. Yo me casé con el corazón y él lo hizo con la cabeza", le resumía apesadumbrada a los periodistas.
Recomiendo leer "Andrés Gimeno. Pasión por el tenis", escrito por Manel Serra y Jaume Pujol-Galceran en 2013, su segundo libro de tenis tras publicar "Rafael Nadal, crónica de un fenómeno" (2009). Prologado por la otra leyenda, Manolo Santana, son 160 páginas que resumen la vida de un deportista de elite que se ganaba la vida jugando al tenis en tiempos en los que el deporte no era sinónimo de dinero. Lamentablemente tanto Andrés Gimeno (82) como su mujer Cristina Carulla (76) fallecieron en 2019, por lo que hoy en día la obra toma mayor relevancia. 'El Pionero' será recordado por todo español que alguna vez haya empuñado una raqueta de tenis o que haya visto algún partido suyo por televisión. Este libro no debería faltar en la biblioteca de todos ellos.
Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario