27 de abril de 2015

Nishikori toma la posta


Andujar se vengó de todos (?)

Sin Nadal en su máxima expresión, Ferrer titubeó en semifinales y Cilic que en 2015 aun no encontró el nivel que exhibió en 2014, el otro Top10 presente en el cuadro del "Conde de Godó" se hizo cargo de su favoritismo y retuvo la corona conseguida doce meses atrás. Kei Nishikori (5°) derrotó en la final de Barcelona al local Pablo Andujar 6/4 6/4. El japonés se planta como firme candidato para el resto de la gira sobre arcilla y especialmente para Roland Garros. A esta altura del calendario, es el tercero en discordia en la lucha por el segundo Grand Slam, junto a Djokovic y Nadal, y la suerte decidirá de que lado del cuadro salga sorteado y con que ranking llega a la cita.

El ATP 500 de Barcelona presentó un cuadro muy competitivo con cuatro Top10 y varios jugadores de renombre. La caídas prematuras de los favoritos permitieron que un español (Andujar) y un japonés (Nishikori) llegaran al domingo. La final tuvo cinco quiebres y vaivenes en el resultado. No fue el mejor partido de la semana pero Kei demostró porqué es el número cinco del mundo y campeón defensor. Apoyándose en el desarrollo del partido, el nipon fue sincero: "Diría que Pablo ha jugado mejor que yo. Intenté ser agresivo y creo que esa es la razón de haber ganado los puntos importantes y el partido".

Todo el peso del cuerpo sobre la bola

Andujar fue la revelación del torneo. No había ganado dos partidos seguidos en la temporada con solo tres victorias y nueve derrotas. El torneo español lo recibió con más dudas que certezas. Pablo fue de menor a mayor, tomó confianza y no desaprovechó la oportunidad. Para sorpresa de muchos, dejó en el camino a RamosMayer (24°), Fognini (30°), Feliciano Lopez (12°) y Ferrer (8°). Los resultados y el nivel demostrado hicieron acordar al Andujar de Rio de Janeiro 2014 cuando tuvo match points ante Nadal en semifinales, en uno de los mejores partidos del año y de su carrera.

“Fue una buena final, los dos estábamos jugando genial. Nishikori resta muy bien y con los segundos saques me metía mucha presión. Quizá si hubiera jugado con más primeros… ese ha sido mi mayor defecto. Hoy Kei es más constante en su juego y casi no se desconcentra. También mejoró su primer saque y te sorprende tirando un ace a 210 km. Igualmente lo sentí muy cerca al partido y me quedo con una sensación de haber merecido algo más", declaró el conquense con un sabor agridulce tras la derrota: "Durante toda esta semana he conseguido desplegar mi mejor tenis, pero no me alcanzó".

Repleto de fans de todas las edades en cada país que visita

El mejor asiático de la historia llegó al Top10 para quedarse y confirma con resultados y buenos rendimientos el nivel fantástico expresado en 2014. Al contrario que Cilic (aquejado por lesión), pudo transformar el impacto que fue el US Open en algo positivo y potenció su carrera tras la final obtenida en Flushing Meadows. El trío Bottini-Chang-Nishikori se fortalece y los resultados están a la vista de todos. A su innata velocidad de piernas y ubicación en la pista, le agregó intensidad, agresividad y potencia en su servicio. Además aprovecha muy bien la velocidad de pelota del rival y logra mantenerse dentro de la cancha al golpear, algo que pocos pueden hacer por la velocidad con la que se juega. La dificultad reside en no dar un paso atrás durante los intensos peloteos de fondo, incluso cuando no domina el punto.

Michael tiene buena experiencia en tierra batida y aunque esta semana no estaba aquí seguíamos hablando. Me da buenos consejos y me va bien. Como no soy especialista en arcilla estoy muy orgulloso de haberlo hecho tan bien. Espero poder ganar más torneos en polvo de ladrillo", dijo un emocionado japonés, con las esperanzas puestas en Roland Garros: "Mi próximo objetivo es hacerlo bien en París. Creo que tengo razones para creer en mi después de los buenos resultados que tuve aquí. Jugar a cinco sets es muy duro, tengo que mejorar y ser más fuerte, pero creo que me estoy acercando a los mejores".

No se olvida de su país

Kei Nishikori logró su noveno título ATP en catorce finales disputadas. Barcelona significó su segundo trofeo sobre arcilla, ambos en la ciudad catalana. Junto a Memphis, el nacido en Shimane sumó su segunda corona de la temporada en tres definiciones (perdió en Acapulco ante Ferrer). Actual cinco del ranking mundial, tocó la cuarta posición hace poco más de un mes, la mejor ubicación de su carrera, puesto del que lo distancian solo 110 puntos ATP. Todo dependerá de cuantos puntos defenderá Nadal en Madrid y Roma para ver la preclasificación de ambos en Roland Garros y especular sus lugares en el cuadro principal.

Daniel Vitale Pizarro

20 de abril de 2015

Va por todo


El festejo sentido en el club donde entrena durante el año

Quizá no estemos tomando dimensión de lo que Novak Djokovic está haciendo esta temporada. Su andar toma más relevancia si tenemos en cuenta el final del 2014. El serbio está en el mejor momento de su carrera, superior incluso al versión 2011 y lo refleja cuando comparan ambos comienzos de año: "Ahora soy un jugador más maduro y además soy padre". Da la sensación de que no tiene rivales que lo puedan desbordar . De él dependen los encuentros. Maduro física, mental y tenísticamente, "Nole" no da chances a sus contrincantes y los apabulla. El escollo más duro que presenta la arcilla es Rafael Nadal y el resultado en Mónaco marcó la diferencia entre ambos hoy: 6/3 6/3. Los que pueden arrebatarle un set, no le aguantan el ritmo físico y mental en el tercero. Ejemplos en 2015 hay muchos...

Una semana después de su tercer doblete Indian Wells - Miami, se presentaba en Monte Carlo. El sorteo había colocado a Nadal en su camino a la final y eso fue lo que sucedió en semifinales. El mejor partido del año de "Rafa" no alcanzó siquiera para robarle un set al número uno del mundo. Los dos momentos más calientes del partido fueron ambos séptimos games y se los llevó Novak. En la final lo esperaba Tomas Berdych, el segundo jugador más regular de la temporada por detrás suyo, con 27 victorias en siete torneos disputados pero sin títulos, un déficit que lo aqueja desde que es profesional.

Elasticidad y anticipación en plena devolución

El checo fue el único que le quitó un set y lo incomodó a fuerza de su constante ataque, pero se quedó en eso. Aunque luchó en el tercer set, remontó un 0-4 y estuvo cerca de emparejar las cosas, no pudo concretar ese juego clave. Novak detectó un mínimo titubeo y cerró el encuentro 7/5 4/6 6/3 en dos horas y 42 minutos de buen tenis. Tomas volvió a mostrar esa falta de contundencia en los momentos decisivos de los partidos importantes, lo que le impidió ganar más títulos o alcanzar más finales de Grand Slam. Las cuatro finales de Masters 1000 y la única de Grand Slam (Wimbledon) contrastan fuertemente contra las 18 semifinales en M1000 y las cinco semis en "Majors".

Tomas Berdych accedió en Monte Carlo a su 27° final ATP con un récord particular para su calidad dentro de una cancha: ganó solo 10 títulos. Acumula al menos una final ATP disputada por año desde 2004 más dos Copas Davis obtenidas con República Checa, además de ser miembro estable del Top10 desde 2010 y del Top30 desde finales del 2005. El nacido en Valasske Mezirici hace 29 años transita un momento crucial en su carrera si quiere dar ese salto de calidad que el mundo del tenis está esperando desde su irrupción en 2005 cuando sorprendió a todos en París Bercy. Su juego merece un palmarés más laureado y está a tiempo.

Los auspiciantes de ropa "casual" finalistas en el Principado

"Este torneo significa mucho para mí. Obviamente es especial porque se juega donde vivo y practico. Entreno en este club durante la temporada.  Fue un partido muy duro, muy especial. Contra "Rafa" jugué mi mejor tenis de la semana. Me vacié física y psicológicamente, y eso lo pagué. Hoy gané con el corazón. Lo que necesito ahora es un par de semanas de descanso para desconectar y recuperarme, he jugado y viajado mucho", declaró tras levantar su segunda copa en el Principado.

La última derrota de Novak Djokovic en Masters 1000 fue en la semifinal de Shanghai 2014 frente a Federer. A partir de allí, encadenó solo éxitos en la categoría. Campeón en París, el Masters, Indian Wells, Miami y Monte Carlo. Histórico. Desde que se crearon en 1990, es la primera vez que un jugador obtiene los primeros tres M1000 de la temporada. El récord se agiganta cuando le agregamos el Australian Open. Solo cayó ante Karlovic en su primer certamen del año y en la final de Dubai frente a Federer (¿cuándo no?). Imparable. 30 triunfos en 2015 con cuatro títulos en su poder, Roland Garros en la mira y... ¿el "Grand Slam" en el horizonte?

Contra el refrán: "La Copa se mira y se toca"

Monte Carlo significó su 23° título de Masters 1000, la misma cantidad que Federer y cuatro menos que el líder Nadal (27). Djokovic logró su 23° M1000 a los 27 años, Roger consiguió la misma cantidad a los 33 años y "Rafa" los obtuvo a los 26 años, datos que reflejan la paridad en el tiempo con el español y la ventaja de ambos ante el suizo. Fue su 52° campeonato en 75 finales, a seis trofeos de Nastase, el décimo en la historia con 58 cetros. "Ahora viene la mejor parte de la temporada: Madrid, Roma, Roland Garros y Wimbledon", presagió un sediento gran campeón, sin tiempo para festejar y si para descansar de cara a esta exigente parte del calendario.

Daniel Vitale Pizarro

13 de abril de 2015

La esperanza de Estados Unidos

La retirada de Andy Roddick del circuito ATP dejó acéfalo al tenis estadounidense en 2012. Ganador de un Grand Slam, número uno del mundo y demás logros, fue el último que puso al tenis de Norteamérica en lo más alto. Desde su adiós, John Isner fue y es la carta fuerte. Mardy Fish parecía mantener la presencia en el Top20 pero sus problemas físicos se lo impidieron. Isner, Querrey, Johnson, Sock y Young fueron los que terminaron en el Top100 en 2014, poco caudal para el país más laureado de la historia de este deporte, con estrellas en todas las épocas. La transición está costando. Los millones de dólares dedicados al deporte blanco aportados por la USTA no están reflejándose en el circuito, pero esta semana algo cambió.

Jack Sock y Sam Querrey, dos tenistas nacidos en Estados Unidos, alcanzaron la final en Houston (USA), algo que no pasaba desde que Roddick y Fish disputaran la final de Atlanta en 2011, lo que refleja la "crisis" del país de las barras y las estrellas. Crisis, entre comillas, por la comparación con su historia. El ganador del encuentro fue, para bien del país, el más joven. Jack Sock (22 años y 46° ATP) debutó en una final, fue campeón en su país (7/6 7/6 a Querrey), ante un compatriota y además alcanzó el mejor ranking de su carrera (36°). Una semana redonda.

Conferencia de prensa de su debut en un Grand Slam: US Open 2011

"Showtime" o "J-Sizzle", como apodan al joven, en primera ronda derrotó a Souza (69°) en tres sets para luego no ceder nunca más un parcial. Victorias en sets corridos ante Bautista Agut (15°), Giraldo (32°), Anderson (16°) y Querrey (42°), todos rivales con ranking superiores al suyo. Decidido a atacar en todo momento, su juego se basa en una derecha descomunal que acelera con mucha facilidad y un potente saque, tiro que arriesgó tanto que finalizó el certamen con 34 doble faltas, demasiados errores pero que terminaron con final feliz.

Lo promisorio del encuentro fue el mini renacer del tenis norteamericano, con un joven  de 22 años levantando el trofeo. La camada de juveniles comandada por Donaldson (18 años y 179°) no está aun preparada para dar el salto de calidad y los jugadores de la generación de Sock no están a la altura como Kudla (150°), Fratangelo (166°) y Novikov (194°), o están volviendo a retomar su nivel como Ryan Harrison (126° y 22 años), promesa que está en proceso de recuperación.

En Houston, Jack Sock disputó su tercer torneo de la temporada y ostenta en 2015 un récord de 10-2, derrotado solo por Federer y Thiem, en Indian Wells y Miami respectivamente. El comienzo tardío de Jack fue por una lesión que sufrió en enero en su pelvis por la que tuvo que ser operado y obligado a posponer el inicio de su año competitivo. Mientras se recuperaba en Kansas, le comunicaron que su hermano mayor Eric contrajo una enfermedad muy rara llamada "Síndrome de Lemierre", en ocasiones fatal. Recuperado, Eric lo acompañó en los Masters 1000 de Estados Unidos y Jack dijo: "Esto que ha ocurrido es un buen recordatorio de que hay que poner las cosas en perspectiva. En ocasiones juegas por algo más que solo el tenis", mientras llevaba esta frase en sus zapatillas: “For you, Eric”.

Lo curioso de Jack Sock fue su andar en el circuito desde que se convirtió en profesional. Ganó 18 torneos de la USTA National como junior para coronar todo eso siendo campeón del US Open 2010 en juveniles. Además marcó un récord en su Instituto al implantar un récord de 80-0 y campeón cuatro veces consecutivas del campeonato interestatal. Prometía por presente, potencia y determinación. Se convirtió en profesional en 2011 luego de graduarse en "Blue Valley North High School" (Kansas) en mayo.

Sock debutó en un Grand Slam gracias a una invitación al US Open y vaya si la aprovechó. En dobles mixtos junto a Melanie Oudin, derrotaron a la pareja argentina Schwank/Dulko y se adjudicó su primer "Major" en su debut. El dobles comenzaba a caerle bien. En 2013 pudo ingresar al Top100 tanto en en singles como en dobles por primera vez. Esa temporada alcanzó dos finales ATP en dobles masculino junto a James Blake con resultados opuestos: campeón en Delray Beach y finalista en Memphis.

El 2014 fue el año de la consolidación en el Top100, los torneos ATP y del despegue como tenista Top en dobles junto a Vasek Pospisil. Campeón en Wimbledon (primer torneo junto a Vasek y ante los hermanos Bryan) y Atlanta y finalista en Cincinnati y Estocolmo (jugó con Huey), junto a Pospisil no pudieron clasificar al Masters de Londres por escasos puntos tras terminar décimos con apenas siete torneos jugados. Pero la pareja seguiría cosechando logros. En 2015 fue campeona en Indian Wells y finalista en Miami, lo que los ubica actualmente novenos en el ranking de la especialidad, la mejor ubicación de su carrera, en sintonía con el puesto 36° que logró Sock en individuales tras coronarse en Houston. El mejor momento de su carrera.

Sam Austin Querrey, finalista en la edición 2010 y 2015 de Houston, sumó a su palmarés la 13° final ATP de su carrera (7-6). 27 años de edad y 41° ATP, no levanta un trofeo desde 2012 en Los Angeles. El chico de 198 centímetros de altura, que supo ser el 17° del ranking, recuperó en la arcilla de Texas algo de lo que mostró entre 2009 y 2010, años en los que alcanzó diez finales ATP. Su remontada comenzó en septiembre del 2014 cuando triunfó en tres Challengers consecutivos lo que le permitió disputar el Masters 1000 de París y todos certámenes ATP en este 2015. Los Estados Unidos de Norteamérica miran con buenos ojos esta final entre compatriotas de cara al repechaje que disputarán en la Copa Davis.

Daniel Vitale Pizarro

6 de abril de 2015

Triple doble

Entre ambos juntan 10 finales en Miami.

"Estoy en el pico de mis habilidades y por fortuna las estoy manteniendo. No me puedo quejar". Novak Djokovic lo había dicho en otras entrevistas durante Indian Wells hace unas semanas y ahora lo vuelve a repetir ante el micrófono y dentro de la cancha. 7/6 4/6 6/0 ante Andy Murray en la final de Miami y un nuevo título para el serbio. El tercer doblete Indian Wells - Miami que logra en su carrera, único jugador en la historia en lograrlo para mantener los puntos del año pasado y seguir a más de 4000 puntos de Roger Federer, actual número dos del mundo que decidió no participar en Key Biscayne.

El partido duró dos sets. Bajo el calor sofocante de Florida, los dos jugadores más regulares del 2015 se vieron las caras por tercera vez en el año y el escocés, cada vez más cerca de reencontrarse con el nivel que lo vio dos veces campeón de Grand Slam, sigue sin poder derrotarlo. Final del Australian Open, semifinal de Indian Wells y final de Miami y el vencedor siempre fue Novak. En el primer Grand Slam del año y en el segundo Masters 1000, Andy le ganó un set y por momentos estuvo cerca de imponerse, pero no le alcanzó. Se quedó sin energía física y mental al final de ambos encuentros con sendos 6/0 que nada tenían que ver con el desarrollo de los mismos. 


Agotado, tratando de reponer energías...

Andy Murray: "Djokovic sirve bien, corre bien, se mueve excepcionalmente bien. Físicamente está en gran forma; golpea bien la pelota de ambos lados. Es por eso que él es el jugador número uno en este momento. En términos de juego, siento que en un par de los partidos que hemos jugado este año he sido capaz de estar con el mismo nivel que Novak por un largo rato, pero simplemente no lo suficiente, por desgracia", declaraba un jugador satisfecho pero frustrado. Contento por su mejora y por el ascenso en el ranking (3°) pero desilusionado por otra derrota más ante el mismo rival en un encuentro en el que se sintió cerca.

Fue una batalla física y mental. No tuvo el nivel de otros encuentros pero si la emoción y el atractivo de la paridad durante casi dos horas. Incluso "Nole" tuvo un inconveniente con la tribuna que le molestó y le puso al partido incertidumbre. Pero como casi siempre, los peores momentos los transforma en los mejores. Se repone de una frustración y logra ganar el partido. Una raqueta rota, una discusión con el público o el árbitro, un malestar físico o irregularidad en su juego, cosas que el 90% no lo puede manejar, el serbio lo convierte en actitud positiva, borrón y cuenta nueva y vuelve al partido. No solo vuelve sino que arrasa. Y se vio en casi todos los partidos aquí en Miami. Cuatro 6/0 en seis partidos y varias remontadas cuando las cosas no le salían, especialmente ante Dolgopolov.

Un salto a la historia

En esta ocasión no solo insultó al público a mitad del segundo set sino que se enfadó con un ball boy por creer que se había metido en el medio de su camino al descanso. Ese episodio le valió un warning y una discusión con el árbitro en un tono elevado. Luego, volvió a ver el video de lo sucedido y le pidió perdón al chico involucrado, a los padres y a los aficionados: “Pido perdón. Vi la repetición y el recogepelotas estaba en el medio (entre él y su banquillo), realmente pido perdón, me arrepiento que haya estado ahí. Absolutamente no había ninguna intención de lastimarlo o asustarlo de ninguna de las maneras. Espero que me pueda perdonar y me vuelvo a disculpar”.
Un exabrupto innecesario

Los récords de Djokovic siguen dando que hablar a la prensa especializada y a los estadígrafos. Título 51 ATP, 22 de ellos son Masters 1000 (uno menos que Federer y cinco menos que Nadal desde 1990). Este lunes igualó a Nadal en cantidad de semanas como número uno del mundo con 141 (6° en la historia) y también lo empardó en semanas consecutivas como Top2 con 212. Acumula tres trofeos en 2015 en cinco torneos disputados con ocho 6/0. Fue su quinto Miami en seis finales en Crandon Park, solo un cetro por detrás del recordman Andre Agassi. Fenomenal.
Este dúo (más Vajda) sigue dando sus frutos.

Sincero, confiado y con un inmejorable presente, el ocho veces ganador de Grand Slam declaró cosas como estas sobre su gran momento: "Estoy tratando de disfrutar del presente y también utilizar este momento de mi carrera donde probablemente estoy jugando el tenis de mi vida, pues me siento confiado y en buena forma física. Estoy tratando de mantener esto. Soy consciente de que esto no puede continuar para siempre. En algún momento llegará un cambio de generaciones, algunos jugadores que van a empezar a jugar mejor y ser más fuertes".

Esta final le permitió a Andy Murray trepar hasta el tercer lugar del ranking. Fue su segundo partido por el título que disputó en 2015 sin poder ser campeón en ninguno y la final número 47 en su carrera (31-16), cuarta en Miami. El escocés, comandado por Amelie Mauresmo, acumula siete derrotas consecutivas ante Novak y doce partidos al hilo perdidos ante el trío Djokovic/Federer/Nadal desde su victoria ante "Nole" en Wimbledon 2013. Esta temporada solo perdió ante dos jugadores en los cuatro torneos que disputó: el número uno Djokovic lo derrotó tres veces y el número dos Federer, la restante. Llega la gira de arcilla, superficie en la que nunca disputó una final ni siquiera en dobles. ¿Será 2015 el año del debut?

Daniel Vitale Pizarro