19 de noviembre de 2012

Monopolio checo


"Papelitos al viento"

Berdych y Stepanek o Stepanek y Berdych, el orden es indiferente, la importancia es similar. República Checa, con estos dos jugadores todo terreno y multifacéticos, derrotó al mejor equipo del mundo y de los últimos quince años, 3-2 en la final de la Copa Davis. España, sin Nadal pero con el mejor Ferrer de todos los posibles, repitió la final de 2009 que había ganado, en ese entonces de local. Para los checos fue su segunda Ensaladera, aunque en 1980 con Iván Lendl, la obtuvieron como Checoslovaquia. Además, el país sumó varios logros en este deporte: dos títulos ATP en singles (Montpellier y Estocolmo - Berdych) y tres en dobles (Australian Open, Miami y Shanghai), más la resonante victoria de Rosol (miembro del equipo) en Wimbledon ante Nadal.

Comenzó el año y los checos representaron a su país en Australia en la antesala del Australian Open, en la Copa Hopman. Torneo exhibición que no entrega puntos para el ranking ATP, se disputa hace veinticuatro años y lleva el nombre del australiano dieciséis veces campeón de Copa Davis, Harry Hopman, fallecido en 1985. Casualmente, la primera edición celebrada en 1989, también fue ganada por República Checa (Miloslav Mecir y Helena Suková). Luego repitió en 1994 (Petr Korda y Jana Novotná) y 2015. El certamen presenta dos grupos de cuatro equipos conformados por dos jugadores (hombre y mujer) que disputan dos singles y un doble mixto (este último si es necesario). Los mejores de cada grupo van a la final y ahí se decide el campeón, que en esta edición fue República Checa con Tomas Berdych y Petra Kvitová frente a los franceses Richard Gasquet y Marion Bartoli.

El complemento perfecto.

La siguiente competencia por equipos para República Checa, luego de derrotar a italianos y serbios en Copa Davis, fue la Copa del Mundo por Equipos en Dusseldorf (Alemania), certamen considerado ATP250, que tiene el mismo formato que la Copa Hopman pero los integrantes del equipo son solo varones y pueden jugar hasta cuatro jugadores. Desarrollada sobre polvo de ladrillo, los checos presentaron a Berdych, Stepanek y Cermák. El equipo avanzó hasta la final pero cayeron frente a Serbia. Ya habría tiempo de revancha en Copa Davis, pero sobre otra superficie, más beneficiosa para los otrora locales y campeones.

Los Juegos Olímpicos no pasaron desapercibidos para los centro europeos, porque Andrea HlavackovaLucie Hradecka se colgaron la medalla de plata en el césped londinense de Wimbledon. A todo esto, el equipo de Copa Federación ya estaba en la final de la competición esperando la definición frente a Serbia. A diferencia de los varones, las mujeres son el tercer país más ganador de la competición con siete títulos, dos bajo Checoslovaquia y los restantes 2011-12 bajo República Checa, ya que en noviembre defendieron su corona. El equipo checo fue conformado por Kvitová, Safarova, Hlavackova y Hradecka, que no alcanzaron a jugar el dobles.

Juegos Olímpicos (plata) y Fed Cup (campeonas).

Pasado el duro escollo de argentina en Buenos Aires, República Checa debía consolidar todo lo bueno que hizo durante la temporada en competiciones por equipos y coronar un año casi perfecto. Y así lo hizo, ante su público y en su casa. El viernes, Ferrer (5°) derrotó a Stepanek (37°) y Berdych (6°) hizo lo propio con Almagro (11°), en un duro partido a cinco sets. El dobles fue, como en muchas ocasiones, el punto clave. Se enfrentaron la pareja checa (Berdych-Stepanek) con récord de 12-1 en Davis y la española (López-Granollers), reciente ganadora del "Torneo de Maestros" de la especialidad. El punto quedó para los locales que se fueron a dormir más aliviados el sábado a la noche.

El domingo, con un Berdych algo cansado, España puso la serie en manos de Almagro luego de que Ferrer arrasara en tres sets. En el último punto de la serie, el murciano batalló pero la actitud de Stepanek y su juego agresivo y de presión constante subiendo a la red en cuanta oportunidad tuviera, terminó con las ilusiones españolas. Radek, eufórico e incrédulo, se convirtió en el segundo jugador en la historia en ganar un quinto punto con más de 30 años (33). El anterior había sido un británico de origen irlandés James Parke, en ¡1912!, exactamente hace 100 años en la final número 100 de esta competición. Increíble.

Radek, el héroe.

Por primera vez en la historia, un país terminó un año campeón de la Copa Hopman, Copa Federación y Copa Davis, plata en Juegos Olímpicos (femenino) y segundos la Copa del Mundo por Equipos. Luego de la definición, el autor del quinto y decisivo punto dijo: “Pasé toda mi carrera esperando este momento, no puedo describir lo que siento. Almagro era favorito. Pero me sentí muy bien en el court durante todo el partido. Este éxito pertenece a todo el país”, la alegría más importante de su carrera, a punto de cumplir 34 años. Venció al 11° del mundo en el cuarto set del quinto punto de la serie, más su aporte ganador en el dobles. ¡Chapeaux! En ambos encuentros brindó una demostración de como se volea. Impecable.

Alex, David, Nico, Marcel y Marc...

Por el lado español, no pudieron dar vuelta la serie el domingo, algo que solo se había logrado en seis ocasiones. David Ferrer aumentó su palmarés en 2012 y superó a Djokovic como el jugador que no solo disputó más partidos (91) sino también el que más ganó (76). Vacaciones más que merecidas para este gladiador del circuito, que hizo su trabajo en Praga pero que no fue suficiente. El capitán español, Alex Corretja, destacó la actuación de sus elegidos y de los rivales: "Estuvimos muy cerca el viernes de tumbar la mesa y no hemos podido, luego se dio la lógica, ellos ganaron el dobles, David ha jugado uno de los mejores partidos que lo he visto en mi vida y Nico no estuvo al nivel del viernes. Tuvimos nuestras oportunidades, pero Stepanek ha jugado magníficamente en la red".

Daniel Vitale Pizarro

12 de noviembre de 2012

El "presente" pudo con la "historia"




El mejor de todos felicita al mejor del momento

No son muchos los jugadores que terminaron al menos dos años como el número uno del mundo. Para contar el selecto grupo, nos alcanza con los dedos de las manos. Novak Djokovic es uno de esos. Solo Sampras (6), Federer y Connors (5), Lendl y McEnroe (4), Borg, Nadal, Edberg y Hewitt (2) lo pudieron hacer. Salvo "Rafa", todos lo hicieron al menos en años consecutivos. El serbio se sigue metiendo en la historia grande de este deporte y pareciera que no se sacia. Y va por más. En la final del Masters, en clara desventaja en ambos sets, una vez más sacó a relucir lo mejor de su repertorio, en esos momentos donde otros hubieran "tirado la toalla". 

0-3 en el primer set con chance de quiebre para Federer y 4-5 con el saque del suizo en el segundo, no fueron suficientes para derrotar al serbio que resurgió del abismo para gritar (y vaya si lo hizo) por segunda vez campeón del Masters, este año en Londres. Fue 7/6 7/5 en un partido de alto vuelo, con récords de espectadores presentes (263.229 visitantes) y detrás de la pantalla chica (100.7 millones de televidentes a nivel global) durante los ocho días que duró el certamen. Candidatos por sus actuaciones durante la temporada, la final fue por decantación entre ellos. Un Grand Slam, tres Masters1000 y un ATP500 por lado, más un ATP250 para Roger, eran sus victorias durante el 2012.



El grito de guerra del mejor


La definición los iba a ver por quinta vez en el año, con otra paridad, dos a dos en enfrentamientos personales. Y no decepcionaron en absoluto (los fans de Roger, abstenerse a este comentario). Fue una verdadera final, con tiros increíbles de ambos lados de la red, momentos de emoción y tensión durante casi las 2h 15m de partido. No es la primera vez que le remontó un partido a Federer. Sin ir tan atrás en el tiempo, las semifinales de US Open 2010 y 2011 se las arrebató luego de salvar match points en ambos partidos, y este año en Australia y Shanghai hizo algo parecido que en Londres, para luego llevarse el trofeo a su casa (en Melbourne estaba 4-1 abajo en el quinto con Nadal y en China set abajo y 5-4 con el saque de Murray). El récord entre ellos quedó 16-13 en favor de Federer.

Durante la conferencia de prensa el campeón declaró: "Es muy satisfactorio para mí y mi equipo terminar esta fantástica temporada con un triunfo en el Masters Cup. Nunca había llegado a la final de este torneo en Londres. Realmente no sentía muy bien esta superficie en los últimos años. Pero este año fue distinto. Me motivé más, estuve más fresco físicamente. Quería luchar y llegar lo más lejos posible. El ganar todos los partidos que jugué lo hace aún más especial", y agregó: "Jugué un gran tenis durante la semana. Hoy, cuando lo necesité, logré grandes tiros. Me concentré en devolver todas las pelotas posibles. No puedo estar más emocionado que ahora".



El contraataque, marca registrada


Esta temporada, con lo aprendido del espectacular 2011, "Nole" decidió armar un calendario diferente para llegar a esta parte de la temporada con reservas en cuanto a lo físico y no agotado como hace 12 meses. La planificación (algo que seguramente copió de "RF") fue lo que permitió que el serbio terminara nuevamente como el mejor del ranking, contra un Federer que amenazó hasta últimos momentos con quitarle ese lugar de privilegio. Con descansos más largos, sin disputar ni siquiera un ATP250 y relegando varios ATP500, "Djoker" llegó a la última parte de la temporada con resto físico para terminar como el mejor en el ranking y en la cancha. 


Ojo, jugar solo 18 torneos al año es un riesgo para cualquier jugador "normal", ya que de tropezar en alguno, el margen para recuperar esos puntos es escaso. Del Top100, salvo excepciones por lesión o ingreso a último momento por wild cards, disputan al menos 20 torneos anuales. La mayoría supera esa suma. La ATP obliga a que los jugadores dentro del Top30 jueguen los cuatro Grand Slam, ocho Masters 1000 (Montecarlo es opcional), cuatro ATP 500, con la obligación de disputar uno luego del US Open y dos ATP250. Djokovic cumplió con lo justo y pudo recuperar el número uno una semana antes del final del calendario.



La decepción de haber estado tan cerca...


Repasemos algunos números del campeón. Djokovic levantó su 34° trofeo en 53 finales disputadas, líder en el ranking hasta Australia como mínimo y pasará a Jim Courier (58) en cantidad de semanas como monarca del tenis (11° en la historia). 75 triunfos y 12 derrotas en el año, solo puede ser superado por Ferrer que lleva 74 y disputará la final de Copa Davis, seis títulos en el año (Australia, Miami, Toronto, Beijing, Shanghai y Londres) más otras cinco finales (Montecarlo, Roma, Roland Garros, Cincinnati y US Open) y cayó solo dos veces antes de semifinales durante 2012 (Madrid en cuartos de final y París en segunda ronda). ¡Wow! Lo único negativo desde el punto de visto utópico, fue no haber ganado Roland Garros, Wimbledon ni los Juegos Olímpicos, objetivos que se había planteado a principio de temporada por sobre los demás y que no pudo concretar.


La ATP entregó una serie de distinciones, como todos los años, a los destacados en diferentes rubros durante todo el 2012 y los elegidos fueron:


ATP World Tour N°1: Novak Djokovic (2° año)

ATP World Tour N°1 Dobles: Bob & Mike Bryan (8° año)
Premio Espíritu Deportivo Stefan Edberg (votado por jugadores ATP): Roger Federer (8° año)
Jugador de Mejor Regreso del Año (votado por jugadores ATP): Tommy Haas
Revelación del Año: Martin Klizan
Jugador de Mayor Progreso en el Año (votado por jugadores ATP): Marinko Matosevic
Premio Humanitario Arthur Ashe del Año: Novak Djokovic
Favorito de los Fans ATPWorldTour.com (Singles): Roger Federer (10° año consecutivo)
Favoritos de los Fans ATPWorldTour.com (Dobles): Bob & Mike Bryan (8° año)


Daniel Vitale Pizarro

5 de noviembre de 2012

David pudo con Goliath


Todos contentos

Como un chico tirado en el piso, manos en la cara y entre lágrimas, este jugador que a principio de año se contentaba con ganar Valencia y a lo sumo el Conde de Godó, en la mejor temporada de su carrera cumplió su sueño de levantar un Masters 1000. 30 años y 217 días de su vida, incluidos trece años de profesionalismo y 1h 27m de partido, fue lo que le costó a David Ferrer poder levantar su primer Masters 1000. Luego de caer tres ocasiones en esa instancia (Nadal en Roma 2010 y Montecarlo 2011 y Murray en Shanghai 2011), el español se dio el lujo de acumular varios récords con esta consagración.

Cortó una racha de 17 campeonatos levantados solo por el Top4 en la categoría 1000 y se convirtió en el primer español en ganar París Bercy. Líder en victorias y títulos en 2012 (72 alegrías y siete trofeo), sumó 123 triunfos en M1000 en su carrera. El nacido en Jávea era el jugador con la mayor cantidad de partidos ganados, sin poder ganar en este tipo de torneos. Era. Todo eso lo consiguió luego de su victoria ante el sorprendente joven de 21 años, Jerzy Janowicz, por 6/4 6/3.

Objetivo más que cumplido

El polaco, actualmente 69° en el ranking de la ATP y proveniente de la qualy, derrotó en su camino a la final a Kohlschreiber (19°), Cilic (15°), Murray (3°) y Tipsarevic (9°), para ceder ante Ferrer en la final. Inolvidable debut en M1000 para este gigante bombardero de 2,03 m de altura, que demostró estar a la altura de las circunstancias, con atributos para ser protagonista en 2013, temporada que arrancará en la ubicación número 26° del escalafón mundial.

"Es un sueño ganar un Masters 1000. Pude conseguirlo en Roma, Monte Carlo, Shanghai... Esta vez fue la buena y esto es una recompensa a la mejor temporada de mi carrera. Me he quitado una espina que tenía clavada", dijo el valenciano durante la entrega de premios. El alicantino llegó a la suma de 18 certámenes conquistados sobre 33 finales, siendo éste su séptimo en lo que va del año (récord), en ocho definiciones, solo superado por Federer (9) y Djokovic (10). Auckland 250, Buenos Aires 250, Acapulco 500, s-Hertogenbosch 250, Bastad 250, Valencia 500 y París 1000, completan su faena, más la derrota en Barcelona 500. Estos resultados le permiten ser el único en triunfar en las cuatro superficies en un año calendario, algo que ni siquiera Djokovic pudo hacer en su extraordinario 2011.

Abrazo sentido, sueño cumplido. David y su novia Marta

Durante el ATP 500 de Valencia, pegado al Masters 1000 de París, que a su vez está pegado al Masters de Londres y que por cuestiones de calendario no hubo semana de descanso previo al "Torneo de Maestros" por los Juegos Olímpicos, sucedieron dos abandonos llamativos en primera ronda. Si, así de enroscada es la situación. Tsonga dejó la cancha ante Xavier Malisse por "molestias en la espalda" y Janko Tipsarevic abandonó ante Gilles Simon por "problemas en su hombro derecho". A estas alturas, el tema no era sospechado.

Una semana después, Novak Djokovic, que no había asistido a Basilea, perdía en tres sets ante Sam Querrey luego de ir ganando 6/0 2/0. Curioso. Ya en octavos de final pasó algo aún más extraño. Andy Murray tuvo match point en el segundo set frente al ignoto polaco Jerzy Janowicz, con el cual sucumbió fácilmente en el set decisivo. En esa misma instancia, Juan Martín Del Potro perdió sin oponer resistencia ante Llodra y Tipsarevic, se retiró alegando un "golpe de cansancio" ante Janowicz, justo al saber que había clasificado al torneo de fin de año. Ronda siguiente, en cuartos de final, Tomas Berdych cayó con Simon sin mucha convicción. Todo muy extraño, mucha casualidad en un mismo torneo...

El golpe con el que dominó al polaco en una superficie incómoda para él

Contrario a esto, Tsonga y Ferrer se encontraron en cuartos de final, una final anticipada por nivel y ranking. Los únicos dos de los clasificados al Masters que dejaron todo para intentar ganar, aunque Tsonga haya necesitado llegar a esa instancia para obtener un cupo en Londres y no depender de nadie. A la postre, el mejor rankeado que no "abandonó", tuvo su recompensa. El gran ausente fue el campeón defensor y número uno del mundo hasta el domingo, Roger Federer. El suizo no "jugó" con la gente, que paga fortunas para poder obtener un asiento, y anunció su baja de París luego de perder la final de Basilea ante Del Potro. Además, el certamen sufrió la baja de Nishikori por lesión, antes de disputar su partido con Simon.

Con todas las cartas sobre la mesa, pregunto: ¿Quienes son los verdaderos culpables de los "retiros" anticipados de los jugadores en esta parte del año? ¿Los jugadores? ¿El calendario? Desde mi punto de visto, la culpa es compartida. Desde ya que el calendario viene hace años "consumiendo" a los tenistas profesionales, más aun a los mejores del ranking, que deben disputar torneos prácticamente sin descanso, con viajes por todo el mundo (con lo que eso significa) semana tras semana. Este año, se agravó aun más con los Juegos Olímpicos y esa semana de descanso entre los últimos torneos del año, pero...

Los principales afectados, agradecidos con Ferrer

¿Los jugadores tienen que demostrar su desconformidad con estas actitudes? No. No es justo para los espectadores ni para el torneo. En el peor de los casos, no deben presentarse y ahorrarse las críticas sobre su desempeño, porque el lunes, ninguno se va a retirar por algún problema similar. De hecho, ya están todos en Londres y sin chistar, muy glamorosos con sus sacos negros, posando para las fotos oficiales. Federer, en ese caso, aunque no disputó un torneo obligatorio para los Top30, hizo lo "éticamente correcto".

Indudablemente esto es un llamado de atención para la ATP, que deberá replantearse (ya) la modificación de alguna manera del calendario, porque ya no es raro que desde 2003 París tenga ganadores diferentes, en una época donde cuatro acaparan "casi todo". Una agitada temporada casi descanso y el Masters de Londres unos días después de la final parisina, "obliga" a los mejores del mundo a desertar o llegar casi sin fuerza física ni mental al último Masters1000 del año, priorizando el Masters de fin de temporada en vez de "La Ciudad Luz".

Daniel Vitale Pizarro