19 de enero de 2020

Recambio francés


El Top500 ATP dice que Francia cuenta con diez jugadores menores de 22 años. Entre ellos, el mejor rankeado es uno de los que menos se esperaba. Ugo Humbert (18° ITF Junior) no tuvo el palmarés como Juvenil de Hugo Gaston (1°), Geoffrey Blancaneaux (5°) o Corentin Moutet (7°) ni a la prensa francesa detrás de él, algo muchas veces contraproducente para un tenista en formación. El actual 43° ATP, quinta raqueta francesa, irrumpió en el circuito ATP en 2019 con tres semifinales ATP250 a lo largo de la temporada pero por sobre todas las cosas, el mundo del tenis lo conoció al enfrentarse en octavos de final de Wimbledon con Novak Djokovic en su primera participación en un certamen de césped del circuito principal.
La semifinal en Marsella 2019 (Kukushkin) fue su primer resultado resonante como profesional, en su país y bajo techo. Luego llegó la segunda semana en Wimbledon (Djokovic) y otras dos semifinales en Newport (Isner) y Amberes (Murray). Además de los buenos resultados en el circuito mayor, fue campeón en los Challengers de Cherbourg, Estambul y Brest. Top50 a los veintiún años recién cumplidos, Humbert dejaba por completo el nivel Challenger para asentarse en los ATP, evitando incluso las clasificaciones. El zurdo con revés a dos manos nacido en Metz ingresó al Masters #NextGen 2019 en las últimas semanas y se llevó un triunfo en la zona de grupos ante el campeón Jannik Sinner.


La progresión del francés era muy buena y los objetivos para 2020 habían cambiado con respecto a enero de 2019, temporada que había iniciado fuera del Top100 (102°). Con la mente puesta en el Australian Open, se inscribió en dos torneos previos al primer Grand Slam del año: el Challenger de Canberra (trasladado a Bendigo por el humo de los incendios australianos) y el ATP250 en Auckland (Nueva Zelanda). En el primero cayó en octavos de final y en el segundo fue campeón. Sí, contra todo pronóstico y tras trastabillar ante Denis Kudla (115°) en sets corridos unos días atrás, en Auckland venció a tres Top25 (ShapovalovIsner Paire) para ser el mejor de la semana en su primera definición ATP.


"Trabajo duro. Estoy muy concentrado. Solo trato de continuar y tratar conmigo mismo. Es más importante centrarme en mi propia carrera en lugar de mirar a mi alrededor”, declaraba Humbert meses atrás en Milán, mientras disputaba las finales para menores de veintiún años. Tan emocionado como feliz, Ugo recibió el trofeo noezelandés y entre nervios y agradecimientos, tuvo tiempo para bromear por sus victorias: “Es un torneo de revancha porque había perdido contra cuatro de los cinco jugadores con los que jugué esta semana (risas). Es un gran logro para mí y no podía soñar con un inicio de temporada mejor".


Alto (188cm), con golpes francos y no tan liftados como sus compañeros de generación gracias a sus empuñaduras no tan cerradas, su servicio variado y por encima de los 210km le responde con suficiencia, pero lo más importante es su mentalidad. Sin un tenis explosivo ni potente por naturaleza, su actitud positiva en todo momento y su búsqueda del tiro ganador sin desesperación lo convierte en un jugador difícil de batir, principalmente en superficies rápidas gracias a sus golpes planos que le quitan tiempo a sus rivales. Su condición de zurdo no es un dato menor en un circuito que cuenta con apenas un 14% de jugadores Top100 que empuñan la raqueta con la mano izquierda.

Daniel Vitale Pizarro

13 de enero de 2020

Doha le sienta bien


La Copa ATP acaparó todas las miradas durante la primera semana del calendario tenístico profesional. El nuevo evento anunciado con bombos y platillos por la ATP para competir contra la Copa Laver y la Copa Davis estuvo en boca de todos y no era para menos. Disputado en Australia durante la gira previa al Australian Open, en tres sedes diferentes, con un formato de equipos y la presencia de ocho Top10 y treinta y nueve Top50, generó un gran interés de las aficionados y de la prensa especializada. El gran evento, sumado a la desgracia ambiental australiana y las campañas mundiales de solidaridad por los incendios en el continente, casi no dejó espacio para que se hablara del ATP250 Doha en Qatar, durante la misma semana, en otro continente y sin Top10.
Qatar alojó históricamente al mejor ATP250 del calendario. La gran cantidad de dinero repartido de manera oficial, las cuantiosas garantías a los jugadores estrella y la ubicación en el calendario le permitía al torneo contar con los mejores tenistas del mundo, a pesar de ser un ATP250. Para dimensionar la importancia del evento, llegó a tener cinco Top10 en sus filas, una cantidad difícil de ver en muchos de los trece ATP500 del circuito. Por esas cosas fue elegido el mejor ATP250 de 2019, galardón que recibió en tres ocasiones en los últimos cinco años. Disputado desde 1993, han ganado el trofeo Becker, Edberg, Courier, Ríos, Federer, Murray, Djokovic y Nadal, ocho números uno ATP...


Lejos de lamentarse, el certamen catarí se puso manos a la obra y contó con la presencia de Stan Wawrinka (16°), Andrey Rublev (23°), Jo-Wilfried Tsonga (29°) y Milos Raonic (31°) como cabezas de serie, acreedores de una buena cantidad de petrodólares. Los dos principales favoritos alcanzaron las semifinales pero solo Rublev alcanzó la definición del torneo porque Wawrinka se vio sorprendido por el francés de veinte años, proveniente de la clasificación, Corentin Moutet (81°). El joven zurdo, exnúmero siete ITF Junior y con apenas un puñado de partidos ATP antes de 2020 (8-21) disputó siete partidos en nueve días con victorias resonantes ante Raonic, Verdasco y Wawrinka.


El ruso cumplió con las expectativas que la organización puso sobre él. Se llevó el título de Doha sin ceder sets, a modo de revancha de la edición 2018 cuando Gael Monfils le impidió ganar, por entonces, su segundo trofeo del circuito principal. Umag 2017, Moscú 2019 y Doha 2020 son los ATP que acumula Andrey en cinco finales disputadas, al menos una por año desde 2017. Su ranking dice que será 18° ATP, su mejor posición histórica y lo que permitirá que Rusia sea el único país con tres jugadores dentro del Top20: Medvedev (4°), Khachanov (16°) y Rublev (18°). El potente diestro con estirpe de Top10, sorprende por su potente derecha y por el ruido que hace la pelota al salir despedida de su raqueta.
Rublev decidió iniciar la temporada bien temprano con la exhibición en Abu Dabi en diciembre. Sin vacaciones, viajó a Doha los primeros días de enero: "No me preocupa nada la falta de descanso. Ya estuve una semana sin competir antes de ir a las Finales de Copa Davis en Madrid y no siento que necesite nada de reposo. Quería mantener las buenas sensaciones con que acabé 2019 y aprovechar estas semanas para trabajar duro en algunos aspectos. Mi mayor margen de mejora se encuentra en el aspecto mental. Siento que he progresado en los últimos tiempos pero sigue habiendo una diferencia abismal respecto a los mejores. Si logro ser más consistente y fuerte mentalmente creo que mi nivel subirá mucho".
El número tres ruso decidió no acudir a la ATP Cup ya que sería suplente de Medvedev y Khachanov en los individuales, con la firme posibilidad de no disputar ningún encuentro y llegar al Australian Open casi sin rodaje previo. No muy contento con el sistema de clasificación de la Copa ATP, junto a su equipo de trabajo y su entrenador, el español Javier Vicente, decidieron viajar a Qatar sabiendo que el cuadro carecería de estrellas: "No me arrepiento de haber venido a Doha, pero hubiese gustado disputar la ATP Cup. Creo que deberían cambiar algo porque no es justo. El 900° o 1000° ATP son singles N°2 y juegan por los puntos, puntos que son completamente como un nuevo torneo (19° torneo computado anual). No creo que sea el único que piense así, así que veremos cómo seguirá".

Embed from Getty Images

Más allá de las críticas contra la ATP CupRublev no olvidará esta semana en Doha: "Es asombroso este torneo. Siempre estoy muy feliz de jugar aquí. Siempre disfruto mi tiempo aquí y finalmente ganar el título es algo especial para mí. Es un comienzo de temporada increíble para mí y espero poder mantener este nivel. Todavía hay mucho por trabajar, pero estoy feliz de convertirme en un jugador Top20. Creo que esta es una buena parte de mí, que todavía tengo mucho espacio para mejorar. Quiero intentar llegar a mi máximo y luego veremos qué va a pasar". Sin vacaciones ni descanso, el lunes se desplazará a Adelaida, una decisión arriesgada en cuanto a la físico de cara al primer Gran Slam de la temporada.

Daniel Vitale Pizarro

7 de enero de 2020

¿Rival de la Davis?


Una nueva década comienza y a pesar de ser un año más en la vida de los tenistas, el dos mil veinte tiene condimentos para ser diferente al resto. La ATP Cup en Australia, los Juegos Olímpicos en Tokio y los nuevos ATP250 de Adelaida (dura), Santiago de Chile (arcilla) y Mallorca (césped) son las novedades que a lo largo de la temporada iremos descubriendo y disfrutando. Como todo año olímpico, el calendario se aprieta aun más y varios torneos debieron reubicarse. A las novedades le debemos sumar la vigencia de Nadal, Djokovic y Federer, la vuelta de Murray a los primeros planos y la irrupción de los #NextGen al Top10 como Tsitsipas y Medvedev, una temporada 2020 que se vislumbra muy interesante.

Embed from Getty Images

El año inició bien arriba, con la nueva competición por equipos que vino a rivalizar con la Copa Davis y la Laver Cup: la ATP Cup. Este novedoso formato llegó como reemplazo de la antigua 'Copa Mundial por Equipos' que se disputaba en Dusseldorf (Alemania) previo a Roland Garros, que con el tiempo fue perdiendo importancia hasta su desaparición en 2012. Decimos novedoso porque tomó aspectos de la Copa Davis, del Masters #NextGen y del circuito ATP. Además el sistema de clasificación, estrictamente por el ranking del mejor jugador de cada país y con la obligación de que al menos tres tengan ranking ATP, permite que jugadores casi sin rodaje ATP compartan equipo con un Top10 en la elite del tenis.


El torneo empezó el tres de enero y finalizará el doce del mismo mes. Las sedes son tres: Brisbane, Perth y Sydney, ciudades en las que se disputaban dos ATP250 y la Copa Hopman. Los diez días de competencia, las tres sedes en simultáneo y la fecha en el calendario son el principal punto a favor del evento que organiza ATP en conjunto con Tennis Australia. Además, el dinero a repartir entre los participantes y los puntos que entrega para el ranking ATP hace que la competencia sea mucho más atractiva para los participantes. Por ejemplo, un jugador fuera del Top300 que dispute un encuentro de individuales recibirá 15,000 dólares, una suma que muchos no ganaron en ningún evento profesional en toda su carrera, producto de haber clasificado por el ranking de su Single N°1 y no por méritos propios.
El sistema de clasificación es más democrático y permite que jugadores de bajo ranking compartan la experiencia de disputar un certamen del circuito principal con un Top10 y puedan enfrentarse en una pista de tenis. Por citar solo un ejemplo, el español Roberto Bautista Agut (9°) derrotó el lunes al uruguayo Franco Roncadelli, sin ranking ATP desde diciembre pero que contaba con algunos puntos ATP a la hora de realizarse el sorteo, distribución de los países que innecesariamente se efectuó en septiembre, a sabiendas de los cambios semanales que sufre el ranking y de las posibles bajas (caso Suiza). Si la preclasificación depende exclusivamente del escalafón mundial, ¿no sería más sensato utilizar el ranking de noviembre y no de septiembre para armar las zonas?
Las voces autorizadas del deporte blanco no tardaron en hacerse oír. El aparente exitoso formato de la ATP Cup organizada por la ATP contrasta con la Copa Davis del Grupo Kosmos. Más allá del lugar en el calendario, los puntos para el ranking, el sistema de clasificación y las innovaciones tecnológicas, el principal problema es la cercanía temporal de los mismos. No pueden disputarse dos competencias por equipos, que reúnen a los mejores jugadores del mundo, a cinco semanas de distancia y a casi 17,500 kilómetros. Los protagonistas deben tener un tiempo de descanso y otro para la pretemporada, de cara a un nuevo año. Es necesaria una sola competencia, una mezcla de ambas, con lo mejor de cada una. Nadal y Djokovic lo tienen claro.
Las innovaciones son parte del deporte moderno y el tenis hace algunos años está experimentando, con bastante recelo, algunos cambios en su vetusto y tradicional reglamento. La ATP Cup tomó la posta y movió el tablero. Entre las modificaciones, existe una "zona de equipo" en las esquinas donde capitán, jugadores y colaboradores están junto al jugador en los cambios de lado, pudiendo todos hablar con el protagonista. En cuanto a la tecnología, se implementó el "video review", el famoso VAR del fútbol para las jugadas dudosas que no tengan que ver con el bote de la pelota porque para eso ya existe el afamado "Ojo de Halcón". Los jugadores también pueden ver las estadísticas del partido en vivo y analizarlas brevemente con el capitán.


La nueva Copa Davis en Madrid ya demostró que el sistema de clasificación a cuartos de final mediante "los mejores segundos" no funcionó, solo le dio confusiones a espectadores y periodistas. La ATP Cup incrementó la cantidad de equipos en relación a la Davis (de 18 a 24) pero pecó con el mismo error: clasifican los dos mejores segundos, obligando a desempolvar la calculadora. A pesar de esos pequeños detalles, el torneo se ve con buenos ojos tanto fuera como dentro del mismo y los jugadores se encargaron de manifestarlo durante los primeros días de competencia. ATP recogió declaraciones positivas de Khachanov, Isner, Shapovalov, Auger-Aliassime, Tsitsipas, Ruud, Hurkacz y Schwartzman. ¿Cuanto tiempo coexistirá la Copa Davis en noviembre con la ATP Cup en enero?


Daniel Vitale Pizarro