14 de octubre de 2019

El inmutable







Una publicación compartida de Medvedev Daniil (@medwed33) el

"A pesar de que no suelo celebrar mis triunfos, estoy muy feliz por lo que estoy consiguiendo. Simplemente mantengo la calma, a sabiendas que estoy haciendo mi trabajo y que aún tengo que seguir mejorando ciertas cosas si quiero seguir progresando como tenista. En estos últimos tiempos todos hablaban de que necesitaban la irrupción de nuevos jugadores, algo nuevo, y eso es lo que los estoy dando". A Daniil Medvedev no le basta con ser técnicamente diferente al resto, también lo es con su actitud dentro de una pista de tenis. No mostrar sus emociones es parte de eso "distinto" de lo que habla y de lo que piden los espectadores, incluso ante la emoción de ganar un Masters1000.
A pesar de decir en Cincinnati que su 'no' festejo se debía al cansancio acumulado, ahora sabemos por sus propias palabras que es su estilo, su 'marca' a la hora de ganar un punto, un partido o un título. Frío como el invierno ruso, Medvedev esconde sus emociones y no permite que sus rivales descifren su estado de ánimo, algo inusual en el tenis moderno, sobretodo por parte de los jóvenes que cada vez más se aferran inconscientemente a las 'leyes del marketing' que basan todo en atraer la atención de los consumidores a partir de gritos, discusiones, festejos innecesarios, lujos y demás cosas que solo generan distracción y agotamiento. Daniil vino a reivindicar los años '70, en donde la norma era no festejar nada, totalmente al revés a hoy donde lo normal es festejar todo.
Prácticamente sin descanso desde el verano norteamericano, en Shanghai accedió a su sexta final ATP consecutiva de un total de nueve disputadas en 2019. Campeón en cuatro de ellas y con el mayor número de triunfos en lo que va del año (59), es el jugador a vencer de agosto a esta parte. Sin el poder de fuego de sus contemporáneos, menos dotado técnicamente y con menos prensa, justamente por su apatía en la pista y su técnica poco ortodoxa, Medvedev se destaca en lo mental, siendo el más fuerte de todos los menores de treinta años del circuito. "La maquina rusa" no se cansa, no se enoja, no pone excusas y gana. Pero su presente no fue producto de la casualidad, hubo y hay un trabajo silencioso detrás que nada tiene que ver con la raqueta y las pelotas.
Hace más de un año que Medvedev comenzó a trabajar con una psicóloga deportiva francesa que profesa la filosofía 'Shaolin'. Francisca Dauzet cambió el patinaje artístico y el BMX por el tenis para incorporarse al equipo de trabajo del actual N°4 ATP: "No es magia, no soy una gurú. Cuando un Shaolin lucha, nunca se distrae con nada de lo que pasa a su alrededor. Únicamente siente y se centra en las cosas que suceden. Daniil posee una forma especial de genio, ha mejorado mucho su control mental. Su mente es muy grande y compleja, semejante a un ordenador. Es capaz de unir todos los puntos en un segundo". Y los resultados están a la vista. No por las victorias, sino por su desempeño dentro de un estadio de tenis, inmutable ante la adversidad y también frente a los triunfos.


"Mi máximo objetivo en pista es hacer aquello que más puede molestar tenísticamente a mi rival", declaraba hace algunas semanas el nacido en Moscú. Y en lo cancha lo deja bien claro, siempre dispuesto a cambiar de táctica las veces que sea necesario con tal de incomodar a su rival de turno. Oscila entre la improvisación y el orden táctico, lo que desorienta a sus contrincantes y genera la incomodidad de no golpear dos bolas de la misma manera. Identifica a tiempo la táctica a utilizar y la implementa, antes o durante los partidos. Concentrado, sin tiempo para distraerse, optimiza sus energías dentro de la pista y las utiliza para sacar provecho de situaciones aparentemente adversas. Su fortaleza mental es admirable y su 'aguante', característica tan alabada en Nadal, formidable.

Embed from Getty Images

El año del jugador de moda no está ni cerca de finalizar. Su calendario parce nunca acabar con cinco citas antes de finalizar la temporada (ATP250 Moscú, ATP500 Viena, M1000 París, el Masters y la Copa Davis), compromisos que deberá rever de cara a las próximas temporadas si quiere optimizar su calendario para rendir al 100% en cada torneo y no caer en lesiones, cansancio físico o mental. De momento parece no afectarle una hoja de ruta cargada de certámenes en los que hace meses que no le vemos perder antes de la final: "Parece que estoy viviendo un sueño. Es algo escandaloso lo que me está pasando en estos últimos meses, pero todo esto se ha realizado a base de esfuerzo y mucho trabajo. Ahora no podemos relajarnos, tenemos que seguir trabajando".

Daniel Vitale Pizarro

7 de octubre de 2019

No todo es arcilla


Finalizada la temporada de arcilla larga (post Wimbledon), los resultados y el rendimiento no acompañaron a Dominic Thiem. Tras la final de Roland Garros, fuera del polvo de ladrillo el austriaco no pasó de cuartos de final pero más preocupante aun era su rendimiento, tan alto en París y tan irregular luego. Tocó fondo en Copa Davis al perder ante Emil Ruusuvuori (163° ATP). Esa derrota le sirvió para analizar el porqué de los malos resultados en medio de la mejor temporada de su carrera, campeón de Masters1000 y N°4 ATP. La 'Laver Cup' sirvió para distenderse y ponerse a punto desde lo mental para encarar el tramo final de la temporada de la mejor manera posible e intentar clasificarse al Masters gracias a la gran cantidad de puntos cosechados durante la primera mitad del año.
Su calendario en Asia iniciaba en Beijing (China), gira en la cual apenas había ganado tres partidos en diez torneos disputados entre Japón y China desde 2014. Pero la capital china iba a cambiar ese récord altamente negativo de Dominic en Asia. Las buenas sensaciones en la pista iniciaron desde los entrenamientos y se extendieron durante toda la semana, hasta la final. Richard Gasquet, Zhizhen Zhang, Andy Murray, Karen Khachanov (9°) y Stefanos Tsitsipas (7°) fueron sus victimas previas a levantar su 15° trofeo de campeón ATP, cuarto del año, en su mejor temporada también en cuanto a cosecha de títulos, igual que en 2016 pero con mayor jerarquía de torneos.


"Es satisfactorio, pos supuesto. Probablemente, considero este como mi segundo título más grande porque el cuadro fue extremadamente duro. El último sembrado era el número trece del mundo, por lo que fue casi como un Masters 1000. Tanto Indian Wells como Beijing se adaptan bien a mi juego, son canchas duras pero de de velocidad lenta, tengo un poco más de tiempo, por eso he tenido estos éxitos. Ahora debo ponerlo en práctica en las canchas más rápidas, aunque estoy muy contento por mi actuación en cemento esta temporada. Ahora tenemos cuatro grandes torneos por delante, así que trataré de usar este impulso", declaraba "Dominator" en conferencia de prensa sobre la importancia del título en Pekin.







Una publicación compartida de ATP Tour (@atptour) el 

El primer objetivo de la gira asiática, clasificar al Masters, fue cumplido al alcanzar la final en Beijing. Thiem disputará en Londres su cuarto Torneo de Maestros, cita en la cual nunca pasó el 'round robin' pero que siempre ganó un partido en su grupo (3-6). Cinco del mundo, su hoja de ruta marca Masters1000 Shanghai, ATP500 Viena en su país, M1000 París y las 'Finales ATP'. En el mejor año de su carrera, el austriaco ganó en lugares donde no conocía el éxito (Indian Wells, Barcelona, Kitzbuhel y Beijing). 6-3 su récord en 2019 ante miembros del Top10, cuatro de esas victorias fueron ante el Big3. Temporada que nunca olvidará.
El doble finalista de Roland Garros explicó su mejoría sobre canchas duras en 2019 pero aclara que tanto Indian Wells como Beijing, no son 'canchas rápidas': “Hemos trabajado muy bien algunos aspectos que creo que me ayudaron en superficies más rápidas, en canchas duras. Creo que nunca había ido tantas veces a la red como hoy, eso es justo lo que debía hacer. Es muy importante acortar los puntos, terminarlos en la red. En eso trabajamos con Massú y de momento vale la pena. Mis dos títulos más importante han llegado sobre pista dura, pero debo ser honesto y aceptar que son canchas bastante lentas, canchas duras que se adaptan a mi juego, donde es bueno jugar con topspin. Ahora falta ver si también puedo atacar la red en las superficie rápidas, espero que pronto pueda levantar algún título en esas condiciones”.

Daniel Vitale Pizarro

30 de septiembre de 2019

Nuevo ídolo chino


Alex De Miñaur irrumpió en el circuito profesional en enero de 2018. Finalista en Sidney y Washington, fue elegido por sus compañeros como "Debutante del año ATP" por iniciar fuera del Top200 (208°) y finalizar 31° ATP. La promesa se convertía en realidad y en Sidney 2019 debutó como campeón ATP con apenas 19 años. Nueve meses después de su primer título ATP, el australiano ostenta tres trofeos del circuito mayor, el último en Zhuhai (China) en el debut del torneo chino en el circuito principal. Acompañado desde que empuñó una raqueta por Adolfo Gutierrez, apadrinado por Lleyton Hewitt y elogiado por Rod Laver, el joven australiano-uruguayo-español llegó para quedarse.
Su madre, Esther Román, nació en Madrid (España), su padre, Anibal De Miñaur, en Blanquillo, Durazno (Uruguay), pero Alex de Miñaur Román no nació en Europa ni en Sudamérica. Por esas causalidades de la vida nació en Sydney (Australia) porque allí sus padres tenían un restaurante italiano (Giovanni’s). Cuando el pequeño tenía cinco años (2004), el contrato de alquiler de 'Giovanni's' se venció y los De Miñaur armaron las valijas y volvieron a España, donde iniciaron un nuevo emprendimiento en Alicante: un lavadero de coches artesanal al estilo australiano. Al poco tiempo le renovaron el contrato del restaurante en Sidney por lo que Aníbal volvió a armar las valijas para Australia, pero esta vez solo.


Alex empezaba a tomar forma como tenista, tanto que era el número uno de España en su categoría. El lavadero empezó a funcionar mal por la crisis y Esther fue a la 'Federación Española de Tenis' a pedir una ayuda económica para su hijo, explicando su situación económica pero con el aval de que su hijo era el mejor tenista español de su edad. La RFET hizo caso omiso al pedido de la familia. Todd Woodbridge (leyenda doblista) se enteró de la doble nacionalidad de De Miñaur y lo invitó a entrenar a Roland Garros 2011. A los dos minutos de pelotear, le comunicó a la madre que lo enviara a Sidney, que la 'Federación Australiana de Tenis' se encargaba de todos los gastos. Eso fue lo que determinó la nueva mudanza, a pesar de que Esther bajo ningún motivo quería volver.


Pero la estabilidad familiar no era tal. Un nuevo vencimiento del contrato de alquiler del restaurante los obligó nuevamente a emigrar a Alicante en 2015. Proyecto serio de profesional, De Miñaur necesitaba un coach fijo y no cambiar de entrenadores todo el tiempo, por lo que volvió a las fuentes. Se acercó al 'Club 40-15' de Adolfo Gutierrez, donde inició a jugar y el lugar al que volvía los veranos a entrenar. A partir de ese momento, fue todo viento en popa. Campeón del Australian Open en dobles y finalista de Wimbledon Junior, fue N°2 ITF Junior en 2016. Mientras los sponsors se peleaban por representarlo, la RFET no sabía de que manera disculparse con la familia De Miñaur a lo que Esther, pilar fundamental del jugador, les agradeció su preocupación e interés pero les respondió que 'habían llegado tarde'.
Alex cuenta él mismo como fue la última mudanza familiar a Australia en 2011, antes de afincarse en 2015 nuevamente en España: "Nos tuvimos que ir de España y fue duro. No me gustó en absoluto. Estaba muy a gusto en casa. Nadie de mi familia quería hacer, pero era un cambio obligado por los negocios y la falta de recursos. La Federación Australiana me apoyó al 100%. Empecé en Sídney donde tenía de todo: podía entrenar, hacer físico, gimnasio, todas las facilidades para poder crecer como tenista. Me encanta la forma de vivir australiana, aunque ahora en Alicante estoy feliz, rodeado de mi familia y amigos. Eso me encanta. Sinceramente, es difícil que me vuelva a Australia a vivir. Estoy en una situación envidiable, mejor que nunca. Salvo que pase algo que tenga la obligación de mudarme de nuevo, me quedaré aquí".

¿Nace un nuevo ídolo en Asia? 25° ATP, una posición debajo de su mejor puesto histórico, "Demon" empieza a hacerse un lugar en la elite del tenis. “Quiero seguir apretando, me quedan cuatro torneos por jugar esta temporada y quiero esforzarme al máximo para seguir escalando posiciones", decía el tricampeón en 2019. Finalista de las 'Finales NextGen 2018', hoy se encuentra tercero (virtualmente clasificado) en la 'Carrera a Milán 2019'. Pero en China tuvo una conexión especial con el público. Desde que recibió unas 'orejas de conejo' por parte de un espectador, Alex interactuó con sus fanáticos, en pista y desde la redes sociales, agradeciendo su afecto. Tanto que en su festejo de campeón se fotografió con los espectadores que se quedaron al finalizar la premiación y también con las orejas de conejo.

Daniel Vitale Pizarro

23 de septiembre de 2019

El más francés


Hace exactamente un año, Jo-Wilfried Tsonga regresaba al circuito en Metz luego de siete meses de inactividad por una lesión en los meniscos de su rodilla izquierda: "Estoy muy feliz por volver a jugar al tenis. Volver a la competencia es todo un placer para mí. Todavía estoy muy lejos de mi mejor nivel, pero creo que con entrenamientos y con partidos poco a poco me iré pareciendo al Tsonga de hace meses. Aún es pronto para hablar de crisis de resultados. Por el momento, me encuentro bastante bien físicamente pero me llevará un poco de tiempo recuperar la confianza en esa pierna. Es importante para mí recuperar esa confianza para poder regresar".

Embed from Getty Images

Recuperado de su rodilla pero sin sensaciones positivas en sus primeros encuentros oficiales, disputó cinco torneos antes de finalizar 2018 con apenas una victoria, un panorama poco alentador de cara a la próxima temporada. El primero de enero de 2019 su ranking era 239° ATP, por lo que tuvo que hacer uso del ranking protegido. En su primer certamen del año alcanzó semifinales en Brisbane y en Montpellier, tercer evento de 2019, fue campeón para sorpresa de propios y ajenos. Luego, la falta de buenos resultados. Entre Rotterdam y el US Open, el francés solo accedió a una semifinal ATP en Marrakech, único resultado positivo en seis meses de competencia.
En medio de esos torneos tuvo buenas actuaciones pero que no alcanzaban para avanzar a las instancias finales. Sabido es que su mejor superficie son las pistas duras bajo techo por lo que la gira pos US Open es donde mejores resultados ha obtenido a lo largo de su carrera. Para tomar confianza e intentar subir posiciones en el ranking que le permitieran ingresar directamente a cuadros principales ATP, se inscribió en el Challenger de Cassis, certamen que ganó sin ceder sets con mucha autoridad y ante rivales fuera del Top100. Su siguiente compromiso era el ATP250 Metz, también en Francia, donde ostentaba tres títulos en cuatro finales disputadas, doce meses después de su regreso a la competición oficial.
Teñido el pelo de rubio ceniza y con la confianza en alza por lo que significa ser campeón días atrás, el 'veterano' de 34 años no arrasó como la semana pasada en Cassis pero sí se sobrepuso a situaciones adversas. En tres de sus cinco partidos camino al título perdió el primer set, incluida la final ante Aljaz Bedene. Acostumbrado a ganar torneos en su país (10), aprovechó la energía del público y se hizo fuerte en los momentos difíciles para levantar su decimoctavo trofeo ATP en su carrera en treinta finales disputadas, lo que lo convierte en el segundo jugador francés de la Era Abierta con más títulos y definiciones ATP, solo detrás de Yannick Noah (23-13).


Tsonga (39°) no se detiene y viajará cuatro horas de Metz a Orleans para disputar un Challenger en el que partirá como máximo favorito ya que optó por no inscribirse en la gira asiática, por lo que su próximo certamen ATP será en Amberes (Bélgica) a mediados de octubre. Diez partidos consecutivos ganados acumula "Jo" entre Cassis y Metz, cifra que buscará extender en Orleans, octava ciudad francesa que visitará en 2019 para disputar un torneo profesional, lista a la que se agregará París ya sea desde la clasificación o gracias a una invitación de último momento. Orleans, en el centro norte de Francia, será su tercer Challenger de la temporada tras caer en cuartos de final en Bordeaux en mayo y ser campeón en Cassis ocho días atrás.



Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Jo-Wilfried TSONGA (@tsongaofficiel) el

"En esta fase de mi carrera (padre y marido) es muy difícil volver de una lesión, mantener la motivación es complejo. Necesitas estar al 100% para poder competir y eso exige mucho sacrificio. Estoy listo para ello y muy feliz de haber vuelto. Cuando regresé en septiembre pasado me dije que me daría mucho tiempo para jugar buen tenis pero me sorprendió lo rápido que llegó ese momento. Considero que puedo volver a mi mejor nivel y que estoy transitando el camino correcto", decía el nacido en Le Mans durante Montreal 2019, torneo que ganó en 2014 tras derrotar a cuatro Top10, en la final a Roger Federer, su título más relevante. Hoy esas palabras toman relevancia al ver a Jo-Wilfried retomar la senda de la victoria.

Daniel Vitale Pizarro

16 de septiembre de 2019

Finales Copa Davis


Semana de Copa Davis. Formato tradicional de local/visitante aunque a tres sets, el segundo fin de semana de septiembre cobijó a una de las competiciones deportivas más antiguas en vigencia. Hasta acá todo normal pero... ¿no había cambiado el formato? Si, pero a medias. El cambio abrupto será para los primeros dieciocho países del ranking que formula la Copa Davis. Los restantes seguirán compitiendo como siempre, con eliminatorias en sus continentes para intentar acceder a un repechaje que los deposite en las Finales Copa Davis que durante 2019 y 2020 se disputarán en 'La Caja Mágica' de Madrid, en una semana y sobre superficie dura.
El nuevo formato trajo aparejado una catarata de críticas por parte de jugadores, exjugadores, fanáticos del tenis y aficionados, pero a su vez fue apoyado por la mayoría de los dirigentes de las principales federaciones de tenis del mundo, por los sponsors y por las cadenas de TV, por considerarlo una renovación a una competencia vetusta. Lo cierto es que la Copa Davis como tal, necesitaba cambios. Los principales jugadores del circuito, que son el motor para que cualquier certamen rinda económicamente, no disputaban el torneo o elegían el año según los cruces o los compromisos que tenían en el extenuante calendario ATP.
La mala ubicación de las series en el calendario, la elección de superficie y pelotas por parte del local, competir viernes, sábado y domingo a cinco sets más los viajes a lugares recónditas del globo terráqueo en medio de una gira programada en diciembre, mermaron la asistencia de las estrellas del circuito. Insistimos, la Copa Davis necesitaba un cambio para que no desaparezca o se terminara devaluando y Gerard Piqué, junto a un grupo de empresarios (Rakuten a la cabeza), decidieron presentar este proyecto tan ambicioso como polémico. A fuerza de dinero (mucho) y ganas de innovar, radicalizaron la forma de competición de un certamen que cumplió 118 años, solo interrumpido en 1901, 1910 y durante las dos Guerras Mundiales.


Dieciocho naciones distribuidas en seis grupos de tres países lucharán para clasificar a la siguiente ronda. Los seis primeros de cada grupo más los dos mejores segundos se enfrentarán en cuartos de final, a eliminación directa hasta decidir quién será el primer campeón de la renovada Copa Davis. El sistema de juego será dos singles y un dobles en los que contará cada game ganado para clasificar o descender. Un formato ágil, de emociones intensas en un breve período de tiempo y de descanso, que poco tiene que ver con la historia de la competición pero que ofrecerá la oportunidad de ver a los mejores del mundo defender los colores de su país bajo un mismo techo durante siete días de competencia.
Piqué, el ideólogo del nuevo formato, estuvo en Nueva York durante el US Open promocionando el evento que tendrá lugar entre el 18-24 de noviembre en España y dialogó unos minutos con un reducido número de periodistas: "Es el proyecto de mi vida, estamos muy emocionados. Desde que se anunció la aprobación del formato ha sido un curso duro, pero a la vez apasionante, con muchas cosas en las que trabajar para intentar convencer a todo el mundo del nuevo sistema. Ahora estamos donde queríamos cuando empezamos. Hablamos con los tenistas y se han mostrado felices y disponibles. También con los capitanes, que tuvieron una respuesta positiva. Será un espectáculo que fusionará contemporaneidad y vanguardismo rindiendo homenaje al legado histórico de la propia Davis, que este año celebra su 119 edición".

Daniel Vitale Pizarro