17 de diciembre de 2018

Un agitado 2018


El tenis argentino vivió un 2018 repleto de emociones. En la cúspide del tenis mundial y en las bases, 2018 no fue un año más para el tenis en Argentina. Juan Martín Del Potro, Diego Schwartzman, Sebastián Baez, Facundo Diaz Acosta, Gustavo Fernandez y podría seguir con muchos nombres y logros a nivel junior y profesional de los jugadores que representan a nuestro país a lo largo y ancho del mundo. Todo eso concluyó en diciembre con el Interclubes de Primera División, el de más jerarquía de la historia, en un estadio digo para tal evento. Tampoco fue un año tranquilo en lo dirigencial con un cambio total y generacional en la cúpula de la Asociación Argentina de Tenis.
El año comenzó con Gustavo Fernandez como N°1 ITF de tenis adaptado. Su título en el Australian Open y las finales perdidas en Roland Garros y Wimbledon lo depositaron en el cumbre del tenis mundial en 2017, posición que perdió tras perder en su debut en el Australian Open 2018. Lejos de ser un mal año, el cordobés finalizó 2018 como N°3 ITF luego de perder las finales de Roland Garros y Wimbledon, como en 2017.
Las alegrías no tardaron en llegar. En marzo, tres meses después de que Axel Geller dejara vacante el N°1 ITF Junior por edad, otro argentino tomó las riendas del circuito juvenil: Sebastian Baez. Finalista de Roland Garros junior y Oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud en dobles, Sebastian finalizó la temporada como N°3 del ranking para menores de edad. El otro junior destacado fue Facundo Diaz Acosta. Apenas una victoria en dobles en los tres Grand Slams (0-3 en singles) que disputó pero con buenos resultados en torneos de similar jerarquía, finalizó N°6 ITF junior gracias al sorprendente rendimiento en Buenos Aires 2018 en el que obtuvo dos medallas de Oro: singles y dobles junto a Baez.
En el circuito principal, Juan Martín Del Potro tuvo su mejor año deportivo como profesional. Por primera vez en su carrera fue campeón de un Masters1000 y N°3 ATP. Además volvió a la final de un Grand Slam, precisamente en el US Open, nueve años después de ser campeón en Flushing Meadows. Clasificado al Masters, una lesión (otra más) le impidió coronar una temporada brillante. El otro punto fuerte fue Diego Schwartzman. Campeón por primera vez de un ATP500 (Rio de Janeiro), alcanzó el puesto 11° ATP en junio luego de ser cuartofinalista en Roland Garros. A la temporada de ensueño que tuvo "el peque", le agregó su primera victoria sobre césped luego de siete derrotas consecutivas.

Tenis | @dieschwartzman elevó la vara y se aferra a los detalles para progresar: nuevo calendario y encordado más "veloz" 🎾🇦🇷 Por @SebaTorok https://t.co/KyItqbwAVo pic.twitter.com/zj3USxdAj7
Las categorías menores del circuito internacional también dijeron presente. Once fueron los Challengers que se conquistaron en singles en 2018 para llegar a un total de 330 títulos en esa categoría, creada en 1978. Guido Andreozzi fue el líder anual con cuatro Challengers obtenidos más otros cuatro en dobles. En total Argentina acumuló 18 títulos entre singles y dobles. En los Futures, la categoría más baja del profesionalismo, Argentina terminó con 108 Futures ganados entre singles y dobles, la mayor cantidad obtenida por un país en el año, un dato a destacar para el tenis argentino.
Pero la frutilla del postre fue el Interclubes de Primera División. Disputado en el "Polideportivo Boedo" de San Lorenzo de Almagro, quince equipos se disputaban la Copa Interclubes. Desprestigiado años atrás, los clubes y la AAT iniciaron un camino hacia la excelencia y lograron convocar a 12 Top100 diferentes entre singles y dobles en las listas de buena fe. Un lujo para el país y para los espectadores que pudieron disfrutar de un torneo con jugadores de altísimo nivel en un estadio moderno, techado y sobre superficie dura, a modo de preparación para la temporada ATP en Oceanía 2019. El campeón fue el recién ascendido Ferro ante el defensor del título GEBA.
Diferente al Interclubes tradicional, no se disputaban los tres encuentros a la vez sino uno atrás de otro, con el dobles como punto definitivo en el caso de una igualdad. Además, el tercer set era un match tiebreak (10 puntos), con el objetivo de no cargar a los jugadores en plena pretemporada y para agilizar los horarios ya que se disponía de una sola cancha. Federico Delbonis, Facundo Bagnis, Facundo Mena y Juan Pablo Varillas fueron los que disputaron los tres partidos de la "Ronda Final". Bagnis (single 2) fue el estandarte e invicto del equipo (3-0), Delbonis (single 1) aportó en cuartos de final su único triunfo (1-2) y el dobles Mena-Varillas definió la serie cuando se lo necesitó (2-0).

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario