29 de agosto de 2016

España invadió USA



Sin figuras de renombre entre los participantes por estar pegado al US Open, Winston Salem presentaba en su cuadro principal de 64 jugadores (más grande que los habituales ATP250) a muchos ex Top10. Lo favoritos quedaron en el camino y arribaron a la final Roberto Bautista Agut y Pablo Carreño Busta. Los españoles de doble apellido se fueron abriendo camino hasta llegar a la definición para enfrentarse por segunda vez en su carrera en el circuito principal. En el US Open 2015 el ganador fue Roberto y en Winston Salem 2016 el vencedor fue Pablo, y este último fue el que se llevó el premio mayor, un título ATP, el primero de su carrera.

“Ganar mi primer título en el circuito profesional de la ATP es un sueño. Trabajé realmente duro para estar aquí y ahora puedo disfrutar de este momento. La sensación es increíble. Para batir a Roberto (Bautista Agut) tienes que luchar porque es un rival muy duro. Es español como yo y no es fácil competir contra otro jugador español”, le comentaba Carreño a la Agencia EFE tras ser campeón en el torneo previo al US Open, certamen que este año inaugurará el techo retráctil del 'Arthur Ashe' (estadio exclusivo de tenis más grande del mundo) y presentará el nuevo 'Grandstand', tercer estadio en importancia de Flashing Meadows.
Típico jugador de la escuela española, desde el fondo de la cancha, veloz, consistente, sin grandes tiros pero buscando el drive para dominar, Carreño Busta dio el salto de calidad necesario para establecerse en la elite del tenis mundial. Exnúmero seis del mundo junior, como a muchos, no le fue fácil la transición al profesionalismo. Pero todo llega. A los 25 años, su actitud dentro de la cancha es otro y acompañado por los resultados, está disfrutando del circuito ATP. A los triunfos en singles le suma las victorias en dobles. Durante la gira sudamericana obtuvo un título en tres finales disputadas, un habitué de la especialidad en la arcilla del sur del continente americano.

Pablo Carreño Busta era un jugador hasta 2016 y otro totalmente distinto durante 2016. Profesional desde 2009, acumulaba apenas 34 partidos ganados en el circuito ATP, sin finales en singles ni en dobles. Asiduo jugador de Challengers (9 títulos) y Top100 desde 2013, nunca había ingresado al Top40. Pero 2016 no sería un año más en la carrera del español, sino todo lo contrario. Final en San Pablo, final en Estoril y campeón en Winston Salem. 30 partidos ganados en lo que va de la temporada lo depositaron por primera vez entre los cuarenta mejores del mundo (39°) en agosto. Pablo maduró.

De otra época

Si Pablo está teniendo su mejor año como profesional, Roberto está muy cerca de superar lo hecho en 2014. 17° ATP, dos títulos y una final son los número del castellonense esta temporada, recorrido similar al 2014, su mejor año, salvo por la semifinal en un M1000 de Madrid y por haber sido el 14° ATP, su mejor posición hasta hoy. El US Open y los dos meses siguientes de competencia determinarán si el 2016 será el mejor año de su carrera o se quedará en las puertas de serlo. Regular, inteligente, combativo y dueño de una de las derechas más planas de circuito, Buatista Agut finalizará Top25 por tercera temporada consecutiva salvo una catástrofe tenística.

Pablo Carreño Busta, séptimo español campeón ATP este año y el más joven del Top100, debutó como campeón ATP en 2016 (Winston Salem) y se convirtió en el sexto jugador en lograrlo, misma cantidad que en todo 2015. Admirador de Juan Carlos Ferrero, hoy entrena en su Academia, una especie de sueño cumplido. "Cuando estuve allí hace unos días coincidí con él, lo vi y entrenamos. Él (Ferrero) sabe que es mi ídolo, se lo dije varias veces, le he enseñado recuerdos en casa como una foto que tengo con él cuando era N°1. Es muy especial todo lo que estoy viviendo", en declaraciones al portal web de la ATP.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario