4 de abril de 2016

En la cima del mundo



Todo es de Djokovic

Los récords están para romperse. Si alguien logró esas marcas, otro ´alguien´ debería poder superar esos números. Es cuestión de tiempo. A veces pasan décadas y décadas sin ser quebrados por el momento en el cual se establecieron en relación al actual, pero tarde o temprano, quedarán en el olvido. Novak Djokovic, como Rafael Nadal y Roger Federer, son los rompedores de récords de estos años. Líderes de muchas estadísticas históricas, marcaron una época difícil de igualar. Dominadores del circuito desde 2004, hoy le toca al serbio ser el que mira a todos desde lo más alto del ranking con una supremacía pocas veces vista en la historia de este deporte.

En Miami demostró una vez más (sexta en este certamen) que está por encima de todos. Incluso sin descollar, sin plasmar todo su potencial, le alcanzó para llevarse el 28° Masters1000 de su carrera, uno más que Nadal, el "antiguo" récordman de la categoría. No cedió sets y solo tuvo que transpirar en un tiebreak en semifinales ante David Goffin. De menor a mayor, así podemos catalogar el rendimiento de Novak esta temporada en cada torneo que disputó. Dudas en las primeras rondas que sobrepasa para tomar confianza en su juego y no ceder terreno contra sus rivales de turno, sean quienes sean, no discrimina.

Djokovic igualó a Agassi con seis coronas en Miami

"Probablemente, disfruto estos dos torneos a la vez más que otros en todo el año. Estoy muy orgulloso de lo que logré en este mes de marzo. Un mes al que siempre me adapto muy bien", afirmaba el campeón, demasiado cómodo durante esta parte de la temporada. "Es muy importante entrar en la historia del tenis. Con suerte, espero poder ganar muchos más, pero el logro más importante es haber conseguido más victorias que Boris (714). Me llamó para hablar sobre eso y estuvimos riéndonos mucho". El serbio declaró con respeto pero no le escapó a la broma para con su coach, al que superó en otro item más. Se olvidó que también sobrepasó a Guillermo Vilas en cantidad de títulos ATP (63).

Número uno sin interrupción desde julio de 2014, sus números sorprenden. Entre 2014, 2015 y 2016, acumula quince derrotas y 172 victorias. Eso se desglosa en 22 títulos ganados, cinco finales perdidas y récord de puntos ATP (16790). En Masters1000 acumula once finales consecutivas, otro récord. Además es el único que logró más de dos veces el doblete Indian Wells-Miami y lo hizo en CUATRO oportunidades. Las 17 finales ATP consecutivas entre 2015-16 solo fueron interrumpidas en Dubai por una molestia ocular que lo obligó a abandonar en cuartos de final. Fuera de eso, su campaña es perfecta. Y lo viene siendo hace un largo rato...

Su primer título (2007) y su primera final perdida (2009)

La primera vez que obtuvo ambos M1000 en fila fue en 2011. Rafael Nadal fue el rival en los dos torneos y las dos veces tuvieron que jugar tres sets. 2014 fue el segundo año que encadenó Indian Wells y Miami. Derrotó a Federer y Nadal respectivamente para igualar a Roger con dos dobletes, algo que solo el suizo había logrado hasta ese momento (2005-06). En 2015 volvió a derrotar a Federer en la final de Indian Wells y Murray fue su rival en Miami, lo que lo convirtió en el primero en conseguir tres veces el dúo de certámenes norteamericanos. Por tercera vez consecutiva y cuarta en su carrera, en 2016 volvió a repetir el doblete para romper todas las estadísticas posibles.

Además de las años en que se coronó en California y Florida en la misma temporada, "Nole" triunfó en otras dos ocasiones en Key Biscayne. Su primer Masters1000 fue precisamente en Miami en 2007 ante el sorpresivo Guillermo Cañas que había de derrotado a Federer en ambos torneos, contra todos los pronósticos. Su otra victoria en Crandon Park fue en 2012 contra Murray, siendo ya el número uno del mundo. También perdió una final en Miami 2009 para completar siete definiciones en el antiguo "quinto Grand Slam". En aquella oportunidad su verdugo fue Andy Murray, que lo despachó en sets corridos.

El momento del trainer a mitad de partido

El finalista Kei Nishikori alcanzó por segunda vez una final de Masters1000 y volvió a tener la misma (mala) suerte. En Madrid 2014 cayó ante Nadal y aquí en Miami 2016 fue vencido por Djokovic. Y al igual que hace dos años, llegó a la definición mermado físicamente, lo que le impidió competir al 100% de sus posibilidades. Pero el japonés le quitó importancia a sus molestas físicas: "No jugué muy bien. Esto no era lo que quería hacer. Mi servicio no estuvo bien y eso es clave ya que él tiene un gran resto. En el segundo set intenté ser más agresivo pero mi derecha tampoco funcionaba. Cometí demasiados errores no forzados. Espero poder hacerlo un poquito mejor la próxima vez".

Para Kei significó su sexta final ATP perdida con un récord positivo de 11-6 en definiciones como profesional. Ante Djokovic sigue con número negativos (2-7), su última victoria fue en la recordada semifinal del US Open 2014. Sexto en el ranking mundial y campeón en Memphis en 2016, el presente del nipón es auspicioso de cara a la gira sobre arcilla en la cual defiende la corona en Barcelona, semifinales en Madrid y cuartos de final en Roma y Roland Garros. La lucha por el quinto puesto del escalafón mundial se librará en el polvo de ladrillo europeo y por el cuarto lugar también, si Wawrinka no refrenda lo hecho en 2015.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario