28 de octubre de 2013

Déjà Vu



Su clásico saludo al cielo

"Esta final fue muy intensa, de rallies muy largos y muy psicológica. Fue muy parecida a la de 2012". Y no se equivocó el bicampeón de Basilea cuando declaró sus sensaciones de la final, luego de la victoria ante Roger Federer, en la ciudad natal del suizo. Juan Martín Del Potro derrotó a "Federer Express" 7/6 2/6 6/4, parafraseando a "Delpo", en un partido intenso, muy parejo y de gran nivel tenístico. El helvético estuvo muy por encima de la versión desmejorada que vino mostrando desde su derrota en Wimbledon ante Stakhovsky y dejó bien claro que el retiro está en un horizonte aun lejano.

Al igual que en 2012, los protagonistas fueron los mismos, el resultado en números fue similar y el nivel demostrado también muy parejo, con reminiscencias de la definición de la temporada pasada doce meses atrás. Aunque el presente de ambos lo reflejan sus rankings, la final dejó en claro que ambos serán firmes candidatos en París y el Masters, cita a la cual el argentino está clasificado y el suizo casi: clasificará si gana en su debut en Francia. De ingresar, sería su duodécima participación consecutiva en el torneo que reúne a los ocho mejores de la temporada, igualando a Ivan Lendl en presencias y a solo una presentación del récord de Andre Agassi. Leyenda viviente.


2012 y 2013, la historia se repite

El final de temporada de Del Potro roza la perfección. Tras caer en segunda ronda del US Open ante Hewitt, fue campeón en Tokio, finalista en Shanghai y campeón en Basilea. Tres finales y dos títulos; catorce victorias, una derrota y un notable avance en cuanto a lo físico y tenístico, plasmado en victorias ante Nadal (invicto en cemento y 1° ATP), Almagro en semanas consecutivas, Raonic (verdugo en Montreal y 11°) y Federer (6°), entre otros. Los números 48-13 en la temporada, con cuatro títulos en seis finales, marcan un año sumamente positivo, con París y el Masters como final del recorrido.

El título en Basilea significó el número 17 para su cuenta personal, en 24 definiciones ATP. Igual cantidad cosechó David Nalbandian (11-13), retirado hace unos meses del circuito profesional. Lejos pero no imposible, se encuentra José Luis Clerc, que llegó a 35 partidos por el título y es el segundo en la lista de los argentinos, todos detrás del inalcanzable Guillermo Vilas que cuenta con 103 finales ATP. Sí, 103, número actualizado recientemente por la ATP tras convalidar el trofeo de Montecarlo '81, final vs Connors suspendida por lluvia cuando iban 5/5 en el primer set y nunca más reanudada. Volviendo a Juan Martín, en Suiza obtuvo su segundo título en este país y el cuarto del año, siendo la tercera vez que consiguió defender un certamen en su carrera. Las anteriores: Washington (2008/09) y Estoril (2011/12).





El revés, bastión fundamental de su juego


La victoria sobre Federer no fue una más en la carrera del nacido en Tandil. Fue la tercera consecutiva sobre el maestro suizo, al que parece haberle agarrado la mano como se dice de forma coloquial. Además, ese triunfo fue el 302 en la carrera de Juan Martín, que lo posicionó por encima de Martín Jaite entre los argentinos con más triunfos ATP, muy cerca de las 326 de Juan Ignacio Chela, algo distante pero a la vez cercano de las 375 de Clerc y las 383 de Nalbandian y demasiado lejos de las 929 de Vilas, como de casi todos sus récords. Además, Guillermo es el tercero en la historia del tenis mundial, solo superado por Lendl (1071) y Connors (1253). ¡Grande Willy!

La final en Basilea para Roger Federer no tuvo final feliz, pero su tenis volvió a renacer, a tomar vuelo. Junto a Guillermo Vilas, son los únicos dos tenistas en el profesionalismo en alcanzar diez finales en un certamen, Vilas en Buenos Aires (8-2) y Federer en Basilea (5-5), paradójicamente ambos en sus lugares de nacimiento. Con 32 años y un palmarés que pocos en la historia pueden discutirle, Roger reescribe los libros de estadísticas de este deporte constantemente. Para el actual número seis del mundo, fue la tercera final de 2013, un número escaso para su costumbre, solo levantando el trofeo en Halle.

No solo Nike y Wilson los unen...

"Soy un tipo ganador, no tomo mucho la confianza si pierdo partidos. Estoy contento con mi nivel de juego, que es cada vez mejor, pero no es en las derrotas dónde encuentro mi confianza, sino en las victorias. Creo que los cuatro partidos anteriores me dieron más que el partido de hoy", declaró Federer tras la final número 113 en su carrera, un número que impacta cada vez que revisamos sus estadísticas.


Del Potro: "Tenemos una muy buena relación. Yo sé lo que se siente cuando uno juega este tipo de partidos y terminas perdiendo. Normalmente me tocaba a mí esa sensación (risas), como en los Juegos Olímpicos. Hoy la suerte estuvo conmigo y jugué mejor en los momentos importantes". La buena actitud los ha puesto junto a Ferrer y Nadal como los candidatos a recibir el premio Stefan Edberg al "Espíritu deportivo", condecoración que Federer obtuvo en ocho ocasiones y "Rafa" una vez.



Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario