27 de agosto de 2012

¡Cuidado, gigante suelto!



El servicio, su arma

Mide 2.06 m. y pesa 111 kg. Parece ser un típico jugador de Básquetbol o Voleibol, pero nada más alejado de la realidad. Este domingo, por cuarta vez en el año, John Isner llegó al último partido de un torneo y por segunda ocasión levantó el trofeo. En el ATP250 de Winston Salem derrotó al checo Tomas Berdych (6°) 3/6 6/4 7/6, luego de salvar tres match points. Además de defender el título logrado el año anterior, mantuvo el décimo lugar en el ranking y sumó su quinto ATP sobre doce finales jugadas en su carrera. Es la segunda vez en la temporada que Isner revalida lo hecho en 2011 (Newport a Hewitt). El "Gigante norteamericano" está teniendo su mejor año en el circuito.

Desde aquel histórico partido en Wimbledon ante Mahut (sí, el de las más de once horas) cuando conocimos a un verdadero gladiador, Isner no pudo, luego de semejante envión anímico, dejar de ser uno más del montón, un Top40, Top30, no mucho más. Tuvo que pasar más de un año para que en el US Open 2011 empezáramos a hablar seriamente de aquel John Isner de Wimbledon 2010. "¿Te acordás de aquel jugador que jugó más de once horas? ¿Cuál, el norteamericano que hizo más de 100 aces? Si ese ¿te acordás? Si, ¿qué pasó? Bueno, está en cuartos de final del US Open". Tranquilamente podría haber sido una charla entre dos aficionado al deporte blanco, hace exactamente un año atrás, antes de que cayera ante Andy Murray en cuatro sets.

2011 y 2012, solo cambió la forma de usar la gorra

Aquel torneo fue bisagra. Allí empezó su camino al Top10, lugar en el cual acumula 13 semanas (9° durante una semana). Luego de dejar su huella en Flashing Meadows, en el Masters1000 de París alcanzó su primera semifinal en un certamen de esa categoría. Ese resultado le permitió entrar al Top20 para no dejarlo más. Comenzó 2012 y el nacido en Greensboro, Carolina del Norte, cayó en la tercera rueda del Australian Open, luego de un maratónico y polémico partido en primera ronda ante David Nalbandian, con errores por parte del árbitro que inclinaron la balanza para Isner. En la siguiente ronda, el cansancio le jugó en contra.

En la serie contra Suiza por Copa Davis volvió a ser ese que finalizó el 2011, o mejor. Con la serie 1-0 (Fish Wawrinka en cinco sets), Isner derrotó a Roger Federer, en su casa y sobre arcilla, para poner 2-0 a Estados Unidos, serie que los hermanos Bryan se encargaron de liquidar el sábado. A fuerza de saques, rebosante de confianza, se "coló" nuevamente en una semifinal de Masters1000 en Indian Wells, segunda consecutiva, pero esta vez no dejó pasar la oportunidad y dio el batacazo. Derrotó al campeón defensor y número uno del mundo Novak Djokovic. La victoria sobre Federer no había sido casualidad. Al día siguiente, el propio Federer lo despachó en su primera final de M1000.

Isner pudo con todos

Candidato en Miami, Florian Mayer lo frenó en tercera ronda. En los cuartos de final de la Copa Davis, nuevamente fue el protagonista. Venció a Simon el viernes y a Tsonga el domingo, otra vez sobre tierra batida y de visitante. Brillante. Dos semanas más tarde, en el comienzo de la gira de polvo de ladrillo, una vez más apareció en escena John Isner en una final, que por segunda vez en el año perdió, esta vez ante Juan Mónaco en Houston. Luego de semejante inicio de temporada, la gira de canchas lentas no le dio muchos resultados positivos, algo esperado si ponemos sobre el mostrador todos sus golpes y su tipo de juego. A pesar de eso, disputó el segundo partido más largo de la historia en Roland Garros ante Paul-Henri Mathieu, aunque no logró la victoria (5h 41m).

Pero en el césped, "Iron Man" (apodo luego de Wimbledon 2010) volvió a los primeros planos. En Newport, luego de perder en primera ronda en el All England ante Alejandro Falla, para variar en cinco sets, obtuvo su primer título del año en su tercera final. Coronaba una parte de la temporada en la cual fue más protagonista que muchos de los mejores del ranking. Los cuartos de final en los Juegos Olímpicos y la tercera semifinal de su carrera en Toronto, dejaron más que claro que este es el año de John Isner. Y para llegar al US Open (torneo favorito) de la mejor manera, campeón en Winston Salem con victorias ante dos Top10 en un certamen ubicado en Carolina del Norte, donde nació. A pura potencia y velocidad de pelota, derrotó a Tsonga en semifinales y a Berdych en la final. Hoy más que nunca es una seria amenaza en el US Open. ¡Cuidado!

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario