13 de agosto de 2012

Bajo la lluvia también gana

Entrenando (y no cantando) bajo la lluvia

Está claro que Novak Djokovic no es el mismo de hace un año atrás y que su rendimiento era casi imposible de mantener tanto tiempo. Ese nivel de regularidad, intensidad y mentalidad ganadora se hacía muy difícil sostenerlo más de lo que lo sostuvo. Y bastante tiempo lo hizo. De todas maneras sigue siendo uno de los mejores del circuito, sino el mejor, con un cambio menos que en 2011. Y lo demostró en Toronto (Canadá). Aquel torneo que en 2002 supo ganar Guillermo Cañas en esa inolvidable final ante un prometedor Andy Roddick, hoy vio repetir la consagración del exnúmero uno del mundo, al conseguir su décimo segundo Masters 1000. Repitió lo hecho en "su" año tenístico y dejó atrás una sequía de cuatro meses sin gritar campeón.

Es verdad que las bajas de Nadal (por lesión), Federer y Ferrer (cansancio por JJOO) y las prematuras caídas o abandonos de Tsonga, Del Potro y Murray por la "resaca" de los Juegos Olímpicos, ayudaron a la consagración del serbio. Pero así y todo, había que sobreponerse a las tres derrotas sufridas en Wimbledon en un lapso de tres semanas (Federer en Wimbledon más Murray y Del Potro en JJOO).  Se recompuso anímicamente y levantó el Masters 1000 que defendía. Con toda esa presión en contra, Djokovic derrotó en la final al francés Richard Gasquet 6/3 6/2 y levantó 31° título, tercero del año, situación que no vivía desde el M1000 de Miami cuando venció a Murray.

Cubre la cancha como pocos, no falla y presiona

El torneo presentó muchas demoras en los partidos por las intensas lluvias, pero el día de la final no cayó ni una gota. Djokovic se encargó de no darle ninguna ventaja a su rival, que tuvo una gran semana al vencer a Berdych, Fish e Isner para llegar al partido decisivo. ,La agresividad y regularidad del serbio desde el fondo de la cancha fue demasiado para el galo. Fue la tercera final de Gasquet en certámenes de esta categoría y la segunda aquí. También fue la segunda final que pierde en lo que va del 2012, luego de caer ante Del Potro en Estoril (polvo de ladrillo). Luego de esta final, el francés subió ocho puestos en el escalafón mundial y se ubicará 13°.

Durante la premiación, "Nole" dijo: "Realmente no esperaba ganar este torneo. Quería ganarlo, quería recomponer mi confianza". Muy claro, hizo alusión al bajón anímico por haber perdido la chance de colocarse otra medalla Olímpica en Londres, y por cruzar el Atlántico para jugar en Canadá, dos días después. El esfuerzo valió la pena y tuvo su recompensa.

El quinto Masters 1000 del año se disputa sobre canchas de cemento al aire libre y alterna su sede una vez por año. Los años pares se disputa en la ciudad de Toronto y los años impares en Montreal.

Un trofeo para recuperar la confianza

Segundo Masters1000 de la temporada para Novak. Los cuatro restantes quedaron en manos de Nadal y Federer. Campeón en Australia, finalista en Roland Garros y semifinalista en Wimbledon y Juegos Olímpicos, las mejores actuaciones del actual número dos del mundo en 2012. El tenista de 25 años disputó la 48° final de su carrera, 21° en Masters1000. Además del Grand Slam parisino, este año cayó en la final de Montecarlo y Roma frente a Nadal, rival al que había doblegado en siete finales seguidas entre Indian Wells 2011 y Australian Open 2012. Hegemonía que se quebró. Tras el título logrado en Canadá, "Nole" seguirá como número dos del mundo.

Dato de color. El ganador de cinco títulos de Grand Slam, rompió su contrato con Sergio Tachini en Roland Garros, marca que lo había sponsoreado luego de que no renovara el contrato con Adidas. Desde Wimbledon, firmó un nuevo vínculo multimillonario con la japonesa Uniqlo. Indumentaria originariamente de ropa informal, convenció a fuerza de dinero vestir al número dos del mundo. Esta marca cuenta en sus filas con Kei Nishikori como representante nacional. Es el primer torneo que obtiene con este nuevo sponsor oriental.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario