23 de julio de 2012

¡Muy bien 10!


La vista fija en la pelota luego del golpe, concentrado al 100%

Juan Mónaco lo logró. Llegó al lugar que soñó, ese lugar que se le había negado en 2008 por culpa de un tropiezo con la silla de un juez de línea antes de la final, cuando estaba 14° del mundo. Ese lugar al que se propuso llegar y por el que luchó desde principio de año. "Es asombroso, es un sueño hecho realidad. Siempre recordaré esta gran semana porque es muy importante para mí y mi equipo. Era un gran objetivo que teníamos en la pretemporada, donde entrenamos muy duro", declaró el oriundo de Tandil, luego de conseguir el objetivo por duplicado, levantar el ATP500 en Hamburgo y llegar al Top10. Meritorio por donde se lo mire.

Luego de Wimbledon y con los JJOO en un futuro cercano como objetivo para la mayoría de los tenistas, Mónaco decidió dejar a un lado la preparación en césped y dedicarse a sumar puntos en las semanas anteriores a Londres 2012. Y verdaderamente fue una gran elección. Final en Stuttgart y campeón en Hamburgo, para conseguir su sexto título en su final ATP número quince. El preclasificado número tres "cayó" en la parte superior del cuadro y por ranking y nivel de juego, la semifinal debería ser Almagro-Mónaco de no suceder una sorpresa. Y eso pasó. Fue el partido del torneo, donde el argentino logró la confianza y el envión para luego derrotar a Haas en la final. El español era el favorito del encuentro que dominó hasta el 4-2 en el tercero, resultado que no pudo mantener. "Pico" quebró el saque del murciano y cerró el encuentro a fuerza de garra, actitud, regularidad y estado físico, luego de más de dos horas de batalla.

Autocorrecciones subidas de tono en pleno partido

La final mostró un gran nivel por parte de ambos tenistas. Se vio un Mónaco consistente y más agresivo, subiendo a la red para cerrar los puntos más de lo habitual y presionando al alemán que intentó todo el partido, con su talento innato, desestabilizar al argentino. Eso no sucedió, aunque dejó varias "pinceladas" de su exquisito tenis, poco frecuente en el circuito ATP. El exnúmero dos del mundo sigue sorprendiendo al mundo del tenis con 34 años. Llegó a su segunda final del año, luego de vencer a Roger Federer en la definición de Halle. Si lo hecho por Mónaco es fantástico, lo de Haas no se queda muy atrás.

Este título, el tercero de la temporada, iguala lo hecho en 2007, aunque ese año fueron todos ATP250. El reciente trofeo de Hamburgo significó su primer ATP500 cosechado, lo que le permitió unirse a la elite del tenis argentino. Se transformó en el undécimo jugador albiceleste en ingresar al Top10, luego de Guillermo Vilas (2°), Jose-Luis Clerc (4°), Alberto Mancini (8°), Martin Jaite (10°), Guillermo Coria (3°), Gaston Gaudio (5°), Guillermo Cañas (8°), Mariano Puerta (9°), David Nalbandian (3°) y Juan Martin del Potro (4°).

Semifinal de Miami 2012, la mejor performance del argentino.

Un año impecable en cuanto a resultados, solo perjudicado por la lesión sufrida en la primera ronda de Montecarlo que lo obligó a retirarse del torneo y ausentarse del Master 1000 de Madrid. "Pico" levantó el trofeo de campeón en Viña del Mar y Houston, llegó a semifinales en Miami (vs Djokovic), octavos de final en Roland Garros (vs Nadal), tercera ronda en Wimbledon por primera vez, final en Stuttgart (vs Tipsarevic) y el triunfo frente a Haas en el polvo de ladrillo alemán. Una temporada que sumado a la final del ATP500 de Valencia y resultados favorables al final de 2011, lo ubican como el flamante número diez del circuito mundial, diez años después de su debut en el circuito ATP.

El argentino descansará esta semana, viajará a España unos días y luego se instalará en la Villa Olímpica para disputar los JJOOSobre la adaptación al césped en tan poco tiempo dijo: "No será fácil para mí, pero tengo cinco días para entrenar y estar con los muchachos allá. Veremos cómo va. Este torneo me dará confianza y me siento genial, sin lesiones. Trataré de hacer lo mejor en Londres". Además de Mónaco, disputarán las Juegos Olímpicos en singles Del Potro, Berlocq y Nalbandian, en dobles lo hará Nalbandian- Schwank (invitado), en dobles mixto Del Potro-Dulko y en dobles femenino Dulko-Suárez, con la ilusión de conseguir la cuarta medalla Olímpica para el tenis argentino, después de Sabatini (Plata en Seúl 1988), Frana-Miniussi (Bronce en Barcelona 1992) y Suárez-Tarabini (Bronce en Atenas 2004).

Ver la nota "Es solo una cuestión de actitud..." que anticipaba su trabajo y su arribo al top ten.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario