11 de junio de 2012

Nadal siempre Nadal


"Hacía un año que no te veía..."

Dicen por ahí que los récords están hechos para romperse, que si alguien los consiguió y fue un ser humano, otro puede superarlo, aunque parezca casi imposible. Ese "casi" estuvo flotando todo el tiempo en el aire del Philippe Chatrier por dos días, alargando la agonía de los presentes tras la suspensión. Al final, como "casi" siempre, el ganador fue el mismo sobre la tierra batida parisina, el dueño de los récords asombrosos sobre esta superficie, el que con 26 años recién cumplidos no para de asombrar al mundo del tenis cada vez que pisa la superficie naranja, el español que parece imbatible. Ese pedazo de jugador tiene nombre y apellido. Los que lo admiramos lo llamamos simplemente RAFAEL NADAL.

Nació el tres de junio de 1986 en Manacor, Mallorca (España). "Rafa", como lo apodaban en España, comenzó a jugar a este deporte de la mano de su tío Toni Nadal, entrenador, mentor y gestor de este monstruo del deporte "blanco". Y no estoy exagerando. Empuñó por primera vez una raqueta a los tres años y a "Toni" le sorprendió la manera en que lo hacía. Empezó a jugar al tenis con regularidad a los cinco y al poco tiempo comenzó a destacarse en los torneos locales. A los ocho años dio el primer batacazo al vencer en un torneo de las Islas Baleares, contra chicos de hasta cuatro años más grandes, golpeando el drive y el revés con ambas manos. Sí, el drive también. Ya comenzaba a mostrar signos de precocidad llamativos. 
Evidencia de su cambio...
Jofre Porta, entrenador por aquellos años del 'Centro de Tecnificación de Baleares', cuenta cuando lo vio por primera vez: "Vino a Palma de Mallorca para hacer unas pruebas con un grupo en el que había otros nueve chicos y chicas. Era brutal. Con sólo pegar un par de bolas comprobamos que era un auténtico crack. Jugaba los dos golpes desde el fondo a dos manos y eso le obligaba a atacar constantemente la pelota. Se metía encima de ella. La atacaba incluso mucho más que ahora tanto con el drive como con el revés. Hoy, piensa más", comentaba asombrado el profesor español.

Un año después, durante una visita de Porta a Manacor en busca de jugadores para su Centro de entrenamiento, Toni le pregunta si le debía cambiar el drive a una sola mano, a la que recibió como respuesta que "todos los grandes pegaron y pegan el drive a una mano, puedes intentarlo". Toni se dejó aconsejar e hizo lo que creyó conveniente. Comenzó a cambiarle el drive ¡pero a la mano zurda! Nadal empuñaba el drive a dos manos con la derecha, pero notaba en los entrenamientos que golpeaba con más soltura y potencia del lado izquierdo, sumado a que Rafael es zurdo de pie, creyó que también lo sería de mano. "Lo estudié todo muy bien y me pareció evidente que tenía más control pegando a la pelota con el brazo izquierdo que con el derecho", razonaba Toni Nadal. Mal no le fue. Lo que es raro es que el jugador es lo único que hace con la zurda, porque juega al golf, escribe, come, lanza y ataja una pelota, todo con la derecha (vean cuando firma el lente de las cámaras luego de un triunfo). Evidentemente es derecho, pero juega al tenis con la mano "no hábil"...
Los dos mejores de su generación

Desde los 10 años hasta los 14 se sumó al grupo de trabajo, Jofre Porta, fundamental en la formación del jugador. Ese mismo año se convirtió en el mejor español alevín (12 años). Con 11 fue campeón Europeo de la misma categoría. Con 14 años comenzó a disputar los torneos Satélites y al año siguiente consiguió su primer punto ATP. Tenía 15 años. Después, todo lo siguiente ya lo conocemos: 50 títulos ATP (10° entre los más ganadores de la historia), formó parte de las cuatro Copas Davis obtenidas entre 2004 y 2011, 11 Grand Slams obtenidos (3° en la historia), 56 semanas como número uno del mundo, etc., etc., etc... 

Ese chico que firma las lentes de las cámaras con la derecha, que supo empuñar su raqueta con la derecha pero con ambas manos, hoy es el máximo ganador de la historia de Roland Garros con siete triunfos en ocho presentaciones en la capital francesa. Ridículo. Se ríe de la historia. Derrotó al número uno del mundo Novak Djokovic después de haber perdido las tres finales anteriores de Grand Slam. Fue la primera vez que se repitió la misma final en cuatro Majors consecutivos. ¡Y todo lo logró con la zurda siendo derecho! Párrafo aparte para el serbio que fue superado esta vez, pero que se afirma como el mejor del mundo en la cima del ranking.

Sonriente Djokovic en la derrota. ¿Lo ganará alguna vez?

El inglés Gary Lineker, en Italia '90, luego de que su selección quedara eliminada frente a Alemania, declaró: "El fútbol es un deporte que se juega once contra once, donde siempre ganan los alemanes". Le pido la frase prestada y la utilizaré con Nadal en polvo de ladrillo: " El tenis es un deporte que se juega uno contra uno, donde siempre gana Nadal".

"María Slam"

María Sharapova hizo historia también en este certamen, al conseguir el título que le faltaba para completar el poker de torneos grandes y todos distintos (Wimbledon 2004, US Open 2006, Australian Open 2008 y Roland Garros 2012) con un aditamento especial: volver a la cima del ranking mundial, puesto que ya conoce. Una mujer más que se suma a la lista de las ganadoras del "Grand Slam" junto a Doris Hart, Maureen Connolly, Shirley Fry, Margaret Smith, Billie Jean King, Chris Evert, Martina Navratilova, Steffi Graf y Serena Williams. Felicitaciones María.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario