15 octubre 2012

El UNO entre ceja y ceja

Al acecho

El serbio empañó la fiesta del suizo. La semana en la cual Roger Federer alcanzó las 300 semanas como número uno del mundo (un MONSTRUO), el actual número dos fue el encargado de levantar el trofeo del Masters 1000 asiático, en Shanghai, para quedar a tan solo 195 puntos en el ranking ATP. Federer debía alcanzar los cuartos de final para mantener el liderazgo del ranking. Lo hizo y llegó hasta semifinales, ronda que no iba a sobrepasar porque se topó ante un Murray mucho más sólido y agresivo que "Su Majestad". 

Andy tenía la oportunidad de ser tricampeón en suelo chino, mantener la diferencia con los dos de arriba y permitir que Federer llegase a París como número uno, sin importar su resultado en Basilea (defiende 500 puntos del título). Y vaya si estuvo cerca. 7/5 5/4 y 30/0 con su servicio. ¿Algo más? Sí, una raqueta destrozada al finalizar el primer set por parte de Novak. Pero sucedió algo que cambió la actitud del serbio durante el set y le permitió levantar luego cinco match points. Mejor dejo que lo vean.
El momento clave del partido

Sonrisa, ánimo, aplausos y de vuelta al partido. En ese game "Nole" tuvo que enfrentar un match point y luego cuatro más en el tie break antes de igualar en sets. Ahora era el turno de su rival de despedazar su raqueta contra el cemento chino. Ya en el tercero, con más resto físico (producto del envión anímico de semejante remontada), quebró el saque del escocés en el 2-2 y solo fue cuestión de mantener el suyo para sellar un 5/7 7/6 6/4 y cerrar un partido intenso, con momentos de gran despliegue físico y técnico.

HEAD no debe estar muy contenta...

El mejor tenista de la temporada (ver "Carrera a Londres") consiguió su Masters 1000 número trece, en su 23° final. Vale aclarar que solo ha perdido ante Federer, Nadal o Murray en esa instancia. Este año, el serbio llega a esta parte del calendario con mayor resto físico que en su inolvidable 2011. A pesar de que sus números son similares, la diferencia fue no haber tenido la misma efectividad, pero sí casi la misma continuidad y regularidad. Repasemos.

Repitió ganando Australian Open, Miami y Toronto y perdiendo la final en Cinncinnati. Fue finalista de Monte Carlo (no había jugado en 2011), Roma, Roland Garros y US Open. Además sumó Beijing y Shanghai para completar sus cinco ATP del año. La diferencia no estuvo en la cantidad de partidos (llegó a las 70 victorias), sino en la efectividad en finales (está 5-5 contra el 10-1 del año pasado). Djokovic descansó tras el US Open (el año pasado disputó semifinales de Copa Davis), no disputó ningún ATP250 y no participará en Basilea para encarar París y el Masters entero fisicamente. De no tener complicaciones con su físico o sorpresas ante algún rival, terminará como número uno al final de la temporada. Pero... ¿por qué?

Un "approach" a la cima del ranking

El año pasado, Federer triunfó en Basilea, París y el Masters, entonces ¿por qué no debería poder hacerlo este año también, con el aliciente de terminar como número uno del mundo? Por dos cosas. Primero: el serbio necesita 760 puntos para terminar en la cima del ranking, sin importar los resultados de Federer. Significa que si "Nole" gana París Bercy, automáticamente se transformaría en número uno, sin necesidad de jugar el Masters porque solo defiende 180 de Basilea, 180 de París y 200 de Londres. Segundo: Federer defiende 500 de Basilea, 1000 de París y 1500 de Londres. El "Maestro suizo" ya no depende de si mismo para terminar como monarca en 2012. Deberá emular lo conseguido en 2011 y esperar algún tropiezo de su perseguidor para empatar a Pete Sampras y terminar por sexta vez al tope del ranking a fin de año, aunque el norteamericano lo haya hecho de forma consecutiva. Si, de otro planeta.

La semana siguiente Roger comenzará Basilea, torneo el cual ganó cinco veces, como número uno tras 301 semanas no consecutivas, que extenderá una más si alcanza las semifinales del certamen, de lo contrario, cederá su lugar a Djokovic. Igualmente, en París partirá como primer preclasificado a pesar de que el ranking diga otra cosa*. Si "RF" gana Basilea y París Bercy, llegará al Masters como número dos del planeta, porque por más que revalide lo conseguido en 2011, los puntos de Londres vencen antes de comenzar el certamen. En ese caso se definiría el liderazgo durante el "Torneo de Maestros", aunque llegaría Djokovic como número uno real y Federer uno en la preclasificación, como ya explicamos.
Más allá de las especulaciones y prediccones, de cualquier manera estas tres semanas que quedan serán apasionantes. Se definirán los tres puestos que permanecen vacantes para ingresar a Londres (cuatro si se confirma la baja de Nadal) y la lucha por el número uno del mundo. Calculadora en mano y a disfrutar de la temporada Indoor.

*La pre-clasificación de los torneos se hace una semana antes y como esta temporada Basilea-París no tienen semanas de distancia, se toma el ranking de Basilea

Daniel Vitale Pizarro

08 octubre 2012

El mejor japonés de la historia


Amado e idolatrado

El 17 de febrero de 2008 en Derlay Beach, apenas seis meses después de debutar en al circuito ATP en Los Ángeles, un japonés llamado Kei Nishikori, ubicado 244° del ranking mundial, pasó la clasificación del certamen y venció sorpresivamente en la final a James Blake, 12° del mundo. Era su primera final ATP. Dos meses después obtuvo su primer Challenger en Bermuda, algo curioso porque primero ganó un ATP y luego un Challenger. Pasaron los meses, disputó los Juegos Olímpicos para su país y culminó el año con octavos de final en el US Open para que el mundo del tenis comenzara a hablar de él. La ATP lo nombró "Jugador revelación 2008".

Las expectativas del 2009 eran altas. Alcanzó el Top60 pero una lesión en el hombro lo obligó a parar por el resto de la temporada. "Me tomó cuatro o cinco meses decidirme por la operación ya que estaba muy nervioso de hacerlo. Fue una decisión complicada", admitía Nishikori sobre su operación ante la prensa. Empezó 2010 en el puesto 417°. Rápidamente dejó atrás ese ranking al conseguir cuatro Challengers (Savannah, Sarasota, Binghamton y Knoxville). Disputó los tres Grand Slams más importantes aunque sin buenos resultados y finalizó el año en el Top100. Todo apuntaba al despegue hacia la elite mundial.

US Open 2008

Tercera ronda en Australian Open y final en Houston durante los primeros meses del 2011 le permitió mantener el ranking entre los 60 mejores y evitar las clasificaciones en la gira europea de cemento. Allí Nishikori mostró su mejor versión. Semifinales del Masters1000 de Shanghai (victorias ante Tsonga y Dolgopolov) y final en Basilea (triunfo ante Novak Djokovic, cuarta derrota en la temporada del serbio), lo catapultaron al Top25, veintiún puestos más arriba que el máximo exponente hasta hoy de su país, Shuzo Matsuoka (46° ATP en 1992). Además fue el primer japonés en la historia en derrotar a un vigente N°1 del mundo.

Los cuartos de final del Australian Open 2012 demostraron que Kei pedía pista entre los mejores del mundo. Desde aquel certamen hasta hoy, no bajó del Top20. Pero lo mejor en su carrera estaba por llegar. En una temporada muy regular en cuanto a resultados, el ATP500 de Tokio se le presentó como la oportunidad de consagrarse ante su gente, su público. El cuadro era durísimo: Murray (campeón defensor), BerdychTipsarevicMónacoAlmagro Raonic. Pasaban los partidos y el local avanzaba a paso firme.

Balance y coordinación del cuerpo

Derrotó a Berdych en cuartos y a Baghdatis en semifinales. La final fue ante Milos Raonic, el jugador con mayor promedio de aces y primeros saques en lo que va del año y que había derrotado a Murray. Panorama complicado. El partido fue 7/6 3/6 ¡6/0! El japonés de 178cm venció al canadiense de 198cm 6/0 en el tercer set y se convirtió en el primero en triunfar en condición de local e ingresar al Top15. Gracias al triunfo, se sumó a la pelea por un lugar en el Masters de Londres que reunirá a los ocho mejores de la temporada y que tiene solo cuatro plazas disponibles (cinco si se confirma la baja de Nadal).

La juventud se impuso en tierras japonesas.

Hijo de un ingeniero y una maestra de piano, nació en Shimane (Japón) el 29 de diciembre de 1989. A los cinco años ya empuñaba una raqueta. A los catorce, junto a un grupo de jugadores japoneses patrocinados por el CEO de Sony, Mr. Morita, se mudó a Estados Unidos sin saber una sola palabra en inglés. Desembarcó en la Academia de Nick Bollettieri en Florida, famosa por formar jugadores que fueron números uno del mundo como Agassi, Becker, Courier, Hingis, Jankovic, Ríos, Seles, Sharapova y Venus y Serena Williams, además de Haas, Kournikova, Arias y Vaidisova, entre otros. A los dieciséis años ganó su primer torneo profesional, un Future en México, y terminó el año como número siete del mundo en junior. Ya más aplomado en Estados Unidos, dominó el idioma y sin extrañar tanto su tierra, incursionó en el circuito ATP al año siguiente.

Hoy en día es entrenado por el argentino Dante Bottini. Nick Bolletieri, el legendario entrenador de 81 años, dijo del argentino: “Su entrenador Dante es fantástico, porque no habla demasiado con Kei. A Kei, mientras más le dices, más lo complicas. Es casi como cuando trabajé con Boris Becker”, y agregó del japonés: "La clave es no dirigirlo todo el tiempo. Él es el capitán del barco. Tiene el potencial de conseguir buenos resultados en torneos grandes". Tommy Haas, amigo de Kei, que lo conoce de la Academia desde muy joven: "Lo conozco desde que era muy pequeño. Es un chico muy bueno, muy tímido, pero muy cariñoso y trabajador. Es un jugador muy peligroso. Tiene el ‘estilo Bollettieri’ con una potente derecha y piernas rápidas. Está muy deseoso por mejorar y lo ha logrado. Me hace feliz ver su éxito".

Daniel Vitale Pizarro

01 octubre 2012

El número 7


Mónaco logró su séptimo título ATP en Kuala Lumpur al derrotar en la final al francés Julien Benneteau 7/5 4/6 6/3. Ese resultado (solo le bastaba con ganar un partido) lo volvió a ubicar en el Top10. Quedó a 395 puntos de Tipsarevic en la "Carrera a Londres", que por la supuesta baja de Nadal, sería el octavo clasificado para el Masters, a disputarse del 16-18 de noviembre en la Arena O2 de Londres. El argentino se convirtió en el cuarto jugador de su país en ganar un certamen en Asia junto a Guillermo Vilas (Teherán 1974 y 1977), Guillermo Cañas (Chennai 2002 y Shanghai 2004) y  David Nalbandian (Masters Cup Shanghai 2005). A su vez es el séptimo argentino en obtener al menos cuatro títulos en una temporada, los otros son Vilas (1974-80 y 1982), Clerc (1980-83), Jaite (1989), Coria (2003), Gaudio (2005) y Del Potro (2008).

Julien Benneteau es ese tipo de jugadores molestos, que uno prefiere no enfrentar en las primeras rondas de un torneo. De buen primer saque, con tiros agresivos y una gran volea, este francés tiene un record negativo muy raro para su nivel de tenis y su ranking, a lo largo de sus trece años como profesional. La final ante el tandilense fue la séptima en su carrera ante siete rivales diferentes: nunca pudo gritar campeón. A pesar de llegar al partido definitivo en los últimos cinco años, al menos una vez, ser el número 26° del ranking ATP y desde el 2006, solo estuvo seis semanas fuera del top 100, el récord es realmente extraño.

El extraño caso de Julien Benneteau

No solo llegó a once finales en dobles de las cuales ganó seis (este año consiguió junto a Gasquet la medalla de bronce para Francia) sino que derrotó a los tres dueños de la ATP de los últimos años (Nadal 2004, Djokovic 2006 y Federer 2009) en una ocasión a cada uno y tuvo en jaque a "Rafa" con match point en Cincinnati 2012 y a Roger dos sets a cero en Wimbledon 2012. Este año, luego de alcanzar su mejor ranking, sufrió una lesión en el tobillo y codo, tras una mala caída en Montecarlo que lo alejó de las canchas. Mucha mala suerte. Pero se repuso y con el espíritu de un joven veinteañero teniendo ya 31 años, volvió al circuito, logró la medalla en los JJOO y llegó a esta final en el continente asiático.

"Bennet" es un caso raro, porque son muchos los triunfos que tiene ante el Top10 (siete), cuatro de ellos entre los cinco, pero siempre en rueda preliminares para luego perder en cuatro de siete ocasiones, la final en tres sets. Es verdad que es un jugador bastante irregular en el circuito y que pueden pasar semanas sin escuchar victorias suyas, en muchos casos accesibles para su juego. Como ejemplo más cercano tenemos la semifinal en Kuala Lumpur: venció a Ferrer en dos sets cómodos y luego perdió la final ante Mónaco, especialista en polvo de ladrillo, que nunca había ganado un título sobre cemento, menos en indoor. Ess el jugador con más finales, que nunca levantó un título.
En Bangkok (Tailandia), el exquisito Richard Gasquet demolió en la final 100% francesa a Gilles Simón 6/2 6/1 y se adjudicó su séptimo título ATP. El talentoso Richard está teniendo un muy buen año, siendo uno de los cinco tenistas que han alcanzado como mínimo la segunda semana en los cuatro Grand Slams (Federer, Djokovic, Murray y Del Potro). Además del título, llegó a otra dos definiciones, ante Del Potro en Estoril y frente a Djokovic en Toronto, para ubicarse catorce en el ranking y once en la "Carrera a Londres", con la misma puntuación que Mónaco, en la pelea por un lugar en el Masters, que ya disputó en 2007.

Gasquet, nacido en Beziers (Francia)tocó el lugar número siete del ranking en 2007 luego de alcanzar las semifinales de Wimbledon, su mejor actuación en un Grand Slam. En los demás "Majors" nunca superó la cuarta ronda. En Masters1000 tuvo la mala suerte de disputar tres finales ante Federer (Hamburgo 2005 y Toronto 2006) y Djokovic (Toronto 2012). Con las sospechas por dopaje a principios de temporada en el olvido (cocaína), con una pena que bajó de un año de suspensión a dos meses y quince días por probar su inocencia, es uno de sus mejores años, que completará como el mejor si clasifica al Torneo de Maestros. Siete semanas son las que faltan para el último torneo del año y ya comienzan las especulaciones. ¡A ver quién acierta más!

Daniel Vitale Pizarro

24 septiembre 2012

Klizan metió primera y Tsonga segunda



Tuvimos que esperar hasta septiembre para ver un campeón debutante en el circuito ATP por completo, porque fue su primera final en este nivel. El eslovaco Martin Klizan se coronó en San Petersburgo (Rusia) al derrotar a Fabio Fognini en la final y se convirtió en el primer jugador nacido en Eslovaquia campeón, desde que lo hiciera Dominik Hrbaty en Marsella 2004. 23 años, 1.90m, buen servicio y un drive muy veloz, el nacido en Bratislava subirá hasta la posición 33° del escalafón mundial para gritar presente en un circuito cada vez más monopolizado por los Top10 y alguno más del montón que se mete en la pelea por los títulos que dejan.

Pupilo del exTop10 Karol Kucera, ya había dado que hablar en el US Open cuando derrotó en segunda ronda a Jo-Wilfried Tsonga y cayó en octavos de final ante Marin Cilic. Un par de meses atrás había llegado a su primera semifinal ATP en Kitzbühel (Austria). Además, durante 2012, logró destacados resultados en el circuito Challenger: ganó cuatro (Rabat, Marrakech, Burdeos y San Marino) y perdió una final ante Horacio Zeballos en Praga, todos sobre polvo de ladrillo, a pesar de haber logrado sus dos mejores actuaciones en ATP sobre cemento y capeta cubierta respectivamente. Claramente su victoria ante el francés fue fundamental para creer que podía ganar partidos importantes y alimentar su confianza. A pesar de que el certamen ruso no contó con ningún Top10 en el cuadro principal, tuvo que batallar durante casi cuatro horas (3h 49m) en semifinales para vencer al local y primer preclasificado Mikhail Youzhny, campeón aquí en 2004 y finalista en 2002 y 2010, para luego levantar el trofeo de campeón ante Fognini 6/2 6/3.




"Klizco", como le dicen sus allegados, durante su último año en el circuito junior en 2006 fue campeón de Roland Garros, tocó el número uno del mundo en esa categoría y terminó el año en la tercera ubicación, detrás del holandés Thiemo De Bakker y del brasileño Nicolás Santos. Ese talento innato que demostró en su etapa de junior en la cual fue protagonista, no se hizo notar a nivel ATP hasta 2012, siendo uno más de los jugadores a los que les costó la transición al profesionalismo, una etapa difícil en el proceso de maduración de un tenista.

Hijo de Milan Klizan, fundamental en el desarrollo como deportista profesional, y hermano de Natalia, que empuñó una raqueta hasta los doce años, este versátil zurdo que maneja con facilidad casi cinco idiomas (eslovaco, polaco, inglés, checo y algo de ruso), tiene como ídolos a Marat Safín y a Goran Ivanisevic. Amante de los juegos de video y del fútbol, apunta a amenazar el Top10 con su estilo agresivo desde el fondo de la cancha. Armas tiene. Con el biotipo de jugador del presente y futuro del tenis (alto, buen saque y potente derecha, con la permanente decisión de dominar durante el todo el encuentro), Martin Klizan es el referente del tenis eslovaco y un jugador a seguir en el circuito profesional.


Jo-Wilfried Tsonga vainqueur du Moselle Open 2012, dixième édition du tournoi. Remise du trophée par Robert Pires, champion du monde de football en 1998.
Posted by Moselle Open on jueves, 13 de diciembre de 2012


En Metz (Francia), Jo-Wilfried Tsonga volvió a ganar en esa ciudad como en 2011. Esta vez su rival fue Andreas Seppi. Noveno título de "Alí" y segundo en esta temporada (Doha ante Monfils). La particularidad fue que jugó todo el certamen (por una lesión que lo aqueja desde Queen's) con el tendón extensor del dedo meñique de la mano derecha desgarrado, que lo obligó a usar una férula, fuera de la cancha, que le inmovilizaba el dedo por un par de horas mientras trabajaba con el fisioterapeuta el fortalecimiento de la zona. Además acarrea una fractura en el dedo del pie. Coraje en estado puro. Si se hubiera operado, se perdía los próximos seis meses, y al evaluarlo con su grupo, decidió encarar la parte más dura de la temporada con esos malestares físicos.

A pesar de todo, las lesiones no le impidieron arrasar en cincuenta minutos al italiano en la final, lo que enaltece mucho más lo conseguido en su país. Tsonga se ubica como octavo en el ranking mundial y estaría clasificando por tercera vez al Masters de Londres, aunque la lucha por esa ubicación está muy ajustada. El francés, que el año pasado terminó la temporada en excelente forma tras alcanzar las finales del Masters 1000 de París y del Masters, y que luego empezó de la mejor manera 2012 con título en Doha, durante el transcurso del año no disputó hasta Metz ninguna final ATP. Alcanzó la semifinal en Wimbledon y los cuartos de final de Roland Garros, lo que le permiten permanecer en el Top10. Sin dudas, en cemento y bajo techo, es el principal candidato para ocupar la última plaza para disputar el Masters.


DAVID-CUP/ITALY-CHILE(L-R) Italy team players Daniele Bracciali, Simone Bolelli, Andreas Seppi and Fabio Fognini of...
Posted by Davis Cup on jueves, 13 de septiembre de 2012



Una curiosidad: Desde 1980 que dos italianos no llegaban a una final ATP en torneos diferentes. Aunque ambos perdieron en la instancia definitiva, deja en claro el buen momento del tenis del sur de Europa. La clasificación al Grupo Mundial de la Copa Davis tras derrotar a Chile en uno de los repechajes, es reflejo del nivel de los italianos. Para Italia, volver a la élite de la competición por equipos, que supo ganar en 1976, es un premio. Los mencionados Fognini y Seppi, más el aporte de Daniele BraccialiSimone Bolelli, sellaron el 4-1 en condición de local.

Daniel Vitale Pizarro

17 septiembre 2012

Se mira y no se toca


Hasta 2013...

Se terminó el año para el equipo argentino de Copa Davis, una vez más antes de tiempo. Siempre tan cerca, siempre tan lejos. Por primera vez en el Parque Roca y por segunda vez desde 1998, Argentina cayó de local y se ¿auto impidió? lograr su primera victoria como país en esta competencia. Este año fue en la semifinal ante una sólida República Checa que sin ser favorita, pero con el número seis del mundo en singles y el cuatro en dobles, derrotó por cuarta vez en la historia al combinado nacional, en cinco enfrentamientos. Decepción, amargura, fastidio, desilusión, tristeza y podríamos seguir agregándole adjetivos calificativos a este fin de semana en el sur de la Ciudad de Buenos Aires.

Tomas Berdych fue el encargado de arruinar las ilusiones creadas en Argentina a raíz de la localía y la presencia de Juan Martín Del Potro. El viernes derrotó en cinco sets a un digno rival como lo fue Juan Mónaco, que estuvo 4-2 en el cuarto parcial para cerrar el partido... La victoria temprana de Del Potro ante Stepanek marcó la lógica del primer día de actividad. El batacazo del sábado no se dio y los checos Berdych-Stepanek derrotaron a la pareja albiceleste Schwank-Berlocq 6/3 6/4 6/3, resultado esperado aunque no de la forma en que se desarrolló. Nunca estuvieron a la altura del encuentro, se vieron superados en todo momento por un dupla demasiado sólida.
Desconsolado Mónaco, no pudo cerrar el encuentro

El domingo llegó el choque más esperado: Del Potro vs Berdych. Pero el encuentro jamás sucedió. La lesión que acarrea el tandilense desde Cincinnati en su muñeca izquierda no le permitió ingresar a la cancha y en su reemplazo jugó BerlocqBerdych derrotó a Charly en sets corridos para llevarse el partido y la serie fuera de casa. Parece un desarrollo normal de una serie, pero fue todo lo contrario. Durante todo el fin de semana se respiró un clima tenso y confuso, más allá del calor que impuso el sol sobre el Mary Terán de Weiss. Ni siquiera famosos como Maradona, Sabatini, Palermo, Darín, Macriy muchos otros presentes pudieron inclinar la balanza...

El día lunes, los jugadores argentinos comenzaron su preparación para la serie en el Parque Roca. Todos menos Del Poro (incluídos Mayer y Schartzman, sparrings). Juan Martín, que disputó los cuartos de final del US Open, pidió unos días más para evaluar el estado de su lesión y confirmar su presencia. Recién se comunicó con Jaite el miércoles, a dos días del comienzo. Mientras tanto se entrenaba en un club de Palermo, a la par de sus compañeros pero lejos de ellos. Cuando se sumó a las prácticas, lo hizo preferentemente con Diego Schartzman, el jugador de menos peso y menor relación con los demás integrantes y dirigentes.

Hizo lo que le dejaron hacer.

Desde que anunció que iba a estar presente en la serie, en todas las entrevistas que brindó, nunca nombró a sus compañeros, solo hizo mención a la gente, que iba a jugar por ellos. Nada más. La poca comunicación de Juan Martín y su equipo de trabajo, con la AAT y la dupla Jaite-Zabaleta (este segundo, designado por el capitán para intentar apaciguar las aguas, mejorar la relación y tener una persona más cercana al grupo, más generacional), se hizo completamente evidente cuando el viernes se vio a su "team" alejado del banco donde están los jugadores, sumado a la casi nula conversación de Jaite con Del Potro durante el partido, algo que llamó la atención en un partido de Copa Davis. Se creó un ambiente raro y confuso, que pasó de la ovación y las lágrimas el viernes, a la no presentación y los silbidos el domingo.

El sábado en conferencia de prensa, luego de la derrota en el dobles (que se hizo esperar e impacientó a todos), el capitán Martín Jaite junto al medico Miguel Khoury comunicaron que Juan Martín no iba a disputar el cuarto punto por su lesión en la muñeca, que necesitaba reposo total para que las cosas no empeoren. ¿Acaso la muñeca no le permitía tampoco dar la cara ante los periodistas? El médico especialista Richard Berger, antes del US Open le había recomendado expresamente que parara para que no empeorara la lesión. No solo no paró, disputó el último Grand Slam de la temporada y llegó a cuartos de final, donde cayó en gran nivel ante Djokovic. Ese mismo jugador fue el que no se presentó el domingo ante Berdych con la serie "match point" abajo.

Aplaudido y abucheado al mismo tiempo.

Me pregunto: ¿Para qué fue al Parque Roca? ¿Por la gente? ¿Tanto era el dolor, con el cual jugó Cincinnati, cuatro partidos en Nueva York más el viernes contra Stepanek? No quiero pensar que el mismo que es querido por las grandes estrellas del deporte, llámense Federer, Roddick, Nadal, Djokovic y puedo seguir, se haya tirado para atrás para perjudicar al equipo, decepcionando a la "gente" por la cual declaró haber venido a participar. ¿Todo por un capricho contra la Asociación? Los problemas desde 2008 por dinero, sedes, regalías, comodidades y egos por el liderazgo deberían haber prescripto para empezar a tirar todos para el mismo lado, hacer de un deporte individual, al menos unas pocas veces al año, un "equipo", sin tantas pretensiones. Es lógico que un tenista priorice su carrera en el circuito sobre la Copa Davis, más aun estando entre los mejores del mundo, pero no creo que sea un sacrificio tan grande comportarse con sus compañeros como uno más del grupo, al menos comunicándose con ellos y que no se enteren otros que no iba a presentarse el domingo. Todo es mu raro.

Luego de la derrota de Carlos Berlocq, que en su debut le tocó lidiar con dos partidos casi imposibles, en conferencia de prensa se le escapó "Del Potro me dijo que no estaba en condiciones de ganarle a Berdych", y las especulaciones sobre el grado de su lesión comenzaron a rondar por todo el mundo del tenis. Luego Eduardo Schwank lanzó en su Twitter dos declaraciones para pensar: "De a poquito todos se van dando cuenta quién es!!! Maravilla Martínez lo sabe muy bien!! Vamos todos con él hoy!!!", y luego de notar las repercusiones aclaró: "Lo digo por Maravilla Martínez q de a poco se esta haciendo mas grande de lo q es!!! No es doble sentido!!!". Tarde Eduardo, estuvo más que clara tu postura sobre la situación y la opinión general del equipo ante las actitudes del número ocho del mundo.

Parejas disparejas.

¿Del Potro versión 2013 bajo la conducción de Jaite-Zabaleta? Habrá que dejar de lado muchas cosas personales y decidir si se quiere ganar de una vez por todas la Ensaladera de Plata o si solo nos conformamos con pertenecer al grupo mundial, que visto desde otra óptica, no es poca cosa. Dicen que para triunfar, se necesita primero fracasar para aprender de los errores. Yo me pregunto cuantas veces Argentina va a fracasar para pulir todos los errores cometidos a lo largo de su historia para poder dejar de cometerlos y poder ganarla. El futuro lo dirá. Es verdaderamente una lástima, por la gente que en cada serie colma el estadio y por la calidad de jugadores individuales que se siguen desperdiciando en pos de un "equipo" que nunca aparece. 

Algunos números que dejó la serie. Desde el 2006 se habían disputado nueve series, todas con victoria. La última derrota argentina como local había sido en 2008 ante España en Mar del Plata sobre cemento. Sobre polvo de ladrillo y de local, no se perdía desde 1998 ante Eslovaquia, también por 3-2 como el domingo. Pero la competición sigue y el futuro se dirimirá en unos días. El miércoles a las 7 (hora argentina) se realizará el sorteo para el año entrante. Nuestro país sería local frente a Alemania, Austria, Brasil e Italia, visitante ante Canadá e Israel y se definiría la localía por sorteo contra Bélgica o Suiza.

Daniel Vitale Pizarro

10 septiembre 2012

La quinta fue la vencida

"Ser número uno es mi siguiente meta"

Andrew Murray, conocido popularmente como "Andy", nació el 15 de mayo de 1987 en Dunblane, Escocia, a los siete meses de embarazo de Judy Erskine. Empuñó por primera vez una raqueta a los tres años. A los ocho junto a su hermano Jamie (tenista profesional, jugó varios torneos con Andy en dobles) vivieron en su colegio, un hecho trascendente en toda Gran Bretaña. En 1996, Thomas Watts Hamilton, excoordinador de los Boys Scouts del club al que los hermanos Murray asistían, entró al gimnasio, comenzó a disparar y asesinó a 16 chicos de primer grado, a una maestra y luego se suicidó. Andy cuenta en su biografía como vivió ese día: "Solo tengo pequeños recuerdos pero se que podríamos haber sido nosotros las victimas. Íbamos para el gimnasio cuando escuchamos disparos, salimos corriendo hacia el despacho del jefe de estudio y nos escondimos debajo de la mesa de jefe". Judy contaba que era conocido en el barrio y que varias veces lo había llevado a la estación porque no tenía vehículo. ¿Suerte de campeón? Al fin y al cabo, fue suerte.

A los catorce años, con un talento innato para golpear la pelotita amarilla y también para jugar al fútbol, al punto de ser convocado por el Glasgow Rangers para probar suerte en el club escocés. Sin poder sobreponerse psicológicamente al trauma de aquella tragedia, declinó la oportunidad futbolística para enfocarse 100% en el tenis. Judy decidió enviarlo a España para que se dedicara de lleno al deporte blanco, a la academia de Emilio Sanchez Vicario y Sergio Casal, donde se formó tenísticamente. Allí, a los 16 años, le diagnosticaron que había nacido con la rótula bífida, hueso que consta de dos estructuras en vez de una, proceso que no desarrolló entre los tres y siete años y que a causa de sus entrenamientos de alto rendimiento, le provocaba dolores a lo largo de la temporada (aun hoy). En ese país también hizo su incursión al circuito junior (ganó el US Open 2004 con 17 años) y a sus primeros torneos ATP.

No podía creerlo

Al año siguiente alcanzó la semifinal de Roland Garros junior y llegó a su primera final a nivel ATP en Bangkok. En 2006 obtuvo su primer título como profesional en San José. Dos títulos en 2007 desembocó en un 2008 instalado en el Top5, puesto que no abandona aun hoy. Ese 2008 fue el año del despegue tenistico del británico. Cinco títulos, incluidos los Masters1000 de Cincinnati y Madrid sobre cemento, más la final del US Open, forjaron de confianza ese tenis dúctil y sensible que derrochaba en cada partido, para lanzarse los siguientes años a la caza de su primer Grand Slam, logro que se hizo desear. En 2009 se coronó nuevamente en dos Masters1000 (Miami y Toronto) más otra final en Indian Wells y semifinal en Wimbledon. Además triunfó también en otros tres torneos ATP. Fue por tres semanas número dos del mundo.

2010 y 2011 fueron años parecidos. En ambos logró una vez más dos Masters1000, la final de Australia y la semifinal de Wimbledon, aunque el año anterior había gritado campeón en tres torneos más (Tokio, Bangkok y Queen's) y fuera semifinalista de Roland Garros y US Open. Pero aun lo mejor estaba por llegar. En 2012 contrató a Ivan Lendl como coach para intentar ganar ese bendito Grand Slam que tanto se le negaba. ¡Y vaya si le dio resultado! Luego de la semifinal en Australia (7-5 en el quinto ante Djokovic, luego campeón) y cuartos de final en Roland Garros, el verano europeo fue prácticamente suyo. Final de Wimbledon ante Federer por primera vez y campeón de los Juegos Olímpicos también en el All England y frente a Roger. Eso fue la antesala perfecta para llegar al US Open de la mejor manera, a pesar de los traspiés sufridos en Toronto y Cincinnati, torneos en los que tiene los mejores resultados de su carrera.

Abrazo de campeones

Llegó el US Open. Sin Nadal en el cuadro, sus rivales en los papeles serían Federer en semifinales y Djokovic en la final. El "Maestro" sucumbió ante el poder ofensivo de Berdych pero Novak sí se iba a hacer presente en la finalísima. Casi cinco horas de juego (4h 54m), emociones durante todo el encuentro, dos sets a cero, sets iguales, el viento que molestó durante todo el partido y un Murray que se mostró más entero, levantó su primer Major en el lugar donde incursionó por primera vez a una final, allá por 2008. Y lo hizo en el US Open, certamen donde Fred Perry en 1936 había gritado campeón por última vez para un británico en un Grand Slam.

El chico fanático del sushi, que odia el alcohol, que escucha "50 cents" en sus ratos libres y se pasa horas y horas frente a una TV con su PlayStation, un lunes 10 de septiembre de 2012 (mismo día que Fred Perry ganara su primer US Open), con 25 años, 5 meses y 25 días, se convirtió en el campeón del Abierto de los Estados Unidos, al igual que en el 2004 con 17 años en junior. Emuló lo conseguido por Edberg, Davenport y Roddick, al lograr el doblete (junior y profesional). Cuando levantó la copa, Murray dijo: "Realmente no se como lo hice"

Algunos datos curiosos de la final: Australia fue ganado por el N°1 del mundo (Djokovic), Roland Garros por el N°2 (Nadal), Wimbledon por el N°3 (Federer) y el US Open por el N°4 (Murray).
Al igual que Ivan Lendl (su entrenador), Andy Murray logró su primer Grand Slam luego de perder cuatro finales al hilo. Hasta 2004 hubo siete campeones diferentes (Rafter, Agassi, Safin, Hewitt, Sampras, Rodick y Federer) y desde 2009 ya van cuatro (Del Potro, Nadal, Djokovic y Murray).

Serena siempre Serena

Otra vez Serena Williams, si. Al igual que en Wimbledon y los Juegos Olímpicos, es la campeona también en Flushing Meadows. Se coronó frente a la actual número uno del mundo, Victoria Azarenka, en la final del US Open. La menor de las Williams levantó su décimo quinto Grand Slam sobre diecinueve finales disputadas (cuarto en Nueva York), acercándose a la plusmarca de Chris Evert y Martina Navratilova (18), aunque aun lejos de los 22 de Sttefi Graf.

Serena estuvo casi un año fuera de las canchas (346 días exactamente) por una embolia pulmonar, producto de un corte en el pie que luego le perjudicó la zona pulmonar, corriendo serio peligro de no poder volver al circuito profesional. Luchadora, Serena volvió en el US Open 2011 y cayó ante la polaca Radwanska en la final. 2012 no empezó bien para Williams: octavos en Australia y malos resultados en la WTA. Pero era solo cuestión tiempo. Pasaron los torneos y encadenó títulos en Charleston, Madrid, semifinal de Roma y primera ronda en Roland Garros (primera vez que cayó en esa instancia en un Grand Slam). Luego de la rareza en París, el presente: campeona en Wimbledon, Stanford, Juegos Olimpicos y el US Open. Sin lugar a dudas la mejor jugadora del momento.

Daniel Vitale Pizarro

06 septiembre 2012

Roddick y su última función

Las lágrimas en sus ojos hablan por si solas

El día llegó. Lo que anunciábamos en el post (Siempre Candidato) hace unos meses, no tardó en llegar. Andy Roddick, exnúmero uno del mundo, ganador de 32 títulos ATP, un Grand Slam (US Open 2003, último estadounidense en levantar un GS), cuatro finales (3 Wimbledon y 1 US Open, todas ante Federer), cinco Masters 1000, más de 600 partidos ganados en el circuito (612), el día de su cumpleaños número 30, luego de ganar su partido de primera ronda, en conferencia de prensa anunció que al finalizar el Grand Slam, se retiraría del tenis profesional. Así fue, cortita y al pie. "Lo primero que haré luego de retirarme será ir a jugar al golf", decía ante los periodistas.

Algunos se preguntarán sobre su decisión. Ubicado 22° en el ranking, ganador de dos torneos ATP 250 esta temporada (Atlanta y Eastbourne), vencedor de Roger Federer en Miami luego de que "Su Majestad" levantara el trofeo de Indian Wells y los recientes octavos de final del US Open ante Del Potro tras vencer a Williams, Tomic y Fognini, el interrogante es: ¿Por qué dejará las canchas?

A pesar de estar pasando un 2012 aceptable en cuanto a resultados, "A-Rod" hace un par de años que no es el mismo. Desde el dieciocho de agosto de 2011, fecha en que dejó de ser Top10, nunca más recuperó ese ranking ni su nivel de juego. Tocó el puesto 34° en marzo de este año. Acostumbrado a estar en la pelea de los torneos más importantes, Roddick no llega a una final de Grand Slam desde 2009, en aquella memorable definición de Wimbledon ante Roger Federer que terminó para el suizo 16-14 en el quinto set (único quiebre que sufrió en todo el partido). Ese fue su último gran año. Accedió a semifinal en Australian Open, Indian Wells y Montreal; cuartos de final en Miami y Madrid, primera vez en su carrera octavos de final en Roland Garros y campeón en Memphis.

Indian Wells 2009, la cumbre como pareja

Al año siguiente, en 2010, se coronó en Miami, perdió la final en Indian Wells y llegó a los cuartos de final del Grand Slam australiano, como mejores resultados. Ese año, el "Bombardero de Nebraska" empezaría su caída tanto en el ranking como en lo físico y tenístico. Un 2011 para el olvido con solo dos cuartos de final en torneos importantes (Shangai y US Open) y un ATP 250 en Brisbane, pondrían en tela de juicio su futuro en el circuito profesional a principios de 2012. A los magros resultados, se le sumaron dolores en el hombro derecho que le impedían rendir al máximo durante un torneo entero.

Aquel chico que comandaba a su equipo de baloncesto de su colegio, junto a su amigo de toda la vida dentro y fuera del circuito, Mardy Fish, con quien convivió durante 1999, logró dos títulos en dobles (Houston 2002 e Indian Wells 2009) y fueron compañeros de Copa Davis (torneo que obtuvo en 2007). El que a sus 17 años en el circuito junior levantara los trofeos de Australia y Wimbledon, además de llegar a cuartos de final en Roland Garros, Ese que irrumpió en 2002 frente a Guillermo Cañas al caer en la final de Toronto, llamando la atención del mundo por sus saques "anormales" (técnicamente) y por la velocidad que imprimía sobre ellos, y que luego hizo lo que todos conocemos con su carrera. El mismo que rompió tres veces el récord de velocidad del servicio (dos eran suyos) hasta que, primero Ivo Karlovic y luego este año Samuel Groth lo dejaran en el tercer lugar. Ese personaje dentro del circuito que terminó nueve años consecutivos como Top10 y disputó seis veces el Masters de fin de año. Ese mismos señores, le dice adiós al deporte blanco.

El último adiós con Del Potro al fondo. El perdedor fue el protagonista.

El Arthur Ashe, repleto de fanáticos de su tenis, esperaron hasta bien tarde el miércoles para ovacionarlo y homenajearlo como se merece. Criticado por la prensa muchas veces por su atención a la misma, los espectadores presenciaron la última función del jugador que marcó una década para el tenis norteamericano. Un luchador y un ejemplo dentro de los courts. Recordados son los fallos de los jueces corregidos por él en su contra, aun estando match point a favor. Fue el exponente del tenis del norte del continente americano desde el 2003 hasta hoy. Por eso, Andy Roddick no fue un jugador más dentro del circuito, fue un animador de la ATP, de esos que su falta se hará notar.

Al hablar sobre su retiro, Andy Roddick dijo cosas como estas: "No sé si voy a estar bien de salud el próximo año. En algunos momentos he pensado sobre eso, por la forma en que se siente mi cuerpo, por la forma en que me siento y soy capaz de competir, no sé si sea suficientemente bueno. No sé si alguna vez me ha interesado simplemente existir en el circuito". Declaró que se concentrará en su centro deportivo y de aprendizaje, que abrirá el próximo año en Austin, Texas, a través de su fundación, que dirige su madre: "Me gustaría dedicarme a eso y no verlo periódicamente, estar un poco en terreno todos los días. Hay otros proyectos que también haré. Eso me motiva mucho ahora".

Una amistad más allá de las canchas.

"Él era el macho alfa en nuestra generación, sin duda el nombre más conocido por una buena distancia", dijo Mardy Fish, luego de conocer el retiro de su amigo. Juntos fueron campeones del Masters1000 de Indian Wells 2009 y de Houston 2002 además de compartir infinidad de series de Copa Davis.

Daniel Vitale Pizarro