21 de marzo de 2020

El tenis como experiencia religiosa

"Esta final de Wimbledon presenta el argumento de la venganza, la dinámica de rey contra regicida y los contrastes dramáticos de caracteres. Se enfrentan la virilidad apasionada del sur de Europa contra el arte intrincado y clásico del norte. Dionisios contra Apolo. Cuchillo de carnicería contra escalpelo. Zurdo contra diestro. Los número dos y uno del mundo. Nadal, el hombre que ha llevado a sus límites el estilo moderno de juego de fondo... contra un hombre que ha trasfigurado ese estilo moderno, cuya precisión y variedad son igual de importantes que su ritmo y su velocidad de pies, pero que ha demostrado ser peculiarmente vulnerable a su contrincante, o bien capaz de verse superado psicológicamente por él. Un periodista deportivo británico, exultante junto con sus compañeros en la sección de prensa, repite dos veces: Va a ser una guerra".

Extracto del libro "El tenis como experiencia religiosa". David Foster Wallace, 2016 (Penguin Random House).


David Foster Wallace (1962-2008) nació en Ithaca, Nueva York, pero a los seis meses su familia se mudó a Champaign, Illinois, donde vivió toda su infancia y adolescencia. Hijo de profesores universitarios en filosofía y literatura, David se graduó durante su juventud en inglés y luego en escritura creativa. Profesor universitario y escritor, el tenis fue una de sus pasiones. A pesar de no haberle dedicado todo el tiempo que el deporte requiere para destacarse, llegó a tener un buen nivel competitivo como Junior en Illinois. En medio tantas obras publicadas, en 1995 fue acreditado al US Open por la Revista 'Tennis' durante el fin de semana del Día del Trabajo y en 2006 asistió a la final de Wimbledon, entrevistando a Roger Federer durante para el The New York Times.


Este pequeño libro "El tenis como experiencia religiosa" (111 páginas) incluye dos relatos, crónicas extensas de las coberturas realizadas por el brillante escritor norteamericano. Pete Sampras ante Mark Philippoussis en Estados Unidos (Democracia y comercio en el US Open 95) y Roger Federer contra Rafael Nadal en Inglaterra (Federer, en cuerpo y en lo otro) fueron los "partidos excusa" que encontró Foster Wallace para explicarle al lector, con lujo de detalles (créanme, con lujo de detalles) todo lo que sucede alrededor de un partido de tenis profesional. Del ruidoso y marketinero US Open al silencioso y tradicional Wimbledon, en ambos Grand Slams destacó el 'autobombo y autopromoción' del torneo: "Nunca te olvidarás que estás allí".
En sus relatos, los protagonistas pasan a ser actores secundarios y viceversa. Del análisis metafórico de un jugador pasa, sin que se note, a detallar como está vestido un espectador que le llamó la atención, qué ingredientes tiene la comida que compró minutos atrás o cuantos patrocinadores aparecen en su camino hacia el estadio principal. Su explicación minuciosa de las cosas hace que el lector sienta que compró una entrada para el torneo y no un libro. Párrafo aparte para las notas al pie, un recurso del que hace uso y abuso, tan importantes en sus escritos como el texto en sí (páginas enteras), ampliando la riqueza del texto pero entorpeciendo la lectura.
Recomiendo la lectura de "El tenis como experiencia religiosa" de David Foster Wallace a todo aquel fanático del tenis que haya o no asistido a un Grand Slam ya que seguro descubrirá cosas que no pudo observar como espectador. Foster Wallace atrapa con su narrativa y genera interés en cada párrafo gracias a su don especial para descubrir lo irracional, lo absurdo y lo surreal en los actos cotidianos. De este modo, es un verdadero placer asistir al espectáculo de sus reflexiones. El que conoce su obra no se sorprenderá con estos párrafos tenísticos y no tenísticos del escritor, proyecto inconcluso de tenista, que dilucida como nadie el deporte que le apasiona.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario