10 de febrero de 2020

Oportunidad aprovechada


Jiri Vesely no es de los jugadores ATP más conocidos. A pesar de ausentarse del Top100 solo siete semanas entre julio 2013 y mayo 2019 (no más allá del 109°), sus buenos resultados a nivel Challenger y su título ATP en Auckland 2015 pasaron desapercibidos, en una década en la cual los checos protagonistas fueron Tomas Berdych y Radek Stepanek. Incluso Vesely fue partícipe de la consagración de República Checa en la Copa Davis 2013, año del bicampeonato de Chequia. Hoy, cinco años después de ganar su único trofeo ATP y fuera del Top100 desde mayo 2019, aprovechó en Pune la carencia de jugadores de ranking alto (un Top60 en cuadro principal) y se consagró campeón en India para recuperar el estatus de Top100 que todo tenista anhela.
"Tengo el juego. Tengo el poder para ganar. Necesito concentrarme en mí mismo, en mi juego y en mi servicio. Tengo la ventaja por haber jugado dos finales antes y él ninguna. Mañana veremos como me va", decía el zurdo de 198cm de altura previo a disputar su tercera final ATP, definición a la que accedió luego de levantar seis puntos para partido en sus encuentros de cuartos de final (2) y semifinales (4). Del otro lado de la red estaba el bielorruso Egor Gerasimov (90°), debutante en finales del circuito principal a los veintisiete años de edad, otro jugador poco conocido para el público no fanático del deporte de la raqueta.
Entre quiebres y contraquiebres, todo se definió en un tercer set en donde la experiencia pesó y Jiri Vesely (107°) se adjudicó su segunda corona ATP gracias a su potente servicio (26 aces en la final, 94 totales), un confiable revés y esa constante presión desde el fondo de la pista a la que intenta someter a sus rivales: "Ha sido una semana muy larga, especialmente en los últimos tres días. La clave ha sido mantener la calma cuando las cosas iban mal. Hay que intentar mantener tus armas y creer que no tienes nada perdido por muy mal que estén yendo las cosas. En la final volví a tener algo de suerte, creo que hubo algo especial en el aire. Realmente sentí el apoyo, fue increíble", declaró el checo que amanecerá 72° ATP, aun lejos del puesto 35° que ostentó en 2015.


Interesante lo que mostró Gerasimov esta semana. A pesar no vencer a jugadores de fuste, el nacido en Minsk desplegó un tenis ofensivo con subidas a la red, cambios de ritmo y tiros cortados que generaron aplausos de la grada. No abundan los jugadores que intentan diferenciarse del resto con una propuesta de tenis superadora, no abusando del tenis desde el fondo de la pista y con variantes técnicas o tácticas. En un circuito cada vez más monótono con jugadores altos, fuertes y agresivos, producto de la velocidad a la que se juega y de los materiales que lo permiten, el físico se volvió indispensable por lo que no queda lugar para la calidad del juego.
¿Cuantos se animan a ir a volear con asiduidad o golpear un slice que no sea defensivo? ¿Alguno hace del drop shot un tiro táctico? En el contexto del tenis actual, Egor es una bocanada de aire fresca para el Top100, siempre y cuando mantenga este nivel y sea un asiduo actor secundario en los torneos ATP. "En primer lugar, estoy feliz por mi juego, creo que estaba jugando bastante bien y, por supuesto, en segundo lugar, porque es mi primera final ATP. No esperaba estar en la final, pero estoy tratando de hacerlo lo mejor posible en cada partido, paso a paso. Mi plan fue darlo todo, hasta el último punto, sin pensar en tu rival para que no me invadan los nervios", fueron las palabras de un satisfecho y feliz Gerasimov, que no esperaba este resultado en Asia.


El campeón no era noticia en el tenis desde su victoria ante Novak Djokovic (1°) en Monte Carlo 2016, semanas antes de que el serbio gane su único Roland Garros, su primera victoria ante un Top10. En India no derramó lágrimas como en Mónaco pero la felicidad y satisfacción de volver a ser el mejor en un certamen ATP no se la quitará nadie. El exnúmero uno el mundo Junior ITF 2011 (campeón Australian Open y finalista US Open) intentará en 2020 no pasar desapercibido y volver a ser noticia como durante esta semana para ubicarse Top50, su objetivo en el corto plazo. Sabe de triunfos ante Top10 en grandes escenarios (Thiem y Zverev en Wimbledon), solo queda ver con que asiduidad es capaz de repetir esas actuaciones.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario