24 de febrero de 2020

Doble turno de aces






Una publicación compartida de Reilly Opelka (@reillyopelka) el

La altura promedio del Top10 actual es de 190cm. Cada vez más vemos a jóvenes tenistas con alturas superiores a los 190cm, producto de la velocidad con la que se juega y gracias a las tecnologías que lo permiten. El Top10 es un reflejo de lo que el tenis de hoy requiere: altura, potencia, agresividad y puntos cortos. Está claro que mientras más alto sea un jugador, mayores son las ventajas pero también las desventajas. Lo que gana de potencia lo pierde en movilidad y por ende, el trabajo físico debe ser mucho más cuidadoso ya que el fortalecimiento de los músculos debe ser mayor. En ese contexto, los jugadores por encima de los dos metros no son la norma pero sí que los hay y cuando logran aprovechar ese atributo, se destacan del resto. Reilly Opelka es uno de ellos.
Hasta diciembre 2018, Ivo Karlovic era el jugador más alto de la historia en ser Top100 con 211cm. Semanas antes de que finalizara esa temporada, un norteamericano llamado Reilly Opelka de 211cm fue 99° del mundo. Karlovic ya no estaba solo. Opelka no solo igualó al croata en altura sino que lo reemplazó dentro del Top100 ya que Ivo hoy es 124° ATP, a días de cumplir 41 años de edad. Reilly se adaptó rápido al profesionalismo luego de una exitoso carrera como Junior ITF. Antes de cumplir dieciocho años había sido 4° ITF Junior en 2015, campeón de Wimbledon en individuales (finalista en dobles) y del Eddie Herr. Profesional desde 2015, consiguió su primer Challenger un año después. Su rápida progresión fue frenada en 2017 por una mononucleosis... 







Una publicación compartida de Reilly Opelka (@reillyopelka) el

"Entrenaba y a los 20 minutos estaba asfixiado. No sentía que estuviese recuperado de la mononucleosis hasta hace unos meses, cuando empecé a tener buenos resultados en Challengers. Solo quiero estar sano porque sé de lo que soy capaz. Este año la mononucleosis me ha matado. Realmente haré mi mejor tenis cuando llegue a los 24-25 años. En 2019 voy a llevar a cabo una progresiva transición hacia los torneos ATP", contaba Opelka en 2018 tras ganar su tercer Challenger, en Knoxville (USA). Apenas tres meses después de irrumpir en el Top100, el nacido en St. Joseph (USA) se adelantó a sus pronósticos y fue campeón del ATP250 Nueva York, con victoria incluida en semifinales ante John Isner (9°). 


Sin rastros de la enfermedad que lo aquejó durante varios meses, en julio de 2019 alcanzó el Top50 y en octubre tocó el puesto 31°, el mejor ranking de su carrera. El inicio del 2020 no había sido como esperaba con una sola victoria en sus primeros tres torneos disputados, sin poder defender el título en Nueva York. Pero Estados Unidos le sienta bien y siete días después de salir del Top50, en Delray Beach fue el mejor de la semana consumando dos victorias en un día para obtener otro título en su país. En primer turno del domingo derrotó a Milos Raonic levantando un match point y en segundo turno su victima fue Yoshihito Nishioka conectando veintisiete aces. Seis sets y cuarenta y seis saques directos en una sola jornada para ser campeón por segunda vez en el circuito principal.
"Me encanta jugar en Estados Unidos. Tengo una casa a diez minutos del club, así que hago base acá y estoy muy cómodo. Vivo aquí hace 10 años, así que será un evento que juegue mucho el resto de mi carrera porque planeo quedarme en el sur de Florida. Me encanta jugar en Delray Beach. Las condiciones fueron muy diferentes la semana pasada, en indoor, pero mucho más lentas. Esta cancha es donde quiero jugar, estas son condiciones mucho mejores para mi juego. He jugado bien toda la semana", declaraba el campeón que reside en West Palm Beach desde 2010 y que no tiene planes de mudarse a Michigan, Estado donde nació hace veintidós años, al noreste del país.
Párrafo aparte para los hermanos Bryan. Mike y Bob obtuvieron en Delray Beach su 119° título ATP, en el mismo torneo en donde ganaron hace doce meses, su primer trofeo ATP tras la operación de cadera de Bob. Sexta corona en este certamen a dos meses de cumplir 42 años en la temporada de su retiro como profesionales. Las estadísticas no dejan lugar a dudas sobre su lugar en la historia de este deporte. Su legado permanecerá por generaciones y generaciones. Juntos desde Juniors, no tuvieron éxito en individuales pero en dobles no dejaron de ganar desde que fueron profesionales. Veinte temporadas consecutivas ganando títulos, asombrarán al mundo del tenis hasta el US Open, sitio elegido para decirle adiós al deporte que tanto les dio y al que tanto le han dado.

Daniel Vitale Pizarro

17 de febrero de 2020

Perdón papá


"¿Cómo voy a celebrar esta noche? No lo sé. Tal vez con una Coca-Cola y un buen filete argentino. Debo descansar porque el martes debuto en Río". Casper Ruud, campeón del Argentina Open,  respondía esta pregunta, entre risa cómplices, minutos después de consagrarse en Buenos Aires. El circuito no descansa ni siquiera para un campeón debutante ATP. En cuarenta y ocho horas deberá saltar a pista en Brasil en medio de la euforia, el avión, los hoteles y la prensa, desesperada por su palabra. La vorágine en la que viven los jugadores no les permite disfrutar de los triunfos ni preocuparse por las derrotas, aunque éstas suelen doler más de lo que alegra una victoria. El noruego, como todo tenista en medio de una gira, no festeja, se desahoga y sigue...


Tres semanas atrás, nadie hubiera imaginado que la final del ATP de Buenos Aires la disputaría el 45° ATP (Casper Ruud) contra el 145° ATP (Pedro Sousa), con Dominic Thiem (4°) y Matteo Berrettini (8°) en el cuadro principal. La baja de ambos Top10 dejaba acéfalo al certamen, pero aun sin ellos, ningún especialista ni apostador avezado hubiese presagiado a esos finalistas. Acostumbrado el público argentino a ver tenistas de otras latitudes en las definiciones del torneo sudamericano por antonomasia, los protagonistas del domingo nacieron en la fría Oslo (Noruega) y en la cálida Lisboa (Portugal). Todo fue tan atípico como la semifinal ganada por Sousa por la no presentación de Diego Schwartzman por lesión.
En medio de todo eso, emergió un noruego hijo del extenista profesional Christian Ruud (ex 39° ATP) que disputaba por tercera vez el Argentina Open pero que por primera vez accedía al cuadro principal. El joven Casper Ruud tuvo una rápida adaptación al profesionalismo luego de haber sido N°1 ITF Junior en 2016 ya que apenas un año después de disputar su último torneo Junior en Wimbledon era campeón de dos Future, un Challenger y 108° ATP. Pero esos resultados no habían llegado por arte de magia. Entrenado por por su padre, decidieron que lo mejor sería que Casper (15 años) se mudase a España para desarrollar su futuro como tenista profesional. El sitio elegido fue Elche, provincia de Alicante.
Luego de dos años de trabajo en Alicante junto a su entrenador Pedro Rico, más algunas semanas en Noruega, los objetivos se habían superado con creces. Finalizado el contrato, Rico le recomendó que probara hacer base en la 'Academia Rafa Nadal' en Mallorca cuando no estuviera girando por el mundo disputando torneos. En agosto de 2019, los Ruud, recomendados por Pedro, aterrizaron en Manacor para que Casper entrenase a las órdenes de Toni Nadal: "Es un gran lugar si quieres ser un tenista profesional. La Academia me ha ayudado mucho con los entrenadores y todo lo demás, también con el propio 'Rafa'. Él está involucrado en mi tenis y en mi carrera, así que les debo mucho. Seguiré yendo allí todo el tiempo que pueda".
Aunque siempre supervisado y acompañado por su padre, desde que empezó a entrenar con 'los Nadal' en las Islas Baleares, Ruud accedió al Top100, alcanzó su primera final ATP (Houston 2019), fue Top50 y ésta semana en Sudamérica logró su primer título ATP y su mejor ranking ATP (34°) para ser, con apenas veintiún años, el mejor tenista noruego de la historia. Casper tiene claro su condición y, sobre todo, el haber superado a su padre-entrenador como tenista profesional: "Desde que empecé a jugar al tenis, siempre bromeábamos con mi padre que algún día iba a mejorar su ranking. Se siente realmente muy bien y ahora puedo ser yo el jefe en la casa finalmente ya que lo vencí de dos maneras diferentes".
El finalista fue más sorpresivo que el campeón. Pedro Sousa llegó a Buenos Aires para disputar la clasificación. Facundo Bagnis lo derrotó en última ronda de qualy pero la baja de Cristian Garin permitió al portugués ingresar al cuadro principal como perdedor afortunado (Lucky Loser). Profesional desde 2007, Sousa nunca había accedido a semifinales de un ATP y en Buenos Aires se encontró con la noticia de que sería finalista sin jugar por la lesión de Schwartzman luego de derrotar a Pablo Cuevas en cuartos de final (3h 41m). A todo esto, Pedro arrastraba una molestia en su tobillo izquierdo que finalmente se convirtió en lesión.
La final no fue la esperaba por los espectadores, más aun por las limitaciones físicas de Sousa, pero eso no quita que no merecieran estar allí, frente a cinco mil personas en la Central del Buenos Aires Lawn Tennis Club. De perfil bajo y con la prensa de su país volcada con Joao Sousa (28° ATP en 2016 y tres veces campeón ATP), el ex 14° ITF Junior es un habitué del Challenger de Buenos Aires por lo que no resultó ser un total desconocido para los fanáticos, aunque el propio jugador dice que sí lo es en su Portugal natal: "En Portugal puedo ir al cine o a cenar que no pasa nada. El tenis se está haciendo conocido, pero por el otro Sousa (Joao), no por mí (risas)". Su sentido del humor y carisma conquistaron al público local que, como muestra de afecto, coreó en cada partido suyo su nombre y no su apellido.

Daniel Vitale Pizarro

10 de febrero de 2020

Oportunidad aprovechada


Jiri Vesely no es de los jugadores ATP más conocidos. A pesar de ausentarse del Top100 solo siete semanas entre julio 2013 y mayo 2019 (no más allá del 109°), sus buenos resultados a nivel Challenger y su título ATP en Auckland 2015 pasaron desapercibidos, en una década en la cual los checos protagonistas fueron Tomas Berdych y Radek Stepanek. Incluso Vesely fue partícipe de la consagración de República Checa en la Copa Davis 2013, año del bicampeonato de Chequia. Hoy, cinco años después de ganar su único trofeo ATP y fuera del Top100 desde mayo 2019, aprovechó en Pune la carencia de jugadores de ranking alto (un Top60 en cuadro principal) y se consagró campeón en India para recuperar el estatus de Top100 que todo tenista anhela.
"Tengo el juego. Tengo el poder para ganar. Necesito concentrarme en mí mismo, en mi juego y en mi servicio. Tengo la ventaja por haber jugado dos finales antes y él ninguna. Mañana veremos como me va", decía el zurdo de 198cm de altura previo a disputar su tercera final ATP, definición a la que accedió luego de levantar seis puntos para partido en sus encuentros de cuartos de final (2) y semifinales (4). Del otro lado de la red estaba el bielorruso Egor Gerasimov (90°), debutante en finales del circuito principal a los veintisiete años de edad, otro jugador poco conocido para el público no fanático del deporte de la raqueta.
Entre quiebres y contraquiebres, todo se definió en un tercer set en donde la experiencia pesó y Jiri Vesely (107°) se adjudicó su segunda corona ATP gracias a su potente servicio (26 aces en la final, 94 totales), un confiable revés y esa constante presión desde el fondo de la pista a la que intenta someter a sus rivales: "Ha sido una semana muy larga, especialmente en los últimos tres días. La clave ha sido mantener la calma cuando las cosas iban mal. Hay que intentar mantener tus armas y creer que no tienes nada perdido por muy mal que estén yendo las cosas. En la final volví a tener algo de suerte, creo que hubo algo especial en el aire. Realmente sentí el apoyo, fue increíble", declaró el checo que amanecerá 72° ATP, aun lejos del puesto 35° que ostentó en 2015.


Interesante lo que mostró Gerasimov esta semana. A pesar no vencer a jugadores de fuste, el nacido en Minsk desplegó un tenis ofensivo con subidas a la red, cambios de ritmo y tiros cortados que generaron aplausos de la grada. No abundan los jugadores que intentan diferenciarse del resto con una propuesta de tenis superadora, no abusando del tenis desde el fondo de la pista y con variantes técnicas o tácticas. En un circuito cada vez más monótono con jugadores altos, fuertes y agresivos, producto de la velocidad a la que se juega y de los materiales que lo permiten, el físico se volvió indispensable por lo que no queda lugar para la calidad del juego.
¿Cuantos se animan a ir a volear con asiduidad o golpear un slice que no sea defensivo? ¿Alguno hace del drop shot un tiro táctico? En el contexto del tenis actual, Egor es una bocanada de aire fresca para el Top100, siempre y cuando mantenga este nivel y sea un asiduo actor secundario en los torneos ATP. "En primer lugar, estoy feliz por mi juego, creo que estaba jugando bastante bien y, por supuesto, en segundo lugar, porque es mi primera final ATP. No esperaba estar en la final, pero estoy tratando de hacerlo lo mejor posible en cada partido, paso a paso. Mi plan fue darlo todo, hasta el último punto, sin pensar en tu rival para que no me invadan los nervios", fueron las palabras de un satisfecho y feliz Gerasimov, que no esperaba este resultado en Asia.


El campeón no era noticia en el tenis desde su victoria ante Novak Djokovic (1°) en Monte Carlo 2016, semanas antes de que el serbio gane su único Roland Garros, su primera victoria ante un Top10. En India no derramó lágrimas como en Mónaco pero la felicidad y satisfacción de volver a ser el mejor en un certamen ATP no se la quitará nadie. El exnúmero uno el mundo Junior ITF 2011 (campeón Australian Open y finalista US Open) intentará en 2020 no pasar desapercibido y volver a ser noticia como durante esta semana para ubicarse Top50, su objetivo en el corto plazo. Sabe de triunfos ante Top10 en grandes escenarios (Thiem y Zverev en Wimbledon), solo queda ver con que asiduidad es capaz de repetir esas actuaciones.

Daniel Vitale Pizarro

3 de febrero de 2020

El soberano







Una publicación compartida de ESPN Tenis (@espntenis) el

El dedo indice derecho le parte la boca al medio. Ese mismo dedo se desprende de los labios y señala a su equipo de trabajo, sin esbozar una sonrisa. Se gira y alza los brazos mirando al público. Ahora sí sonríe. Novak Djokovic era campeón del Australian Open por octava vez en su carrera tras batallar durante cuatro horas ante Dominic Thiem. Hace un tiempo que sus festejos no son eufóricos ni de una descarga emocional grande, sino recordemos su último grande conquistado y su celebración, más un desafío para con el público presente que un festejo en sí. El serbio va por la historia grande de este deporte y no escatima a la hora de hablar: quiere ser el más grande de la historia. A día de hoy, nada parece que pueda detenerlo.


A contramano de sus rivales de siempre, políticamente correctos a la hora de sus aspiraciones en el deporte, anteponiendo el competir por sobre todas las cosas y la humildad a la hora de sus preocupaciones con el mundo, "Nole" no se esconde ni peca de falsedad cuando le preguntan por su razón de ser en el deporte de la raqueta. Él tiene un objetivo claro desde la temporada 2015/2016: ser el más grande de todos. Todos juegan para ganar, los grandes campeones juegan para quedar en la historia. Pero no queda bien gritarlo a los cuatro vientos, la falsa modestia tiene más adeptos en el mundo del marketing que la arrogancia, algo que Djokovic se niega a promulgar.

Embed from Getty Images

Por si quedaba alguna duda, el propio Djokovic aclara su visión: "A estas alturas de mi carrera, los Grand Slams son los títulos a los que más valor les doy. Son aquellos que priorizo. Antes de que comience la temporada, intento ajustar mi estado de forma para estos torneo, donde intento estar a mi nivel más alto de tenis, mental y físico. Los Majors son el motivo por el que principalmente sigo compitiendo y jugando una temporada completa, intentando conseguir ser el mejor de la historia. Ese es otro objetivo. Estoy en una gran posición ahora mismo y esto ajusta todo de cara al resto del año. Ganar el primer gran título del año supone una inyección de confianza. Pase lo que pase, habrá sido una temporada exitosa".
Pero volvamos al Djokovic jugador. Poco tiene esta versión 2020 a las versiones 2011 o 2015, cuando arrasaba con todo, estableciendo dos de las mejores temporadas de la Era Abierta de un tenista en particular. Desde su retorno a los primeros planos luego de su lesión en el codo y pérdida de motivación tras obtener en 2016 el Grand Slam de corrido (Wimbledon 2015 - Roland Garros 2016), el balcánico se convirtió en un jugador de grandes torneos y ya no de un año entero. La edad, la familia y el hacer historia, generaron ese cambio de enfoque que le permitió estar al 100% físico, mental y tenístico en los Grand Slams, los torneos que determinan que tan bueno eres como tenista integral y los que quedan grabados a fuego en la memoria colectiva.







Una publicación compartida de US Open (@usopen) el


Está claro que la mentalidad es el punto más fuerte de un tenista profesional, lo que hace la diferencia entre un gran campeón, un gran jugador y un Top100. Hoy en día todos son atletas, físicamente superdotados, con una potencia en sus golpes nunca antes experimentada en el deporte, producto del avance en los cuidados del cuerpo, la alimentación y la medicina. Básicamente son 'superhumanos' con una raqueta en sus manos, que golpean una pelota de tenis a 200km/h durante cuatro horas de partido a una intensidad brutal. La mayoría logra ese combo de cosas indispensables para la competencia actual, pero lo que no alcanzan es un nivel mental que les permita diferenciarse del resto.
Y ahí está la diferencia. Aguantar, esa palabrita predicada por el tío de Rafa, tan simple de pronunciar pero tan difícil de implementar, que simplifica un concepto tan complejo de realizar. El no rendirse jamás ante las adversidades (físicas, mentales o técnicas), el siempre dar algo más de lo que el mundo espera de ti y el aprender a manejar las frustraciones y transformarlas en una motivación para mejorar (en un partido, temporada o carrera deportiva). La capacidad de manejar las emociones sin permitir que nuble la vista o tiemble el pulso es un talento al alcance de muy pocos tenistas en la historia. Novak Djokovic es uno de ellos, de los que rinden bajo presión mejor que si no lo estuvieran,  de esos jugadores que veremos pocas veces en nuestras vidas.

"Ajde!" The Movie from Zuzanna Szyszak on Vimeo.

El trabajo mental de Djokovic no fue de un día para otro, ha sido una construcción personal y profesional desde pequeño, en una Serbia convulsionada por la 'Guerra de los Balcanes' y que con el correr de los años, su mente se fue fortaleciendo y forjando hasta su transigencia actual: "Yo crecí en Serbia, en un momento difícil de mi país donde teníamos que hacer cola para comprar pan, agua y cosas básicas en la vida. Ese tipo de cosas te hacen más fuerte en lo que sea que decidas hacer en tu vida. De ahí mi fundación (Novak Djokovic Foundation), porque vengo de no tener nada, en una vida difícil. Eso me hace recordar de dónde vengo, me inspira y me motiva".
La victoria en Oceanía trajo consigo una catarata de récords. Los más importantes fueron el retorno al N°1 ATP (276 semanas) y el Grand Slam N°17 a los 32 años, un año menos que Rafael Nadal y seis por debajo de Roger Federer, los protagonistas principales del circuito de los últimos quince años y con los que pelea por ser el más exitoso de siempre. El serbio es el mejor en pistas duras, el español en arcilla y el suizo en césped. Cada uno ostenta pergaminos para ser considerados como el mejor de todos, una decisión que cada fanático defenderá con argumentos válidos y que los especialistas determinarán cuando los tres hayan dejado el tenis profesional. Pero para eso falta mucho...

Daniel Vitale Pizarro