16 de septiembre de 2019

Finales Copa Davis


Semana de Copa Davis. Formato tradicional de local/visitante aunque a tres sets, el segundo fin de semana de septiembre cobijó a una de las competiciones deportivas más antiguas en vigencia. Hasta acá todo normal pero... ¿no había cambiado el formato? Si, pero a medias. El cambio abrupto será para los primeros dieciocho países del ranking que formula la Copa Davis. Los restantes seguirán compitiendo como siempre, con eliminatorias en sus continentes para intentar acceder a un repechaje que los deposite en las Finales Copa Davis que durante 2019 y 2020 se disputarán en 'La Caja Mágica' de Madrid, en una semana y sobre superficie dura.
El nuevo formato trajo aparejado una catarata de críticas por parte de jugadores, exjugadores, fanáticos del tenis y aficionados, pero a su vez fue apoyado por la mayoría de los dirigentes de las principales federaciones de tenis del mundo, por los sponsors y por las cadenas de TV, por considerarlo una renovación a una competencia vetusta. Lo cierto es que la Copa Davis como tal, necesitaba cambios. Los principales jugadores del circuito, que son el motor para que cualquier certamen rinda económicamente, no disputaban el torneo o elegían el año según los cruces o los compromisos que tenían en el extenuante calendario ATP.
La mala ubicación de las series en el calendario, la elección de superficie y pelotas por parte del local, competir viernes, sábado y domingo a cinco sets más los viajes a lugares recónditas del globo terráqueo en medio de una gira programada en diciembre, mermaron la asistencia de las estrellas del circuito. Insistimos, la Copa Davis necesitaba un cambio para que no desaparezca o se terminara devaluando y Gerard Piqué, junto a un grupo de empresarios (Rakuten a la cabeza), decidieron presentar este proyecto tan ambicioso como polémico. A fuerza de dinero (mucho) y ganas de innovar, radicalizaron la forma de competición de un certamen que cumplió 118 años, solo interrumpido en 1901, 1910 y durante las dos Guerras Mundiales.


Dieciocho naciones distribuidas en seis grupos de tres países lucharán para clasificar a la siguiente ronda. Los seis primeros de cada grupo más los dos mejores segundos se enfrentarán en cuartos de final, a eliminación directa hasta decidir quién será el primer campeón de la renovada Copa Davis. El sistema de juego será dos singles y un dobles en los que contará cada game ganado para clasificar o descender. Un formato ágil, de emociones intensas en un breve período de tiempo y de descanso, que poco tiene que ver con la historia de la competición pero que ofrecerá la oportunidad de ver a los mejores del mundo defender los colores de su país bajo un mismo techo durante siete días de competencia.
Piqué, el ideólogo del nuevo formato, estuvo en Nueva York durante el US Open promocionando el evento que tendrá lugar entre el 18-24 de noviembre en España y dialogó unos minutos con un reducido número de periodistas: "Es el proyecto de mi vida, estamos muy emocionados. Desde que se anunció la aprobación del formato ha sido un curso duro, pero a la vez apasionante, con muchas cosas en las que trabajar para intentar convencer a todo el mundo del nuevo sistema. Ahora estamos donde queríamos cuando empezamos. Hablamos con los tenistas y se han mostrado felices y disponibles. También con los capitanes, que tuvieron una respuesta positiva. Será un espectáculo que fusionará contemporaneidad y vanguardismo rindiendo homenaje al legado histórico de la propia Davis, que este año celebra su 119 edición".

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario