23 de septiembre de 2019

El más francés


Hace exactamente un año, Jo-Wilfried Tsonga regresaba al circuito en Metz luego de siete meses de inactividad por una lesión en los meniscos de su rodilla izquierda: "Estoy muy feliz por volver a jugar al tenis. Volver a la competencia es todo un placer para mí. Todavía estoy muy lejos de mi mejor nivel, pero creo que con entrenamientos y con partidos poco a poco me iré pareciendo al Tsonga de hace meses. Aún es pronto para hablar de crisis de resultados. Por el momento, me encuentro bastante bien físicamente pero me llevará un poco de tiempo recuperar la confianza en esa pierna. Es importante para mí recuperar esa confianza para poder regresar".

Embed from Getty Images

Recuperado de su rodilla pero sin sensaciones positivas en sus primeros encuentros oficiales, disputó cinco torneos antes de finalizar 2018 con apenas una victoria, un panorama poco alentador de cara a la próxima temporada. El primero de enero de 2019 su ranking era 239° ATP, por lo que tuvo que hacer uso del ranking protegido. En su primer certamen del año alcanzó semifinales en Brisbane y en Montpellier, tercer evento de 2019, fue campeón para sorpresa de propios y ajenos. Luego, la falta de buenos resultados. Entre Rotterdam y el US Open, el francés solo accedió a una semifinal ATP en Marrakech, único resultado positivo en seis meses de competencia.
En medio de esos torneos tuvo buenas actuaciones pero que no alcanzaban para avanzar a las instancias finales. Sabido es que su mejor superficie son las pistas duras bajo techo por lo que la gira pos US Open es donde mejores resultados ha obtenido a lo largo de su carrera. Para tomar confianza e intentar subir posiciones en el ranking que le permitieran ingresar directamente a cuadros principales ATP, se inscribió en el Challenger de Cassis, certamen que ganó sin ceder sets con mucha autoridad y ante rivales fuera del Top100. Su siguiente compromiso era el ATP250 Metz, también en Francia, donde ostentaba tres títulos en cuatro finales disputadas, doce meses después de su regreso a la competición oficial.
Teñido el pelo de rubio ceniza y con la confianza en alza por lo que significa ser campeón días atrás, el 'veterano' de 34 años no arrasó como la semana pasada en Cassis pero sí se sobrepuso a situaciones adversas. En tres de sus cinco partidos camino al título perdió el primer set, incluida la final ante Aljaz Bedene. Acostumbrado a ganar torneos en su país (10), aprovechó la energía del público y se hizo fuerte en los momentos difíciles para levantar su decimoctavo trofeo ATP en su carrera en treinta finales disputadas, lo que lo convierte en el segundo jugador francés de la Era Abierta con más títulos y definiciones ATP, solo detrás de Yannick Noah (23-13).


Tsonga (39°) no se detiene y viajará cuatro horas de Metz a Orleans para disputar un Challenger en el que partirá como máximo favorito ya que optó por no inscribirse en la gira asiática, por lo que su próximo certamen ATP será en Amberes (Bélgica) a mediados de octubre. Diez partidos consecutivos ganados acumula "Jo" entre Cassis y Metz, cifra que buscará extender en Orleans, octava ciudad francesa que visitará en 2019 para disputar un torneo profesional, lista a la que se agregará París ya sea desde la clasificación o gracias a una invitación de último momento. Orleans, en el centro norte de Francia, será su tercer Challenger de la temporada tras caer en cuartos de final en Bordeaux en mayo y ser campeón en Cassis ocho días atrás.



Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Jo-Wilfried TSONGA (@tsongaofficiel) el

"En esta fase de mi carrera (padre y marido) es muy difícil volver de una lesión, mantener la motivación es complejo. Necesitas estar al 100% para poder competir y eso exige mucho sacrificio. Estoy listo para ello y muy feliz de haber vuelto. Cuando regresé en septiembre pasado me dije que me daría mucho tiempo para jugar buen tenis pero me sorprendió lo rápido que llegó ese momento. Considero que puedo volver a mi mejor nivel y que estoy transitando el camino correcto", decía el nacido en Le Mans durante Montreal 2019, torneo que ganó en 2014 tras derrotar a cuatro Top10, en la final a Roger Federer, su título más relevante. Hoy esas palabras toman relevancia al ver a Jo-Wilfried retomar la senda de la victoria.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario