30 de septiembre de 2019

Nuevo ídolo chino


Alex De Miñaur irrumpió en el circuito profesional en enero de 2018. Finalista en Sidney y Washington, fue elegido por sus compañeros como "Debutante del año ATP" por iniciar fuera del Top200 (208°) y finalizar 31° ATP. La promesa se convertía en realidad y en Sidney 2019 debutó como campeón ATP con apenas 19 años. Nueve meses después de su primer título ATP, el australiano ostenta tres trofeos del circuito mayor, el último en Zhuhai (China) en el debut del torneo chino en el circuito principal. Acompañado desde que empuñó una raqueta por Adolfo Gutierrez, apadrinado por Lleyton Hewitt y elogiado por Rod Laver, el joven australiano-uruguayo-español llegó para quedarse.
Su madre, Esther Román, nació en Madrid (España), su padre, Anibal De Miñaur, en Blanquillo, Durazno (Uruguay), pero Alex de Miñaur Román no nació en Europa ni en Sudamérica. Por esas causalidades de la vida nació en Sydney (Australia) porque allí sus padres tenían un restaurante italiano (Giovanni’s). Cuando el pequeño tenía cinco años (2004), el contrato de alquiler de 'Giovanni's' se venció y los De Miñaur armaron las valijas y volvieron a España, donde iniciaron un nuevo emprendimiento en Alicante: un lavadero de coches artesanal al estilo australiano. Al poco tiempo le renovaron el contrato del restaurante en Sidney por lo que Aníbal volvió a armar las valijas para Australia, pero esta vez solo.


Alex empezaba a tomar forma como tenista, tanto que era el número uno de España en su categoría. El lavadero empezó a funcionar mal por la crisis y Esther fue a la 'Federación Española de Tenis' a pedir una ayuda económica para su hijo, explicando su situación económica pero con el aval de que su hijo era el mejor tenista español de su edad. La RFET hizo caso omiso al pedido de la familia. Todd Woodbridge (leyenda doblista) se enteró de la doble nacionalidad de De Miñaur y lo invitó a entrenar a Roland Garros 2011. A los dos minutos de pelotear, le comunicó a la madre que lo enviara a Sidney, que la 'Federación Australiana de Tenis' se encargaba de todos los gastos. Eso fue lo que determinó la nueva mudanza, a pesar de que Esther bajo ningún motivo quería volver.


Pero la estabilidad familiar no era tal. Un nuevo vencimiento del contrato de alquiler del restaurante los obligó nuevamente a emigrar a Alicante en 2015. Proyecto serio de profesional, De Miñaur necesitaba un coach fijo y no cambiar de entrenadores todo el tiempo, por lo que volvió a las fuentes. Se acercó al 'Club 40-15' de Adolfo Gutierrez, donde inició a jugar y el lugar al que volvía los veranos a entrenar. A partir de ese momento, fue todo viento en popa. Campeón del Australian Open en dobles y finalista de Wimbledon Junior, fue N°2 ITF Junior en 2016. Mientras los sponsors se peleaban por representarlo, la RFET no sabía de que manera disculparse con la familia De Miñaur a lo que Esther, pilar fundamental del jugador, les agradeció su preocupación e interés pero les respondió que 'habían llegado tarde'.
Alex cuenta él mismo como fue la última mudanza familiar a Australia en 2011, antes de afincarse en 2015 nuevamente en España: "Nos tuvimos que ir de España y fue duro. No me gustó en absoluto. Estaba muy a gusto en casa. Nadie de mi familia quería hacer, pero era un cambio obligado por los negocios y la falta de recursos. La Federación Australiana me apoyó al 100%. Empecé en Sídney donde tenía de todo: podía entrenar, hacer físico, gimnasio, todas las facilidades para poder crecer como tenista. Me encanta la forma de vivir australiana, aunque ahora en Alicante estoy feliz, rodeado de mi familia y amigos. Eso me encanta. Sinceramente, es difícil que me vuelva a Australia a vivir. Estoy en una situación envidiable, mejor que nunca. Salvo que pase algo que tenga la obligación de mudarme de nuevo, me quedaré aquí".

¿Nace un nuevo ídolo en Asia? 25° ATP, una posición debajo de su mejor puesto histórico, "Demon" empieza a hacerse un lugar en la elite del tenis. “Quiero seguir apretando, me quedan cuatro torneos por jugar esta temporada y quiero esforzarme al máximo para seguir escalando posiciones", decía el tricampeón en 2019. Finalista de las 'Finales NextGen 2018', hoy se encuentra tercero (virtualmente clasificado) en la 'Carrera a Milán 2019'. Pero en China tuvo una conexión especial con el público. Desde que recibió unas 'orejas de conejo' por parte de un espectador, Alex interactuó con sus fanáticos, en pista y desde la redes sociales, agradeciendo su afecto. Tanto que en su festejo de campeón se fotografió con los espectadores que se quedaron al finalizar la premiación y también con las orejas de conejo.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario