19 de agosto de 2019

El relevo ruso


“Aunque no hubiera terminado ganando este trofeo, hubieran sido igualmente tres semanas increíbles, las mejores de mi vida”, fueron las primeras palabras de Daniil Medvedev apenas recibió el trofeo de campeón del Masters1000 Cincinnati. Finalista en Washington y Montreal, el título en Estados Unidos premió la regularidad y el alto nivel del ruso durante el verano norteamericano. Top10 por primera vez en julio, los resultados de las últimas tres semanas lo depositaron como cinco del mundo una semana antes del US Open, el último Grand Slam de la temporada y el torneo que comienza a definir las plazas para el Masters de fin de temporada.

Embed from Getty Images

Medvedev (16°) inició el año con la final en el ATP250 Brisbane (Australia). Djokovic lo frenó en octavos de final del Australian Open y dos semanas después, en Bulgaria, fue campeón del ATP250 Sofia. Unos meses más tarde, en su segundo torneo en arcilla, perdió la final del ATP500 Barcelona. Una mala racha de cuatro derrotas seguidas en arcilla y césped no hicieron mella en la confianza del nacido en Moscú. A pesar de ese bajón, la temporada del moscovita durante la primera parte del año era muy buena: un título, dos finales y tres semifinales. Pero lo mejor estaba por venir. Terminada la gira sobre césped, Daniil viajó a Norteamérica como Top10 para disputar tres certámenes antes del US Open.


Su nivel de tenis fue creciendo a medida que pasaron los torneos, y los resultados lo acompañaron. En Washington lo alejó del titulo Nick Kyrgios 7/6 7/6 en la final y en Montreal derrotó a dos Top10 camino al último partido pero Rafael Nadal fue demasiado (6/3 6/0). Sin descanso, en Cincinnati se cargó en semifinales a Novak Djokovic (1°) y en la final a David Goffin, su verdugo en Wimbledon antes de la seguidilla positiva norteamericana. Tres victorias y una derrota ante el Top10 en tres semanas consecutivas. Si extendemos las estadísticas a la temporada 2019, seis de las diez finales ATP que disputó las logró durante estos nueve meses al igual que seis de sus siete triunfos ante el Top10, incluyendo dos partidos ganados al Nº1 ATP (Djokovic), en arcilla y dura. Brillante.
“Trato de afrontar cada partido siempre de la misma manera, aunque llegue con nuevas experiencias. Después de hacer esa primera final de Masters1000 me veía inestable, como un niño. Sobre todo al verme enfrente de Rafa, que tiene 55 finales de Grand Slam y otras 55 de Masters1000. Estoy exagerando, por supuesto, pero sé que para él eso forma parte de su rutina. Yo estaba allí por primera vez, con el estadio lleno, una experiencia que pude usar hoy para estar más tranquilo cuando salté a la cancha y usar eso a mi favor. Goffin nunca había tenido esa experiencia y tal vez por eso gané”, analizaba el nuevo campeón, con la mente fría en conferencia de prensa como en el partido tras ganar el título con cuatro aces consecutivos luego de estar 7/6 5-4 15-40.


El propio jugador explicó el porqué de su 'frío festejo' al ganar el título más importante de su carrera: "Si me hubiera preguntado al principio de la semana cómo celebraría un título aquí, hubiera dicho que tirándome al suelo, gritando, saltando y luego levantando las manos. Pero no, acabé agotado después de todo el partido, para ser honesto. A partir del 5-3 empecé a tener calambres en todas partes, pero traté de no mostrarlo. Con el 15-40 pensé en la posibilidad de irnos al 5-5, pero logré conectar cuatro saques directos. En ese momento ya no me quedaba fuerza para hacer nada”.
El Top5 de quien reside en Monte Carlo sorprendió a propios y extraños pero por sorprendente no deja de ser meritorio y merecido: “Es un logro que probablemente no podría creer hace tres semanas, porque apenas acababa de meterme en el Top10. Pensaba que el objetivo era permanecer Top10, pero ahora me veo entre los cinco primeros, por delante de grandes campeones como Zverev o Nishikori. Eso es enorme". Pegador por naturaleza que aprendió a ser paciente, se siente cómodo con velocidades altas de juego y sufre cuando le varían las alturas y los efectos de la pelota. Su juego plano desde el fondo de la cancha molesta a todos y su técnica poco ortodoxa despista a más de uno. Gran sacador, en Cincinnati agregó un segundo saque por encima de los 200km. ¿Podrá poner contra las cuerdas al Big3 en Nueva York?

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario