6 de mayo de 2019

El futuro es griego


"Me he criado en la arcilla y es mi superficie favorita, me salen muchos movimientos naturales y creo que puedo desenvolverme realmente bien. El tenis en polvo de ladrillo me resulta parecido a una partida de ajedrez. Tienes que ser mucho más paciente, jugar con ángulos y ser impredecible para el rival. Hay que construir el punto porque todo va algo más lento. Tengo plena confianza en mis posibilidades en esta gira", anunciaba confiado Stefanos Tsitsipas previo a debutar en Monte Carlo. Campeón solo sobre superficie dura bajo techo, el griego aterrizaba en Estoril luego de tropezar en Mónaco y Barcelona en las primeras rondas.
La maduración de Tsitsipas es alucinante. A los veinte años ya fue campeón ATP, finalista de M1000, de ATP500 y semifinalista de Grand Slam. Nueve del mundo (8° en abril), Stefanos ya se planta en la cancha como tal y es favorito por juego, ranking y juventud. Difícilmente lo veamos en 2020 disputando muchos ATP250, eso quedará para el mejor postor. Pero este año cumplió con Portugal y le dio una satisfacción a los suyos, al director del torneo y a los aficionados. En un cuadro con ocho Top30, se abrió paso para llegar a la final y levantar el trofeo de campeón en Estoril, el tercero de su corta pero explosiva carrera como profesional, el primero en su predilecta tierra batida.
El rival de la final fue Pablo Cuevas (67°). El uruguayo exTop20 (19°) tuvo una semana tan atípica como positiva. Ingresó al cuadro principal como Lucky Loser tras perder ante Salvatore Caruso (152°) y en primera ronda volvió a enfrentarse al italiano al cual venció en sets corridos. En segunda ronda su rival debería haber sido Fabio Fognini (12°) pero una lesión no le permitió jugar y en su lugar ingresó otro italiano, Filippo Baldi (155°). En semifinales su rival no fue Carreño Busta ni Monfils (preclasificados) sino la sorpresa del certamen, el joven español Davidovich Fokina (167°). Frente a Tsitsipas en la final tuvo un set point para estirar el encuentro a un tercer set pero cayó 6/3 7/6, como casi siempre con espectáculo incluido.

Consciente de que no es normal todo lo que le está pasando en un período tan corto de tiempo y siendo tan joven, "Stef" mantiene los pies sobre la tierra cuando declara: "Por un lado, quería que esto ocurriera pero por otro, me parece algo muy extraordinario y loco estar en la posición en la que estoy ahora. Creo que mentalmente estoy en el sitio correcto y luchando por lo que quiero, por eso merezco estar donde estoy ahora mismo. Es bueno tener títulos en canchas de arcilla y dura. Era algo por lo que había estado luchando. El siguiente reto será ganar en césped o tal vez obtener más títulos en tierra batida este año, eso sería maravilloso".
Si 2018 fue el año del salto cualitativo, 2019 es la temporada de la confirmación: Tsitsipas será seguramente por mucho tiempo Top10 y peleará por muchos títulos importantes. Augurar cuantos Grand Slams ganará o cual será el primero, es contraproducente para todos, sobretodo para el propio jugador, sino miremos el caso Zverev. Alexander no puede concretar en los Grand Slams todo lo excepcional que muestra en el circuito ATP, producto, en parte, de la presión extra de los medios especializados y del público que desde muy joven lo mencionan como múltiple campeón de Majors y N°1 ATP. Pero nadie se pone a pensar que apenas tiene 22 años y que ya ganó muchísimo.

Embed from Getty Images

Entrenado por su padre Apostolos pero asesorado por Patrick Mouratoglou, los objetivos del nacido en Atenas cambiaron desde su semifinal en el Australian Open a principio de temporada. El Top10 es una realidad y para mantenerse en la elite absoluta del tenis debe tener buenas actuaciones en los Masters1000 y los Grand Slams. Stefanos divide su tiempo entre la Academia Mouratoglou en Francia durante aproximadamente unas quince semanas al año, sus viajes a Grecia para estar con su familia y amigos, y el circuito internacional, que le demanda aproximadamente treinta semanas alrededor del mundo.


Mouratoglou tiene una opinión formada sobre la mejoría del griego gracias al trabajo realizado en su Academia y debido a la realidad griega en relación al tenis: “El progreso de Tsitsipas desde que se unió a nosotros a sido excelente. Su padre Apostolos, quién aún lo entrena, claramente ha hecho un trabajo magnífico. Él mismo y su hijo me han reconocido que acertaron de lleno marchándose de Grecia, ya que allí la probabilidad de triunfar en el tenis es mínima, ya que el tenis en el país heleno no es un deporte prioritario para los aficionados. No había suficientes jugadores con los que podía jugar y entrenar”.
“Lo que más me gustó de Tsitsipas cuando lo vi por primera vez, en el Orange Bowl, fue su concentración en lo que estaba haciendo. Podías ver en sus ojos la voluntad de ganar y de estar enchufado en un partido desde el primer minuto. Me gustó también mucho su estilo de juego en general, así que rápidamente me puse en contacto con su padre para que vinieran a mi Academia durante unos días. Ellos vinieron y a partir de ahí nunca se han ido", rememoraba el entrenador de Serena Williams, que dirige una de las Academias de tenis más importantes de Europa y que no escatima en elogios para con Stefanos Tsitsipas.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario