25 de febrero de 2019

Djere y otras yerbas


"Aprendí desde joven que la vida no es justa". Laslo Djere se desahoga tras ganar su primer título ATP en su primera final, nada menos que en un ATP500. El serbio sigue: “Cuando tenía 15 años, mi mamá fue diagnosticada con cáncer, fue duro para mí. Ella murió dos años después. Y perdí a mi papá en diciembre pasado también por un cáncer. Así que, estar sentado aquí con 23 años y sin papás no es fácil. Tengo una hermana menor (Judit), trato de cuidarla. También tengo una novia que ha sido muy importante. Ha estado conmigo en los momentos más duros. No puedo estar más agradecido con ella por eso. Todo esto ha sido mi mayor motivación e inspiración”.
El estadio lo ovacionó y la prensa lo respetó. La historia de vida del serbio es de las más fuertes de los últimos años. A los diecisiete años perdió a su mamá y a los veintitrés a su papá, en ambos casos el culpable fue el cáncer. Sin llorar pero con la voz entrecortada, Djere contó su historia de vida en un par de minutos ante el público presente en el estadio y ante las cámaras del mundo. Su título quedó relegado a un costado por su vida personal. Valiente y sin dejar que las pérdidas interrumpan su carrera como profesional y lo enviaran a un pozo depresivo, Laslo eligió el camino más difícil pero el más saludable y el mejor para su vida: el tenis como modo de vida para superar las adversidades.
"Mis padres estarían muy felices, es una pena que no puedan disfrutar este éxito porque ellos dedicaron su vida a mí y a este deporte. Espero que lo hayan visto desde donde estén y que se sientan orgullosos de mí. Quiero dedicarle este título a ellos, debido a ellos soy lo que soy. Empecé a los cinco años a jugar. Mi papá quería que aprendiera tenis y fui a las canchas con él. Me dieron una raqueta y empecé a jugar en el frontón. Luego practiqué en una cancha y dos años después ya estaba jugando torneos locales en Serbia. Vi que era bueno y que me gustaba este deporte, entonces intenté convertirme en jugador profesional", respondía el 90° ATP sobre el rol de sus padres en su vida.
37° ATP luego de ser campeón del Rio Open, el nacido en Senta (Serbia) no tenía mucho rodaje ATP antes de llegar a Brasil. Campeón de nueve Futures y dos Challengers entre 2013-2018, en el circuito principal acumulaba un récord de 20-29 ATP. Su mejor resultado había sido semifinales, instancia que alcanzó tres veces. En Rio de Janeiro venció en el debut a Dominic Thiem (8°), primera victoria ante un Top10, y en la final a Felix Auger Aliassime (104°). Los cinco partidos sin ceder sets ni disputar tiebreaks (Daniel, Ruud y Bedene). Un triunfo de punta a punta en el cual exhibió un tenis muy parejo en todos sus golpes, sin grandes tiros pero con una regularidad altísima.
Laslo Djere fue 3° ITF junior, campeón del Orange Bowl y finalista de la Copa Bonfiglio (ambos en arcilla), los dos torneos más importantes del mundo junior detrás de los Grand Slams. A pesar de disfrutar jugar sobre polvo de ladrillo más que sobre cualquier otra superficie, sus ídolos durante su infancia eran Andy Roddick y Lleyton Hewitt, dos jugadores a los que les costaba la adaptación a las canchas lentas. En arcilla, Djere obtuvo sus mejores resultados tanto en junior como en profesionales. Las tres semifinales y el reciente título ATP fueron todos en tierra batida.




Una publicación compartida de Laslo Djere (@lacidj_95) el

"Laci", como lo llama su círculo familiar y sus amigos, habla tres idiomas (serbio, húngaro e inglés) y su coach es Boris Conkic (Top600 en singles y dobles en 2006-07). Y como todo buen serbio (?), toma mate. No sabemos porqué, si por la influencia de algún argentino o uruguayo en el circuito o por algún libanés (sí, en el Líbano se toma mate), pero toma la tradicional infusión argentina. Y tanto lo disfruta que publica fotos sobre su costumbre. ¿Quizás lo haya probado hace un año atrás cuando disputó el Challenger de Punta del Este, su primera incursión profesional en Sudamérica? Lo que sí sabemos es que ahora lo bancamos mucho más a Laslo.
Párrafo aparte para Máximo González, el doblista del mes. "Machi" encadenó tres finales ATP en dobles en semanas consecutivas siendo finalista en Córdoba, campeón en Buenos Aires y campeón en Rio. En Argentina fue compañero de Horacio Zeballos y en Brasil ganó el título junto a Nicolás Jarry. Nacido en Tandil hace 35 años, "Machi" hace varias temporadas que abandonó el singles para dedicarse 100% al dobles por una cuestión física, con el objetivo de alargar su carrera profesional y seguir compitiendo al más alto nivel. Semana a semana en 2019 supera su mejor ranking personal y tras el Rio Open será Top30 (28°). ¡Bravo!

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario