17 de septiembre de 2018

Penúltima función

La Copa Davis dio su anteúltimo episodio. La competencia más tradicional y antigua del tenis y una de las más antiguas de la historia del deporte, dejará de serlo a partir de 2019. Ya no habrá resultados atípicos en países en los que el tenis no es un deporte popular, ni jugadores que elevan su nivel cuando representan a su país. Tampoco existirá la estrategia del equipo local que podía elegir superficie, pelotas y ciudad para albergar una serie de Copa Davis, pensando en las fortalezas de sus elegidos y las debilidades de los rivales. Lo único que será igual será que un conjunto de selecciones de tenis se enfrentarán a fin de año bajo el nombre de Copa Davis.
Es cierto que había perdido protagonismo y que las principales raquetas del mundo no la disputaban todos los años, pero ésta no era la forma de mejorarla. Disputarla cada dos años o cambiar las fechas durante el calendario eran opciones más factibles para la "nueva" Copa Davis, que sufría la baja de las estrellas por estar en las semanas siguientes a los Grand Slams y al Masters, los torneos más exigentes del mundo. Es lógico que en un calendario tan vertiginoso, tan físico y con tantos millones, los jugadores opten por descansar durante la semana siguiente a los Grand Slams y no exponerse a lesiones o desgaste en una competición diferente a todas en todo sentido.


Pero la única verdad es la realidad y la Copa Davis 2018 será la última edición con formato tradicional. Y los finalistas serán, al igual que en el mundial de fútbol de Rusia 2018, Francia y Croacia. Los franceses superaron la semifinal el sábado gracias a los triunfos de Benoit Paire y Lucas Pouille el viernes, y al dobles conformado por Nicoas Mahut y Julien Benneteau, este último que se retirará en París Bercy 2018 o en la final de Copa Davis, si es convocado. El fin de semana empezó con las lágrimas de Paire durante el himno y finalizó con las lágrimas de Benneteau con su hija en brazos ante el público francés, luego de ganar el dobles como anticipando el final de la Copa.


Los croatas tuvieron que esperar hasta el domingo para acceder a su tercera final por la Ensaladera, que obtuvieron en 2005 (Eslovaquia) y perdieron en 2016 (Argentina). Sobre la tierra batida elegida por los europeos, Borna Coric fue el héroe de la serie al ganar el quinto punto en el quinto set ante Frances Tiafoe, oportunidad que Estados Unidos se brindó luego de ganar el dobles y de que Sam Querrey derrotara a Marin Cilic. Casi logran la épica, muy común en Copa Davis, muy extraño durante el circuito. Locales ante Estados Unidos, visitantes contra Francia en la final en la que los anfitriones están obligados a elegir un estadio techado por el momento del año en Europa.
¿Y como sigue todo en 2019? Finalizada la edición 2018 en Francia, se cerrará una etapa. Triste el núcleo duro del tenis, alegre el núcleo de empresarios y federaciones que fueron los que pujaron para este cambio a fuerza de dinero, dinero y más dinero. En febrero de 2019 se disputará una fase clasificatoria para la "Final de Copa Davis" a disputarse en ¿Madrid? (sede neutral), luego del Masters, con los 18 mejores países del tenis según ranking ITF, actuaciones en 2018 y continente al que pertenecen. Así, las mejores selecciones del mundo solo disputarán una "serie" de Copa Davis por año en una sede neutral, sin su público y sus "reglas de localía", tan influyentes en esta competencia. A acostumbrarse porque el convenio entre ITF-Kosmos fue firmado por 25 años.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario