7 de mayo de 2018

El mundano Daniel

Taro Daniel avanza lentamente en su carrera tenística, pero avanza. Desde que fuera 20° ITF junior en 2010 hasta su reciente título en Estambul 2018 pasaron varias temporadas entre Futures, Challengers, clasificaciones ATP y cuadros principales. Top130 desde 2015, tres fueron los momentos de gran exposición antes de debutar como campeón ATP en Turquía. El primero fue en los Juegos Olímpicos de Río 2016, cuando enfrentó a Juan Martín Del Potro en octavos de final; el segundo en la segunda ronda del US Open 2017 ante Rafael Nadal; y el tercero en Indian Wells 2018 cuando derrotó a Novak Djokovic segunda ronda.

"Si tengo que elegir la mejor experiencia de mi carrera, elijo los JJOO. El ambiente era muy diferente a un torneo de tenis normal. Contra Del Potro, del partido en sí no me acuerdo demasiado, sí que los argentinos cantaban contra mí, pero era divertido. En un momento sentí que podía ganar y eso nunca me había pasado contra un jugador de ese nivel. Fue una muy buena experiencia. Ya conocía al público argentino, los había visto en la Copa Davis por TV, son muy ruidosos, mucho canto, pero me gusta eso porque da mucho más ambiente. En japón son muy calladitos y educados, que es bueno también, pero en un deporte me gusta mas lo otro", rememorada Taro.


Rafael Nadal, en el 'Arthur Ashe' y en la ciudad donde nació. Mejor plan imposible. Y para que sea más inolvidable aun, estuvo set arriba y quiebre a favor antes de caer ante el, a la postre, campeón del Grand Slam neoyorquino. Hoy, a la distancia, recuerda ese partido como único: "Durante aquel partido fue la vez que mejor me sentí en una cancha de tenis, fue una lástima no poder mantener el nivel de los dos primeros set, pero Rafa te pone las cosas muy complicadas". Su tercer momento y el más feliz, fue la victoria ante Novak Djokovic en Indian Wells 2018, su Masters1000 favorito.

Una publicación compartida de Taro Daniel (@tarodaniel) el
Japonés nacido en Nueva York y formado tenísticamente en Valencia, Daniel es un caso diferente al resto de los tenistas profesionales. Hijo de Paul Daniel, un banquero norteamericano, y de Yasue, japonesa que trabajaba en Nueva York, se crió de bebé en Estados Unidos, de niño en Japón y de adolescente en España. 13 años y un futuro promisorio como tenista profesional generó que la familia dejara Nagoya (Japón) y buscara un mejor lugar para su desarrollo tenístico. Ese sitio fue Valencia, la Academia "TenisVal" de José Francisco Altur, donde entrenaban Safin, Ferrer y Andreev, aunque antes probaron en la Academia "Sanchez-Casal" pero "no nos gustó".
Su vida vertiginosa entre tres países alejados en tres continentes diferentes le posibilitó dominar con fluidez tres idiomas muy diversos entre sí, como lo son el japonés, el español y el inglés, para sorpresa de los espectadores de cada torneo al que asiste en América o Europa. En una entrevista de El Tenis Que No Vemos, Taro cuenta cuan importante es cada país en su vida: "Estados Unidos es donde nací. A California voy todos los años porque es la casa de mi padre y me encanta, tengo mi familia más cercana. Japón es donde tengo más amigos y a mi novia, es el sitio más divertido. España es muy tranquilo. Europa me encanta para vivir, un poquito aburrido pero muy bueno para este deporte".
"Paparra", como le decían en su etapa de juveniles, mide 191cm de altura y tiene un estilo de juego poco convencional para su altura y su nacionalidad. Sólido de fondo, buenos movimientos y aguerrido, producto de sus años con José Altur (característico de sus pupilos). El jugador que representa a Japón en la Copa Davis será 82° ATP, su mejor posición. “Estoy sorprendido de que haya ganado mi primer ATP, pero cosas como estas pueden pasar y ahora yo soy uno de ellos”, reconocía Taro ante los medios luego de estar entrenando en Amsterdam listo para la qualy de Estoril, torneo que nunca disputó por haber ingresado al cuadro principal de Estambul a último momento.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario