9 de abril de 2018

Rivales no enemigos

El regreso a la Zona Americana de la Copa Davis luego de dieciséis años ininterrumpidos en el Grupo Mundial fue toda una novedad para Argentina. Y peor fue la forma del descenso, luego de ser campeones de la competición el año anterior. Cabeza de serie por ranking, Argentina salió adelantada y salteó la primera fase. Por un lugar en el repechaje para volver al grupo mundial en septiembre, el rival era Chile. Dieciocho años después de la serie más nefasta de la historia argentina, la de los sillazos y heridos, se volvían a enfrentar y el escenario elegido fue el Estadio "Aldo Cantoni" de la provincia argentina de San Juan.
El nuevo (polémico) formato del torneo tiene tantas voces en contras como a favor. Lo cierto es que permite convocar a cinco jugadores, los partidos son al mejor de tres sets y se disputa en dos días (viernes y sábado): viernes dos singles, sábado el dobles y, de ser necesarios, los dos singles restantes. El capitán argentino Daniel Orsanic convocó a Diego Schwartzman, Guido Pella, Máximo González y los debutantes Nicolás Kicker y Guillermo Durán. Chile, capitaneado por Nicolás Massú (doble oro olímpico), eligió a Nicolas Jarry, Christian Garín, Hans Podlipnik, Gonzalo Lama y Marcelo Barrios.
El viernes se dio la lógica por ranking y por presente de los tenistas líderes de ambos países. Jarry (64°) doblegó a Kicker (87°) y Schwartzman (15°) venció a Garín (217°), ambos en tres sets y 6/2 en el parcial decisivo. El dobles era el punto más incierto. Sin Julio Peralta (31°) por el lado chileno y sin Horacio Zeballos (28°) por el lado argentino, los dos mejores exponentes de la especialidad de cada país, la dupla integrada por Jarry/Podlipnik derrotó a Pella/González 6/7 7/5 6/3. La serie se inclinaba en favor de los visitantes y todo recaía en los singles a disputarse a continuación del dobles, partidos separados solo por treinta minutos.

Massú confió una vez más en la revelación de la gira sudamericana de arcilla, Nicolás Jarry Fillol. El cansancio de Jarry y el gran presente del "peque" no alcanzaron para Chile. Diego venció a Nicolás y la serie quedaba en manos de Guido Pella, único integrante del equipo campeón de la Davis en la final de 2016. El bahiense soportó la presión y se llevó la victoria 6/3 7/6 ante Garín, exnúmero uno ITF junior, que había dejado una buena impresión el viernes. Argentina se ganaba el derecho a disputar en septiembre el repechaje para volver al Grupo Mundial 2019 ante un rival que se sabrá el martes, día del sorteo en Londres, en la sede de la ITF.
Sin Del Potro, Mayer, Zeballos y Delbonis, integrantes en teoría titulares del equipo argentino, Argentina pasó de fase, sin antes sufrir durante todo el fin de semana en San Juan. La provincia del noroeste argentino albergó una serie de Copa Davis por primera vez en su historia. El 'Aldo Cantoni' (estadio techado donde hace de local UPCN, el campeón de la Liga Argentina de Voleibol) sirvió para que casi cinco mil espectadores disfrutaran de tenis de alto nivel, un público sanjuanino acostumbrado a otros deportes menos populares pero con gran arraigo allí como el hockey sobre patines o el ciclismo.
Como casi todo en Argentina es disparador para generar polémica, la elección de San Juan como sede para enfrentar a Chile en Copa Davis, provincia muy cercana al país andino, con 600 metros de altura y sin Del Potro, también fue punto de críticas por parte de propios y ajenos al deporte de la raqueta. Pero Daniel Orsanic se encargó de apaciguar las aguas y tuvo palabras de aprobación para con la provincia cuyana, en un estadio preparado para la ocasión: "Estuvo bien organizada. Todo estuvo bien. Hubo mucha predisposición desde el cocinero hasta quién arreglaba la cancha. Haber traído la Copa Davis a San Juan fue un desafío y lo han aprobado".

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario