5 de marzo de 2018

Terra rossa Fognini

La gira sudamericana llegó a su fin. Cada año febrero se tiñe de naranja y los especialistas de la superficie más lenta del planeta se reúnen en el hemisferio sur para batallar contra el calor y los interminables peloteos de fondo tan habitué del polvo de ladrillo. Quito (Ecuador), Buenos Aires (Argentina), Rio de Janeiro y San Pablo (Brasil) son las cuatro citas que conforman la gira, antes de la dupla norteamericana Indian Wells - Miami de marzo.


San Pablo comparte calendario con Dubai y Acapulco (ambos ATP500), por lo que las mejores raquetas del circuito ya migran de Sudamérica hacia los millones del Emirato o hacia México, antes de desembarcar en Estados Unidos. Pero no todos lo piensan igual y deciden, por cercanía, comodidad u oportunidad, disputar el segundo torneo brasileño en importancia. En 2018 el cuadro contaba con Albert Ramos Viñolas, Fabio Fognini, Pablo Cuevas y Gael Monfils. Ramos y Fognini eran los únicos Top20, Cuevas el tricampeón invicto y Monfils la atracción de toda la gira.

El italiano no defraudó y exhibió un gran tenis para llevarse el título, el sexto de su carrera, todos sobre arcilla. El pupilo de Franco Davin desde 2017, tan talentoso como volátil, vive un muy buen presente: metió solito a su país en cuartos de final de la Copa Davis, tropezó en primera ronda de Buenos Aires, alcanzó la semifinal en Río y terminó siendo campeón en San Pablo. En la ciudad más poblada de Brasil (y de Sudamérica) solo cedió un set en su camino al título, precisamente en la final ante la sensación de la gira, el chileno Nicolás Jarry.
"Es un gran inicio de temporada, muy similar a la de 2014. He trabajado duro en la pretemporada. Es agradable jugar bien, voy a seguir trabajando. Ahora hay dos grandes torneos en Indian Wells y Miami. Todos los que trabajan conmigo y con mi familia saben lo difícil que es ganar un título así que tengo que disfrutar de esto, porque es parte del deporte", fueron las palabras de "Fogna" en su final ATP N°15 (6-9), al menos una por año desde 2012. 13° ATP en 2014, Fabio tiene la oportunidad en 2018 de alcanzar el Top10 por su nivel y por las bajas de las principales raquetas en este inicio de año.
El finalista Nicolás Jarry fue el jugador a seguir durante febrero. Cuartos de final en Quito, semifinal en Rio y final en San Pablo. El nacido en Santiago de Chile solo había ganado un partido ATP hasta 2018 y hoy acumula once triunfos más las dos victorias en Copa Davis. Su presente cambió rotundamente. No hizo otra cosa que crecer. A los 22 años, los resultados obtenidos lo obligan a modificar la planificación de su calendario que incluía Challengers y qualys ATP. 61° del mundo, lo espera un año entero de cuadros principales: "Creo que alguien que trabaja tanto tiempo para ser Top100, quiere descansar un poco o disfrutar, por ende bajas la intensidad y comienzas a encontrar pensamientos que no son los más indicados. Yo me concentro en mi entrenamiento, en lo que hago, nada más”.
El punto de inflexión en la carrera de Jarry fue en 2016, cuando en junio regresó al circuito (619°) tras una operación de muñeca. En poco tiempo, Nicolás retomó su nivel y no dejó de mejorar. "Me propuse solo divertirme y entrenar duro, es todo lo que he hecho desde ese momento", fue la actitud frente a la lesión del chileno que en 2017 fue campeón de tres Challengers para finalizar 113° ATP. Top200 antes de la lesión en 2015, como junior llegó a ser N°8 ITF, campeón del Orange Bowl 2012 y finalista de Roland Garros, ambos logros en dobles junto a su compatriota Chistian Garin.
Su facilidad para jugar al tenis llama la atención. Genera potencia casi sin hacer esfuerzo gracias a su ductilidad y a su 198cm de altura. Sus armas, la derecha y el servicio, alejan a su rival de la línea de fondo lo que genera espacio para definir el punto con mayor comodidad. Tenista gracias a su abuelo Jaime, cuenta que la decisión más difícil de su vida fue decirle 'Tata, no me hables más de tenis': “Decirle eso a mi abuelo fue lo más difícil de mi vida. Fue un gran jugador y sabe mucho, pero él tiene en la mente un estilo de juego más antiguo, que no era tan rápido, y piensa las cosas de manera diferente. Yo tenía un entrenador y Jaime me decía lo opuesto a lo que estaba trabajando en la semana con mi coach. Entonces, no aguanté más y le tuve que decir eso. Decirle a tu abuelo, que lo mejor que hizo en su vida fue ser tenista, que no te enseñe, debe haber sido durísimo también para él”.
“El mundo cree que por ser un buen tenista junior luego serás un tenista profesional muy bueno. En Chile, en el U16, fuimos campeones del mundo en dos ocasiones. Christian (Garín) ganó uno de ellas. Esto es algo increíble, pero a largo plazo algunos no aguantaron la presión o algo raro sucedió. En mi caso, cuando era pequeño no tuve tan buenos resultados, la gente no hablaba mucho de mí, pero eso me ayudó a entender que a la gente le gusta mucho hablar. A esas edades hay que enfocarse en trabajar y escuchar solamente la opinión de tu equipo de trabajo”, le contaba a Tennis News un maduro chileno que sueña con disputar los JJOO de Tokio 2020

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario