12 de febrero de 2018

Clasificados campeones

El tenis no vive solamente de las hazañas de Federer, Djokovic o Nadal. Las historias de los jugadores que están más allá de los cien mejores del ranking ATP son dignas de contar por los sacrificios que hicieron (y hacen) para poder establecerse como Top100 o incluso mejor, sacrificios por los que ya pasaron (y pasan) los mejores del momento y del que ya no nos acordamos, como si Djokovic, por ejemplo, hubiera llegado a ser N°1 del mundo de un día para el otro y no hubiese tenido que superar hasta una guerra civil.

La gran mayoría de los aficionados no se detiene a pensar en todo lo que hace o debe hacer un tenista profesional para poder vivir del deporte. Y tampoco les interesa, porque el tenis va tan rápido que no hay tiempo de analizar el camino de Andy Murray a la cima del tenis o el ingreso al Top100 de Tennis Sandgren. Y eso es moneda corriente, como sucedió en la entrevista pospartido de McEnroe a Federer en R1 del Australian Open 2018: 
JM: "¿Como es posible que te puedas mover y jugar de esa manera a los 36 años?, tienes que decirles a tus fans..."
RF: "He trabajado duro en mi carrera, en el gimnasio cuando nadie..."
JM: "Eso no es verdad, vamos"
RF: "He estado mucho de vacaciones, toda mi vida" (risas)
En este contexto, las historias atractivas de tenistas de menor envergadura suelen ser menos atractivas para el fanático del deporte de la raqueta. Pero no por eso son menos interesantes y fascinantes. Esta semana sucedieron dos hechos que no son comunes en el circuito ATP. En Quito (Ecuador) y en Sofía (Bulgaria), tres de los cuatro finalistas nunca habían disputado una definición ATP y dos de ellos se alzaron con el ATP250, ambos debutantes, provenientes de la fase de clasificación y fuera del Top100, como si estuviese guionado.

Ecuador vio como su único campeón, Victor Estrella Burgos, caía en segunda ronda tras dieciséis partidos invicto y tres títulos bajo el brazo. Vacante el trofeo, el español Roberto Carballés Baena (107°) llegó a la final ante su compatriota Albert Ramos Viñolas (21°) al que venció en tres sets. Nacido en Tenerife hace 24 años, apenas había alcanzado una semifinal ATP (Casablanca 2014) y este título significó su vuelta al Top100 y además llegar al puesto 76° del escalafón mundial, el más alto de su carrera desde que se volvió profesional en 2011.


Roberto no ganaba un partido ATP desde Rio 2017, casi un año atrás. Desde aquel torneo solo disputó Challengers y fases previas de torneos ATP. Pero en Quito su suerte cambió. Cuartofinalista en 2017, Carballés no dejó pasar esta oportunidad en Sudamérica. "Se me vienen muchas cosas a la mente, muchos años de entrenamiento para conseguir esto. Vengo trabajando duro para consolidarme en el Top 100. Quiero agradecerle a mi familia, sobre todo a mis padres. Ellos estuvieron conmigo desde pequeño, apoyándome por mucho tiempo", declaraba un emocionado campeón.
Campeón europeo en singles y dobles (U18) y campeón de Roland Garros junior en dobles, todo en 2011, a Carballes Baena parecía que la transición al profesionalismo no le iba a costar. Pero la realidad fue otra. Aunque fue campeón de un Future en España a los 17 años (2010) y otro la temporada siguiente, el español se estancó en esa categoría varios años. Recién en 2015 pudo coronarse en el circuito Challenger con apenas dos Masters1000 jugados y un solo cuadro principal de Grand Slam disputado en su carrera hasta el día de hoy. 

En Bulgaria la sorpresa fue mayor. La final fue entre dos debutantes en finales ATP: Mirza Basic vs Marius Copil. El bosnio fue el campeón y el caso más sorprendente de la semana. Basic derrotó a Stan Wawrinka en semifinales y a Copil en la final. Pero no fue una casualidad su título en Sofía porque Mirza desde hace algunos meses vive un gran presente. En octubre de 2017 fue semifinalista en Moscú y en enero 2018 cuartofinalista en Doha, antes de debutar como campeón ATP. En todos los certámenes superó la qualy. Superación contante.
Basic aparecerá el lunes, a sus 26 años, como el 77° del ranking ATP, su primera irrupción en el Top100 y segundo bosnio en ser campeón ATP tras Damir Dzumhur (Moscú y San Petersburgo). Feliz por todo lo sucedido durante la mejor semana de su vida, así se manifestó Mirza ante el público presente en Bulgaria: "Dar las gracias a Marius por un partido como el de hoy y por su fair-play. He tenido suerte, quizá un poquito más que Copil. Esta semana se cumplen dos sueños para mí. Sofía será siempre mi lugar especial porque aquí gané mi primer título y entré por primera vez al Top 100".

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario