7 de agosto de 2017

México le sienta bien

Desde 2016, México cuenta con dos torneos en el circuito ATP: el ATP500 de Acapulco y el ATP250 de Los Cabos. Sam Querrey planificó su temporada con ambos torneos dentro de su calendario. Ubicados sobre las costas del Pacífico a 1200km de distancia, ofrecen a jugadores y espectadores paisajes y playas paradisíacas. En ese contexto, un jugador sobresalió por encima de todos en ambos certámenes en febrero y agosto respectivamente. Querrey fue el único campeón que tuvo México este 2017 ganando en los Estados de Guerrero y Baja California Sur. Semifinalista en Wimbledon hace semanas, está viviendo una de las mejores temporadas de su carrera.

Acapulco fue el torneo de su vida. Su primer ATP500 ganado y con victorias ante Goffin (11°), Thiem (9°), Kyrgios (17°) y Nadal (6°), generó que la prensa hablara seriamente de él. Ex N°17° ATP en 2011 luego de cuatro títulos en 2010, el nacido en San Francisco nunca más había vuelto al Top20 tras su salida en 2013. Sin la regularidad para ser un jugador de temer, no tuvo grandes resultados luego de su gran triunfo en México, hasta que llegó Wimbledon. En 2016 había logrado el triunfo del año al derrotar a Novak Djokovic, bicampeón reinante y vigente campeón de los cuatro torneos de Grand Slam. Pero eso ya era parte del pasado.
Tsonga (10°) en tercera ronda y Anderson en octavos anunciaban que lo del año pasado no había sido casualidad. Y vaya si no fue casualidad que en cuartos de final volvió a derrotar al N°1 del mundo y campeón vigente de Wimbledon, Andy Murray. Junto a Soderling son los únicos en la Era Abiera en derrotar a un N°1 y campeón vigente en años consecutivos en un mismo Grand Slam. Sin estar al 100% físicamente cayó ante Marin Cilic en la Central del All England. Y la semifinal no le cortó el impulso ganador. Se tomó unas semanas de descanso y volvió en el ATP250 de Los Cabos, una vez más en México. Allí volvió a rendir al máximo.

Sin rivales de fuste en su camino a la final del Abierto de Los Cabos, apenas un Top100, tuvo del otro lado de la red al prometedor Thanasi Kokkinakis. El australiano estuvo alejado de las canchas un largo tiempo por una lesión en su hombro que le llevó más tiempo de lo normal. Sin disputar un partido ATP en singles desde octubre de 2015 (a excepción de los JJOO en Rio), volvió al circuito sin ranking en mayo de 2017 en Lyon. Su primera victoria luego del largo parate fue en Hertogenbosch y la segunda en Queen's, nada menos que ante Milos Raonic (6° ATP). Dos partidos ganados en cinco torneos acumulaba "Kokki" en 2017 antes de llegar a México como el 454° del mundo.

La victoria de Kokkinakis a Berdych en semifinales puso en suspenso la final contra Querrey por los rivales de la semana del estadounidense y el aparente nivel recuperado del australiano. Fueron tres sets los que decidieron al campeón en los cuales hubo claros dominadores. El de mejor presente fue el que se llevó el trofeo a su casa 6/3 3/6 6/2. Invicto en México esta temporada con un récord de 9-0, ya piensa en el resto del verano norteamericano: “Llegaré al US Open en un buen momento. Antes estaré en Montreal y Cincinnatti y espero concluir bien esta gira en lo que es quizás mi mejor temporada”. Enfocado en lo que viene Sam, sin tiempo para festejar su 10° título ATP (17 finales).

La estrella #NextGen subirá 235 puestos en el ranking ATP para ubicarse en el escalón 219° del escalafón mundial. En el otro ranking, que puntúa solo a los menores de 21 años y que finaliza con un Masters en Milán, escaló al Top20 (19°) con chances de quedar entre los siete para disputar el certamen que debuta en 2017. Sorprendente campeón esta temporada en dobles de Brisbane, sin estar recuperado del hombro, junto a Jordan Thompson con victorias ante Herbert/Mahut (1°) y Nestor/Roger-VasselinThanasi tendrá como objetivo volver lo más rápido posible al Top100 para no depender más de invitaciones o clasificaciones para disputar el circuito ATP.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario