24 de julio de 2017

Ayudó a la suerte

Una publicación compartida de Andrey Rublev (@andreyrublev) el

Andrey Rublev era uno más de los derrotados en la última ronda de clasificación del ATP250 de Umag, en Croacia. Su rival fue el 174° ATP, Attila Balazs. La suerte estuvo de su lado y gracias a la baja de Borna Coric por una lesión en su cuello, el joven ruso ingresó al cuadro principal del torneo. Y vaya si aprovechó el ingreso directo al certamen. Encadenó cinco triunfos en fila para ser campeón ATP por primera vez en su carrera con una victoria resonante en cuartos de final ante el 27° ATP y campeón defensor Fabio Fognini. La estrella #NextGen de 19 años será Top50 desde el lunes, su mejor posición histórica. Y dicen que tiene estirpe de Top10...

Campeón de Roland Garros junior y N°1 del mundo en la categoría (2014), Rublev siempre se destacó entre sus pares en las categorías menores. Compañero de ruta de Alexander Zverev, Karen Khachanov, Francis Tiafoe, Stefan Kozlov y Taylor Fritz, presente y futuro del circuito ATP, la fructífera camada 1996-98. Su debut como profesional fue muy joven, cuando aun era menor de edad en 2013, incluso antes de ser uno de los mejores juniors del mundo. Fue en un Future en Bulgaria y alcanzó los cuartos de final, sus primeros dos puntos ATP los consiguió en su primera aparición en un certamen profesional. Su carrera prometía mucho a pesar de sus jóvenes 15 años de edad.

El debut ATP llegó luego de ser N°1 del mundo junior gracias a una invitación. El ATP250 de Moscú, su ciudad natal, le dio una wildcard para el cuadro principal cuando era el 495° ATP. Sam Groth se encargó de eliminarlo en primera ronda 7/5 7/6, pero dejó una muy buena impresión. Meses después, en febrero de 2015, llegó su primera victoria ATP en Delray Beach ante Dudi Sela. El ruso quemaba etapas a gran velocidad, no parecía tener techo. En marzo debutó en Masters1000 y ganó su primer partido. Sorprendía que la presión del mundo del tenis no le molestara ni le impidiera seguir progresando. El mote del próximo Marat Safin es pesado y parecía no afectarle.

Un mes después se hizo conocido mundialmente en el ATP500 de Barcelona pero no precisamente por su buen juego. Aunque desplegó un gran tenis ofensivo y sin tapujos a la hora de atacar y afrontar las situaciones complicadas del partido, los festejos inapropiados y una aparente falta de respeto hicieron que Fernando Verdasco tuviera palabras poco amigables para con la nueva cara del tenis ruso. El propio jugador respondió a los comentarios del español de esta forma: "Si lo hace Cristiano, ¿por qué no lo puedo hacer yo", en alusión a su actitud dentro de la pista en pleno partido. El español no fue el único que remarcó la mala actitud de Rublev, el argentino Renzo Olivo también lo sufrió.
Una publicación compartida de Andrey Rublev (@andreyrublev) el


Lo cierto, más allá de sus reprochables actitudes, es que no volvió a tener inconvenientes dentro de una cancha de tenis después de esos episodios en 2015. El fuego interior del ruso lo hace un competidor insaciable que no controla sus emociones como debería. Pero eso no quita su facilidad para pegarle a la pelotita amarilla, su gran derecha y su actitud avasallante sin importar el rival de enfrente. De maduración más lenta que su compañero de dobles en varias ocasiones en juniors (Zverev), Rublev crece a su ritmo. 2016 pasó sin pena ni gloria a nivel ATP pero si tuvo buenas actuaciones en el circuito Challenger que le permitieron no alejarse en el ranking.

Llegó 2017 y el ascenso fue meteórico. En Halle alcanzó sus primeros cuartos de final ATP e irrumpió en el Top100. En Wimbledon pasó la clasificación y avanzó una ronda, ambos partidos a cinco sets. La siguiente parada fue Umag, donde todos sabemos lo que pasó. En Croacia se convirtió en el séptimo jugador en ser campeón ATP siendo Lucky Loser (perdedor afortunado) y el quinto campeón debutante en 2017 junto a Sugita, Muller, Harrison y Coric. Los 250 puntos conseguidos lo catapultarán a la tercera posición en la "Carrera a Milán" que clasifica a los siete mejores Sub21 de la temporada al 'Masters #NextGen' (más un invitado), ranking que lidera Sascha Zverev.
Tito Vázquez escribió esto sobre Rublev hace unos años, para conocer un poco más al jugador: "En San Luis de Potosí (2014), en el mundial de 16 años. Me pareció un proyecto interesante el #2 de Rusia, Andrey Rublev. Sin embargo, su performance fue la de un loco: en un momento comenzó a gritarle a la madre y le seguía gritando a medida que ella se alejaba de la tribuna e incluso a una distancia de 100 metros... Es obvio que mientras esto sucedía, el árbitro esperaba el silencio de su ira. En la cena del torneo, cuando todas las delegaciones son invitadas y comparten una noche disco con las chicas - más maduras que los chicos de la misma edad -, apareció vestido medio punk 'como al que no le importa nada'. Una personalidad típica de los rusos - el modelo Safin - el hacer lo que quiero, pero en el fondo con un fuego interior que no se sabe de donde viene...".

Andrey no se pone objetivos a corto plazo pero sí dar lo mejor de sí. Pondera sobre todas las cosas, su evolución física en 2017 y todo lo que aun tiene por mejorar y aprender: "Intento ser más regular. Antes solía jugar sin un sentido, simplemente golpeando a la pelota. Ahora he comenzado a comprender, más o menos, dónde debo jugar, localizo las posiciones más idóneas. Esos detalles son muy importantes en el tenis", y remarcó lo rápido que pueden cambiar las cosas, para bien o para mal, en el tenis: "No pienso si tendré o no una buena temporada, y esta semana es el ejemplo. Perdí en la fase previa, algo negativo para mí, y ahora estoy aquí como campeón y todo es perfecto".

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario