26 de junio de 2017

Mejor más viejo



Treinta y siete torneos se han disputado en lo que va del año y diecinueve de ellos los ganó un tenista que ya cumplió 30 años. El ranking refleja algo similar con cinco Top10 en ese rango de edad y cuarenta y dos Top100. Inaudito pero real, el tenis se está volviendo viejo... pero bueno. Las nuevas camadas asoman pero se quedan en eso, no logran dar el salto para destronar a los monarcas del tenis actual que dominan desde hace aproximadamente una década. Esta semana fue una muestra de ello. En plena gira sobre hierba, los campeones de los ATP Queens y Halle sumaron setenta años entre ambos y con un nivel que nadie hubiera presagiado a su edad.

Roger Federer se olvidó rápidamente de su traspié en Stuttgart la semana pasada ante Tommy Haas y dejó bien en claro sus aspiraciones de cara a Wimbledon. Sin ceder sets se llevó el título de campeón arrasando a sus rivales. En la final pasó por arriba a Alexander Zverev (12° ATP, 10° la semana anterior), su verdugo doce meses atrás en semifinales. Todo bien hizo el helvético en tierras alemanas esta semana para firmar un 6/1 6/3 casi sin transpirar, como en sus mejores jóvenes años (2017 es uno de sus mejores años). Servicios, voleas, drives, reveses, todo, su tenis agresivo fluyó. No dejó jugar a su rival, que poco pudo hacer ante semejante nivel enfrente.

ATP500 desde 2015, Halle tiene el privilegio de tener en sus canchas a Roger Federer casi todas las temporadas desde que se hizo profesional y tuvo el ranking para disputarlo. Campeón en nueve ocasiones y finalista once veces, nunca perdió antes de cuartos de final, lejos el torneo en el cual mejor rendimiento tiene el suizo. Incluso en la temporada que ganó solo un título ATP (2013), ese trofeo lo levantó en Halle. Cercano a su hogar y con una calle que lleva su nombre, Halle es su segunda casa tenística, el lugar perfecto para prepararse para Wimbledon, el objetivo principal del año, una de las cosas por las que sigue empuñando una raqueta a sus casi 36 años.

Seis torneos lleva disputados Roger en 2017 y "apenas" fue campeón en cuatro de ellos: Australian Open, Indian Wells, Miami y Halle. En los otros dos perdió en el debut (Dubai y Stuttgart). El récord de la temporada lo comparte con Rafael Nadal con la misma cantidad de torneos ganados, incluso la misma categoría de los mismos con un Grand Slam, dos M1000 y un ATP500. El tiempo no pasa para ellos y siguen dominando como hace más de diez años atrás. Nadie hubiera imaginado, ni el más fanático de ambos, que diez, once u doce años después, los campeones de los torneos más importantes se repetirían y que seguirían dominando el circuito. Privilegiados todos.
Halle es el 92° título ATP de Roger Federer en su extensa y laureada carrera, solo dos menos que Ivan Lendl (94), segundo en la lista de los más ganadores de la Era Abierta. El 16° en césped, cómodo líder en este rubro superando por seis cetros a Pete Sampras. En cuanto a finales, es la 140 de Federer y es el único tenista que ostenta diez o más finales en cuatro torneos diferentes (Basilea 12, Halle 11, Wimbledon y el Masters 10). Si hilamos más fino, esta definición fue la cuarta ganada consecutiva, algo que no lograba desde 2012, su último gran año en el cual ganó su último Wimbledon y volvió al N°1 del mundo. ¿Presagio?

“No sé si volveré a ganar otra vez este torneo, así que quiero disfrutarlo. Voy a tomarme un par de días de descanso y luego comenzaré a entrenar en Wimbledon. Veré en qué condiciones se juega este año y esperaré a que se haga el sorteo del cuadro, entonces miraré los días en que juego e iré tomando decisiones día a día. Es bastante simple", declaraciones de un tipo que lo ganó todo pero que lo toma como algo normal, como vos en un torneo en el club... "Ganar una vez más Wimbledon es mucho decir, sería muy agradable, sobre todo por mi familia, mi equipo, mis fans, mi país, todo. La victoria haría que todo se proyectara más allá del propio registro o la estadística, porque lo realmente importante sería el efecto que tendría en las personas y no tanto en los libros de historia”.

El otro veterano del que hablamos al principio que también fue protagonista esta semana se llama Feliciano Lopez. A la misma edad que Federer y con carreras totalmente disimiles, el español se coronó en Queen's luego de caer la semana pasada en la final de Stuttgart. Las mejores semanas de su carrera, sobre todo por la última en Londres. Lean los rivales que tuvo que sortear: Wawrinka, Chardy, Berdych, Dimitrov y Cilic, uno detrás del otro en el mismo torneo. Feliciano se recibió de jugador de tenis de elite con casi 36 años y más presente que nunca. Top25 nuevamente, nadie querrá tenerlo enfrente en Wimbledon.

Lastimó con su servicio, con su slice y con su volea. Un jugador que podría jugar en cualquier época del tenis, triunfa en la actual en el más alto nivel y en la superficie más tradicional. Nunca campeón en un ATP500 lo logró en 2017 y de que manera. Sexto título para el toledano en su 17° final ATP, segunda en Queen's. Justamente en 2014 había cedido en el último partido ante Dimitrov al que pudo vencer en semifinales este año. De sus seis trofeos, tres son en hierba, más dos finales perdidas, un especialista. "Feli" despierta en una temporada magra en cuanto a resultados con pocos partidos ganados, pero en el césped Feliciano se hizo fuerte y volvió al triunfo. Semanas de ensueño.

Feliz, Feliciano Lopez expresó sus sentimientos en conferencia de prensa: "Diría que ésta es la mejor semana de mi carrera. Siento que estoy jugando mi mejor tenis. Resulta difícil creer que a los 35 años lo estoy haciendo, pero es la verdad. Ganar este torneo en esta etapa de mi carrera es algo increíble. Llevo esperando 15-16 años para ganar este título. Queen's es el mejor torneo del circuito fuera de los Grand Slams. La atmósfera que se siente aquí, la tradición que tiene, los jugadores que lo han ganado otros años... para mí, estar aquí sosteniendo este trofeo es la mejor sensación que podría tener. Esto me va a dar mucha energía para el resto de la temporada".

Daniel Vitale Pizarro

12 de junio de 2017

CHAMP10N



Roger Federer: “No habría tenido ninguna posibilidad contra Rafa este domingo, no con mi nivel actual de tenis sobre polvo de ladrillo. Ya avisé que Rafa iba a aplastar durante la temporada de tierra".
Guillermo Vilas: "Esta cantidad de triunfos supera lo humanamente posible. Cuando hay alguien que juega así es lógico que haga cosas que no son normales. Deberían crear a alguien que pueda ganarle en tierra batida (risas). Es imposible que pueda perder".
Bjorn Borg: "Nunca he visto a nadie jugar tan bien una final en París. Es el mejor jugador sobre tierra de la historia. Nadie creía que sería capaz de volver así después de tantas lesiones durante algunos años, es increíble. No se puede jugar un tenis más perfecto. Seria imposible. Estoy muy impresionado. Tiene 31 años y sigue mejorando, sobre todo ha mejorado su revés, siendo mejor con los años. Soy consciente de lo duro que ha estado practicando, trabajando ese revés siete-ocho horas al día. No tiene debilidades y para él cada pelota es un punto de partido. Eso es lo que me gusta de Nadal. Quien juega contra él es consciente que siempre dará un 110% y nunca se entregará".
Brad Gilbert: "Ambos me parecen algo escandalosos, pero los 10 Roland Garros de Nadal son más impresionantes que los 18 Grand Slams de Federer".

Su rival de toda la vida, dos de los mejores sobre arcilla de la historia y una referencia dentro y fuera de la cancha como jugador, entrenador y comentarista. Voces autorizadas del deporte de la raqueta que se desarman en elogios para el mejor jugador sobre arcilla de la historia. Nunca nadie ganó nueve veces un mismo torneo y Rafael Nadal obtuvo diez títulos en Monte Carlo, en Barcelona y en Roland Garros. Historia viva. 31 años, número dos del mundo y el mejor del año, el español perdió solo ante cuatro jugadores en 2017: tres veces ante Federer, una contra Raonic, otra frente a Querrey y la restante con Thiem. Ningún otro pudo doblegarlo en 51 partidos que disputó...

En Roland Garros 2017 arrolló a sus rivales. Como en sus mejores años, "Rafa" casi no tuvo inconvenientes durante los catorce días que duró el torneo, sin ceder sets, al igual que 2008 y 2010. Tres años sin perder siquiera un parcial en siete partidos, mismo récord que ostentaba en soledad Bjorn Borg. La supremacía de Nadal en París a lo largo de los años es inexplicable. Debutó en 2005 como campeón y recién fue derrotado en 2009 (Soderling). Luego encadenó cinco trofeos hasta caer en 2015 (Djokovic) y abandonar en pleno torneo por lesión en 2016. Pero en 2017 todo volvería a la normalidad, como si el tiempo no hubiera pasado.

El golpe del torneo

Doce años después de haber ganado su primer Roland Garros, ganó el décimo. Diez títulos en trece presentaciones, con tan solo dos derrotas en cancha. Extraterrestre. En el máximo nivel del tenis, en el torneo de arcilla más tradicional e importante del mundo, una persona monopolizó (monopoliza) las victorias durante más de una década. El balear hace rato que dejó de ser el jugador defensivo que fue cuando irrumpió en el circuito, su tenis evolucionó, sus golpes lastiman y su derecha marca el ritmo de los partidos. La mejora esta temporada es el revés, el golpe técnicamente más limpio que tiene le está dando frutos como nunca antes y la culpa en gran parte es de Carlos Moyá.

La entrega de premios en la Phillipe Chatrier fue atípica. Y no es para menos. Roy Emerson (12 Grand Slams, leyenda viva) fue el encargado de entregar el trofeo original y Toni Nadal el elegido para la replica que se lleva a su hogar el campeón. Emoción completa. El abrazo de ambos quedará para el recuerdo de todos, al unísono con los aplausos y el griterío del estadio que de pie vitoreaba a su ídolo. De esto se hablará hoy, mañana, en décadas... Es algo fuera de lo común, un logro que ni los soñadores más ambiciosos imaginan y nosotros tuvimos el privilegio de verlo, y unos cuantos de presenciarlo dentro del estadio. Envidia sana (?)

Toni, Stan, Rafa y Roy, cuarteto de lujo

"Charly", primer español N°1 del mundo, quedará al mando del balear desde 2018 tras el alejamiento de "Toni" a fin de temporada luego de toda una vida al lado de su sobrino. Acompañado por Francis Roig, serán los encargados de comandar la carrera de Rafael durante esta etapa. Será raro no ver en las gradas al tío "Toni", nervioso, dando indicaciones a su pupilo bajo una gorra publicitada, pero nos tendremos que acostumbrar. Por eso, el homenaje de la organización para el artífice de la bestia de Manacor fue merecido. Ajeno a los flashes, el Tío-Entrenador aceptó participar de la ceremonia pero sin quitarle protagonista al real anfitrión, fiel a sus principios.

"Diez veces he podido sentir la magia de Roland Garros. Estoy muy feliz. La adrenalina que siento aquí, no la siento en ningún otro lado. Sólo puedo dar las gracias por el apoyo. Puedo ganar en todos los torneos, pero aquí, en París, es distinto. Después de un tiempo difícil para mí por las lesiones, me siento genial de poder ganar este título de nuevo. He trabajado duro para llegar hasta aquí", Rafael Nadal luego de lo impensado una década atrás. Hoy puede decir que ni siquiera las lesiones pueden evitar su éxito en Roland Garros, lesiones que lo han marginado del circuito una cantidad de veces anormal para un tenista profesional promedio. Así y todo sus números son escandalosos. Mito.

Daniel Vitale Pizarro